• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 84 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

  • Anuncios

¿Por qué los chilenos tienen nota roja en comprensión lectora?

Según la Ocde, el 5% de los profesionales en Chile presenta un alto nivel en este ámbito, mientras que el promedio de los países más desarrollados arroja un 21%. Expertos dicen que el problema se origina en la infancia.

Viernes 14 de septiembre de 2018, Daniela Muñoz, Nacional La Tercera

Desde 2016 se sabe que en Chile el 1% de las personas adultas que tiene educación media completa entiende lo que lee, frente al 7% promedio de la Ocde. Más preocupante aún es que solo el 5% de los adultos con educación superior tiene un alto nivel de comprensión lectora, mientras que el promedio de ese grupo de países es de 21%.

Estos datos, que fueron mencionados en el informe de la Ocde “Education at a Glance 2018”, dado a conocer esta semana, abrieron el debate respecto de lo que se ha hecho para revertir esta tendencia, lo que falta por ejecutar y los motivos de estos bajos índices de comprensión que tienen los chilenos en relación a lo que leen.

El exjefe de Educación General del Mineduc y actualmente investigador de la U. Diego Portales, Gonzalo Muñoz, plantea que “según esta evidencia, y a pesar de avances importantes entre generaciones, hoy el 53% de los adultos en Chile no entiende instrucciones escritas simples, como interpretar los signos de un mapa. Esto, claramente, es un problema que afecta la adecuada integración de las personas a su vida en sociedad”.

Ernesto Treviño, director del centro para la transformación educativa de la U. Católica Centre, afirma que a pesar de que las personas asistan a la educación superior, esta no necesariamente las dota de la competencia básica de comprensión lectora que deberían tener. “Sin duda esto es un problema de calidad de la educación, porque la comprensión lectora debería desarrollarse en la educación básica y media, pero incluso en la educación superior no se alcanza dicha habilidad. Se puede afirmar que las instituciones de educación superior que recibieron a estas personas no cumplieron con el cometido de desarrollar esta habilidad básica”, dice Treviño.

Según los investigadores, los factores que influyen en este tipo de indicadores son diversos y van desde el nivel educacional de las familias de origen, pasando por el trabajo de los docentes en el aula, hasta los hábitos de lectura que se desarrollan en edades más avanzadas.

¿Cómo se resuelve esto?

Para Gonzalo Muñoz, la solución a este “déficit” debe apuntar en “poner un foco cada vez más claro en el apoyo a las escuelas y liceos y en el desarrollo de capacidades de los actores educacionales, temas que hoy parecieran no formar parte de las prioridades gubernamentales”.

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, plantea que la lectura es central en la mejora de la calidad. “Estamos diseñando un programa que tiene como objetivo promover la lectura desde la primera infancia. Y lo estamos abordando desde diferentes ángulos, que pasan por un trabajo con los directivos, docentes y familias, además de la mejora del equipamiento en los establecimientos”, afirmó la secretaria de Estado.

Cubillos añade que se está trabajando en el Plan Nacional de Calidad, que contempla iniciativas como ‘Todos al Aula’, que busca desburocratizar la gestión de las escuelas y el trabajo de los docentes.

La académica e investigadora del Centro de Investigación Avanzada en Educación (Ciae) de la U. de Chile, Macarena Silva, plantea que “es importante enseñar a los niños no solo a leer, no solo a juntar letras, sino que a comprender. Porque muchas veces se piensa que es suficiente con que el niño sepa leer, pero es fundamental enseñarles también a comprender lo que leen y escuchan. Y si esto no se resuelve a temprana edad, después se mantiene y genera problemas”.

Alejandra Meneses, académica de la Facultad de Educación de la U. Católica, indica que tanto el vocabulario “como las habilidades de lenguaje que caracterizan los contextos de aprendizaje y evaluación contribuyen significativamente a la comprensión alcanzada por los estudiantes en textos explicativos. Por lo tanto, en la medida en que se dan más oportunidades a los estudiantes para participar activamente en estos contextos de comunicación propios de la escuela, se les posibilita desarrollar dicho lenguaje, lo que les permitirá comprender más profundamente los textos académicos propios de la escuela”. Y añade que “se necesita tomar más conciencia de la relevancia de un aprendizaje variado, flexible y contextualizado de la lengua que fomente la comprensión de diversos textos para los lectores”.

