• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Cerca de tres mil personas diarias disfrutaron de una nueva edición de la Feria del Libro

Entre los autores más solicitados destacan José Maza y Pancho Saavedra

Cerca de tres mil personas diarias disfrutaron de una nueva edición de la Feria del Libro

Jueves 14 de febrero de 2019, Magazine El Día

La trigésima cuarta versión del evento literario contó con una gran concurrencia de público. Las presentaciones de escritores y el fomento lector fueron los grandes protagonistas.

Con un balance positivo finalizó la 34 versión de la Feria del Libro de La Serena que se realizó entre el 30 de enero y 13 de febrero en la plaza Gabriel González Videla.

En cada jornada se contó con una gran asistencia de público quienes pudieron dialogar con los autores. En líneas generales existe conformidad con los resultados y así lo sostuvo el alcalde Roberto Jacob.

“Nuevamente fue exitosa la feria del libro. Tuvimos casi tres mil personas diarias durante los 15 días, lo que es tremendamente relevante. El entusiasmo de la gente por participar, por ir a las charlas, ver la presentación de los libros, superó las expectativas”, señaló.

En la misma línea, el edil agregó que “ha sido realmente una feria redonda en la cual ha quedado demostrado que esta es una de las ferias más importantes de Chile, lo que nos hace tomar desafíos más grandes para la próxima edición. Creo que hay que ir creciendo, aumentando el interés de la gente, con una feria cada día más atractiva”.

Fomento lectura en niños

Uno de los aspectos que destacó fue el impulso al fomento lector, específicamente pensando en los niños y jóvenes. Es por ello que en esta versión se dispuso de un espacio infantil para uso exclusivo de niños y niñas donde se realizaron una serie de actividades para despertar el placer por la lectura desde temprana edad como cuentacuentos, kamishibai, confección de fanzines, entre otras.

Asimismo, se les dio un destacado espacio a nuestros jóvenes valores literarios quienes presentaron sus obras y dialogaron con los lectores.

Foco en el eclipse

El lema de este año fue “Ven a ver y leer”, en relación al eclipse solar del próximo 2 de julio, frase que resultó ser todo un acierto ya que los visitantes al evento, además de ver atentamente las presentaciones de los escritores, también aprovecharon de comprar libros gracias a la gran variedad disponible.

Entre los autores que estuvieron presentes destacan la poeta, Elvira Hernández, el científico y Premio Nacional de Ciencias Exactas, José Maza, Soledad Falabella, Félix Vega, Guillo, Francisco Saavedra, el poeta haitiano Jean Jacques Pierre-Paul, Francisco Ortega, a los que se suman nuestros autores como Pía Ahumada, Paula Ceballos, Oriana Mondaca, Claudia Reyes, Arturo Volantines, Nibaldo Acero, Alejandro San Francisco, Edmanuel Ferreira, Gabriel Canihuante, Viviana Benz, Cristian Vila, entre otros.

¿Cuáles fueron los libros más vendidos?

Entre los textos más solicitados están “Marte. La próxima frontera”, de José Maza, “La muerte del comendador”, de Haruki Murakami, “Lugares que hablan”, de Francisco Saavedra, “Loco afán. Crónicas de sidario”, de Pedro Lemebel, “Señorita buena presencia”, “El resplandor”, de Stephen King, la Narrativa completa de H.P. Lovecraf además de cómics e historietas.

Para el próximo año el desafío es grande y desde ya se planifica lo que será la trigésima quinta versión de la Feria del Libro de La Serena. Una tradición del verano.

Con más de 3 mil libros la biblioteca móvil Mineduc continúa su recorrido por la región

Campaña “Leo primero por Chile”

Con más de 3 mil libros la biblioteca móvil Mineduc continúa su recorrido por la región

Miércoles 13 de febrero de 2019, Jose Huerta Rivera, Magazine El Día.

Tras recorrer Pichidangui, Los Vilos y Guanaqueros, llegará a La Serena este 14 y 15 de febrero, para finalizar su recorrido en La Herradura, el próximo sábado 16 del presente mes.

