• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 84 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

  • Anuncios

Cómo es por dentro la librería flotante más grande del mundo

Martes 12 de febrero de 2019, Gonzalo Cepeda Vergara Desde Valparaíso, Cultura El Mercurio

Atracado en Valparaíso, el “Logos Hope” recibió unas 4.500 personas diarias para visitar su espacio de libros. Ahora llega al puerto de Lirquén y terminará su estadía en Punta Arenas.

Una larga fila de personas esperaba el sábado pasado ingresar al “Logos Hope”, un crucero cuyo objetivo no es el viaje de descanso por el Caribe, sino llevar cultura a través del mundo. La embarcación cumple su primer mes en Chile y en su último sábado en el molo de abrigo del puerto de Valparaíso -estuvo primero en Antofagasta- unas seis mil personas lo visitaron, siendo el promedio entre 4.500 y 5.000 al día. Ayer zarpó hacia el puerto de Lirquén, donde estará hasta el 28 de febrero, para terminar su estadía en Punta Arenas, entre el 6 y el 15 de marzo. Luego seguirá su travesía hacia Argentina.

GBA Ships es la organización, sin fines de lucro, con base en Alemania, que comanda esta máquina marina, cuyo objetivo es “compartir conocimiento, ayuda y esperanza”, como señala Jemima Bessa, quien lleva un año y cinco meses en el barco y fue coordinadora en la visita a Valparaíso. Ella es una de los 400 tripulantes, personas voluntarias de diferentes partes del mundo que pagan por trabajar en el “Logos Hope”.

El corazón de este proyecto es la librería, que ofrece más de cinco mil títulos en 610 m {+2} , de los cuales un 70% es en español y un 30% en inglés. En el enorme espacio dentro del buque hay para todos los gustos: novelas, biografías, diccionarios, también textos de liderazgo, economía, música, cocina, religión e historia. Existe una sección especial para niños, con novelas clásicas infantiles como “Peter Pan” e historias de Disney, y ofertas de 2×1 de libros. La bolsa “Logos Hope” cuesta $3.000 y en ella se pueden llevar cuatro artículos diferentes. Porque esta librería también tiene lápices, libretas, artículos para colorear libros, botellas para agua y otros adminículos. La bodega del barco guarda 800 mil libros.

Los precios son muy convenientes. Como explica Jemima Bessa: “Cuando llegamos a Chile, nosotros pagamos los impuestos a los libros que se encuentran en nuestra librería. Entonces, para la gente que acude a comprar no hay impuesto”.

Como el “Logos Hope” pasa gran parte del año en viaje por el mundo, no es viable modificar en la tapa de los libros el valor de estos. Es por esto que poseen un sistema único de precios, les llaman unidades. Así, 100 unidades equivalen a dos dólares, lo que en Chile es $1.600. Los precios van desde las 50 unidades ($800) hasta las 1.500 ($24.000). Por ejemplo, a $3.200 se encuentran “Romeo y Julieta”, de Shakespeare; “Los viajes de Gulliver”, de Jonathan Swift; “Leyendas de la Alhambra”, de Washington Irving; “Los tres mosqueteros”, de Alejandro Dumas, y el volumen uno de “Las novelas ejemplares”, de Miguel de Cervantes. “Nelson Mandela”, de Beatrice Gormley, cuesta $4.800, y las memorias de la ex secretaria de estado estadounidense Condoleezza Rice, $6.400.

“Es genial que este barco llegue con todos estos libros a disposición. Me llevo como 15 productos, entre libros y otros artículos, y pagué $10 mil”, cuenta uno de los visitantes, un caballero mayor que se iba feliz.

Ingresar al “Logos Hope” cuesta $1.000, y una visita guiada, $2.000. En esta nave también hay otras actividades, como obras de teatro en su sala para 400 personas y una exposición, que también cobran entrada, cada una por separado.

El barco también realiza actividades en tierra, en la comunidad en donde estén atracados. “Hacemos acciones caritativas para fundaciones, comunidades y escuelas, según sus necesidades”, explica Jemima Bessa, sobre otras de la funciones de este gran barco librería.

Anuncios

Las distintas iniciativas de las librerías para crear una comunidad lectora

No todo es venta:

Las distintas iniciativas de las librerías para crear una comunidad lectora

Lunes 11 de febrero de 2019, Cristofer Díaz Ríos, Cultura El Mercurio

Newsletter, clubes de lectura, presentaciones de escritores y lanzamientos de títulos son algunas de las actividades que se ofrecen junto a los libros.

