• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Reinventarse o morir: Las librerías en tiempos de pandemia

Reportaje | Estrategias para seguir distribuyendo libros

Reinventarse o morir: Las librerías en tiempos de pandemia

Cerradas desde mediados de marzo y sin planes de abrir en el horizonte, las librerías chilenas pasan por su momento más crítico. Están en una encrucijada: las que hasta ahora no tenían sistema de despacho a domicilio lo implementan contra el tiempo. Los dueños de Qué Leo, Metales Pesados, Catalonia y Lolita hablan del impacto de la crisis, cuentan sus planes y cómo están manteniendo viva su comunidad de clientes. Los atormenta una paradoja: el universo de los libros se toca y se huele, pero hoy deben hacer todo su trabajo de manera virtual.

Roberto Careaga C., Artes y Letras El Mercurio, Domingo 12 de abril de 2020.

El fin de semana de mediados de marzo, la librería Lolita estuvo inusualmente llena. Ubicada en Providencia, frente al parque Pocuro, no es una tienda pequeña pero con 10 o 15 personas dentro no hay forma de guardar distancia. Había que hacerlo: en ese momento ya había 75 personas contagiadas por coronavirus y, como probaron las proyecciones, en adelante la cifra iba a aumentar de forma inevitable. Francisco Mouat, su dueño, cuenta que tomaron resguardos para que se reuniera la menor cantidad de gente en la librería, pero era un riesgo. Cuando Lolita cerró ese domingo 15 de marzo, lo hizo indefinidamente. No tiene fecha de reapertura. Es casi lo mismo que ha pasado en todas las librerías de Chile. Todas ven el futuro con preocupación, algunas derechamente asustadas ante la posibilidad de que las deudas arruinen el negocio. Pero no hay caso: también están trabajando en cómo serán las librerías en el mundo que viene después de la pandemia.

“Es bueno estar preocupado, pero no angustiarse. Porque la preocupación te activa”, dice Mouat al teléfono desde su casa, donde está trabajando en varias iniciativas para mantener la conexión con la comunidad de lectores y clientes que tiene Lolita. Son casi 2.000. Entre otras cosas, para ellos lo más determinante es echar a andar un sistema de venta a domicilio. “No vamos a volver siendo los mismos; cambió todo y por lo tanto la situación no va a ser, listo, se acabó el coronavirus, y las librerías se llenan de nuevo. Probablemente va a ser una cosa progresiva. Y hoy poner en marcha un sistema de venta remota de Lolita es muy importante. Nadie puede estar mucho tiempo sin generar ingresos”, dice.

Como en todo el comercio en medio de la pandemia y las cuarentenas, la situación económica de las librerías actualmente es crítica. Especialmente, para las más pequeñas o independientes, como Lolita, Metales Pesados, Catalonia, Palmaria o Ulises y otras, que, al igual que cualquier pyme, requieren los ingresos mensuales para operar. “En esta pasada van a haber muchos locales que no creo que resistan. Esto es bastante transversal a todos los negocios, pero para las librerías en mucho más complejo, porque no estamos comercializando artículos de primera necesidad. Por muy doloroso que sea, acá hay muchas que van a tener que cerrar”, dice Víctor Valenzuela, librero que actualmente lleva la Librería de la UC de la casa central de esa universidad.

“El futuro se ve súper incierto. Nosotros desde el 18 de marzo dejamos de vender, estamos sin ningún ingreso”, cuenta José Sanguinetti, gerente de negocios de Antártica, la cadena de librerías más grandes del país, junto con Feria Chilena del Libro. Cerrados los locales, Antártica se concentró en el despacho a domicilio, una gestión en la que son pioneros: empezaron hace 20 años. Y, efectivamente, los despachos se elevaron en alrededor de 30%, casi lo mismo que declaran en la Feria Chilena del Libro. Sin embargo, la cuarentena ordenada por el Gobierno en diferentes comunas los paralizó: como la bodega de Antártica está en Santiago Centro, una zona donde rige la cuarentena, la librería detuvo los envíos.

El libro va a tu casa

Salvo para un sitio como BuscaLibre, concebido como una librería de ventas virtual, para ninguna librería ha sido sencillo despachar. Por ejemplo, solo mañana la tienda del Fondo de Cultura Económica retomará los despachos. A mediados de marzo, las tiendas de la franquicia Qué Leo cerraron sus puertas ante la emergencia e iniciaron un sistema de ventas a través de WhatsApp. En la página web de la librería se pueden encontrar los números para comunicarse con los dueños de cada tienda, que están casi en todo Chile, y ellos mismos hacen los despachos. “Pero ha sido muy lento y variable”, cuenta Juan Carlos Fau, dueño la librería que creó la marca y que hoy está en Pedro de Valdivia. Hoy existen 45 Qué Leo esparcidas por Chile, la mayoría pequeños emprendimientos que están en riesgo. Si los planes de pagos que está negociando cada local con sus proveedores -las editoriales- y los bancos no resultan bien, “la mitad de los asociados no podrán continuar”, asegura Fau. “Cada librero, de acuerdo a la caja que le quedó el día de cierre, está estableciendo su fecha de colapso”, agrega.