Lectura digital

Rosa Gaete-Moscoso, directora de la carrera de Educación Básica de la U. Alberto Hurtado, dice que en Chile si bien han existido avances, “falta un fomento más fuerte de la lectura no solo en relación a las evaluaciones”. Y sobre las razones que explican los bajos resultados, señala que se trata de “una cuestión de base cultural que es un problema histórico en Chile”. Además, indica que “el mundo digital fomenta una lectura y escritura parcelada y discontinua, no abordamos largos textos. Uno se sube al metro y ve a mucha gente leyendo en el celular, pero son cuestiones cortas que no permiten desarrollar habilidades más complejas. Y un tercer motivo apunta a que en las escuelas se sigue enseñando a leer y escribir con estrategias de decodificación que son métodos antiguos y eso se ha intentado modificar desde la reforma de 1996”.

Anuncios

Niños vulnerables muestran retraso en lectura de hasta dos años frente a sus pares

Los resultados de la Evaluación Nacional de habilidades lectoras de 2° Básico evidenciaron grandes brechas socioeconómicas.

Viernes 3 de agosto de 2018, Camila Mardones, Nacional La Tercera

Comprender textos, desarrollar un gusto por la lectura y leer en voz alta pronunciando cada palabra son parte de las habilidades que debería tener un alumno de segundo básico al terminar el año escolar. Sin embargo, y según mostró la Evaluación Nacional de Lectura dada a conocer ayer por la Agencia de la Calidad de la Educación, no todos los estudiantes adquieren esas herramientas a tiempo. Incluso, muchos de ellos pueden estar rezagados hasta en dos años escolares en habilidades de lectura respecto de sus pares de la misma edad.

La prueba fue realizada en 2017 y evaluó a 7.349 estudiantes de todas las regiones del país. Los alumnos tenían que leer textos cortos y luego responder 25 preguntas de alternativas.

La principal brecha que mostró el estudio fue según nivel socieconómico. Mientras los estudiantes que tenían una condición socieconómica alta obtuvieron 285 puntos, aquellos pertenecientes a un grupo socieconómico bajo tuvieron 232 puntos en la misma prueba (ver infografía)

Imagen-LT03-Simce-comprension23142943

“Según la evidencia internacional, esta diferencia de 53 puntos puede representar hasta dos años de escolaridad. Es decir, cuando un niño está terminando segundo básico con habilidades acordes a ese nivel, otro niño está terminando segundo básico con habilidades de inicios de primero básico”, explicó Carlos Henríquez, secretario ejecutivo de la Agencia de la Calidad.

Henríquez calificó aquella diferencia como “extremadamente compleja. Conocíamos esa brecha en niveles superiores, como octavo básico y segundo medio, pero no teníamos este dato a tan temprana edad. Esto demuestra la necesidad imperiosa de fortalecer el trabajo institucional pedagógico en todos los contextos, pero especialmente en los más desfavorecidos”.

A nivel general, los resultados de este año no mostraron grandes variaciones respecto de años anteriores. Sobre esto, el subsecretario de Educación, Raúl Figueroa, señaló que el estudio “muestra un estancamiento y nos obliga a poner un sentido de urgencia en las medidas para seguir mejorando la calidad de la educación. El Ministerio de Educación (Mineduc) está trabajando en un plan nacional de calidad que, entre otros aspectos, comprende un foco particular en la lectura”.

Factores que aportan

El estudio también muestra las variables que inciden en que algunos alumnos de segundo básico tengan mejores resultados en la prueba de lectura. Uno de ellos es la asistencia a kínder antes de entrar al colegio. Un niño que asiste a la educación preescolar obtiene, en promedio, 18 puntos más en la prueba que uno que no lo hace.