Dar espacio para discutir sobre un libro con reconocidos autores o para talleres sobre cómo leer distintos géneros son algunas de las actividades que están realizando librerías de la capital, no solo para incentivar la lectura, sino también para crear comunidad y acercarse al público de una forma diferente.

En el corazón de Providencia, en el Drugstore, se concentra un número importante de librerías. Una de ellas es Nueva Altamira, de larga data en esa ubicación. Desde su segundo piso, por una escalera rodeada de libros, baja Gaspar García, librero allí desde hace 10 años. “Somos varías las librerías acá, pero lo bueno es que cada una tiene un sello. El nuestro tiene que ver con clubes de lectura, que van con la línea editorial que tenemos”, explica.

Desde hace tres años realizan presentaciones de libros, charlas y conversaciones. “Han venido escritores de afuera, como hace un par de meses, cuando presentamos ‘Antología del culo’, del argentino Adrián Melo”, señala García. Además, hace un tiempo iniciaron dos clubes de lecturas: “Amado diario”, con María José Navia -autora de la novela “Kintsugi”-, donde el eje de la conversación son los diarios de vida; y un club de literatura japonesa, a cargo de Mónica Drouilly, autora del libro “Retrovisor”.

Similar es lo que hace Catalonia. Ubicada en la misma galería, con sus iniciativas ha logrado generar una comunidad de lectores. En estas vacaciones han tenido variadas presentaciones, aunque la actividad es menos intensa que en el resto del año, donde hay talleres de lectura, charlas con diferentes actores del mundo editorial y tres clubes de lectura (de poesía, de novela contemporánea y de ensayo feminista), liderados por autoras como María José Cumplido y María José Navia.

“En 2018 hicimos hartas charlas inductivas, por ejemplo, cómo aprender a leer novela gráfica y poesía, y charlas sobre libros de no ficción”, menciona Gerardo Jara, librero en Catalonia. Para marzo ya está programado el taller de escritura policial de Paula y Fernando Ilabaca.

Conciertos y talleres

Al cruzar la calle, en Providencia 2035, está Post, una tienda de literatura, cine y música que recientemente comenzó con presentaciones, buscando potenciarse como un espacio cultural. “En diciembre lanzamos el libro ‘Manual para caballeros’ (Editorial Montaña Negra), con su autor, Rodrigo Ulloa. Tuvo harto éxito. Además, los sábados hemos hecho eventos musicales, con bandas de rock”, señala Rodrigo Astaburuaga, uno de los socios de la librería. Y en asociación con su vecina Pizzería Olimpia, quieren potenciar ambos espacios como una nueva estación del circuito musical y literario de la comuna.

Lolita (República de Cuba 1724), la librería del periodista y cronista Francisco Mouat, en el ondero barrio de Pocuro, apunta a la novedad con su newsletter , boletín por correo electrónico escrito por los mismos libreros, con recomendaciones y reseñas para los lectores. Se publica quincenalmente, es gratuito y hay que inscribirse en info@librerialolita.com. El próximo viernes saldrá el segundo número.

Junto con esto, en Lolita se realizan talleres (de literatura, pero también de grabado, acuarela y guitarra), presentaciones de libros y conciertos de música, como uno de piano de la polaca Ewa Jasinska. Sobre los próximos eventos, el librero Gonzalo Galleguillos cuenta que “en marzo vuelven a comenzar las actividades con talleres infantiles fines de semana por medio, y, como infidencia, puedo contar que estamos preparando un podcast para el segundo semestre”.

Así se lee en América Latina

Por Felipe Herrera Aguirre, Publimetro, viernes 8 de septiembre de 2017.

Las herramientas tecnológicas son una oportunidad para masificar y profundizar la lectura en los jóvenes. Ya hay desarrolladores que, teniendo esto en cuenta, pretenden fomentar el hábito y mejorar la comprensión. La premisa: el libro no se pierde, se transforma.

No es que ahora lean más, es que ahora leen distinto. Los jóvenes de hoy, que usan spartphones y tablets que les permiten estar siempre conectados, han cambiado no solo sus hábitos de lectura, sino que también las formas en que lo hacen. Y mientras algunos culpan a estas herramientas de la baja comprensión de lectura en jóvenes en América Latina, otros prefieren explotar su potencial.

