• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 86 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • bibliotecas libres

  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

    • ¿Necesitas normalizar tu sistema de referencias? Tesistas, investigadores, estudiantes, contáctenme por esta vía. lnkd.in/bb8uEVG tuiteado hace 2 years ago
    • FF @LeamosMas que habla de fomento lector desde ángulos originales e insospechados tuiteado hace 3 years ago
    • Si te interesa el fomento de la lectura, y me sigues a mí (aunque hace mucho que no tuiteo), sigue a @LeamosMas tuiteado hace 3 years ago
  • Secciones

Los desafíos que plantean los ebooks a las bibliotecas

La Tercera. 26/03/2011

Mientras los libros digitales comienzan a reemplazar a los estantes y la industria editorial levanta la voz para restringir el acceso a su información, surge la interrogante sobre cómo sobrevivirán las bibliotecas en el mundo digital.

Christopher Holloway

Cristián (23) entra a la biblioteca de su universidad, llega ágilmente a la sección de literatura del siglo de oro español, toma un libro de Calderón y comienza, emocionado, su lectura. Sólo que todo esto lo realizó desde su casa, y al leer no está pasando las hojas entre sus dedos si no que con un botón en su lector digital Sony eReader.

Así funciona el sistema de préstamo de libros digitales que cada vez se está haciendo más popular en el mundo, algo que las bibliotecas no podían ignorar y que ya están integrando de diversas formas. Por ejemplo, a fines del 2009, la biblioteca de la Academia Cushing, en Massachusetts, anunció el reemplazo de su colección, de casi 20.000 libros impresos, por libros digitales. Esto, además, incluye rediseñar completamente el espacio de la biblioteca, disponiendo de computadores, espacios para laptops y un par de cientos de ebooks para facilitar a sus usuarios.

¿Cómo funciona un libro digital en este sistema? Si ya descargué la información, ¿Puedo tenerla para siempre? ¿Cómo se prestan? Esas son algunas de las principales dudas que se levantan al hablar de libros digitales, y es un debate que seguirá abierto mientras se duplican sus ventas y comienzan a multiplicarse las bibliotecas que los prestan y los sitios donde pueden intercambiarse gratis.

Hay varias formas básicas de distribución y préstamo posible, según explica Sandra Rivera en su texto Lectores de libros electrónicos: la remediación de la lectura estas serían: suscripción, acceso perpetuo y uso único. “El modelo de suscripción permite a las bibliotecas comprar acceso a un título por un período de tiempo determinado, por lo general un año. El modelo perpetuo da acceso permanente a los recursos. El uso único significa el uso de un título para sólo una persona a la vez”.

Pero las editoriales no concuerdan sobre qué sistema usar, por lo que la discusión sobre derechos y deberes de editoriales, bibliotecas y lectores aún no se zanja y genera cada vez más roces. Una de las formas de distribución más usadas, y que está presente en Chile actualmente, le da al usuario siete días para finalizar la lectura del texto, contando desde el momento en que lo descargó a su eReader o computador, además de la opción de imprimir hasta 10% del libro si así lo requiere.

Una vez finalizado el plazo del préstamo, el libro se elimina automáticamente del dispositivo, pudiendo recién en ese moment ser cedido una vez más, a otro usuario. Cabe hacer notar que varios dispositivos tiene este mismo sistema para usuarios comunes y corrientes, que pueden prestar sus libros a amigos y familiares por un periodo determinado.

Guerra contra las bibliotecas

Pero el cambio a los formatos digitales nunca es tan simple como parece. Los intereses económicos, los derechos de autor, y el derecho a la información son conceptos que se entrecruzan en este campo de batalla y que han agitado el ambiente en los últimos meses.

A fines de 2010, la editorial Faber & Faber declaró la guerra contra las bibliotecas, alegando que no tenían ningún tipo de restricciones para el préstamo de libros digitales, y que incluso se apoyaban en mensajes como “ebooks gratis, donde quiera que esté, en el momento que lo desee”. “Bajo este modelo, ¿quién volvería a comprar un libro electrónico?”, declaraba Stephen Page, CEO de la compañía, recomendando, además, que se instalaran restricciones geográficas al préstamo.