El ministro de Educación, Gerardo Varela, señaló que “uno de los puntos del que nos habla el estudio es la importancia del kínder y el prekínder. Está pendiente la dictación de la ley para hacer el kínder obligatorio, que se aprobó en la Constitución hace algún tiempo. Vamos a promover esa ley, porque efectivamente lo que nos muestra este diagnóstico es que el kínder tiene una incidencia muy importante en los resultados de lectura”,

Otro factor importante son las habilidades prelectoras, que son capacidades que tienen los niños antes de entrar a primero básico y que incluyen saber contar historias o reconocer palabras y letras del abecedario.

Alejandra Meneses, académica de la Facultad de Educación de la Universidad Católica, explicó que “todas esas experiencias que tienen los estudiantes en sus casas y en las instancias preescolares tienen una repercusión después en como ellos enfrentan la tarea de comprensión de lectura. Eso se ve en términos de vocabulario, pero también en cuán capaces son los estudiantes de relacionar las ideas que están en el texto con los conocimientos de mundo que tienen”.

En las habilidades prelectoras también se evidencian importantes diferencias socieconómicas. Por ejemplo, mientras en el nivel socioeconómico alto, el 71% de las familias leía con sus hijos antes de que entraran a primero básico; en los niveles socieconómicos bajos esto sucedía solo en el 44% de los casos.

Felipe Coloma, investigador de política educativa de Educación 2020, explicó que en los resultados del Simce de lectura de alumnos de cuarto y octavo básico las brechas entre niveles socieconómicos también bordean los 50 puntos. “Esto nos habla de que, adicionalmente a que hoy existe una brecha muy grande, el sistema educativo no está siendo capaz de acortarla. No solo tenemos una diferencia de cuna, por decirlo de alguna forma, sino que el sistema educativo no está utilizando las estrategias adecuadas para poder disminuir esas diferencias en el tiempo”, aseguró el investigador.

Otro factor significativo es la expectativa que tienen los padres de sus hijos. Los alumnos cuyas familias creían que completarían estudios superiores tuvieron 27 puntos más en la prueba.

La vicedecana de Investigación de la Facultad de Educación de la Universidad de los Andes, Pelusa Orellana, explicó que uno de los puntos significativo para mejorar los resultados es la formación docente. “Hay un tema importante de poner mayor foco en la enseñanza de la lectura, como Finlandia”.

RESULTADO

215 es el puntaje mínimo que debe obtener un alumno para demostrar que es capaz de localizar información en un texto y realizar interpretaciones de lo leído.

CAMBIOS EN LA PRUEBA

SIMCE DE LECTURA

EVALUACIÓN MUESTRAL

Desde 2012 se realiza la medición que evalúa habilidades de lectura de los niños de segundo básico. Este año, por primera vez, se optó por cambia la modalidad. Mientras las pruebas anteriores eran censales,  es decir se evaluaba a todos los niños del país, en esta medición se optó por hacerla solo con una muestra e 7.349 alumnos, pertenecientes a 260 colegios, la que fue representativa a nivel nacional, regional y por género. Otro cambio es que a partir de ahora la medición no se realizará anualmente, sino que será cada dos años y su objetivo será monitorear aprendizajes.

“Esto demuestra la necesidad imperiosa de fortalecer el trabajo institucional pedagógico”

Carlos Henríquez, Agencia de la Calidad

“El sistema educativo no está siendo capaz de acortar las brechas que vienen de cuna”

Felipe Colina, Educación 2020

Los programas para incentivar la lectura desde la infancia

Publicado en el diario La Hora el Lunes 17 de julio de 2017.

Por Emma Antón

La Dibam cuenta con diversas actividades para las vacaciones. Zonas especiales para guaguas y técnicas de dibujo para contar historias son algunas de las estrategias.

En la última década, los resultados de Lectura en la prueba Simce de enseñanza media han disminuido 7 puntos. Si el 2005 se lograban 254 puntos en la medición, el año pasado se alcanzaron 247. Y los expertos coinciden en que el problema viene de atrás: la lectura debe ser incentivada desde que los niños son pequeños. Por ello, la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam), ha implementado una serie de actividades para que los niños se interesen por la lectura.

Gonzalo Oyarzún, subdirector del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de la Dibam, explicó a La Hora que “motivar a los niños a la lectura es motivar a un país a ser lector. Entonces, significa que tenemos que trabajar desde ya, desde la más tierna infancia”.