Los resultados de las últimas ediciones de la prueba Pisa en comprensión de lectura en ocho países de Latinoamérica (Chile, Argentina, Perú, Uruguay, Brasil, Colombia, República Dominicana, Costa Rica y México), si bien han mejorado en general, siguen por debajo del promedio Ocde.

Lo multimedial es clave en su comprensión. Además, los jó están realmente preocupados por lo que les interesa. Sus intereses son la fuente motivadora más imporante, y han sido identificados y explotados por desarrolladores en Latinoamérica.

En lo personal, creo que los jóvenes leen más, pero de una forma diferente. Debido a las tecnologías, leen de manera fragmentada y con un sentido de instantaneidad que las generaciones pasadas no teníamos.
Lorena Leiva, directora del equipo lector de Ranopla

Es por esto que han aparecido una serie de herramientas web par el fomento a la lectura de los jóvenes. La intención de sus desarrolladores es aprovechar el potencial de la tecnología, incorporarlo al aprendizaje y que sea un canal efectivo para la lectura.

La inclusión de la tecnología

La idea es que los dispositivos tecnológicos no sean un factor de discordia en la sala de clases. “Los smartphones y los tablets son todavía vistos como distractores a un método de enseñanza que no se ha renovado en décadas”, explica a Metro Rubén Arias Acuña, director ejecutivo de Ludibuk, una herramienta online de lectura desarrollada en Chile y que actualmente busca recaudar fondos para expandirse a otros países de la región.

Esto, según explica Arias, tiene mucho que ver no solo con las rigideces del sistema educativo tradicional, sino que con la negación de los profesores. “Hay tres tipos de profesores. Los que están a punto de jubilarse, que no están interesados. Los de mediana edad, a quienes tienes que seducirlos más. Y los más jóvenes, que son los más entusiastas con estas ideas”, dice.

Los smartphones y los tablets son todavía vistos como distractores a un método de enseñanza que no se ha renovado en décadas, Rubén Arias Acuña, director ejecutivo de Ludibuk

En Chile, Ludibuk cuenta con un fondo de lecturas complementarias que cumple con el programa del Ministerio de Educación. Además, cuentan con otros títulos agregados. Así, con una suscripción mensual de aproximadamente 3 dólares, los estudiantes tienen a disposición todo el material que necesitan. Ingresando a su suscripción, pueden ir registrando sus lecturas, viendo sus avances y compartiendo contenido.

El rol de los adultos, fundamental

Aunque existan nuevas herramientas para el fomento a la lectura de los jóvenes, el papel de los padres sigue siendo fundamental. Según explica Lorena Leiva, directora del equipo lector de Ranopla, página web que ayuda a los niños a buscar libros infantiles, “esto funciona sobre la base de que hay un adulto que supervisa y da seguimiento”.

“En lo personal, creo que los jóvenes leen más, pero de una forma diferente”, asegura Leiva. “Debido a las tecnologías, leen de manera fragmentada y con un sentido de instantaneidad, que las generaciones pasadas no teníamos”.

Es por la cantidad de información a la que están expuestos los jóvenes hoy, que la supervisión de un adulto se hace fundamental. “Hay que generar el hábito de que la lectura, independiente del formato, necesita un tiempo, una secuencia, cierta espera… y en eso, la tecnología puede ayudar si se enfatiza que la misma también es un lenguaje secuenciado. Y eso con Ranopla queda claro, en la práctica”.

Pero el papel de los padres no es solo el de supervisar, sino que también el de racionalizar. “La mayoría de los jóvenes de hoy ven el mundo a través de una pantalla y eso no es necesariamente malo. Es responsabilidad de los padres tutores racionalizar el uso y que los dispositivos electrónicos sean un complemento a la realidad, no un sustituto”, dice Jordi Saldaña, project manager de YoLeo.Club, un desarrollo español también arraigado en Latinoamércia.

El libro no se pierde, se transforma

Al igual que los medios de comunicación, que cada vez transitan más rápido hacia las publicaciones multimediales, el futuro de la lectura va hacia el mismo lugar. “Está claro que los ebook o las tabletas no serán el futuro. La tendencia es que los smartphones se conviertan en el soporte ideal para la lectrua, ya que posibilitan tener en un solo disposivito todo lo necesario para estar conectados con el mundo”, dice Jordi Saldaña.