Con la misión de recorrer 13 regiones del país y visitar 51 destinos a nivel nacional, el Ministerio de Educación a través de su iniciativa “Leo primero por Chile”, lleva la lectura a todo el país, a través de su biblioteca móvil, la cual desde el 11 de febrero se encuentra en la región de Coquimbo.

Ya han sido tres los destinos en la zona, Pichidangui, Los Vilos y Guanaqueros, donde los más de 3 mil libros con los que cuenta esta biblioteca, han deleitado a niños y niñas de todas las edades, con el objetivo central fomentar la lectura en niños y sus familias durante la época de vacaciones.

En el balneario de Guanaqueros, autoridades regionales encabezadas por el Seremi de Educación, Claudio Oyarzún, presentaron a la comunidad veraneante la biblioteca móvil del Mineduc que se encuentra recorriendo diferentes playas de la zona para promover la lectura en los más pequeños y sus familias durante la época de vacaciones.

El titular regional de Educación explicó que “es una actividad muy relevante para el Ministerio de Educación, una política del Gobierno del Presidente Piñera, en el sentido de que los niños de primero básico merecen una educación de calidad a partir de una lectura comprensiva real. El Plan Leo Primero tiene ese propósito, la bibliomóvil es una arista más de este plan”.

En este sentido, la autoridad agregó que el Plan Leo Primero, entre otras medidas, “también contempla la entrega de libros y de material gráfico para todos los niños de primero básico del país. Leo Primero también apoya a los establecimientos que están en nivel insuficiente o medio bajo, con procesos de metodología para enseñar a leer comprensivamente. Por otra parte, se van a implementar bibliotecas también en aquellos establecimientos municipales y particulares subvencionados que no tengan biblioteca”.

La Gobernadora de Elqui, Daniela Norambuena, sostuvo que el objetivo de esta iniciativa es que “desde primero básico nuestros niños comprendan lo que leen. En ese sentido, el Gobierno a través del Ministerio de Educación, gracias a la gestión del Seremi de Educación, podemos tener este móvil presente en nuestra región que va a estar recorriendo distintos puntos turísticos y, además, trabajando con la comunidad”.

Por su parte, el alcalde (s) de Coquimbo, Patricio Reyes, indicó que “un eje central es el trabajo mancomunado con el Gobierno en temas como el fomento a la cultura, especialmente a la lectura en la edad temprana. Creemos que este esfuerzo de tener una biblioteca móvil y llevarla por los distintos balnearios en la época estival también es una manera de promoverlo, porque hoy la gente no está leyendo mucho. Por eso son tan importantes estas iniciativas que, de manera creativa, acercan el libro a los ciudadanos y a los niños”.

La biblioteca móvil arribó el lunes 11 de febrero a la región de Coquimbo y continuará recorriendo diferentes playas durante toda la semana. Cabe destacar que esta iniciativa del Mineduc también visitará la comuna de Ovalle el próximo 1 y 2 de marzo, según informó el titular regional de Educación. 5801

Ruta “Leo Primero por Chile” en la Región de Coquimbo
-jueves 14 y viernes 15 de febrero: La Serena. Avenida del Mar #2600, costado norte de la Delegación Municipal.
-sábado 16 de febrero: Playa La Herradura, Coquimbo. Calle María Angélica, costado sur del paseo costanera.

“Esta es una actividad muy relevante para el Mineduc y el Gobierno”, indicó el Seremi de Educación, Claudio Oyarzún.

Biblioteca Regional: Desde la innovación al rescate patrimonial

La obra espera ser inaugurada a principios del 2018

Biblioteca Regional: Desde la innovación al rescate patrimonial

Lucía Díaz G, Diario El Día, 2 de diciembre de 2017.

El ansiado recinto cultural de cuatro plantas y un subterráneo, contará con más de 20 mil libros para consulta y préstamo. Además de promover un espacio de difusión y creación cultural para emprendedores, jóvenes, niños, artistas y la comunidad local en general.