Un par de semanas después, la casa editorial HarperCollins daba otro golpe, anunciando la inauguración de un modelo en que los libros podrían ser prestados un máximo de 26 veces antes de eliminarse y tener que ser comprados de nuevo por la biblioteca. Supuestamente, esa era la cantidad de veces que un libro físico podía prestarse antes de que el uso lo hiciera ilegible. “Creemos que este cambio equilibra el valor que las bibliotecas obtienen de nuestros títulos con la necesidad de proteger a nuestros autores y asegurar una presencia en bibliotecas públicas”, decía el comunicado de la editorial.

Según Mariela Ferrada, académica de la Escuela de Bibliotecología de la Universidad Tecnológica Metropolitana, esto sucede porque hoy los editores deben conocer y manejar de manera adecuada los hábitos de conducta de los consumidores digitales, “evitando de manera inteligente que no se reproduzca en este nuevo formato de presentación el “pirateo”, tan difundido en áreas como la música y los videojuegos.”

¿Cuál es el papel de las bibliotecas en o este escenario? “Tradicionalmente, estas han sido las intermediarias entre el mercado del libro, las editoriales y el usuario final o los lectores, representando sus intereses y siendo los custodios de su derecho a leer”, indica la académica Mariela Ferrada. Por este motivo, se encuentran al centro de la guerra que han declarado las editoriales.

Algunas bibliotecas públicas, en Inglaterra, reaccionaron alarmadas frente a las nuevas restricciones que los editores están diseñando. “La idea de 26 préstamos no tiene ningún sentido para mí”, dice a la BBC el bibliotecario Phil Bradley, vicepresidente del Chartered Institute of Library and Information Professionals. “Cualquier bibliotecario puede decirte que un libro con cubierta de papel puede ser prestado unas 40 veces, y uno de tapa dura mucho más”, sentencia.

En Chile, la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) y la de Universodad de Chile, entre otras, ya tienen un sistema de préstamo de ebooks en algunas de facultades, pudiendo descargarse tanto a computadores como a los eReaders más populares. El servicio ha tenido un éxito alto, pero aún se utilizan más los computadores que los lectores digitales.

Según Alejandro Oyarce, bibliotecólogo y coordinador del Departamento de la Información y Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez, el préstamo de libros digitales ha tenido un éxito rotundo en el año que lleva implantado. Actualmente, los estudiantes tienen acceso a unos 1.000 libros, concentrándose en la bibliografía básica (textos que sirven a lo largo de todo el año) y en libros de reserva, que suele tener precios demasiados elevados como para comprarlos de forma imprevista. “Al principio iban a la biblioteca, sacaban los libros de papel y una vez que se agotaban descargaban la copia digital”, cuenta Oyarce, quien agrega que “ahora pasa exactamente lo contrario, van a la biblioteca digital primero y cuando se terminan esas descargas van al papel”.

Consultado sobre las restricciones que algunas editoriales plantean en Europa, Alejandro Oyarce indica lo complejo que es aunar todos los criterios en torno al préstamo de libros digitales y añade que afortunadamente (y al negociar directamente con las editoriales) hasta ahora no han tenido inconvenientes: “Tenemos un tiempo indeterminado para hacer el préstamo de los libros. Sin embargo, McGraw-Hill ya nos indicó que las licencias sobre los libros ahora se daría sólo por un año, luego de lo cual habría que renovarlas”.

Pero las bibliotecas y la compra directa no son el único medio para obtener estos libros. Hoy proliferan en la red los sitios de préstamo de libros digitales, replicando una costumbre milenaria con el beneficio de que ahora no hay que preocuparse de que el libro no sea devuelto.

En este tipo de sitios, tales como www.booklending.com y www.lendle.me, los usuarios se reúnen buscando algún libro específico y pueden también intercambiarlo por los que ellos ya poseen, siendo una plataforma especialmente útil si se desea conocer un título en profundidad antes de comprarlo. En el último año, el crecimiento de estos sitios ha crecido considerablemente: Booklending.com ha llegado a 16.000 usuarios registrados y más de 20.000 libros prestados.

Sin embargo este método dista de ser perfecto. El catálogo de libros es limitado, ya que la mayoría de los libros comprados sólo pueden prestarse una vez, y sólo por un período de 14 días, lo que ocasiona que cada vez que un libro se presta, la colección que el sitio presenta disminuye. O sea, un libro prestado sólo estará disponible de nuevo si un nuevo usuario vuelve a prestarlo.

Aún así, conseguir libros gratis no es un sueño distante, ya que las leyes internacionales de derechos de autor especifican que una obra pasa al dominio público (por lo que su uso es libre) después de una cierta cantidad de años luego de producirse la muerte del autor (en Europa, por ejemplo, 70 años y en Estados Unidos, 56). El sitio de Google Books (books.google.com) recopila la mayoría de los libros que pueden obtenerse gratuitamente por este método.