“Cuando motivamos a los niños hoy día a convertirse en lectores, significa que a futuro vamos a tener adultos capaces de interactuar y relacionarse mejor con su entorno, con la sociedad y contribuir a un mundo más tolerante, diverso y amigable para todos”.

Santiago
Una de las bibliotecas más grandes en la Región Metropolitana, la Biblioteca de Santiago (Matucana 151), cuenta con espacios diseñados especialmente para los niños, con el fin de que encuentren comodidad y un lugar que los invite a escuchar cuentos y leer. Uno de los sectores más innovadores es la Guaguateca, espacio gratuito enfocado para niños de 0 a 4 años y donde hay servicios especiales. El lugar tiene diferentes texturas y colores, y representa un bosque en el que los pequeños tienen acceso a la lectura en diferentes formatos.

El personal de la Guaguateca promueve la lectura a través de ambientes agradables y tranquilos, potenciando la lectura en voz alta de cuentos y poemas. Funciona de martes a viernes entre las 11 y las 17.30 horas, y el fin de semana entre las 11 y las 16.30. Para niños más grandes está la Sala Infantil, enfocada entre 5 y 10 años. Hay juegos y mobiliario diseñado para motivar la imaginación y la entretención desde los libros. Además, también hay espacios para realizar actividades como La hora del cuento o teatro infantil.

Marcela Valdés, directora de la Biblioteca de Santiago, explicó que “creemos que si partimos fomentando la lectura en la primera infancia fomentamos el apego y el amor, la comunicación, sociabilización y el placer de desarrollar la imaginación, generando un espacio de encuentro, una posibilidad mágica donde un lector se encuentre con su lectura”.

“Los niños y las niñas que han tenido la oportunidad de encontrar el encanto de leer serán adultos creativos, críticos, participativos y capaces de tomar sus propias decisiones. La lectura está siempre presente y leemos de múltiples formas y en diferentes formatos, y debe ser un momento mágico que provocaremos cuando hagamos coincidir a un lector con su propia lectura”, indicó Valdés.

En la biblioteca además hay actividades enfocadas en los niños y sus vacaciones de invierno, como festivales de teatro, exposiciones y talleres, las que durarán hasta este domingo 23 de julio.

Otras comunas
En la Biblioteca Pública de La Pintana parten hoy, y hasta el miércoles, las tardes recreativas para niños, con lectura de cuentos, dibujo y pintura con témpera sobre historias narradas. También habrá juegos literarios. Las tardes recreativas parten a las 15.30 y terminan a las 18 horas.

En Isla de Maipo, la biblioteca comunal tendrá mañana y el jueves 20 de julio una actividad de cuentacuentos con Kamishinai. Esta técnica consiste en colocar láminas ilustradas en orden sobre un soporte o “teatrillo de papel”, que se van sucediendo a medida que va avanzando la historia. Parte a las 11.00.

Pagar por un buen colegio no asegura un buen resultado

Baja de la comprensión de lectura en los establecimientos del barrio alto

Pagar por un buen colegio no asegura un buen resultado

En los últimos cinco años, los estudiantes de II Medio de altos ingresos han caído 30 puntos en su capacidad para entender lo que leen, según el SIMCE.

Lunes 29 de Agosto de 2016, Sandra Radic, Crónica, La Segunda.

“En lectura tenemos una baja sostenida de los grupos socioeconómicos altos desde el 2011 a la fecha”, señala Carlos Henríquez, secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación cuando se refiere a la capacidad de comprender lo que se lee entre los alumnos de colegios de altos ingresos.

“Esto es irrisorio si se piensa en el alto costo que tiene la educación privada. Un estudiante ABC1 particular pagado pertenece a una élite que representa entre el 8 o 9% del total. Estamos hablando de la nata de la crema y donde hay mucha riqueza”, agrega Verónica Abud, quien a través de la Fundación La Fuente monta bibliotecas tanto en sectores vulnerables como en los malls Plaza.