Con el inicio de la fase de implementación de la anhelada Biblioteca Regional Gabriela Mistral, cada vez se hace más tangible el sueño de contar con un espacio que promueva las artes y la cultura en la región de Coquimbo. Se espera que la obra, que hoy se encuentra en manos de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM), se inaugure a principios del 2018.

Hace 12 días se comenzó a habitar el edificio, etapa que consiste en la adquisición de equipamiento e instalación de mobiliario para los cuatro pisos y un subterráneo que dan vida a la construcción de 5.590 metros cuadrados. Estamos hablando de uno de los establecimientos formativos más modernos del país, que se caracteriza por su sello inclusivo, sustentable y de rescate patrimonial.

En conversación con El Día, la directora de la biblioteca Ximena Sobarzo reiteró su compromiso de generar un espacio para la creación de ideas y comunidades, mostrándose optimista a la pronta luz verde del proyecto. “Queremos cumplir el rol de ser un polo cultural en la zona, demostrar que las bibliotecas son más que libros. Estamos trabajando a toda máquina para sorprenderlos lo antes posible”, señaló.

RECORRIDO INCLUSIVO

Diario El Día realizó un recorrido por el inmueble que destaca por su acceso universal, no solo por las rampas que conectan las cinco plantas de la obra, sino también por sus servicios adaptados y orientados a personas en situación de discapacidad, infantes y adultos mayores. Además de la inclusión, se acentúa la impronta de la astronomía, innovación, legado de Gabriela Mistral y compromiso con el medioambiente.

En el primer piso de la biblioteca encontramos la cafetería, talleres de capacitación, salas multiuso y un auditorio. Según detalla Sobarzo, este último espacio es “propicio para montar una obra de teatro, conciertos de cámara, presentaciones de ballet, entre otras muestras. Es una sala que reúne todas las condiciones y características de la mejor calidad para el desarrollo artístico”.

La distinción respecto a otros servicios públicos en la región comienza a ser notoria en el segundo nivel, con la aparición de la guaguateca y la sala infantil. El objetivo de estas áreas es promover la relación parental a través de actividades estimulantes que evoquen rasgos identitarios en los menores. Es así como el diseño está hecho pensando en los cielos y valles de la provincia de Elqui.

En este punto, la directora del establecimiento aclara que “no vamos a cumplir un rol de guardería ni de jardín infantil, sino que estas son actividades donde hay una responsabilidad de los padres con sus hijos. Si bien vamos a tener personal que va a estar dedicado al cuidado y desarrollo de tareas, serán los progenitores quienes deben acompañar a los menores”. También está dispuesta en este piso la sala +60, sección adaptada con material acorde al grupo etario.

Seguimos caminando y aparece el nivel más dinámico, donde está instalada la sala juvenil, salas de estudio, colección general y literatura, además del acceso a la terraza. Luego, subimos a la última planta y nos conectamos con la identidad territorial a través del espacio memoria regional, que tendrá como objetivo conservar y difundir nuestro patrimonio e historia.

“Este lugar va a operar en función de la recopilación de publicaciones de autores de la región y también como el depósito legal de la zona”, explica Sobarzo. Respecto al archivo de prensa o también llamada hemeroteca, comenta que “es un proyecto que está en carpeta. Tenemos que ver de qué forma vamos a aportar en la recogida de información para después ponerla a disposición de nuestros usuarios. Si eso significa digitalizar, lo haremos”.

FUSIÓN MODERNIDAD Y PATRIMONIO

Desde que se anunció la construcción de la Biblioteca Regional se ha hecho énfasis en su estructura moderna y tecnología de punta, dejando instalada la interrogante sobre cómo compatibilizar la innovación con la preservación de la identidad territorial. Al respecto, la directora Ximena Sobarzo afirma que se trata de una combinación perfecta.

“Queremos que la gente perciba que esta obra no tiene fronteras, que no nos quedemos en la fachada, sino que se puedan evocar los sellos y el patrimonio que tiene que ver con el legado de Gabriela Mistral, donde vamos hacer el guiño a nuestras tres provincias y 15 comunas porque cada una de ellas nos importa. Nuestro compromiso es que la comunidad genere pertenencia con su región”, expresa.

