• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 85 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • bibliotecas libres

  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

    • ¿Necesitas normalizar tu sistema de referencias? Tesistas, investigadores, estudiantes, contáctenme por esta vía. lnkd.in/bb8uEVG tuiteado hace 2 years ago
    • FF @LeamosMas que habla de fomento lector desde ángulos originales e insospechados tuiteado hace 3 years ago
    • Si te interesa el fomento de la lectura, y me sigues a mí (aunque hace mucho que no tuiteo), sigue a @LeamosMas tuiteado hace 3 years ago
  • Secciones

Siete años de Furia

Revista Viernes del diario La Segunda, Viernes 2 de diciembre de 2016.

Siete años de Furia

Galo Ghigliotto, poeta y editor de Cuneta, fue también uno de los fundadores en 2009 de la Furia del Libro, la feria de editoriales independientes más grande del país. A pesar de que este fin de semana se realizará en el GAM su décima versión -que contará con 150 expositores y en la que esperan recibir a 30 mil personas-, sus organizadores siguen furiosos: por el IVA, por la inercia política en cuanto a la lectura y porque las dificultades para ellos no se han borrado.

Por Cristóbal Bley

– ¿Cuánto ha cambiado el panorama, tanto de la Furia como de las editoriales independientes, en estos siete años?
– Ha cambiado mucho, tomando en cuenta que la primera vez que hicimos la Furia del Libro participaron 18 editoriales y asistieron 200 personas. Este año, habrán 150 editoriales, de las cuales 17 son foráneas, y esperamos que lleguen como mínimo unas treinta mil personas de público. Por supuesto, la industria de editoriales independientes también ha cambiado. La primera versión de la Furia tuvo 18 editoriales porque no había muchas más. Últimamente, en cambio, se han multiplicado los posgrados de Edición, y el interés también ha crecido. Hace siete o diez años, cuando participábamos de la Filsa, la gente no entendía la diferencia entre una editorial grande y una independiente, e incluso las confundían con tiendas de libros. Antiguamente, vale decir en los años noventa, o sea tampoco tan antiguamente, publicar un libro para un autor joven era prácticamente imposible. Tenía que estar en el taller de algún escritor reconocido que luego le abriera la puerta, si no, no había manera. Ahora, por ejemplo, en Cuneta, que es la editorial en la que trabajo, publicamos el libro de Pablo Sheng, un autor de 21 años, algo que hace dos décadas era impensable. También se ha multiplicado el público, sobre todo el que consume libros de editoriales independientes. Es interesante, porque lo que ocurre aquí no pasa en ninguna otra parte del mundo.

– ¿En qué sentido?
– Que se publiquen autores jóvenes con novelas arriesgadas o experimentales no pasa en España, tampoco en México, que son los grandes países de la edición y el mercado literario en Hispanoamérica. Este año me tocó ir a Barcelona, justo para Sant Jordi, que es el día de los libros. Yo llevé una novela de la editorial, que se llama Nancy, la que ha tenido buena recepción de la crítica en Chile, pero tiene una particularidad y es que está llena de cruces dentro que separan el texto: imágenes, radiografías, etc. Es un libro raro. Y al mostrarle eso a una editora catalana independiente, me dice que la novela era muy punk para ella, y luego habló del mercado y cuánto los condicionaba al momento de publicar algo nuevo. Fíjate que regresé a Chile contento, porque me di cuenta de que acá sí podíamos hacer algo independiente del mercado, que es la verdadera forma de ser completamente independiente.

– Según las estadísticas, los chilenos leemos y compramos pocos libros al año y además entendemos poco de lo que leemos. Que aumente la actividad de las editoriales independientes, ¿significa que esos datos están malos y sí leemos mucho? ¿O simplemente hay más gente que quiere escribir?
– Hay un libro de crónicas de Rubem Fonseca, que se llama La novela murió, y en uno de sus textos él habla del síndrome de Camoes, un tipo que en un naufragio en vez de salvar a su mujer salvó a sus manuscritos. Con esto, Fonseca decía que muy posiblemente se podían acabar los lectores pero los escritores no se iban a extinguir jamás. A veces creo que puede pasar lo mismo con los editores independientes. Yo también me sorprendo del auge que hemos tenido. Antes se decía de Chile: uno levanta una piedra y sale un poeta. Ahora uno levanta una piedra y sale un editor independiente.