La doctora Amanda Céspedes con postgrado en neuropsiquiatría y neuropsicología infantil, complementa: “Ni en casa, ni en el sistema escolar ni en el colegio privado se está abordando de manera adecuada cómo hacer un buen lector”. A lo que Henríquez agrega que “antes se suponía que al pagar un buen colegio, se iba a obtener un buen resultado. Hoy eso no es así”.

Estos tres especialistas coinciden en “Opinión de Expertos” que el problema es generalizado. Henríquez pone otro dato sobre la mesa: “En junio se entregó la Evaluación de las Competencias de Adultos, realizada por la OECD, que abarca a personas entre 16 y 65 años, uno de los resultados arrojó que los analfabetos funcionales llegan al 53% de la población. En 20 años apenas mejoramos un punto”.

¿Qué es un analfabeto funcional? Aquella persona que no logra tener las competencias básicas de lectura, por ejemplo, no entiende un manual de instrucción para armar un mueble, explica.

Mucho más enfática para exponer el problema es Verónica Abud: “Si un niño termina el colegio sin saber leer, se ha cometido un crimen y es para meter preso al responsable, porque le quitamos la única herramienta que tiene para aprender y tener éxito que es la lectura”.

En este contexto, Céspedes dice que tiene la sensación de que “un fenómeno que en algún momento pudo haber caracterizado a los sectores vulnerables. Hoy se generalizó”.

“Se quedan tranquilos cuando aprenden a leer”

La neuropsiquiatra tiene una visión pesimista de lo que ocurre en los sectores de ingresos altos. “Tanto el colegio como la familia están colaborando para producir en serie a un mal lector. Se quedan tranquilos cuando el niño aprende a leer, ¡pero eso es lo elemental! Debe venir después un enriquecimiento que pasa por desarrollar al lector estratégico —ese que busca las palabras que no conoce o se sorprende frente a una sintaxis poco común— hasta el lector experto”.

Céspedes señala que los colegios no se esfuerzan en producir un lector estratégico, porque parten del “supuesto que el niño va a leer porque ya aprendió, pero las condiciones sociales ya no existen para que eso suceda como sí ocurría hace 50 años cuando no había nada más que hacer que leer. Además, las familias ya no leen en las casas”.

A ello se suma que los padres creen que el gran objetivo de la educación es darles herramientas tecnológicas. “Muchos de mis pacientes de familias acomodadas no tienen una consola, sino que llegan a tener 10 consolas a las que se suman el Iphone, Ipad y computador (…) Los niños a los que se les ha leído cuentos en la edad preescolar llegan con una muy buena sintaxis, entienden —por ejemplo— lo que quiere decir “Había una vez…”, a pesar de que uno no habla así. Sin embargo, el grupo ABC1 ya no lee cuentos a sus hijos porque los chicos se entretienen con el IPAD desde el año y medio”.

Céspedes insiste en que la formación de un lector estratégico toma dos años y debería darse en segundo y tercero básico. “No en primero, porque el niño debe aprender a leer de manera fluida como paso inicial”.

Los tres apuntan a que tanto la familia como el colegio son importantes a la hora de transformar a un niño en un buen lector. También pasa por una definición como sociedad de lo que es el éxito, acota Abud. “La familia ABC1 está demasiado enfocada a que el niño rinda, es decir, que sea útil. Claramente, si la lectura no tiene utilidad, carece de sentido. Cuántas veces hemos preguntado: “¿Qué estás leyendo? ¿Y para qué te sirve?” Cuántas cosas hemos dejado de hacer porque supuestamente no sirven (…). Los padres entregan a sus hijos al colegio y lo que pase con ellos, es problema del colegio. Y como los colegios privados no tienen competencia porque la educación pública es mala, da lo mismo lo que hagan porque igual tienen una lista de espera de 200 o 300 niños”.

Para Amanda Céspedes, quienes están mejor son colegios como el Alemán, la Scuola Italia o la Alianza Francesa, “donde los chicos son mucho mejores lectores que en colegios donde no hay fuerza por parte de las colonias (principalmente europeas)”. Aunque también advierte que la generalización es peligrosa, porque hay excepciones. “El Colegio Institución Teresiana, por ejemplo, tiene una bibliotecaria espectacular, Inés Rojas. Ella creó las minibibliotecas al interior de las aulas para que los niños tuvieran los libros allí mismo”.