Pero Saldaña asegura que el libro no desaparecerá, sino que convivirá con lo digital. “Cuando aparecieron los soportes digitales como los ebook, todo el mundo hablaba del fin de papel pero no ha sido así. Los jóvenes de hoy, que son nuestro futuro, siguen leyendo en papel y les gusta el hecho de tener un libro entre manos y la sensación que produce”, dice.

“En lo personal, creo que ambos formatos, papel y digital, convivirán por mucho tiempo”, dice Lorena Leiva. “Pero lo harán de una forma diferente”, agrega. “Debemos hacernos cargo de que es el concepto de lectura el que ha cambiado y por tanto, hay diferentes formas de leer”.

3 herramientas para fomentar la lectura

Ludibuk

Es un emprendimiento chileno que consiste en una plataforma digital para computadores, teléfonos celulares o tablets con un catálogo de las lecturas recomendadas por el Ministerio de Eduación de Chile. Cuenta con cerca de 15.000 usuarios activos y está en proceso de iniciar operaciones en varios países de América Latina, como México, Colombia y Perú.

Ranopla

Es una aplicación online nacida en España y migrada a Chile hace un año. Mediante el ingreso de un usuario, se pueden registrar las lecturas de los niños voluntarias u obligatorias, apoyando al desarrollo y a la evaluación de la lectura. En España opera hace 10 años.

YoLeo.Club

Es un proyecto que funciona a nivel latinoamericano, nacido de los diagnósticos de las pruebas Pisa de la Ocde. Integrando papel con aplicaciones online, es una herramienta web diseñada para registrar, en base a incentivos y metas, la lectura en los niños.

Entrevista

Bonaventura Paliceo Consultor del programa Pisa de la Ocde

Según el informe “Pisa 2015: Resultados Clave”, cerca del 20 por ciento de los estudiantes de los países Ocde no obtiene, de media, las competencias lectoras básicas, lo que se ha mantenido desde 2009. ¿A qué se debe esto?

– No existe un factor único que explique este fenómeno. El promedio de la OCDE incluye 35 países en 4 continentes distintos y desde el 2009 el rendimiento se ha incrementado en unos países y ha disminuido (o no ha cambiado) en otros. Mirando más a fondo, los factores que afectan a los distintos rendimientos de cada país están ligados conjuntamente a políticas públicas en educación, así como a cambios demográficos y socio-económicos. Todos estos cambios tienen un efecto que se observa principalmente en el medio y largo plazo

Considerando la irrupción de la tecnología y su impacto en las formas de leer de los jóvenes, ¿cómo crees que estos resultados están relacionados al acceso que tienen los estudiantes a la tecnología?

– La tecnología puede tener un efecto positivo o negativo (o ningún efecto) en la comprensión lectora de los estudiantes. En los países en los que la prueba PISA se realizó con el ordenador (“computer-based assessment”) los estudiantes utilizaron sus competencias en lectura online para solucionar los problemas. Estas competencias están ligadas, por ejemplo, con la capacidad de buscar información en un texto y se desarrollan con la lectura a través de las tecnologías de información y comunicación, como el ordenador, el móvil u otros dispositivos digitales (periódicos, libros, textos en redes sociales, etc). Sin embargo, en las pruebas en papel este efecto de las TIC se reduce o desaparece.

¿Crees que la tecnología es una herramienta importante para conseguir una mejora en la comprensión de lectura de los estudiantes?

– La utilización de tecnología en la escuela (y fuera de la escuela para estudiar) puede tener una incidencia positiva y directa sobre la comprensión lectora de los estudiantes en pruebas realizadas con el ordenador.

Al mismo tiempo, la tecnología es una herramienta que también puede afectar negativamente al rendimiento de los estudiantes si es utilizada de forma excesiva en su tiempo libre para fines no educativos, como pueden ser los videojuegos o las redes sociales. En este caso se habla de “crowding out”; es decir, dedicar un tiempo excesivo a actividades de ocio dejando poco tiempo para actividades educativas, como la lectura, el estudio o los deberes.

Bibliotecaria de Quemchi, una de las 100 Mujeres Líderes 2016

teolinda

El Mercurio, Domingo 27 de noviembre de 2016.