Con un sistema intermitente de despachos a casa, Qué Leo ha estado haciendo lo que todos hacen en esos días: comunicarse con lectores y clientes por redes sociales. Una de las más activas ha sido, hasta ahora, Catalonia, con su cuenta de Instagram: hay recomendaciones de libros, lecturas en vivo todos los días a las 20 horas y también están empezando a hacer entrevistas, que conduce uno de sus libreros, Gerardo Jara. Incluso la semana pasada organizaron una venta nocturna con descuentos a través de ese canal. Según Laura Infante, una de las dueñas, la idea no es perder el sello de la librería: la atención. “Todo esto nos ha hecho replantearnos cómo va a funcionar la librería de acá en adelante. Ya no va a ser lo mismo y vamos a tener que enfocar nuestra venta a los nuevos tiempos, en el que al parecer va a ser todo más online “, dice Infante.

Hace dos semanas, Infante empezó a comunicarse con otras librerías independientes para levantar algo parecido a una asociación de libreros y, de paso, creó una cuenta de Instagram que se llama Fuerza Librera. “Era una idea más antigua, pero no hay mejor momento que empezar esto que ahora”, dice Infante. “La mayoría de las independientes no tiene venta en línea y eso se va a volver imprescindible. Muchas van a tener que invertir y creo que el Estado va a tener que apoyar el financiamiento de esa transformación, porque no es barato. Va a tener que financiar de alguna manera a las librerías para que puedan seguir existiendo, si no lamentablemente muchas van a quebrar”, agrega.

Aunque Fuerza Librera no ha iniciado actividades en conjunto, en la organización late una idea muchas veces esquiva: que en la cadena del libro, esa que va desde el escritor, pasa por una editorial y termina en las manos de un lector, la librería es una instancia clave. Sin las tiendas, toda la industria editorial queda coja para exhibir sus títulos y venderlos. “Yo siento que durante un tiempo largo no estaba tan clara la importancia de la librería en la cadena del libro. No todos valoran este lugar, que es un espacio que genera vínculos en torno al libro y la verdad es que está bien difícil sin esa vinculación”, dice Francisco Mouat. Desde el lado de las grandes cadenas, tienen una idea similar: “Las librerías son el organismo más golpeado de la cadena de abastecimiento del libro”, dice Sanguinetti, de Antártica. “Nosotros somos los que tenemos que pagar importantes arriendos, además de otros gastos de operación que se ven afectados si no tenemos ingresos”.

De hecho, Laura Infante cree que no solo el Estado debería apoyar a las librerías abriendo un fondo específico ante esta crisis, sino que también las editoriales tendrían que aportar. “Las editoriales deberían hacerse más presente en apoyar a las librerías. Las he visto más enfocadas en el libro electrónico que en las librerías. En otras partes del mundo, en España por ejemplo, las editoriales están haciendo distintas promociones para que cuando las librerías vuelvan a abrir la gente vaya”, dice. Y añade: “Penguin Random House es la editorial que menos ha enfocado su comunicación en salvar a las librerías y se ha enfocado más en salvarse a ellos mismos. Pareciera que nos les importa la cadena completa, pero las librerías son lo más importante para que se puedan distribuir los libros”.

La experiencia de la librería

Entrada la tarde, Sergio Parra contesta el teléfono después de una siesta. Está en su departamento en el edificio Barco de Santa Lucía, desde donde casi no ha salido desde que cerró su librería, Metales Pesados, hace 20 días. Cuenta que, además de quitarse el traje negro y la camisa blanca, su vestimenta característica, también dejó de afeitarse. “No solo el mundo del libro, todo el comercio va a tener que ajustarse porque esto no es transitorio. Va a durar un largo tiempo. La actividad comercial se va a activar cuando se acabe el miedo y eso va a ser, no sé, a fin de año o el próximo año”, dice Parra. Y añade: “Espero que después de esta crisis no haya menos librerías, porque solo aumentarían los imbéciles. Si el libro desaparece, si las librerías desaparecen, nos transformamos en una tropa de ignorantes y zombis”.

