• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 86 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Secciones

Lo Barnechea lanza su biblioteca digital

500 títulos:

Lo Barnechea lanza su biblioteca digital

Cultura El Mercurio, Jueves 16 de enero de 2020.

Hoy, a las 11:30 horas, en el Centro Lector de la Municipalidad de Lo Barnechea -ubicado en Lo Barnechea 1174-se presentará Biblioclick: una aplicación con una variada oferta de libros para los vecinos. La colección inicial es de 500 títulos y según sus impulsores se irá ampliando anualmente. La nueva biblioteca digital será gratuita y de fácil acceso a través de diversos dispositivos, como smartphone, tablet y computador.

Solo hay que tener la Tarjeta Club Preferente de Lo Barnechea, bajar la aplicación Biblioclick, o ingresar a http://www.biblioclick.cl

Biblioteca de Santiago celebra 15 años y expande su acción

Uno de los máximos propósitos es ampliar las actividades extramuros, que llevan libros a cárceles, ferias libres y hospitales. “Queremos entregar más espacios de reflexión”, afirma Marcela Valdés, su directora.

Daniela Silva Astorga, Cultura El Mercurio, viernes 10 de enero de 2020.

Debutó como la biblioteca pública más grande y moderna de Chile: 22.800 m {+2} construidos -los exalmacenes de la Dirección de Aprovisionamiento del Estado-, computadores con acceso libre a internet y miles de libros para toda la comunidad.

Ya están por cumplirse 15 años de esa partida y la Biblioteca de Santiago se mantiene en el trono. Pero no solo por sus números. Es una institución referencial debido a la sintonía fina que tiene con sus entornos, por cómo logró leer intereses y abrir espacios múltiples -desde una guaguateca hasta una sala para la tercera edad u otra reservada a mayores de 18-, y por tratarse de un espacio inclusivo. Es accesible para personas en situación de discapacidad -Senadis la premió- y sus señaléticas están en español y mapudungún. También fue el primer edificio público que izó la bandera de la diversidad.

Cada año, esta biblioteca -que depende del Ministerio de las Culturas- inscribe a unos 12 mil socios nuevos, y su masa anual de usuarios activos es de 50 mil lectores. A ellos se suman quienes asisten a las actividades de extensión: talleres, conciertos, ferias, exposiciones, cuentacuentos y funciones de teatro. “Creo que hemos sido tan visitados porque hacemos comunidad. Pienso que la biblioteca pública es el espacio más democrático de una sociedad. Desde mi experiencia, diría que aquí hay absoluta igualdad, no hay sectorización por estratos sociales, y hay gran diversidad”, dice Marcela Valdés, quien dirige la biblioteca hace 10 años, pero también estuvo en el equipo que la puso en marcha, a cargo de Gonzalo Oyarzún.

-En tiempos de abundantes estímulos y uso de pantallas, ¿qué recursos usan para conquistar a nuevos socios lectores?

“Esta biblioteca va más allá de los libros. Por eso, nuestras formas de animar la lectura son sumamente variadas: desde talleres de artes marciales y danza hasta de escritura. Desde todos esos espacios se puede construir lectura. Como ejemplo, cuando empezamos a desarrollar actividades en torno a Batman o a Kiss, tenía que ver con cómo atraer nuevas audiencias, a quienes ven cómics o disfrutan la música. Son actividades que entregan un espacio comunitario y operan como un gancho a libros. También tenemos talleres literarios, clubes de lectura y concursos de cartas de amor o relatos de Twitter. Hay muchas formas de llegar al libro”.

Misión expandida

Valdés asegura que al hacer una revisión rápida -el aniversario de la apertura será en noviembre-, marcaría varios objetivos logrados en su lista. Pero también remarca que la biblioteca aún está en construcción. “Y así debe ser un espacio de uso público conectado con su entorno; debe ir cambiando”, puntualiza. “Sin embargo, una de las cosas que más me gustaría es que esta institución fuera parte del imaginario colectivo. Quisiera que al subirme a un taxi y decirle ‘lléveme a la Biblioteca de Santiago’, me trajera justo a Matucana 151. Mi ambición es que sea un espacio reconocido. No solo por el inmueble, también por lo que ocurre adentro. Ya pasa con ciertos públicos, pero quisiera que fuese algo más amplio”.