Teolinda Higueras, bibliotecaria de Quemchi que hace más de 20 años lleva libros y material didáctico a las comunas más alejadas de Chiloé en su “bibliolancha”.

Con recolección de firmas antofagastinos buscan que no cierre biblioteca privada

La ciudad tiene escasos espacios destinados a la cultura

Viernes 25 de Marzo de 2016, El Mercurio.

A través de campañas en redes sociales, velatones, incluso con una marcha al interior del mall y ahora, con la recolección de firmas que ya suma 3 mil adherentes, los antofagastinos buscan que la biblioteca privada Viva, ubicada en dependencias de dicho centro comercial nortino, no sea cerrada. A fin de mes el lugar dejará de atender a público, después de ocho años de funcionamiento. La medida, dicen desde la empresa, “es producto de un cambio en su plan de desarrollo”, pero según organizadores de la campaña, “obedece a un tema de costos y arriendo del local”.

El recinto cuenta con 14.500 socios.

CAMPAÑA.- Además de la lectura, la biblioteca también era utilizada para actividades culturales.

Escolares del Biobío mejoran su lenguaje leyendo diariamente y comentando noticias

El Mercurio. Santiago, Chile. 21/03/2011

Todos los días analizan el acontecer nacional, aprenden nuevas palabras y leen en silencio. Así han subido sus puntajes en el Simce y creado buenos hábitos.

Fabián Álvarez

Con la ayuda de un texto, proyectado a través de data show en el pizarrón, Carlos Cabezas le da la noticia fresca a sus compañeros: “La prueba de ADN estableció que Patricio Flores no era hijo de Don Francisco”, expone, y luego entrega más detalles y pregunta al resto de los alumnos sobre el tema para cerciorarse de que todos comprendieron.

En diez minutos este estudiante de 5° Básico del colegio Abel Inostroza Gutiérrez, de Monte Águila (Región del Biobío), cumplió con una de las actividades diarias que forman parte de “Exploradores del lenguaje”, el programa que le permitió al establecimiento formar parte de la “Red de Escuelas Líderes en educación de calidad contra la pobreza”, un programa que lideran la Fundación Chile, Fundación Minera Escondida y “El Mercurio”.

“Ya no nos sorprende que los niños lleguen a clases y hayan escuchado en la mañana las noticias que acá comentamos”, dice Laura Meza, profesora de Lenguaje.

Pero no sólo esta costumbre está instalada entre los alumnos. Todas las mañanas, al inicio de clases e independiente del ramo, dedican diez minutos a una “lectura silenciosa”.

El colegio les entrega a los apoderados una lista con obras recomendadas que durante el año los niños leen a su ritmo. Cabeza gacha, sacan sus libros y se dedican a la tarea. Algunos avanzan una página, mientras que otros andan más rápido. Eso no importa, pero sí controlar que la actividad se cumpla.

“Si el niño no trae su libro se le comunica al apoderado. Pocos son los que no cumplen, porque el hábito ya está creado”, comenta Ana María Inostroza, la directora.

Esto les ha permitido estar 30 puntos por sobre el promedio nacional en el Simce para su nivel.

Escribir mejor

Sigue leyendo

Pintor local venderá sus cuadros para que escuela lafkenche de Lago Budi pueda contar con biblioteca

El Repuertero, Llanquihue. 11/02/2011

El evento donde se venderán los 18 cuadros se llevará a cabo hoy viernes a las 20:30 horas en el Gran Hotel Vicente Costanera.

El veterinario y pintor autodidacta Guillermo Sandoval hace unas semanas donó 18 cuadros para la comunidad lafkenche Laguepulli, ubicada a orillas del lago Budi, en la región de La Araucanía.

Dichos cuadros serán ahora vendidos y con lo recaudado se construirá la biblioteca de la escuela para los niños de la comunidad mencionada, cuyas precarias condiciones hacen que las clases de los niños se hagan en un lugar cuya cruda imagen impactó a Guillermo asumiendo el compromiso de reunir por lo menos 3,5 millones de pesos.

El evento donde se venderán los 18 cuadros se llevará a cabo hoy viernes a las 20:30 horas en el Gran Hotel Vicente Costanera, con lo cual se extiende la invitación a todos quienes deseen contar con llamativas obras y a su vez colaborar con la iniciativa que dotará a los niños de la anhelada biblioteca.