El plan de Metales Pesados es, por ahora, aguantar el chaparrón. Nada de envíos a la casa, dice Parra, seguro de que todas las motos que hoy dan vueltas por Santiago haciendo deliberies llevan comida. “Hay libros y libros que pueden funcionar en el despacho a domicilio: los best sellers probablemente, pero nadie está pidiendo una moto para que le lleve “Las malas”, de Camila Sosa, o “Castigo”, de Ferdinand von Schirach, y son libros nuevos. Las ventas por internet son muy marginales”, dice. Y agrega: “Yo soy un lector y honestamente no tengo mucha concentración para leer. Y no creo que la gente encerrada en sus casas esté leyendo a los clásicos. Están pensando en qué momento van a volver a su trabajo y si van a tener todavía ese trabajo. El único que está leyendo es el pequeño burgués que tiene asegurada su vida. Sabe que cuando vuelva va a tener su oficina ordenada. El resto, dudo que tenga capacidad de lectura”, añade.

Parra apela a la relación de librero y cliente que se forma en las librerías. Según él, un lector de verdad llega a las librerías sin saber exactamente qué comprar, revisa mesones, conversa y se lleva algo que quizás no buscaba. Y si bien parecen ubicarse en lugares distantes del negocio, José Sanguinetti, de Antártica, tiene una idea parecida: “La venta física tiene mística. A pesar de que es fácil comprar un libro por internet, a la gente le gusta ojearlos, leer dos o tres páginas, ver las portadas. Las ventas están en las tiendas”, asegura. Aunque Francisco Mouat está de acuerdo en el valor de las tiendas, no cree que la lectura esté amenazada: “Para mucha gente sí es prioritario leer y tener una librería de cabecera. Para muchos es un valor eso. Y quienes tenemos librería también lo consideramos así”, dice.

Mouat cuenta que esperan que en mayo esté listo el despacho de libros de Lolita y por mientras están en otras acciones: les envían newsletter a los clientes, y en su página web están liberando diariamente la descarga de títulos de la editorial del mismo nombre de la librería. Y en los próximos días, el mismo Mouat subirá unos videos de cinco minutos con sus testimonios en casa, lejos de su tienda, a los que les llamará “Un librero en cuarentena”. “También se podría recurrir a créditos más informales; no estoy hablando de financieras, sino de gente que te pueda ayudar y que no esté en su ánimo cobrarte intereses. Todas las librerías pequeñas deberían procurar que sus amigos, sus clientes participen con ellos de este momento y no abandonarlo. Se pone a prueba el vínculo”, dice.

“La librería es el modo de vida de los asociados. No es un rubro de magnates ni mucho menos. No han sido fáciles los 16 años de Qué Leo, las buenas ideas siempre fueron fruto de grandes clientes y amigos. Esa comunidad nos quiere vivos. Lo sentimos y lo vemos. Lo raro es leer a un gerente de una transnacional que diga que las políticas de su empresa no le permiten negociar”, dice Fau, aludiendo al problema al más fuerte para ellos: editoriales sin flexibilidad al cobrar. “Pero creo que es una posibilidad de abandonar la precariedad en la que estábamos sumidos y equilibrar las desigualdades existentes en el rubro. No puede ser que ante cualquier crisis siempre sea el librero el que se despida”, añade.

“Estoy preocupado, porque trabajar con libros es lo que me gusta y no sé hacer otra cosa. Bueno, puedo matar también”, dice bromeando Sergio Parra. “Más allá de que es mi fuente de trabajo, leer y tener un libro en las manos me hizo ser la persona que soy. Y creo que la gente que lee es la que tiene ideas, que saca las cosas adelante, que cree en la democracia. La gente que lee es la que puede tomar decisiones importantes en este país en este momento. Espero que por lo menos después de esta crisis las editoriales dejen de publicar tanto libro innecesario que al final terminaba en los saldos de la feria de Mapocho”, añade.

Más allá de las librerías, la industria editorial también vive una parálisis. Incluso las grandes editoriales, Planeta y Penguin Random House, han bajado fuertemente la publicación de novedades. Los sellos más pequeños han estado cada vez más activos en redes sociales, algunos tienen sus propios canales de venta, como Hueders, Montacerdos y Libros del Laurel, que además está asociada a la librería online con despacho activo LibrosChevengur.cl. Y, como hemos dicho, las librerías siguen comunicándose con sus clientes, muchas veces directamente. “Hemos tratado de estimular más aún el contacto con nuestra base de datos, estamos mandando información para que la gente sepa que estamos vivos y vamos a volver. Nosotros no nos olvidamos de ellos y esperamos que ellos no se olviden de nosotros”, dice Víctor Valenzuela, de Librería UC.