Otro anhelo, dice la directora, es disponer de un presupuesto mayor. El edificio funciona con unos $800 millones anuales. De esos, aproximadamente, $120 millones son para comprar libros, y alcanza. “Lo que no abunda son fondos para gestión cultural -detalla-. Fue un inconveniente inicial, pero aprendimos a levantar una programación a punta de asociatividad. Tenemos un equipo sumamente comprometido y creativo -87 personas de entre 20 y 80 años-. Quizás sería bueno contar con más profesionales: abrimos de lunes a domingo, y los funcionarios solo tienen un fin de semana libre al mes”.

Los 15 años no se celebrarán con grandes fiestas: “Nuestros pensamientos y planes cambiaron durante los últimos dos meses”, afirma la directora. Y cuenta que durante 2020 proyectan editar un libro -sencillo- sobre el modelo de gestión que los ha regido y sus aprendizajes, pensando en que sirva de modelo para otras instituciones de fomento lector. En la misma línea expansiva, potenciarán el trabajo extramuros: “Todo lo que hacemos en los hospitales, las ferias libres, las cárceles y los espacios de préstamo que ubicamos en distintos locales del barrio Yungay. Para este aniversario queremos entregarle a la comunidad más espacios de reflexión y consolidar nuestra acción. Nosotros podemos ser un gran punto de diálogo y encuentro pensando en estos tiempos, con una sociedad tan polarizada”.

El contingente saludo de Biblioteca de Santiago

Ilustración coincide con la apariencia del can apodado “matapacos” en las protestas:

El contingente saludo de Biblioteca de Santiago

País de Perfil, Nacional El Mercurio, Domingo 5 de Enero de 2020.

“La Biblioteca de Santiago te desea un 2020 donde con cada lectura, con cada libro, desde cada cuento, sigamos abriendo ventanas para que un día tengamos un país como una biblioteca, diverso, con paz social, derechos, equidad e inclusión”.

Así reza un correo electrónico enviado por la Biblioteca de Santiago a sus usuarios, en el que añaden que buscan consolidarse como espacio inclusivo y democrático.

Un perro y un gato acompañan al texto. El can, negro, luce una pañoleta de color rojo, apariencia que coincide con la del llamado “perro matapacos”, que los manifestantes de Plaza Baquedano han hecho conocido por perseguir a carabineros.

Más abajo de la ilustración aparece el logo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, y se comunica un plan para la condonación de multas a quienes tengan préstamos de libros atrasados, que durará hasta el 10 de enero.

¿Quiso el Gobierno aludir al perro ícono de las protestas? La directora de la Biblioteca de Santiago, Marcela Valdés, contestó a “El Mercurio” que la imagen alude “a la frase ‘como perros y gatos’, cuando la gente tiene conflictos y es un llamado a abrazarnos, sin importar de qué sector seamos”. Por eso, dice, “el perro y el gato están abrazados”.

Valdés cuenta que la ilustración estuvo a cargo de “un amigo de la biblioteca” que la hizo de forma gratuita y voluntaria. La propuesta del diseño se conversó con el autor, con la intención de transmitir este mensaje.

“Más allá de ver una imagen, debemos leer un texto que transmite un mensaje hermoso de unión y paz”, dice Valdés.

Con este mensaje, añade, se buscó resaltar “la necesidad de que las instituciones trabajen de manera unida y codo a codo con la ciudadanía y las personas, donde no existan rivalidades ni enfrentamientos, (sino que) por el contrario, exista un clima de construcción y paz, en un país con equidad”.