Anuncios

Inauguran biblioteca para personas con discapacidad visual en Puente Alto

La Tercera – 10/03/2011

El recinto contará con 250 libros grabados en mp3. El proyecto contó con una inversión superior a los cinco millones de pesos.

Poder escuchar el libro completo de La Casa de Los Espíritus de Isabel Allende en mp3, éste es el desafío que se propuso la biblioteca de Puente Alto al habilitar un recinto para personas con discapacidad visual.

Se trata del Centro Bibliotecario de la comuna que dispondrá de 250 títulos, entre novelas y enciclopedias, que podrán ser escuchados por medio de un computador o un equipo de música.

La iniciativa contó con una inversión de $ 5.011.567 de los cuales casi la totalidad fue autogenerado con la inscripción de socios. El monto se invirtió en audiolibros, placa de acceso al braille, softwares para lector de pantalla y amplificador de pantalla, computadores, plotter de corte identificatorio, audífonos, candados para PC.

Los interesados podrán pedir prestado alguna novela o libro (sic) por un periodo de 14 días.

Organización española reconstruirá biblioteca dañada por terremoto

La Tercera. 3/03/2011

La localidad de Tubul será la beneficiaria del proyecto que contempla una inversión de más de $15 millones. Las Reconstruir la biblioteca de una localidad al sur de Chile que quedó en las ruinas tras el terremoto y entregar nuevamente el servicio a la comunidad, es uno de los objetivos que tiene la ONG InterLibros de Castelldefels en España.

El objetivo de la organización es ayudar a la localidad de Tubul en la Región del Bíobío. Para esto, la institución sin fines de lucro realizará una fiesta en abril que busca recaudar 22 mil euros (aproximadamente 15 millones de pesos).

En la ocasión, se realizarán diferentes actividades en la plaza principal de la localidad española relacionadas con la cultura chilena, como cuenta-cuentos con textos de escritores chilenos, bailes de cueca, exhibición y cata de gastronomía chilena, fabricación de volantines de papel entre otras. El acceso a cualquiera de estas instancias costará 1 euro, explicó el portal de la ONG.

La idea es que la biblioteca, según ADN.es, se comience a reconstruir a partir de mayo y que funcione, además, como centro de acogida para los niños de la localidad y sus familias y en ella se organizarán actividades alfabetización, educación, lectura, estudio y formación.

La institución, fundada el 2005, ha repartido alrededor de 300 mil libros a 75 mil niños en países de América Latina y Guinea Ecuatorial.

Un libro por un televisor

La Tercera. 16/02/2011

Los libros nos entregan conocimiento para ver el mundo con más amplitud y nitidez, y son harto más baratos que cualquier plasma.

Patricia Andrighetti

C.S. Lewis, el célebre escritor inglés, decía: “Leemos para saber que no estamos solos”. Al parecer, hoy en día esa frase ya no hace tanto sentido. Para la mayoría de los jóvenes, el hábito de la lectura ha sido reemplazado por diferentes actividades, como internet, las redes sociales y la televisión. Son tantas las posibilidades que prácticamente no queda ningún minuto en el día en que leer un buen libro sea algo atractivo.

Por lo mismo, ya no es una sorpresa encontrarse con estudios como el de “Hábitos y Comprensión de Lectura”, a cargo de la bibliotecóloga Claudia Gilardoni, presentado en La Tercera hace unos días. En éste se afirma que un 10% de los escolares no alcanza a leer un libro al mes, y un tercio lee entre uno o tres libros al año, lo que nos muestra un panorama bastante gris.

En Chile existe una conciencia general sobre la importancia de una buena educación, pero pocos saben que la lectura es una gran herramienta para alcanzar esa meta. Aprender a leer bien desde el inicio es clave para construir un conocimiento sólido. La correcta comprensión, el vocabulario y la ortografía son herramientas valiosísimas que ayudan al estudiante en todas sus materias. Esta es la principal razón por la cual, el 40% de los niños que llegan a cuarto básico tiene tan malos resultados en el Simce: porque simplemente no entienden lo que leen. Y esto no se aplica sólo a Lenguaje, también a Biología, Historia o Matemáticas.