“Las ventas por internet son muy marginales. No creo que la gente encerrada en sus casas esté leyendo a los clásicos. Están pensando en qué momento van a volver a su trabajo”.
SERGIO PARRA, LIBRERÍA METALES PESADOS

“Todas las librerías pequeñas deberían procurar que sus amigos, sus clientes participen con ellos de este momento y no abandonarlo. Se pone a prueba el vínculo”.
FRANCISCO MOUAT, LIBRERÍA LOLITA

“La mayoría de las librerías independientes no tienen venta en línea y eso se va a volver imprescindible. Y no es barato. El Estado va a tener que apoyar para que puedan seguir existiendo”.
LAURA INFANTE, LIBRERÍA CATALONIA

“A pesar de que es fácil comprar un libro por internet, a la gente le gusta ojearlos, leer dos o tres páginas. Las ventas están en las tiendas”.
JOSÉ SANGUINETTI, LIBRERÍA ANTÁRTICA

“Es una posibilidad de abandonar la precariedad en la que estábamos sumidos. No puede ser que ante cualquier crisis siempre sea el librero el que se despida”.
JUAN FAU, LIBRERÍA QUÉ LEO

La resistencia de los libreros independientes

Mientras sus locales permanecen cerrados, los dueños de librerías potencian ventas online y recomendaciones por redes sociales. Pese a sus esfuerzos, las ventas han caído hasta en un 90%.

Andrés Gómez Bravo, La Tercera, Jueves 9 de abril de 2020.

Diariamente ofrece una lectura nocturna. A través del live de su cuenta de Instagram, Librería Catalonia presenta a un autor, librero o un lector que comparte un libro con sus seguidores. En días de cuarentena, Catalonia trasladó sus actividades a las redes sociales y a la web. “La gente lo ha agradecido mucho, es una forma de compartir la intimidad de la lectura, de recomendarnos libros entre todos y de socializar desde el aislamiento”, dice Catalina Infante, una de sus dueñas.

Mientras permanecen en cuarentena, los libreros han buscado formas de mantener su actividad y contactarse con los lectores, sobre todo a través de ventas online y el uso de redes sociales.

En librería Catalonia ya operaban con ventas a través de su página web, y la crisis los presionó a concentrarse definitivamente en esa modalidad. “Funcionamos pero con muchas dificultades, nos trajimos una parte de la librería a la casa para poder seguir despachando, al ritmo que permite la pandemia. Estamos esperando poder abrir un delivery a través de plataformas como Cornershop, Rappi y Pedidos ya”, cuenta Catalina Infante.

Con todos sus esfuerzos, no han podido evitar la baja en las ventas. “En estos momentos estamos vendiendo un 20% de lo que normalmente vendemos, lo cual es insostenible en el tiempo. Estamos reaccionando y reinventándonos sobre la marcha, repensando el modelo de negocio para adaptarse a los tiempos que se vienen”, dice.

En las librerías Qué Leo se apoyan en la mensajería instantánea: “Desplegamos toda nuestra cercanía con los clientes a través del wasap directo de 42 librerías, cada una con un catálogo en línea para repartir gratis en menos de 24 horas”, dice Juan Carlos Fau, fundador de Qué Leo. A través de redes sociales, recomiendan libros para sobrellevar la cuarentena, “buenas antologías de cuentos por sobre todo”, relata.

Las ventas están lejos de los niveles usuales en la librería: “Las ventas por WhatsApp aún no alcanzan a representar el 10% de la venta normal”. ¿Cuánto tiempo podrán sostener esta situación? “Calculamos un promedio de tres meses de sobrevivencia en las condiciones actuales de funcionamiento”.

A diferencia de ellas, Metales Pesados no cuenta con una estrategia digital. La librería fundada por el poeta Sergio Parra, referencia de la comunidad literaria, cerró primero su local de Alameda y luego el de José Miguel de la Barra. “Los últimos días tuvimos una disminución significativa de público. Las ventas bajaron un 80 por ciento”, dice.

“No sabemos cuándo se va a normalizar todo. Acá en el barrio (Lastarria) el efecto ha sido devastador.

La epidemia es un tiro de gracia para muchos negocios que ya estaban afectados por el 18-O”, agrega.

Parra piensa que la emergencia llevará a las librerías a reinventarse: “Yo creo que el virus va a operar como un editor que obligará a reformular nuestra vida urbana, comercial y cultural”, dice. “Por un lado estarán las librerías de internet y, por otro, las más especializadas. Las librerías que sobrevivan a este tsunami biológico van a ser aquellas que se conviertan en centros de actividades, de conversación, de encuentro.”.

Los tres libreros aspiran a un apoyo de recursos desde el Ministerio de las Culturas, así como a una nueva relación con los lectores. “El Estado debe obligar a las librerías electrónicas a pagar impuesto, y con ello hacer un fondo para las librerías y las editoriales independientes”, dice Parra. “Esto nos obliga a ser mejores libreros”, subraya Fau.

“Estamos reaccionando y reinventándonos sobre la marcha, repensando el modelo de negocio”.

CATALINA INFANTE, LIBRERÍA CATALONIA

“Creo que el virus va a operar como un editor que obligará a reformular nuestra vida urbana, comercial y cultural” .