Señales de esperanza para el difícil momento de las librerías

No ha sido un buen año para el libro y el estallido de las protestas sociales empeoró la situación. Editores y libreros buscan ahora generar condiciones para mejorar las ventas.

Pedro Pablo Guerrero, Cultura El Mercurio, Lunes 18 de Noviembre de 2019.

La librería Qué Leo Forestal, ubicada en la calle Merced al llegar a la Plaza Italia, hizo noticia hace una semana por un intento de saqueo. Les robaron dinero y ropa que había en el interior, pero no alcanzaron a llevarse computadores ni libros, porque lo impidieron vecinos y los propios manifestantes. De todas maneras, debieron gastar $400.000 en arreglar la reja y tendrían que desembolsar la misma suma para reemplazar el letrero que todavía luce destrozado.

Si antes del 18 de octubre abrían entre las 10:00 y las 21:00 horas, desde el inicio de las marchas están cerrando por lo general a las 16:00 horas. “Las ventas han disminuido en un 90%”, estima Mario Cerda, librero al frente de esta empresa familiar inaugurada hace cinco años. “Pero la baja venía de antes, desde diciembre. Este año no hubo fechas buenas”, asegura.

Lo mismo señala Eduardo Castillo, presidente de la Cámara Chilena del Libro. “Las librerías se han visto afectadas entre un 30% y un 50%, incluso más, porque hay algunas ubicadas en el foco de los desórdenes. Ha sido un tiempo complejo, con un fuerte impacto donde ya teníamos un año complejo, de ventas muy estancadas”.

Otras librerías del barrio acusan el mismo golpe. Ulises, de calle Lastarria, calcula una caída del 80%, mientras que Viviana Muñoz, de la Librería del GAM, resume la situación en estos términos: “En casi un mes hemos vendido lo que se vende en un día normal”.

En el sector del Drugstore de Providencia, las cifras son algo más alentadoras. Nueva Altamira y Quimera han reducido sus ventas en torno al 50%, aunque desde hace unos días están volviendo a cerrar más tarde gracias a la normalización del transporte. Lo mismo sucede con los locales de Antártica, que están atendiendo hasta las 19:00 horas. Esta cadena de librerías estima sus bajas durante octubre en un 25%, y en 15% durante lo que va de noviembre, siendo el local más perjudicado el del Costanera Center, que estuvo cerrado 16 días.

Lecturas educativas

Desde las grandes editoriales reconocen que se han visto afectadas las operaciones de despacho de novedades y reposiciones, pero no ven una fuerte disminución en la demanda. “Pensamos que el impacto sobre el consumo de libros no ha sido muy significativo. Efectivamente el público está buscando también en la lectura la respuesta de muchas preguntas o necesidades actuales”, dice Eduardo Sanz, director comercial de Editorial Planeta Chile.

“Estamos esperanzados de que irá mejor”, expresa Sebastián Rodríguez-Peña, director general de Penguin Random House. “Haremos ofertas para reactivar el mercado editorial y contribuir al despegue de las librerías de aquí a fin de año. Tenemos un catálogo editorial de primer nivel, con contenidos de interés para todos los públicos, entre ellos libros que ayudan a comprender lo que ocurre en el país”.

Sanz dice que en Planeta tienen propuestas promocionales para trasladar a sus clientes, pero “la estrategia de las librerías cambia mucho según el interlocutor”. Mario Garrido, de Qué Leo Forestal, apuesta por conseguir mayores descuentos de los sellos, pero también por comprometer a los autores para que vuelvan a realizar lanzamientos y firmas de libros en su local. Elena Bahrs, de Ulises, confía en la colaboración del comercio y los vecinos a través de la alianza cultural Barrio Arte: “Tenemos que ayudarnos entre todos y sacar las cosas a la calle si es necesario”. Editoriales medianas como Tajamar empezaron, incluso antes de las protestas sociales, a rebajar títulos de su catálogo; en librería Catalonia, por ejemplo, se pueden encontrar obras de Rubem Fonseca y Kavafis por menos de $10.000.