En este sentido, agrega que “la idea es que la gente entienda que pese a lo disruptivo que podría parecer un edificio innovador, esto se pierda de vista y finalmente quede sobre la mesa que estamos frente a un espacio cultural. Tenemos que aprovechar la modernidad como un vínculo y en este caso la obra funciona como un puente de rescate patrimonial. La mayor riqueza para generar la cartelera de actividades la obtendremos de los testimonios de la gente”.

BIBLIOTECA CREATIVA

Una vez abiertas las puertas del inmueble, se pretende instalar el concepto de fomento productivo entre las comunidades organizadas y gestores culturales, quienes requieran de un lugar para desplegar su talento y llevar a cabo sus creaciones. Según plantea la directora “deseamos transformarnos en la primera biblioteca maker del país, es decir en instancias donde se elaboran ideas y se articulan proyectos”.

Entre los servicios disponibles, destacan los talleres de capacitación, que sin duda abordarán temáticas de astronomía y otros tópicos de interés de la región. En tanto, se dispone de salas de reuniones que invitan “a desarrollar comunidades, lo que dice relación con hacer la lectura sobre lo que la gente quiere y de ese modo trabajar para habilitar los espacios requeridos”.

En relación a los canales de comunicación que han establecido con los usuarios, la Biblioteca Regional Gabriela Mistral se encuentra trabajando con acciones de Fomento lector y Extensión Cultural, cuya finalidad es conocer los diversos gustos que presenta la comunidad, considerando que la obra gruesa fue definida por diversos rangos etarios y preferencias.

También han concertado reuniones con establecimientos educacionales, universidades, autoridades y red cultura. “Estamos enviando invitaciones sectoriales para que conozcan la infraestructura previo a su puesta en marcha. Nos enfocamos en la búsqueda de socios estratégicos en la región de Coquimbo, con la intención de generar vínculos y dar en el clavo con lo requerido”, cuenta Sobarzo.

Para finalizar recalca que “lo importante de este hito cultural es que queremos que la gente sea feliz. Ojalá este espacio se convierta en un lugar representativo en sus vidas. Queremos que sea el imperdible de La Serena, que sea un punto de parada para todos y motivo de orgullo”.

COMPROMISO CON EL MEDIOAMBIENTE

Al hablar de edificios inteligentes, no podemos dejar de lado la responsabilidad que habitualmente adquieren con el medioambiente. De este modo, la Biblioteca Regional Gabriela Mistral no es ajena a este fenómeno, contando con la Certificación de Edificio Sustentable emitido por el Instituto de la Construcción, entidad administradora del sistema CES.

Es así como la construcción presenta métodos de consumo eficiente de energía y agua, lo que para su directora Ximena Sobarzo, se entiende como “una forma de educar a la población, respecto a cómo nos hacemos responsables con nuestra comuna y cómo desde este espacio cultural aprendemos a cuidarla”.

Masiva incautación de libros “pirata” pone en el debate a este lucrativo negocio

Rodrigo Solís, Diario el Día, 6 de octubre de 2016.

Se trató de 524 libros pirata, con un costo total entre 6 y 7 millones de pesos. Según escritores y autores de libros, si el costo de los originales fuera menor, al igual que la aplicación de impuestos, este negocio ilícito se vería seriamente mermado

Una de las incautaciones de libros “pirata” más grandes del año en la región fue dada a conocer la mañana de este jueves en los cuarteles de la policía civil, lo que pone nuevamente en el tapete este tipo comercio y el porqué sigue proliferando, más allá de las críticas de editoriales, editorialistas y escritores.

En ese contexto, Cristian Alarcón, jefe de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI de La Serena, aseguró que fueron encontrados 524 libros pirata, que estaban siendo vendidos en tres librerías establecidas de la ciudad de Coquimbo. “Logramos detener a cuatro personas, de las cuales tres fueron puestas a disposición de los Tribunales y la restantes fueron dejadas en libertad. Su costo es de cerca de 6 a 7 millones de pesos”.