SERGIO PARRA, LIBRERÍA METALES PESADOS

Qué Leo apuesta por venta de libros vía WhatsApp ante cierre de locales

El usuario selecciona un título del sitio web, lo encarga por la red social y luego el mismo librero lo entrega a domicilio.

Rocío Vargas Suárez, Innovación y Startups, Diario Financiero, Lunes 6 de abril de 2020.

A los libreros les está lloviendo sobre mojado. Primero, fue el estallido social que a muchos los obligó a bajar las cortinas; y hoy, el aislamiento social y la cuarentena debido a la expansión del coronavirus, los tiene con las ventas históricamente bajas. “Esto, es casi un golpe de gracia para muchos”, resume Juan Carlos Fau, dueño de la cooperativa de librería Qué Leo, la situación de las 50 librerías franquiciadas.

Las deudas y pérdidas se venían arrastrando desde la crisis social. Hoy, con seis comunas del sector oriente -donde están los locales con mayor facturación-, en cuarentena y con sus ventas en casi cero, las proyecciones están lejos de ser optimistas. “Calculamos (en todos los locales) $ 700 millones de pérdidas totales por el estallido social. Al 15 de abril, con cierre total, esas pérdidas se triplicarán”, estima Fau.

Para enfrentar la situación dieron un vuelco radical a su estrategia de venta, sin echar mano a más capital. Desde el 14 de marzo pasado están comercializando los libros de forma remota, pero no a través de un e-commerce, sino por WhatApps. Aquí reciben los encargos, y luego cada socio se las ingenia para el delivery, algunos salen a repartir en sus vehículos y otros, a través de la empresa Pedidos Ya.

“Fue una opción para todos los asociados en la red. Se venía la ola de cerrar y el pánico de no tener caja te obliga a tomar todas las medidas que tenías guardadas o que no habías tomado en serio, porque seguíamos prefiriendo vender en el local. Pero la situación ahora daba exactamente para cambiar eso”, comenta Fau.

Ante la apertura de este nuevo canal, adaptaron el sitio web de Qué Leo, donde cada tienda tiene su stock actualizado. Explica que reciben pedidos hasta las 15:00 y se reparten durante la tarde, mientras que aquellos que ingresen después de esa hora, quedan para el otro día.

De los 50 locales activos -hay tres nuevas sedes ya amobladas, pero sin inaugurar-, 42 decidieron abrirse a la opción de WhatsApp, y de esos, 30 funcionan, además, con Pedidos Ya. Sin embargo, por diferentes motivos, siete permanecen cerradas y uno cuenta con otras plataformas de distribución.

Los resultados de la nueva estrategia hasta ahora son esquivos. “No estamos vendiendo ni el 10% de la facturación real, pero es una manera de tener un poco de caja y poder pagarle a los empleados. Nos da un poco de vida”, explica Fau.

Agrega que “con estas ventas, no alcanzamos a los tres meses de vida” y para aquellos locales de menor tamaño “el punto de colapso es más próximo”. Sin embargo, dice que esta nueva fórmula de venta puede ser una ventaja a futuro. “Tarde o temprano abriremos nuestras librerías y tendremos dos canales, que harán posible mejorar la experiencia cultural en las librerías”, expresa.

42 de las 50 librerías franquiciadas están operando con esta modalidad.

Editoriales frenan actividades y se disparan las ventas de libros en línea

En casa todos leen. O eso parece: el sitio BuscaLibre elevó esta semana sus ventas de libros en un 25%, mientras las librerías hoy cerradas buscan nuevas estrategias para llegar a los lectores. Paralelamente, las editoriales evalúan aplazar publicaciones.

Roberto Careaga C., Cultura El Mercurio, Sábado 21 de Marzo de 2020.

El jueves pasado iban a coincidir en Santiago el argentino Martín Caparrós y el chileno Alejandro Zambra, que vive en México. Ambos traerían sus nuevas novelas bajo el brazo: Caparrós, residente en España, venía en un plan de promoción del libro “Sinfín” y había llegado hasta Buenos Aires cuando el coronavirus lo obligó a regresar a su casa. Ni se asomó por Santiago. Y tampoco Zambra, que tenía planificado lanzar en la Universidad Diego Portales el libro “Poeta chileno”: decidió quedarse en el D.F. ante la expansión de la pandemia. Sus casos eran riesgosos porque implicaban viajes internacionales, pero es la tónica del mundo literario: todo lanzamiento se suspende. Incluso se evalúa aplazar la publicación de algunos libros. Y a la vez, se inician los ajustes en las librerías en una ciudad al borde de la cuarentena.

Como casi todas las librerías, el miércoles las tiendas de Qué Leo cerraron sus puertas indefinidamente, pero con un plan: a través de WhatsApp se podrán comprar libros a domicilio que repartirán los mismos libreros. En la web de la tienda están los números para contactarse.