Las próximas semanas son cruciales por la cercanía de la Navidad, la mejor fecha del año para el sector. Desde la Cámara del Libro, Eduardo Castillo anuncia también iniciativas gremiales para enfrentar la crisis. “Ya le representamos al Consejo del Libro nuestro interés de que se estudie crear fondos especiales para ayudar a sostener las librerías, especialmente las más pequeñas. También estamos viendo el tema con BancoEstado y peleamos a través de la Cámara Nacional de Comercio para generar mejores condiciones dentro del paquete de ayudas a pymes que el Gobierno ha anunciado. Hay que ser lo más creativos posible, de manera colaborativa, generando instancias comerciales no solo para nuestros socios, sino para todo el sector: las empresas que participan en las ferias, las pymes y todos los emprendimientos de la cadena del libro”, dice Castillo.

Sin acompañamiento ni monitoreo, de poco sirve entregar muchos libros a los colegios

Las Bibliotecas CRA dieron acceso a más textos, pero no muestran haber fomentado más lectores:

Sin acompañamiento ni monitoreo, de poco sirve entregar muchos libros a los colegios

Sin un plan que contemple capacitar monitores, motivar a las familiar y volver la lectura un pilar de cada escuela, se hace difícil adquirir el hábito. Cuatro programas que trabajan con éxito en esta cruzada entregan su visión.

M. Cordano, Educación El Mercurio, Lunes 18 de Noviembre de 2019.

Las Bibliotecas CRA (Centro de Recursos para el Aprendizaje) comenzaron a funcionar en 1993 bajo la idea de fomentar la lectura en los colegios que reciben subvención del Estado. El énfasis estuvo puesto en la construcción de espacios creativos y en la posibilidad de acceder a una gama más amplia de libros.

A pesar de estas buenas intenciones, un reciente informe de la Dirección de Presupuestos (Dipres) evaluó la iniciativa con mal desempeño: cuestionó la falta de información y seguimiento de sus efectos. Según el informe, a pesar de que al año 2018 se habían entregado más de 10 millones de libros, el promedio anual de préstamos por niño sería menor a dos.

“Lo que ha hecho el CRA es importante en términos de alcance, dando acceso a buenos libros a muchas personas que antes no lo tenían”, comenta Magdalena Palma, directora ejecutiva de Fundación Había una Vez. “Lo que quizás ha faltado es avanzar hacia una segunda prioridad, que tiene que ver con poder capacitar muy bien a los mediadores de la lectura. Y es que no basta solo con entregar libros”.

Así como esta fundación, que se dedica a implementar y actualizar bibliotecas, además de formar y certificar mediadores, en Chile otras organizaciones trabajan bajo la misión de acercar a los más chicos a la lectura, creando el hábito a través de asociarlo con un momento de goce.

Para ello, se centran en encantar desde la primera infancia, arrastrando, de paso, a los adultos alrededor de los niños con los que trabajan.

“Prácticas familiares como la lectura de cuentos de padres e hijos y las conversaciones y juegos relacionados con estas lecturas son un predictor potente del aprendizaje formal del dominio lector”, indica Macarena Escudero a nombre del equipo de Fundación Alma, donde ejerce como directora educacional.

La iniciativa se basa en talleres para familias de estudiantes de prebásica. Las invita, dentro del mismo colegio al que asiste el niño, a dedicar 40 minutos de una mañana para conversar sobre un texto (que prestan) y cómo sacarle provecho al leerlo con el niño. Se dan ideas de reflexión o de juegos con los que cada libro se puede asociar.

Más que esfuerzo aislado

“La mejora de los aprendizajes de comprensión lectora no puede basarse solo en la entrega de materiales, aunque estos sean de excelente calidad, como los CRA. Hoy está clara la necesidad de articular su entrega con modelos de desarrollo profesional, para directivos y docentes, que permitan apoyar y acompañar a las comunidades educativas y que aseguren la valoración y la percepción de mejora”, agrega Paula Cruzat, fundadora y presidenta del directorio de la Fundación Crecer con Todos, que cuenta con el programa Primero LEE.