Fórmulas para incentivar la lectura

La estrategia de los cinco dedos

Amanda Céspedes: “Hay distintas estrategias para pasar de un lector fluido a uno estratégico. Por ejemplo, la de los cinco dedos. El niño levanta un dedo cada vez que se encuentra con una palabra que no conoce y cuando llega a los cinco dedos, el profesor detiene la lectura y conversa sobre las palabras que ignoran. Lamentablemente, la mayoría de los profesores no usan métodos de este tipo”.

Verónica Abud: “No hay que tomar pruebas de lectura de 1 a 4º básico. Eso se debería prohibir por ley. ¡Nunca más una prueba! ¡Nunca más un libro que un niño no eligió!”(…) Las bibliotecas tampoco deberían tener bibliotecarias porque están entrenadas para que los libros estén ordenados, clasificados y guardados. La carrera de bibliotecaria no tiene en su currículo el fomento lector (…) En la UDP construimos una biblioteca escolar adentro de la facultad de Educación y elaboramos un plan de cómo trabajar con los futuros profesores de básica. Se organizó una visita semanal para los colegios que estaban en los alrededores con el objeto de que el profesor aprendiera con el niño. Las bibliotecas de los colegios deben estar abiertas a la comunidad”.

Carlos Henríquez: “Si el colegio obliga a leer un libro y después solo hace una prueba de selección múltiple, los incentivos están mal puestos. En el SIMCE, las preguntas que apuntan a habilidades superiores como inferir o interpretar, los estudiantes no las responden (…) Nuestra experiencia con los planes lectores, incluso en colegios ABC1, es que los profesores son los que marcan la diferencia y es labor de los directores hacer ver a la comunidad que lo que se busca es el desarrollo integral”.

Las razones biológicas que explican esta diferencia

Mujeres mejores lectoras que hombres

Las mujeres son mejores lectoras que los hombres. Estos en el grupo socioeconómico alto incluso “quedaron por debajo de los resultados de las mujeres del grupo socioeconómico medio-alto”, indica la última evaluación del SIMCE.

Carlos Henríquez sostiene que hay estudios que hablan de un sesgo de género en las salas de clases. “Los profesores de lenguaje tienden a preguntarle más a las niñas y los de matemáticas, se dirigen más a los niños”.

Amanda Céspedes se muestra más dudosa de esa explicación. “Puede haber una tendencia de ese tipo, pero hay un factor biológico. El desarrollo del cerebro lector que es esencialmente el izquierdo, muy apoyado por el cerebro derecho con la imaginación, madura en promedio entre uno y dos años antes en la mujer. Además, por su estructura biológica, la mujer es más emotiva, por lo tanto, el texto de un libro la captura más si está bien elegido. En cambio, hasta los 10 años, al varón lo atrae más la acción. Eso los profesores muchas veces no lo saben y dan a leer los mismo libros a hombres y mujeres. Por ejemplo, las niñas dibujan adjetivos, y los niños dibujan acciones o verbos”.

“Lo más importante es el factor de maduración —argumenta Céspedes—, las niñas comienzan a hablar en promedio un año antes que los hombres y empiezan a leer y a escribir también un año antes. Las niñas alcanzan un nivel narrativo en redacción a los 7 y medio u 8 años de edad. Nivel narrativo es cuando se pide una narración y se estructuran ideas en torno a un relato. En cambio, los varones a los 8 años todavía utilizan el discurso descriptivo, por ejemplo, van a decir que los perros son animales de cuatro patas, regalones y les gusta el pellet. Muchos redactan hacia abajo como enumeración”.

grupos

291 puntos lograron las mujeres de los grupos socioeconómicos altos en 2015, 17 puntos menos que en 2013.
217 puntos lograron los hombres del estrato alto en 2015, 20 puntos menos que en 2013.
50% de las niñas les gusta que le regalen un libro.

Amanda Céspedes, psiquiatra infantil y juvenil:
– “El fantasma del ministerio de Educación nos paraliza y oculta una realidad más compleja que es la calidad de la formación docente. Si nos preocupáramos de tener una muy buena formación docente, el ministerio dejaría de ser un peligro”
– “No hay una práctica sistemática del desarrollo de la argumentación, la que debe ser oral y escrita. ¿Cómo puedo convencer al otro? Después nos sorprendemos porque se destruye al Cristo de la Gratitud Nacional”.