Comprar con despacho a casa está operando en todos los rubros y en el libro ha tenido buenos resultados: en la última semana, el sitio BuscaLibre tuvo una explosión de ventas: “Aumentó un 25% en los libros con envío en 24 horas. En algunas comunas de Santiago se entregan el mismo día si lo compras antes de las 12 horas, y en 24 a 48 horas en el resto de Chile”, dice el CEO de la empresa, Boris Kraizel.

Leer en casa

“El mercado está parado”, dice de todas maneras Arturo Infante, director de Editorial Catalonia, que ha estado en el mercado del libro hace más de 30 años. En su opinión, no están las condiciones para lanzar nuevos libros y, de hecho, aplazaron la salida de dos títulos de no ficción en torno a la discusión constitucional. Pero otros no puede detenerlos porque son esperados: en los próximos días publicarán “Historia secreta mapuche 2”, la segunda parte del libro de Pedro Cayuqueo. Infante explica que junto con la edición en papel estará disponible como libro electrónico, tal como la mayoría de su catálogo: desde la web de Catalonia hay link para comprar e-book del sello en tiendas como Amazon o GooglePlay.

En el caso del grupo Planeta, detuvieron todas las actividades que incluían público y, precisa su jefa de comunicaciones, Karen Monsalve, “efectivamente, dada la contingencia, estamos evaluando bajar el número de publicaciones hasta que esté todo más estable”. El otro grande del mercado, el grupo Penguin Random House Mondadori, también está monitoreando día a día la situación: “Hemos cancelado todas las presentaciones públicas y hemos aplazado los programas de novedades hasta que la situación mejore. Nuestra prioridad es cuidar a nuestros autores y nuestros colaboradores”, asegura el director general, Sebastián Rodríguez Peña.

Editoriales como Hueders o Ediciones UDP no tienen planeado modificar su calendario de publicaciones. Y avanzan en otras ideas: UDP ha estado posteando en sus redes sociales fragmentos de sus últimos libros, y Hueders mantiene su venta de libros a domicilio, a través de su sitio web. En el caso de Fondo de Cultura Económica, luego de cerrar su librería en el Paseo Bulnes establecieron un sistema de compra online , con despacho a domicilio gratuito. Las grandes cadenas de libros, como Antártica y Feria Chilena del Libro continúan con sus envíos.

El libro electrónico ha tenido un despertar gratuito. Ayer, la Biblioteca Pública Digital -a la que cualquiera puede suscribirse y bajar títulos al computador o celular- informó que sus préstamos se han triplicado en la última semana. A la vez, algunas editoriales empezaron a liberar parte de su catálogo. Desde el martes, Anagrama dispuso la descarga gratuita de algunos de sus títulos, entre los que se incluyen libros de Alejandro Zambra y Mariana Enríquez. Planeta puso en marcha la campaña #KeepReadingEnCasa, a través de la que se pueden bajar gratuitamente libros como “La sombra del viento”, de Carlos Ruiz Zafón, y “El código Da Vinci”, de Dan Brown. Otros sellos españoles, como Acantilado, Blackie Books y Errata Naturae, también tienen títulos para descargar libremente en sus sitios web.

El sitio BuscaLibre aumentó sus ventas esta semana y hay descuentos en los precios de hasta un 65%. Los libros pueden llegar a domicilio en un día.

Por WhatsApp se pueden pedir libros a la casa en las librerías Qué Leo.

Amazon amenaza a las librerías

El gigante del retail puede sacar aún más ventaja en la venta de libros.

S.R., Cultura El Mercurio, Viernes 20 de marzo de 2020.

Mientras las librerías han tenido que cerrar por la pandemia, muchos temen que Amazon saque aún más ventaja en la venta de libros online. Aunque estos no son mercadería de primera necesidad -algunos objetarán esta premisa-, lo cierto es que a medida que los potenciales lectores quieran más lectura, la oportunidad estará en la web y no en las tiendas clausuradas.

En España la queja es en grande contra Amazon, a la que consideran un competidor desleal. “Esta crisis parece diseñada por Jeff Bezos y por las grandes plataformas y contra el pequeño comercio”, decía a El Mundo el representante del Gremio de Libreros español, Enrique Pons. Este sector en España ha estimado, en un informe publicado esta semana, que la paralización de la actividad podría suponer la reducción en un tercio de su facturacón, cerca de 1.000 millones de euros.

Los dueños de pequeñas librerías también apuntan a la falta de preocupación del gigante del retail por sus repartidores. En una nota publicada en El País, una librera decía que no solo cerraban físicamente su tienda, sino también la web, porque no querían exponer a quienes llevan los libros y exigían el cierre completo de toda venta por internet.