La iniciativa facilita el trabajo docente entregando, entre otras cosas, planificaciones de clases enfocadas en la comprensión lectora y en la comunicación oral, además de una biblioteca de aula que se articula con las clases diarias. Todo este acompañamiento dura cerca de tres años.

“En principio, muchos trabajamos directamente con los equipos de biblioteca, pero nos dimos cuenta de que no alcanza. Los programas deben estar también orientados a los equipos directivos, para que entiendan su importancia (ver recuadro) y lo pongan en sus programas de mejora. Si no hay una declaración de parte del establecimiento, la lectura termina siendo un esfuerzo aislado de una sola persona, que probablemente no sea capaz de empujar este carro tan grande”, plantea Palma.

Así también lo entiende la Fundación Educacional Oportunidad, que cuenta con el programa Un Buen Comienzo, enfocado en el desarrollo profesional docente de quienes trabajan en educación inicial.

La propuesta desarrolla redes entre quienes trabajan en establecimientos públicos, invitándolos a retroalimentar experiencias y enseñándoles a mejorar el uso de tiempo en el aula y la calidad de las interacciones. De esta forma, ayudando a minimizar el tiempo de transición entre actividades o potenciando buenas prácticas de alfabetización, han logrado aumentar el tiempo dedicado al desarrollo de actividades cognitivas y de lenguaje.

“La lectura en voz alta es muy importante en la sala. Expone a los niños a vocabulario más sofisticado que el lenguaje oral común. Al mismo tiempo, hay que trabajar la comprensión oral, que es la base de la futura comprensión de lectura, un desafío muy importante. La forma en que promovemos la comprensión oral es el trabajo explícito de cómo entender un texto: hacer predicciones, resumir, descubrir ideas claves y establecer conexiones”, indica Andrea Rolla, directora de Educación Inicial de la fundación.

Leer ordena el propio mundo

¿Por qué es importante que los niños adquieran la costumbre de leer? Más allá del hecho de que el estudio, a nivel general, está mediado por textos, la investigación muestra que la lectura ayuda a manejar pensamientos abstractos y permite hacer mejores inferencias.

“La lectura, más aún en tiempos como los que vivimos en este momento, aporta distintas miradas. Hay autores que dicen que leer permite ordenar el propio mundo, darle un relato a la propia historia”, indica Magdalena Palma, de Fundación Había una Vez. “Los libros, además, permiten acceder de manera autónoma al conocimiento”, agrega.

Paula Cruzat, de la Fundación Crecer con Todos, recuerda que a través de textos se pueden tocar temáticas nuevas o algunas que a veces resultan difíciles de abordar. En la página web de su programa Primero Lee (www.primerolee.cl) es posible acceder, por ejemplo, a cuentos infantiles orientados a la equidad de género y a migración e interculturalidad.

Los buenos resultados de Un Buen Comienzo, hicieron que la experiencia fuese compartida en el más reciente encuentro de ProLEER, evento que se realiza en la Universidad de Harvard. ProLEER es una red internacional de investigadores enfocados en mejorar políticas educativas alrededor del mundo.

Biblioteca Escolar Digital suma 104 mil descargas: libro sobre “Los Simpson” y “El Principito” lideran lista

Plataforma permite acceder a contenidos gratuitos:

Biblioteca Escolar Digital suma 104 mil descargas: libro sobre “Los Simpson” y “El Principito” lideran lista

Ante la contingencia, expertos y el Mineduc entregan sus recomendaciones de textos con mensajes de respeto, inclusión y educación cívica.

V. González y M. Ebner, Nacional El Mercurio, Lunes 18 de Noviembre de 2019.

Cerca de siete mil títulos componen hoy la Biblioteca Digital Escolar (BDE), plataforma del Mineduc que es parte del programa “Leo Primero” y donde directivos, profesores y alumnos -de colegios municipales, particulares subvencionados y de servicios locales- pueden descargar contenidos gratis.