Verónica Abud, máster en Educación y fundadora de Fundación La Fuente:
– “No veo a los profesores cuestionando un modelo de enseñanza que se basa en la transmisión de contenido, siendo que este es un bien social, disponible y democrático. Las nuevas habilidades están en saber trabajar en equipo, cuestionar, rediseñar y ser flexibles”
– “El Centro de Recursos para el Aprendizaje (CRA) -antiguas bibliotecas- sigue comprando 35 libros del mismo ítem para que el profesor haga una sola prueba y la repita año tras año”

Carlos Henríquez, secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación:
– “Cuando llegan del colegio, lo primero que preguntamos es cómo te fue en el colegio y lo segundo, qué nota te sacaste. Nunca preguntamos qué aprendiste hoy”.
– “Tras 24 años logramos tener una nueva carrera docente que señala que no cualquier puede ser profesor. La carrera de profesor no se forma en 5 años, sino que en 45 años”

Plan logra que alumnos salgan de kínder con el nivel lector esperado

El Mercurio. Santiago, Chile. 26/02/2011

Dos iniciativas de la comuna están logrando resultados. El 95,9% de los niños del sector municipal llegará a 1° básico leyendo palabras familiares y frases simples.

Manuel Fernández Bolvarán

“Los niños están leyendo”, dice entusiasmada Marcela Sánchez, educadora de párvulos del colegio D-212 Luis Arrieta Cañas, de Peñalolén. Tras cuatro años con la asesoría de dos planes implementados por la comuna para elevar la calidad de su educación parvularia, la profesional se siente satisfecha: “Estamos viendo resultados”.

Lo corrobora una evaluación realizada por el centro de medición CEIS Maristas, que mostró que casi todos los niños que egresaron de kínder de los colegios municipales de la comuna alcanzan el nivel esperado en lectura. De hecho, 95,9% de los niños lee palabras familiares y frases simples (ver gráficos).

“La evaluación analizó un grupo de aprendizajes clave de los que establece el Ministerio de Educación y encontramos avances significativos en los alumnos”, explica Jorge Jerez, investigador de CEIS.

Los dos programas que causaron estos resultados tienen orientaciones diferentes. El primero es el plan lector de la comuna, que se implementa desde 2009 entre kínder y 4° básico. Con la asesoría de Aptus, agencia perteneciente a la Sociedad de Instrucción Primaria (SIP), los profesores y educadoras de la comuna han sido entrenados para aplicar el tradicional método Matte para desarrollar la lectoescritura en los niños.

Este plan es heredero de una iniciativa previa, implementada entre 2007 y 2009, llamada “Un buen comienzo”. Impulsada por la U. de Harvard y Fundación Educacional Oportunidad, buscó instalar prácticas en los jardines infantiles de la comuna con el fin de involucrar más a las familias, mejorar el trabajo con los centros de salud, enfatizar el desarrollo socioemocional de los niños y desarrollar en ellos el deseo de leer. “Si bien aún no tenemos los resultados de nuestra propia evaluación, esta prueba que tomó la comuna es una buena señal”, dice Paula Fernández, parte del equipo del programa.

Este programa incluyó capacitaciones en didáctica, para hacer lecturas entretenidas de cuentos y generar espacios lectores en los jardines. “El método Matte es útil, pero no habría resultado si no logramos que los niños quieran leer”, recalca la educadora Marcela Sánchez.

“Hoy uno ve que los niños, por su cuenta, se acercan a leer. Eso no pasaba antes”, añade.

Muchos magallánicos disfrutan de la lectura

La Prensa Austral, Punta Arenas.

Imágenes, color, caracterizaciones y música son elementos esenciales para desarrollar la capacidad lectora de los niños.

Silvia Leiva

Aumentar la cantidad y la calidad de la lectura es el principal objetivo del programa impulsado por el Consejo Regional de la Cultura y las Artes.