Una nota en The New York Times también hace hincapié en cómo el sector de pequeñas librerías teme la competencia de Amazon, al punto de llegar a quebrar si se ven obligados a cerrar sus tiendas por cuarentena. Y más aún, si el lector se acostumbra a comprar con un clic.

Edificios históricos convertidos en librerías: Destino literario

Los libros son los nuevos habitantes de estos históricos edificios, levantados originalmente como iglesia, banco y residencia familiar. Construcciones que, tras años cerradas o abandonadas, encontraron en la reconversión la oportunidad de ser restauradas y empezar una nueva vida como peculiares librerías.

Beatriz Montero Ward, Revista Vivienda y Decoración de El Mercurio, Sábado 14 de marzo de 2020.

Vanguardia rural

Entre las viejas paredes de tierra de una casa de campo abandonada en Xiadi, un pueblo en la provincia china de Fujian, se encuentra una de las librerías más espectaculares del mundo, no solo por la armonía arquitectónica entre lo antiguo y lo moderno, sino que también por el paisaje en el que está inserta, en medio de plantaciones de arroz. Se trata de la Xiadi Paddy Field Bookstore, cuyo proyecto estuvo en manos de la oficina china TAO. Gran parte de la nueva construcción se esconde dentro de los restos de una antigua casa y por tanto, desde afuera, parece que allí no hubiera pasado nada, demostrando enorme respeto por la cultura local y el entorno natural. “Los vestigios sirven como un contenedor que envuelve la nueva estructura de concreto y acero”, dice la memoria del estudio de arquitectura. En el interior, un par de muros de hormigón conforman la base mientras que una losa voladiza se extiende por todo el espacio, conectando las viejas paredes de tierra apisonada. En el centro, una columna de acero soporta la cubierta con forma de paraguas, cuya posición y geometría alude a la tipología del techo original.

Templo de libros

En la ciudad holandesa de Masstricht, una iglesia gótica construida en 1294 y consagrada a la orden de los Dominicos, se transformó, se la mano del estudio de arquitectura Merkx y Girod, en una impresionante librería. Fue después de años de estar un tanto abandonada y de servir a variados usos, entre ellos como depósito de bicicletas, que se decidió adaptar el espacio, de colosales dimensiones, columnas de mármol y una serie de pinturas murales históricas en sus techos de bóvedas nervadas, para albergar la sede de la tienda de libros Selexyz Dominicanen. El proyecto, respetuoso de la esencia del edificio, planteó tocar al mínimo la estructura original y generar mayor espacio a través de una pasarela monumental de acero negro, de varias alturas, ubicada en el lado derecho del templo. De este modo, el ala izquierda conserva la altura completa, mientras que en la otra, según se vaya ascendiendo y desplazándose en paralelo a los estantes, se experimenta cercanía con los elementos arquitectónicos de época. Los grandes ventanales de ojiva favorecen la luminosidad interior, creando un ambiente casi místico, y su cafetería con un gran mesón en forma de cruz, ubicada en la planta baja, ofrece el ambiente perfecto para hojear y dar un primer vistazo a las compras.

Tesoro de letras

Es la librería más grande de California, Estados Unidos, dedicada a discos, textos nuevos y usados, pero también la más única. Ubicada en el gran atrio de un edificio que en otra época fue un banco, en el centro de la ciudad de Los Ángeles (453 South Spring Street), The Last Bookstore ofrece una experiencia singular: túneles de libros, habitaciones laterales ocultas con más de cien mil textos viejos a la venta, volúmenes colgando o suspendidos en vuelo como si estuvieran explotando desde una estantería. Muchos de los elementos arquitectónicos originales de la construcción que estuvo abandonada por largo tiempo se conservaron, entre ellos las columnas de mármol, el alto cielo y las pesadas cajas de fondo en las que hoy en vez de fajos de billetes se atesoran libros. El proyecto lo realizó el arquitecto Rob Mothershed.

De Premio Nobel

Un edificio de estilo neoclásico diseñado en 1909 por Thomas Hooper para el Royal Bank de Canadá, en la ciudad canadiense de Victoria, Columbia Británica, alberga hoy a Munro’s Books, una librería fundada a comienzos de la década de 1960 por Jim Munro y su esposa, Alice Munro, escritora y Premio Nobel 2013. A la espectacular herencia dejada por la construcción, su grandiosa especialidad y sus buenas proporciones y terminaciones, los propietarios se encargaron de imprimirle un sello particular a través de una serie de tapices -Las cuatro estaciones- realizados especialmente para el lugar por la artista textil Carole Sabiston.
El imponente atrio central contiene los estantes repletos de libros ordenados por temas. Las cajas y mesones de atención, cuyo diseño alude a aquellos de los antiguos bancos, acompañan y complementan el mobiliario en el que la madera es la gran protagonista.