El año pasado, la policía civil también incautó cerca de 600 libros en circunstancias similares.

“La PDI llegó a desbaratar esta venta por antecedentes que ya teníamos previamente y por el contacto con editoriales. Estas librerías ofrecían material original pero también pirateado, lo que por supuesto llama la atención”, agregó Alarcón.

Respecto a la procedencia de los libros, aún es materia de investigación, pero es la Fiscalía de Coquimbo de la que debe emanar la orden formal, para lograr establecer el origen de estos libros.

Una merma con matices

Personalidades del mundo de la literatura e importantes profesionales que han concretado sus sueños literarios se plantean contrarios al negocio de la piratería, aunque sin obviar sus causas.

Sin embargo, advierten que hay que tener en cuenta el contexto en que el libro se desenvuelve en un país como el nuestro. Luis Aguilera, actual candidato a concejal (PC) y presidente regional de la Sociedad de Escritores de Chile (Sech) se enfrentó a esta realidad, que sin lugar a dudas produce mermas en quienes dedican su tiempo y esfuerzo en esta profesión.

“Me parece irresponsable e impresentable que en locales establecidos se dediquen a la venta de libros que no son originales, pero no es raro que eso ocurra. Es evidente que como escritores nos veamos perjudicados, porque escribir un buen libro son al menos cuatro o cinco años al menos de creación e investigación. Con la piratería, evidentemente estamos vulnerando el derecho de autor”, comentó.
Evidentemente, el afán comercial es el que mueve los hilos de quienes se dedican a este negocio. Y es lucrativo. En ese contexto, Aguilera subraya que las librerías quedan desprotegidas y se ven débiles ante este enemigo. “Eso si, me parece que los autores grandes no sienten tanto los perjuicios. Sí los pequeños”, comentó.

A su juicio, el hecho de que la gente prefiera los libros que no son originales hacen crecer el interés, sobre todo cuando hay textos que usualmente son de consumo masivo, al igual que los best seller o los de uso escolar y universitario. “Por esto, me parece que el impuesto actual al libro hay que revisarlo. Debería existir de una vez por todas una regulación, porque fiscalizaciones, como la que realiza la PDI, se hacen continuamente”, destaca.

A juicio de Aguilera, le parece un contrasentido que los libros sean tan caros en la actualidad, algo que desde su perspectiva no ocurría antes del 11 de septiembre de 1973. “Por esto, si hay falta de acceso de cultura para todos, debemos ofrecer nuevas alternativas. De lo contrario, nace la piratería. Cabe recordar que incluso, en el sistema educativo, antes a los niños y adolescentes el Estado les proporcionaba sus textos”, recordó.

En definitiva, Aguilera está conciente de que Chile “goza de buena salud en materia literaria, tenemos excelentes poetas y escritores, pero creo que los gobiernos, independiente de que yo apoyo a la Nueva Mayoría, y hablo desde la dictadura en adelante, no han incentivado la cultura en general. Hay poco espacio para los escritores”.

Cuando la piratería es un arma de doble filo

Laura Landaeta, autora de libros como Don Francisco “Biografia no autorizada de un gigante” y de Cecilia Bolocco “Reina de Corazones”, reconoció que estas investigaciones, de alto impacto por el carácter mediático de los involucrados, en un principio tuvieron ventas pirata en Argentina, Colombia, al igual que en México. “La verdad es que me dio mucha risa, porque aparecieron como piratas antes que el libro llegara a esos paises. Pero me parece que cada caso es particular”, aseguró esta destacada periodista a El Día.