– ¿Y qué hay de los lectores?
– Creo que hay lectores que se están formando. La otra vez me pasó algo bien curioso. Estaba en el banco, y la ejecutiva de cuentas me pregunta: cuál es su rubro. Editorial, le contesto. Ah, ¿y cómo está el mercado? Mal, le digo, si la gente ya no lee. Sí, es cierto, me dice. La verdad es que en mi casa nadie lee, yo no leo ni el diario, fíjese, mi esposo tampoco. Pero mi hija chica, que tiene 7 años, ella sí lee. Es súper lectora y yo le compro libros, porque me gusta que lea y se lo fomento. Yo pensé: genial. Seguramente la ejecutiva, cuando tenía 7 años, no tenía quién le comprara un libro, porque aparte tampoco había muchos. La producción en esa época era nula. El trabajo que estamos haciendo ahora -escritores, editores, ilustradores- no es tanto con los lectores actuales, sino con los lectores futuros. Los niños de ahora, a pesar de lo que se piensa, están acostumbrados a leer, a saber qué es una editorial y quién es el autor. Es un objeto con el que tienen una relación más fluida.

– Un punto importante y constante en sus reclamos ha sido eliminar el IVA de los libros. ¿Cuánto puede cambiar la industria editorial sin el impuesto?
– La gente miope te dice: “Ah pero sin el IVA los libros van a bajar dos mil pesos, tampoco es considerable”. Es cierto, no lo es, pero qué pasa con el que compra diez libros o la universidad que compra cien o la biblioteca que compra quinientos. Ahí sí es considerable la diferencia. Mayor venta supone un mayor movimiento para las editoriales, con mayores posibilidades de que se publiquen más libros y más ejemplares, lo que es un beneficio para todos: escritores, editoriales, imprentas, etc. El aporte que hacen los libros al PIB te aseguro que es minúsculo, por lo que no hay ninguna razón por la que el fisco necesite el 19 por ciento de esas ventas; por el contrario, entorpece y dificulta las operaciones para todos los que están involucrados en la cadena. No se trata de no pagar impuestos: puede ser a través de una renta presunta, como hacen los artesanos, pagándolo una vez al año. Creo que el IVA, que se instauró en 1976, es el recuerdo, el quiste o la cicatriz que guardamos de la dictadura. Por supuesto, todos queremos borrarnos las cicatrices y ser más hermosos.

 

Biblioteca Pública Digital: Cómo pasó en 9 meses de 10 mil a 74 mil inscritos

Diario La Segunda, Viernes 25 de noviembre de 2016.

Es la tercera con más demanda.

Recibió el Premio Avonni 2016 a la innovación pública y su modelo es mirado desde Japón, Alemania y Canadá.

Por Patricio Pino M.

De todos los textos que leyó cuando niña mientras vivía en Argelia, el que más le gustaba a Florencia García (43) era «Asterix». Treinta años después, ese gusto por las historietas y la ilustración ha sido clave en la flexibilidad que ha tenido al armar la atractiva vitrina de la Biblioteca Pública Digital (BPD).

Allí, un día puede promocionar a Condorito y las Memorias de Ricky Martin y al otro Mal de amor, del Premio Nacional de Poesía 2015, Oscar Hahn.

Candidata a doctora en Filología Hispánica de la U. de Valladolid, en solo tres años García transformó a la BPD —de la que hoy es directora— en la tercera más demandada del país. Solo es antecedida por la Biblioteca de Santiago y Bibliometro, dos proyectos que la anteceden en al menos una década.

Este año en especial ha sido el destape de la BPD. No solo porque acaba de recibir el Premio Avonni 2016 a la innovación pública, sino porque solo en 9 meses —de febrero a noviembre— pasó de 10 mil inscritos a más de 74 mil.

Aunque las licencias digitales hacen que el inventario pueda variar bruscamente, hoy la BPD (depende de la DIBAM) tiene 14.500 títulos y 25 mil copias. Hasta ahora ha prestado 7 mil libros.