Señales de esperanza para el difícil momento de las librerías

No ha sido un buen año para el libro y el estallido de las protestas sociales empeoró la situación. Editores y libreros buscan ahora generar condiciones para mejorar las ventas.

Pedro Pablo Guerrero, Cultura El Mercurio, Lunes 18 de Noviembre de 2019.

La librería Qué Leo Forestal, ubicada en la calle Merced al llegar a la Plaza Italia, hizo noticia hace una semana por un intento de saqueo. Les robaron dinero y ropa que había en el interior, pero no alcanzaron a llevarse computadores ni libros, porque lo impidieron vecinos y los propios manifestantes. De todas maneras, debieron gastar $400.000 en arreglar la reja y tendrían que desembolsar la misma suma para reemplazar el letrero que todavía luce destrozado.

Si antes del 18 de octubre abrían entre las 10:00 y las 21:00 horas, desde el inicio de las marchas están cerrando por lo general a las 16:00 horas. “Las ventas han disminuido en un 90%”, estima Mario Cerda, librero al frente de esta empresa familiar inaugurada hace cinco años. “Pero la baja venía de antes, desde diciembre. Este año no hubo fechas buenas”, asegura.

Lo mismo señala Eduardo Castillo, presidente de la Cámara Chilena del Libro. “Las librerías se han visto afectadas entre un 30% y un 50%, incluso más, porque hay algunas ubicadas en el foco de los desórdenes. Ha sido un tiempo complejo, con un fuerte impacto donde ya teníamos un año complejo, de ventas muy estancadas”.

Otras librerías del barrio acusan el mismo golpe. Ulises, de calle Lastarria, calcula una caída del 80%, mientras que Viviana Muñoz, de la Librería del GAM, resume la situación en estos términos: “En casi un mes hemos vendido lo que se vende en un día normal”.

En el sector del Drugstore de Providencia, las cifras son algo más alentadoras. Nueva Altamira y Quimera han reducido sus ventas en torno al 50%, aunque desde hace unos días están volviendo a cerrar más tarde gracias a la normalización del transporte. Lo mismo sucede con los locales de Antártica, que están atendiendo hasta las 19:00 horas. Esta cadena de librerías estima sus bajas durante octubre en un 25%, y en 15% durante lo que va de noviembre, siendo el local más perjudicado el del Costanera Center, que estuvo cerrado 16 días.

Lecturas educativas

Desde las grandes editoriales reconocen que se han visto afectadas las operaciones de despacho de novedades y reposiciones, pero no ven una fuerte disminución en la demanda. “Pensamos que el impacto sobre el consumo de libros no ha sido muy significativo. Efectivamente el público está buscando también en la lectura la respuesta de muchas preguntas o necesidades actuales”, dice Eduardo Sanz, director comercial de Editorial Planeta Chile.

“Estamos esperanzados de que irá mejor”, expresa Sebastián Rodríguez-Peña, director general de Penguin Random House. “Haremos ofertas para reactivar el mercado editorial y contribuir al despegue de las librerías de aquí a fin de año. Tenemos un catálogo editorial de primer nivel, con contenidos de interés para todos los públicos, entre ellos libros que ayudan a comprender lo que ocurre en el país”.

Sanz dice que en Planeta tienen propuestas promocionales para trasladar a sus clientes, pero “la estrategia de las librerías cambia mucho según el interlocutor”. Mario Garrido, de Qué Leo Forestal, apuesta por conseguir mayores descuentos de los sellos, pero también por comprometer a los autores para que vuelvan a realizar lanzamientos y firmas de libros en su local. Elena Bahrs, de Ulises, confía en la colaboración del comercio y los vecinos a través de la alianza cultural Barrio Arte: “Tenemos que ayudarnos entre todos y sacar las cosas a la calle si es necesario”. Editoriales medianas como Tajamar empezaron, incluso antes de las protestas sociales, a rebajar títulos de su catálogo; en librería Catalonia, por ejemplo, se pueden encontrar obras de Rubem Fonseca y Kavafis por menos de $10.000.

Las próximas semanas son cruciales por la cercanía de la Navidad, la mejor fecha del año para el sector. Desde la Cámara del Libro, Eduardo Castillo anuncia también iniciativas gremiales para enfrentar la crisis. “Ya le representamos al Consejo del Libro nuestro interés de que se estudie crear fondos especiales para ayudar a sostener las librerías, especialmente las más pequeñas. También estamos viendo el tema con BancoEstado y peleamos a través de la Cámara Nacional de Comercio para generar mejores condiciones dentro del paquete de ayudas a pymes que el Gobierno ha anunciado. Hay que ser lo más creativos posible, de manera colaborativa, generando instancias comerciales no solo para nuestros socios, sino para todo el sector: las empresas que participan en las ferias, las pymes y todos los emprendimientos de la cadena del libro”, dice Castillo.