Creada en noviembre de 2018, ya tiene 104 mil descargas y los usuarios más activos son los estudiantes de 3º a 6º básico. Y por más que pasen los años, entre los textos más descargados aún hay clásicos como “El Principito”, “Romeo y Julieta”, “El diario de Ana Frank” y “El patito feo”.

Pero otros personajes y temáticas se han abierto camino. Así, “Los Simpson. La historia familiar” aparece en el primer lugar del listado y más abajo está “El libro gordo de 31 minutos”.

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, destaca que la lista incluya títulos recreativos y otros que pertenecen a los planes de lectura de los colegios. “Están accediendo a la plataforma por gusto a la lectura”, dice.

Claudia Soto, psicóloga y coordinadora del programa “Aprender en familia”, de la Fundación CAP, plantea que la lectura puede ser especialmente positiva para los niños en medio del contexto de crisis nacional.

“Es mucho mejor conversar a través de un cuento, no dejarlo solo viendo las noticias”, dice.

¿Qué libros recomienda el Mineduc? “Educar las emociones”, de Amanda Céspedes; “Cómo abordar los pequeños y grandes conflictos cotidianos”, de Miguel Martínez, y “A ser feliz también se aprende”, de Neva Milicic. Los tres están en la BDE y desde la Unidad de Currículum y Evaluación señalan que “pueden ser utilizados por los apoderados como un apoyo para sus hijos, considerando los valores humanos, cuidados fundamentales en la infancia, autonomía y acompañamiento en sus aprendizajes”.

Aún por leer

Aunque los libros más bajados son del género narrativo, la plataforma también incluye textos más técnicos o específicos. A esa categoría pertenece, en gran parte, el 4,2% que nunca han sido descargados. Eso sí, en el ministerio explican que este porcentaje también puede incluir títulos recientemente agregados.

Entre aquellos que nadie ha descargado hay libros como “Pioneros de la ciencia ficción rusa”, de Alekséi Apunjtin, y “Retratos de la antigüedad griega”, de Gerardo Vidal Guzmán.

La académica Verónica Díaz, de Pedagogía en Educación Parvularia y Básica de la U. Mayor, cuestiona que entre estos textos hay “libros bastante valiosos, que son un aporte para el desempeño docente. No han sido bajados y eso habla un poco mal de nosotros como profesores”.

Sobre los más descargados, en tanto, destaca la presencia de clásicos que, a su juicio, deben trascender. “¡Papelucho tiene que estar siempre!”, enfatiza.

En ese sentido, agrega que otros textos que antiguamente eran tradicionales, hoy estarían en retirada en los colegios. “Era típico leer todas las novelas de Julio Verne y aquí las echo de menos, no están”, ejemplifica.

“Es posible percibir que los estudiantes y los apoderados, desde sus hogares, están accediendo a la plataforma por gusto a la lectura”.
MARCELA CUBILLOS
MINISTRA DE EDUCACIÓN

“A través de la lectura el niño puede elaborar muchas situaciones que le están pasando. En primer lugar, se identifica con el personaje y ve que sí tienen una solución”.
CLAUDIA SOTO
COORDINADORA DEL PROGRAMA “APRENDER EN FAMILIA”

Expertos también recomiendan textos en medio de la crisis social que vive el país

Para los más pequeños, la coordinadora del programa “Aprender en familia”, Claudia Soto, señala que “lo mejor sería que los papás le cuenten un cuento o le narren historias donde el niño sí puede encontrar una solución a lo que está pasando a través de la fantasía”. En el caso de los adolescentes, sugiere textos de historia que permitan encontrar respuestas “desde lo más real, cosas que han acontecido”.

El académico Gonzalo Muñoz, de la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales, opta por “Lulú quiere ser presidenta”, disponible en la BDE.

“Permite acercarse a algunas ideas centrales sobre el feminismo y la educación para la ciudadanía, ambas imprescindibles para el nuevo ciclo que se está abriendo en nuestro país”, dice.