Hoy hay libros que tienen más de una copia. En cambio, cuando partieron, a comienzos de 2013, cada ejemplar tenía solo una: el inventario era de 3 mil «licencias», el término técnico para cada volumen. Para acceder a ellos hay que inscribirse en la BPD; solo se necesita ir a www.bpdigital.cl y poner el RUT.

Florencia aspira a que la biblioteca sea “un centro de palabras. Un espacio donde la gente pueda interactuar, no solo para leer, sino también preguntar, conversar, y hasta pelear”.

Su trayectoria justamente se vincula a eso. Partió en una biblioteca municipal en Colina en 2000. Pasó a la primera Biblioteca Viva de Mall Plaza (que en dos meses, en sede Vespucio, captó 2.300 socios). Luego fue a la DIBAM a digitalizar las fichas bibliográficas de las 375 bibliotecas, y de ahí pasó a la BPD: en la práctica, ella y el escritor Salvador Young (medio hermano de Rafael Gumucio) están a cargo.

Cientos de reservas

“Difícilmente en Japón, Alemania o Canadá anden buscando un libro en nuestra biblioteca. Pero de allá nos están mirando, porque esta es una experiencia única. Ninguna biblioteca digital cubre un territorio nacional y llega a los connacionales fuera del país”, dice el subdirector de Bibliotecas Públicas, Gonzalo Oyarzún.

De hecho, el 40% de las visitas provienen del extranjero, presumiblemente chilenos que viven en Estados Unidos, España y Argentina.

El sueño es tener los mismos libros que hoy están en venta en todas las librerías de Chile, con la mayor cantidad de copias disponibles.

Hoy la demanda de los títulos es mayor que la oferta. Por ejemplo, «Historia Secreta de Chile» tiene 29 copias, pero hay 545 reservas, por lo que una persona debe esperar 210 días para leerla. «Relatos de una mujer borracha» tiene 21 copias y 437 reservas: la espera es de 234 días.

Oyarzún reconoce que el camino no ha sido fácil para García. “Hay cosas súper dramáticas con las que Florencia ha debido batallar. En Chile, por ejemplo, no existen libros electrónicos. La ley, formalmente, dice que los libros son de pulpa y tinta. Mientras no se cambie, esto será un trabajo en un terreno bastante árido”.

“Es una experiencia única. Ninguna digital cubre un territorio y fuera del país”

Gonzalo Oyarzún, Subdirector de Bibliotecas Públicas.

“La idea es que la biblioteca sea un centro de palabras y la gente pueda hasta pelear”

Florencia García, Directora de la B. Pública Digital.

El éxito en las ventas de “e-books” aumentaría la brecha de la alfabetización

La Segunda. 18/03/2011

Expertos alertan sobre la posibilidad de que las comunidades con bajos recursos no puedan acceder a la tecnología necesaria para leer los últimos títulos.

TOKIO- El vertiginoso ascenso de los libros electrónicos podría conducir a una “brecha lectora”, en la que aquellos que no pueden permitirse la nueva tecnología se quedarían atrás, en un momento en el que las habilidades lectoras y redactoras en Estados Unidos caen cada vez más.

En riesgo se encuentran sobre todo las comunidades afroamericanas, donde muchos estudiantes se están quedando detrás de sus compañeros en términos de alfabetización, afirmó la galardonada escritora Marita Golden, a pesar del ascenso de notorios escritores afroamericanos, como el ganador del Premio Nobel Toni Morrison.

“Mi mayor preocupación es que tecnología continúe ensanchando la brecha. No se trata sólo de la división digital, sino también de una división en la lectura si leer se convierte en una actividad dependiente de la tecnología”, afirmó Golden.

“Si leer se vuelve dependiente de una tecnología que debe ser comprada, creo que veremos cómo la brecha de la alfabetización persiste e incluso se ensancha”, agregó.

Años de discusión sobre el futuro de los libros en medio de arrolladores cambios tecnológicos, y el deseo de asegurar que los escritores negros estuvieran incluidos en este debate empujaron a Golden a recopilar su reciente libro “The Word”, en el que escritores afroamericanos hablan sobre cómo leer transformó sus vidas para mejor.