Entonces, ¿qué hacer para que los jóvenes tengan mayor interés por la lectura? Lo esencial es incentivarla desde los inicios. Mientras más pequeño sea el niño, más fácil le resultará leer si es estimulado adecuadamente. Y esa es tarea tanto del colegio como de los padres. Para esto se requieren profesores que sean grandes lectores y transmitan su interés con pasión, y necesitamos papás que les lean a sus hijos de manera atractiva, ojalá todos los días.

Es cierto que, como cualquier buen hábito, es más difícil aprenderlo a medida que se es más viejo. Al principio, cuesta y hay que obligarse a leer, aunque no parezca atractivo, pero luego el hábito se adquiere y uno parece necesitarlo, al igual que comer o dormir. Sólo basta que el joven o el adulto se lo proponga, que haga una buena lista de clásicos y comience a leer casi como tarea, verá que al tercer libro le tomará el gusto y ya no podrá parar. Así lo contaban lectores obsesivos y notables, como Vargas Llosa, García Márquez, Neruda, Borges y tantos otros, para quienes los libros se convirtieron en grandes amigos y en un camino de realización personal.

La cantidad de conocimiento que nos puede entregar un buen libro es impagable. Muchas veces alegamos que en Chile los libros son muy caros y que por eso cuesta tener una buena biblioteca en la casa, lo cual es verdad. Pero por otro lado, estamos dispuestos a gastar mucho dinero en comprar un televisor último modelo, para poder ver mejor las imágenes. Pues bien, los libros justamente hacen eso, nos entregan conocimiento para ver el mundo de los más variados colores, con mayor nitidez y de una manera más completa. Y son bastante más baratos que cualquier plasma.

Software libre con licencia se distribuye en 200 bibliotecas desde 2009

La Tercera. 13/02/2011

Iniciativa público-privada entregó un promedio de 300 CDs con programas libres con licencias que pueden ser distribuidos, copiados o cambiados por sus usuarios.

Roberto Valencia

Desde el 2009, alrededor de 200 bibliotecas del país distribuyen software libre con licencia a la población en un programa destinado a disminuir los niveles de piratería en el sector. Los principales establecimientos que ofrecen este servicio son la biblioteca de Santiago, del Congreso, Universidad Católica y la del Instituto Nacional, entre otros.

La iniciativa público-privada, también conocida como “Biblioteca Libre”, es desarrollada por la corporación Innovarte y cuenta con el patrocinio del Ministerio de Educación y la Unesco.

Este año se han incorporado seis municipalidades de Santiago (Independencia, Huechuraba, La Reina, Maipú, Cerro Navia y La Cisterna), desde donde se difunden los programas informáticos con licencia libre a las juntas de vecinos, asociaciones de pequeños empresarios y a la ciudadanía.

OFERTA PÚBLICA
El director de investigación de Innovarte, Luis Villarroel, explicó, que la idea del proyecto “Biblioteca Libre” es “poner a disposición de la población CDs con compilaciones de software con licencia libre que prestan soluciones a distintas necesidades de la población y del municipio”.

“Cualquier persona, si quiere, puede hacer miles de copia de ese CD o de los programas que se incluyen para distribuirlos sin tener que pedir autorización a su creador, lo que facilita la difusión del conocimiento y, de paso, combate el uso del software copiado ilegalmente”

, añadió.

A cada biblioteca y municipalidad se le han entregado un promedio de 250 a 300 CDs, cuyo contenido, entre otros, son programas para el procesamiento de textos, diseño gráfico, gestión de bibliotecas, navegadores de Internet, anti virus y sistema de contabilidad.

El trabajo de Innovarte contempla capacitaciones para bibliotecarios y funcionarios municipales en materias como el respeto al derecho de autor y el modo de usar el software con licencia libre para que ellos puedan informar debidamente a la población que solicite estos programas.

Villarroel destacó el hecho de que la distribución de este material permite regularizar el uso del software en los municipios, además de permitir el intercambio de programas entre sus usuarios, “los cuales pueden ser copiados, grabados prestados o ser cambiados de forma libre y gratuita”, aseguró.

Del mismo modo, precisó que la oferta desde instituciones públicas es una alternativa real y eficiente para evitar comprar el software ilegal. “Esto significa un fortalecimiento en la educación que puede generar comunidades de apoyo y redes sociales en torno al software libre con licencia”, agregó.

Uno de cada cinco adolescentes nunca visita la biblioteca de su colegio

La Tercera. 8/02/2011

Investigación del Consejo Nacional de la Cultura, en jóvenes de cuarto medio de la Región Metropolitana, da cuenta del desinterés por los libros en este grupo etario.