La idea es fortalecer la lectura y superar los bajos índices que mantiene nuestro país. Las estadísticas revelan que el 45% de los mayores de 18 años no lee. Para superar esta problemática, en la región está en marcha un programa especialmente dedicado a los niños en edad preescolar.

Con este objetivo, la agrupación cultural “Aurora Austral”, formado por educadoras de párvulos, se están presentando en distintos jardines infantiles de la comuna. En cada actividad de iniciación a la lectura cuentan un cuento, con dramatizaciones breves. La presentación dura 15 minutos. Después de ésta, las educadoras ponen a disposición de los menores libros de cuentos con imágenes.

Porfiria Ramos , secretaria de la agrupación cultural “Aurora Austral”, dijo que los niños que leen a través de imágenes aprenden con mayor facilidad a leer después con palabras.

Esta actividad está enmarcada en la campaña nacional de la lectura. Luis Bradasic Cárdenas, encargado de programas artísticos, dijo que esta cruzada implica el fomento de la lectura y de publicación. Bradasic aseguró que para fomentar la lectura en los niños no es necesario aumentar la complejidad, sino que lo importante es despertar el interés en ellos.

Dentro de la campaña de fomento de la lectura, la agrupación cultural la “Aurora Austral” presentó el cuento “La Caperucita Roja” en el Jardín Peter Pan.

En la oportunidad, los niños participaron activamente de la lectura a través de la interpretación de imágenes. Ramos aseguró que los trajes confeccionados con colores llamativos y una lectura participativa ayudan a mantener a los niños concentrados durante la presentación.

Explicó que es importante que ellos vean el libro, además de los personajes, porque al asociar la imagen al concepto hacen un ejercicio de pre lectura.

La educadora aseguró que los libros que tienen una imagen y la palabra ayudaría a la capacidad lectora que puedan desarrollar los niños. Sin embargo, insistió que en el proceso deben ayudar los padres y sentarse a leer con el menor.

Sigue leyendo

Crean software que fomenta la lectoescritura de preescolares

El Mercurio, Valparaíso. 18/10/2010

Soporte multimedia permite que el niño aprenda jugando, genere hábitos y gusto por el estudio.

Conscientes del desafío que plantea el inicio de la lectura y escritura de niños menores y específicamente aquellos que ingresan a primero básico, la empresa dPLAY desarrolló un software que ayuda a los docentes en su actividad formadora.

La iniciativa, incubada en el Instituto Internacional para la Innovación Empresarial (3IE) de la Universidad Santa María, consiste en un software interactivo que busca promover el desarrollo de habilidades educativas en los niños.

El software, que ya está siendo implementado en Huechuraba y Puchuncaví, apunta a convertirse en un apoyo a la actividad docente y al fortalecimiento del proceso de enseñanza en el ámbito de la lectoescritura, especialmente para que los alumnos de primer año básico comprendan y asimilen lo que leen.

Base del aprendizaje

La lectura representa la base del sistema educativo, permitiendo a los niños adquirir contenidos y estudiar las materias del colegio. Y siendo fundamental en este esquema, a nivel nacional aún hay desafíos que cumplir. De hecho, según el Simce del año pasado, en lectura sólo el 39 por ciento de los estudiantes de 4° Básico 2009 demuestra los aprendizajes descritos en el Nivel Avanzado, es decir, los aprendizajes esperados para ese grupo.

Basado en el libro Leo y Comprendo de la empresa de servicios educacionales Edulym, los emprendedores de dPLAY crearon el soporte multimedia como complemento al texto que permite que el niño aprenda jugando, genere hábitos y gusto por el estudio.

Está centrado en la historia de un reino donde las letras se perdieron y mediante entretenidas narraciones, sonidos, colores, ilustraciones y ejercicios, incentiva al niño a leer, realizar conexiones lógicas y pensar.

“El software le da una pauta al niño sobre cómo encontrar las letras y avanzar, y así cada niño sentado en su propio computador puede avanzar a su propio ritmo de trabajo y estudio. Además, refuerza positivamente los errores del niño y éste puede repasar el material las veces que sean necesarias”, indica el fundador de la empresa, Andrés Jaque.

Evaluación

Sigue leyendo