Otra opción, añade, sería “Pequeña historia de un desacuerdo. Ciudadanía para niños”. Fuera de la biblioteca, pero aún en la web, propone leer “Carta para los niños y niñas en este momento de crisis”, referido a lo que ocurre en Chile y además, está disponible en créole y mapudungun.

Susana Claro, académica de la Escuela de Gobierno de la UC, apuesta por “Wonder. La lección de August”, de R.J. Palacio, también disponible en la BDE: “Muestra cómo aprendemos a conectarnos con las personas, enfrentar la adversidad y generar inclusión para asegurar que todos tengan una vida digna”. Una alternativa en inglés que destaca es “New kid”, un cómic de Jerry Kraft sobre la integración de distintos grupos socioeconómicos.

El Ranking
Los más descargados
1. “Los Simpson. La historia familiar”, Matt Groening.
2. “El Principito”, Antoine de Saint-Exupéry.
3. “365 cuentos para leer en la cama. Historias para leer a los niños antes de dormir durante todo el año”, Ingrid Annel.
4. “Papelucho”, Marcela Paz.
5. “La ciencia pop”, Gabriel León.

Algunos de los que aún no se bajan
“Pioneros de la ciencia ficción rusa”, Alekséi Apujtin.
“Retratos de la antigüedad griega”, de Gerardo Vidal Guzmán.

“Edith Burgos Vargas” es el nuevo nombre de la Biblioteca Pública de Lanco

Marcos Troncoso, 14 de noviembre de 2019, Diario Lanco.cl

«Edith Burgos Vargas” es el nuevo nombre de la Biblioteca Pública de Lanco, en reconocimiento a la destacada y recordada profesora, escritora y vecina de la comuna, tras una emotiva ceremonia.

Edith Burgos Vargas fue profesora normalista, se desempeñó profesionalmente en las comunas de Lago Ranco, Río Bueno y una pequeña escuela de Crucero, llegando a Lanco en el año 1956, donde entregó más de 40 año de docencia. Fue la primera directora del Departamento de Educación Municipal la comuna, directora de la Ex Escuela Consolidada, hoy Escuela Alberto Córdova y Liceo Camilo Henríquez.

El cambio de nombre de este importante espacio y otros recintos icónicos para Lanco, se debe a que el municipio en conjunto con la comunidad han querido reconocer a distintas personas destacadas de la comuna, dándole así mayor identidad al territorio local.

En este contexto el alcalde de Lanco Rolando Peña Riquelme detalló que “estamos pronto a cumplir 102 años, cumplimos 100 años el 2017, está la idea siempre de que vayamos reconociendo la historia de Lanco, y eso da que nuestros edificios públicos, en las futuras calles poder ir colocando el nombre de las personas que han sido relevantes en nuestra comuna”.

La ceremonia de cambio de nombre contó con la presencia de sus familiares, amigos y autoridades comunales, quienes recordaron con mucha emoción distintos momentos de la vida de Edith Burgos Vargas, como docente, madre, y escritora.

Peña sostuvo que “la señor Edith Burgos Vargas fue una persona que llegó a la comuna, hizo un aporte enorme a la educación, desde su profesión como profesora, pero también como persona integral, porque ella participó de organizaciones que siempre están en pro de la comunidad, sus valores, sus principios de vida son ejemplo, entonces eso debe quedar plasmado, nosotros nos sentimos orgulloso de haber tenido una persona como ella en nuestra comuna, en la historia que debe quedar, y que bueno que se le reconozca”.

Recordemos que durante en el año 2018 nace la propuesta de cambiar el nombre a la Biblioteca Pública de Lanco, planteando al Consejo de la Sociedad Civil (Cosoc) nombres de personas ligadas al mundo educacional, literario y cultural. En un proceso de votación tanto en Cosoc y Concejo Municipal, resulta en primera mayoría el nombre de la destacada profesora Edith Mafalda Burgos Vargas.