El estudio revela que el 10% de los escolares no lee y que un tercio lee entre uno y tres libros al año. Cerca del 40% leyó su último texto hace tres meses.

Un tercio de los jóvenes baja los libros de Internet y el 40% usa la web, no siempre disponible en las escuelas, como su principal herramienta de estudio.

Uno de cada cinco estudiantes de cuarto medio no visita la biblioteca de su escuela. La cifra es uno de los principales resultados del estudio “Hábitos y Comprensión de Lectura”, en el que participaron 207 alumnos de la Región Metropolitana, a cargo de la bibliotecóloga Claudia Gilardoni. No sólo eso: el 60% que la usa, lo hace con poca frecuencia. Sólo el 5% asiste tres veces a la semana.

Con estas cifras, no es de extrañar que el 10% de los escolares no alcance a leer un libro al mes y un tercio de ellos lea entre uno y tres libros al año, según datos del mismo estudio.

La investigación -realizada para el Consejo Nacional de la Cultura- pone de manifiesto el desinterés de los adolescentes por un lugar que se suponía debía atraerlos hacia la lectura y, por lo tanto, su poco contacto con los libros, ya que tampoco los encuentran en sus casas. Probablemente, este sea el comienzo de las cifras que luego exhiben los adultos: el 45% no lee un solo libro al año, según datos de Fundación La Fuente.

En la investigación dirigida por Gilardoni, los adolescentes aseguran que valoran la lectura como algo importante. Pero un tercio dice que no se concentra al leer y el 22%, que se aburre.

El análisis que hace la investigadora para explicar esta realidad incluye dos factores: las bibliotecas no tienen libros entretenidos o actuales, además de contar con pocas revistas y diarios (sólo el 2% dice que encuentra lectura interesante en estos lugares y la mayoría prefiere comprar en ferias o en la calle, si es que hay un título que llame su atención).

El segundo factor es la poca preparación de los encargados de estos recintos, que no cuentan con técnicas para motivar a los adolescentes. “Hay colegios donde la secretaria atiende la biblioteca o personas a las que ni siquiera les gusta leer, entonces, difícilmente alguien se va a motivar. Incluso, está el prejuicio de que se pueden robar los libros, por lo que no se los prestan a los alumnos”, señala Gilardoni.

Sigue leyendo

Con temáticas de amor y erotismo se realizará en La Serena la XXVI Feria Internacional del Libro

La Tercera. 31/01/2011

Los organizadores esperan la asistencia de más de 200 mil personas, entre turistas y lugareños.

EFE

Más de 200.000 personas espera recibir la XXVI edición de la Feria Internacional del Libro titulada “Letras llenas de erotismo pasión y amor, año de ponerse rojos” que se realizará en la cuidad chilena La Serena, entre el 4 y el 20 de febrero próximo, informaron hoy fuentes oficiales.

Según los organizadores, el evento tendrá como principal temática precisamente el amor y el erotismo que será tratado en diversas lecturas, presentaciones de libro, obras de teatro y música.

Asimismo, el certamen busca generar una conexión entre el público visitante y los escritores a través de debates y talleres de literatura que busca incluir a jóvenes creadores de los sectores más vulnerables.

La actividad en La Serena contará con la presencia de destacados escritores que presentarán sus libros más recientes. Entre los expositores se encuentran los novelistas: Hernán Rivera Letelier, Diamela Eltit, Teresa Calderón y Floridor Pérez.

“Esperamos generar un espacio de discusión y reflexión,invitar a la crítica y el debate”, señaló el alcalde Raúl Saldívar en una rueda de prensa en la presentación del festival.

El escritor Poli Délano dijo que “existen cambios en la sexualidad chilena. Por ejemplo las parejas jóvenes se besan,se tocan y se abrazan en la calle cosa que no existía antes con tal libertad antes”, apostilló.

***

Letras llenas de erotismo se toman la Feria Internacional del Libro en La Serena

El Mostrador. 31/01/2011

Entre los expositores se encuentran los novelistas: Hernán Rivera Letelier, Diamela Eltit, Teresa Calderón y Floridor Pérez.


***

Feria del Libro en La Serena espera más de 200.000 visitas

Diario Financiero. 31/01/2011

El evento tendrá como principal temática precisamente el amor y el erotismo que será tratado en diversas lecturas, presentaciones de libro, obras de teatro y música.