Edward P. Jones, ganador de un Premio Pulitzer por su novela “The Known World”, afirmó que cree que “leer y escribir son los cimientos para convertirse en mejor persona y tener una vida mejor”.

Otros relataron cómo leer sobre las vidas de gente como ellos les ayudó a validar sus experiencias y les dio confianza.

En ese sentido, la tecnología, como en los libros electrónicos, puede ser tanto una bendición como una maldición en términos de alfabetización, afirmó Golden, ya que algunos lectores que se sentirían intimidados por el número de páginas de un libro tradicional devoran ansiosamente un libro electrónico.

Además, como la comunidad afroamericana de Estados Unidos adquiere más teléfonos móviles y blackberry que la blanca existe un gran potencial…”Pero el problema es que puede bajarse tanto libros como juegos, y no sabemos qué es lo que la gente va a descargar”, añadió.

A pesar de mantener una pugna con la idea de las nuevas tecnologías, Golden afirmó que la necesidad de centrarse en los fundamentos básicos permanece más importante que nunca.

“Por un lado, tienes todos estos grandes escritores -estamos asistiendo a un florecimiento, una explosión de escritores afroamericanos en los últimos 20-30 años – junto a un aumento de la tasa de abandono escolar entre los estudiantes negros, y una sensación de que cada vez más escolares negros se están quedando atrás”, comentó.

“Creo que para aquellos de nosotros apasionados por la lectura y la escritura, ante el persistente problema de los cambios tecnológicos y sus molestias, tenemos que abogar por la importancia básica de la lectura y la escritura, ya estés leyendo en un Kindle o donde sea”, agregó.

Memoria Chilena recibe el Nobel de internet

Dibam. 2/12/2010

Este año el prestigioso premio distinguió a Memoria Chilena (www.memoriachilena.cl), la biblioteca digital de la Biblioteca Nacional de Chile, que fue reconocida a nivel mundial como la mejor iniciativa cultural.

Nacido en 1994 con el objetivo de premiar a aquellos proyectos que utilizan las tecnologías de la información en beneficio de la comunidad, el Stockholm Challenge (www.stockholmchallenge.org) es uno de los galardones más importantes de su tipo, siendo considerado el Nobel de Internet.

Este año el prestigioso premio distinguió a Memoria Chilena (www.memoriachilena.cl), la biblioteca digital de la Biblioteca Nacional de Chile, que fue reconocida a nivel mundial como la mejor iniciativa cultural.

Con siete años de vida, Memoria Chilena ha puesto en línea valiosos documentos patrimoniales –desde manuscritos a archivos audiovisuales, pasando por fotografías, mapas y partituras- permitiendo que millones de personas puedan conocer nuestra historia, literatura, arte, ciencia y sociedad.

“Memoria Chilena es un proyecto que destaca la importancia de las bibliotecas y las tecnologías de la información y comunicación para mantener viva la cultura”, dictaminó el jurado, quien debió evaluar 290 proyectos provenientes de 90 países.

Los expertos destacaron especialmente el trabajo realizado por el portal Chile para Niños (www.chileparaninos.cl), una iniciativa dependiente de Memoria Chilena que busca llevar el patrimonio a los más pequeños a través de juegos, música y atractivas presentaciones.

“Este es un gran reconocimiento al esfuerzo que realiza Biblioteca Nacional y sus funcionarios por llevar más allá de nuestros muros el acervo que ha resguardado durante sus casi 200 años de historia”, señaló Ana Tironi, directora de la institución.

Stockholm Challenge se suma a otros importantes reconocimientos que Memoria ha recibido en el último tiempo. Hace tan solo algunos meses fue elegida la Web del Bicentenario, en un concurso organizado por Terra, y en 2009 obtuvo el Premio a la Innovación Avonni.

Por otra parte, es la segunda vez que la dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam), organismo del cual depende la Biblioteca Nacional, es galardonada con el Stockholm Challenge. Anteriormente lo fue con el proyecto BiblioRedes.

***
Sitio de la Bilioteca Nacional recibe el Nobel de internet

La Segunda 3/12/2010

Memoria Chilena ha puesto en línea valiosos documentos patrimoniales, desde manuscritos a archivos audiovisuales.