“En un país como Perú, donde se acaba de aprobar que el impuesto al libro se elimine, o en Argentina donde la literatura nacional no paga impuestos, no es comprensible que la gente compre pirata, por ahorrarse dos pesos. Creo que en Chile, donde el IVA es tan alto (19%) puedo llegar a entender la existencia de la piratería, sobre todo en el tipo de literatura que hago yo. Yo, como periodista, porque no soy escritora, estoy de acuerdo que en la medida que no existan políticas públicas que avalen la baja del IVA en la literatura, prefiero que la gente lea, por sobre todas las cosas, para que se informe, se eduque y se entretenga, para que sea más culta y tenga más mundo, y si tiene que hacerlo de forma pirata por la patética imposición del impuesto al libro y de la cultura, no me molesta”.

A juicio de Laura Landaeta, los países de América Latina van en otra dirección, y en Chile parece que se sigue pensando de otra forma. “Es muy cómodo para la élite tener un pueblo que no piense, que no se eduque y que no tenga opinión. Creo que la solución no está en tratar de combatir la piratería, sino en tener políticas públicas que no avalen un IVA, lo que me parece una degenación”.

Inquietud pero no hay preocupación

En las librerías regionales ven a la piratería como un punto negro en cuanto a valorizar el trabajo de las editoriales y de los autores propiamente tal. De hecho, en la librería Jerplaz, ubicada en Matta casi esquina Cordovez, señalan que la piratería siempre es una merma para ellos. Sin embargo, afirmaron que ellos velan por la venta de material de primera calidad y enviado directamente desde los sellos editoriales y sin intermediarios, respetando los precios de los libros que se venden en Santiago. Sin embargo, hay diferencias importantes respecto a la piratería en cuanto a precios. Por ejemplo, un libro de Pilar Sordo, en el mercado informal puede llegar a 7 mil pesos, y en una tienda establecida puede bordear los $12 mil.

Rafael González, de Aura Libros, ubicados en pleno centro de la ciudad, en avenida Balmaceda, asegura que el pirateo “ha hecho mermar las ventas en la línea escolar. Creo que el trabajo de la policía, en ciertos lugares, ha sido positivo, y ha logrado mantener a raya el tema. Poder detectar un libro pirata, con respecto a uno original, es bastante fácil. Sólo basta con acercarse a una libería establecida y comparar”, sostuvo.

González, con una amplia experiencia en materia de libros, que a su juicio son su vida, ha descubierto que incluso la tecnología para efectuar el pirateo se ha ido perfeccionando. “Las carátulas son muy buenas, pero es en las hojas donde se capta. Por esto los sellos se han preocupado de hacer tapas con sobrerelieve, con mucho color, con fotografías brillantes, lo que encarece mucho a un pirata”.

Por su parte, Aura Libros sólo trabaja directamente con los sellos, no con distribuidores o terceros, a sabiendas del alto costo que tienen los libros en la actualidad. Frente a esta problemática, González subraya que “el público a diario se molesta por el valor que alcanzan, sobre todo en cuanto a los libros complementarios escolares. Por esto es que muchas veces recurren a alternativas que no son válidas, al arriesgarse al comprar un libro pirata. Muchas veces les faltan páginas o la carátula no corresponde a lo que se está vendiendo”.

En cuanto a cifras, si bien reconoce que hay una merma gracias a este negocio ilícito, año a año la venta la demanda por publicaciones llega a incrementarse de un 10% a 15%.

Recomendaciones

Hay detalles muy importantes para identificar si un libro es pirata u original. La calidad de la impresión y la encuadernación es clave. “De hecho en la mayoría de los originales la encuadernación debe venir cocida. La caja de lectura además debe venir pareja. Lo cierto es que las tapas e impresiones resultan ser incluso muy tóxicas en los no originales”.

Estos libros se pondrán a disposición de la fiscalía y lo más probable es que sean finalmente incinerados.

En definitiva, la Policía de Investigaciones, en el marco de su campaña “Compra original, compra seguro”, entrega recomendaciones importantes en detalles claves, como la portada del libro, tipo de papel, tamaño, diseño de texto en cada página, impresión, ecuadernación, numeración de páginas, entre otros aspectos.

Además, se insta a las personas a comprar en sitios establecidos, no hacerlo en la calle, exigir boletas de servicios y ventas, además de revisar las terminaciones del producto que se ha adquirido.