La iniciativa de la Biblioteca Nacional fue distinguida con el prestigioso premio internacional Stockholm Challenge Award 2010.

Sigue leyendo

Llega Oliver Jeffers, el “rockstar” de los ilustradores que mostrará sus obras en Santiago

La Segunda, 29/11/2010

El dibujante, perteneciente a la generación que devolvió la belleza a los dibujos, estará hasta el jueves en la capital.

Oliver Jeffers (Australia, 1977) es uno de los ilustradores infantiles más celebrados de la actualidad. Un creador que devolvió la belleza a la narrativa infantil, donde dominaba el feísmo o la ironía gótica a lo “Emily the strange” o “El niño costra”.

Obras como “Perdido y encontrado” (donde un niño se topa con un pingüino en medio de la ciudad), “El corazón y la botella” o “El increíble niño comelibros” han sido éxitos instantáneos. Ambos, editados por el Fondo de Cultura Económica.

El miércoles, a las 16 hrs., mostrará sus obras en la Galería Plop! (Merced 349) y el jueves ofrecerá talleres en la Biblioteca de Santiago en la mañana y hará una visita a la Librería del Fondo Gonzalo Rojas (Bulnes 152).

Noticias relacionadas

 

Tardes Literarias en Lo Barnechea

La Segunda. 7/10/2010

El subdirector de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam) y coordinador nacional de Bibliotecas Públicas, Gonzalo Oyarzún, será el expositor de una nueva jornada de las Tardes Literarias de IBBY Chile, que se realizarán hasta noviembre en el Centro-Lector, la Biblioteca Pública municipal de la comuna de Lo Barnechea.

En esta charla, abierta a todo público, Oyarzún, abordará la problemática de los cuentos para niños y el cambio de paradigma en la literatura y sus efectos en el fomento lector.

Las Tardes Literarias de IBBY Chile, que se llevan a cabo por segundo año consecutivo, son una instancia de formación y discusión para docentes, bibliotecarios, estudiantes y mediadores de la lectura en general de modo de acercarlos la literatura infantil y juvenil desde sus múltiples facetas.

19:00 horas
Centro – Lector, Av. Lo Barnechea 1174
$3000 público general / $1500 estudiantes y convenios
Cupos limitados – Informaciones al 7543800
Organiza: Corporación Cultural de Lo Barnechea

Libros electrónicos fomentan que los niños lean, según estudio

Cooperativa.cl 29/09/2010

Al 57 por ciento de los niños les interesaría leer un libro electrónico.

Un 40 por ciento de los padres temen que la tecnología “absorba” a sus hijos.

La cantidad de tiempo que los niños pasan leyendo libros disminuye con la masificación de teléfonos móviles y otros aparatos tecnológicos, pero los populares libros electrónicos podrían llevarlos de vuelta a la literatura, según un reporte difundido el miércoles.

El estudio, realizado por la compañía Scholastic y el Harrison Group, descubrió que a los padres les preocupa que un mayor acceso a la tecnología limite el tiempo que sus hijos dedican a la lectura, ejercicios físicos o a estar con su familia.

Cerca de un 40 por ciento de los padres cree que el tiempo empleado en internet o usando dispositivos móviles reduce el tiempo destinado a los libros o a realizar actividades físicas. Un 33 por ciento teme que la tecnología lleve a pasar menos horas con la familia.

No obstante, el estudio descubrió que la tecnología podría alentar a los niños a leer. De los niños encuestados, un 57 por ciento dijo que les interesaría leer un libro electrónico. Un tercio dijo que leerían más libros por placer si tuvieran más libros electrónicos más disponibles.

Aun así, un 66 por ciento de los más de 1.000 menores consultados en EE.UU. indicó que continuaría leyendo textos impresos incluso si existieran más libros electrónicos. El análisis muestra cómo la tecnología ha cambiado los conceptos entre padres e hijos.

El estudio demuestra que adultos y jóvenes tienen puntos de vista muy diferentes sobre lo que es la lectura. Sólo un 8 por ciento de los padres consideró lectura los mensajes de texto, frente a un cuarto de los niños.

***

Libros electrónicos aumentarían los niveles de lecturas en los escolares

La Tercera – 29/09/2010

Sigue leyendo