• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 93 seguidores más

  • Dónde estudiar bibliotecología
  • Libérate lee
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Secciones

Ministerio de las Culturas proyecta nueva Política del Libro

En enero, el Consejo del Libro empezará a reunir a representantes del mundo del libro para elaborar una política para el período 2021-2026.

Roberto Careaga C., Cultura El Mercurio, Martes 5 de enero de 2021.

Llegaron casi 100 personas, todas ligadas al mundo del libro: editores, bibliotecarios, escritores y diversos especialistas en lectoría. Se reunieron en la Biblioteca de Santiago en agosto de 2014, e iniciaron un proceso de ocho meses para desarrollar la Política Nacional del Libro y la Lectura, que operó en el período 2015-2020. Así es que, oficialmente, la política terminó su vigencia la semana pasada. Pero el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio iniciará el proceso para elaborar una nueva política.

“Siguiendo el cronograma de trabajo aprobado por el Consejo Nacional del Libro y la Lectura, en los próximos días iniciaremos el proceso de construcción de la Política Nacional del Libro y la Lectura 2021-2026, que durará hasta diciembre de este año”, dice Pedro Maino, secretario ejecutivo de dicho consejo, negando lo declarado hace unos días por el exdirector de la Subdirección de Bibliotecas Públicas Gonzalo Oyarzún. En una columna publicada en La Segunda, Oyarzún sostuvo que el 31 de diciembre (pasado) se produciría una “rara conjunción en contra del libro y la lectura en Chile”: acabado el período de la política, no había un proyecto de continuidad ni de renovación. Tampoco en lo referido al Plan Nacional de Lectura.

Elaborada como una guía de orientaciones estratégicas, la Política del Libro recién expirada reconocía “el acceso a la lectura y la participación en la cultura del libro como un derecho que debe ser garantizado y promovido para la formación de ciudadanos creativos, reflexivos y participativos”. El principal instrumento para llevar a cabo la política fue el Plan Nacional de Lectura que, junto a ministerios y reparticiones públicas, implementó 16 planes regionales de lectura a través de bibliotecas, colegios y organizaciones civiles. Muchos de esos planes, dice Maino, “seguirán vigentes y se extenderán hasta 2022. Es errado indicar que existirá un período sin política o sin fomento lector”.

Desde octubre pasado, el Centro de Sistemas Públicos de la U. de Chile lleva a cabo una evaluación sobre el impacto de la Política del Libro, en la que se ha entrevistado a las personas que trabajaron en su ejecución en los últimos cinco años. Según Maino, los resultados de esa evaluación serán entregados en marzo próximo y ese material será “un insumo para la construcción de la próxima política”. Antes de que llegue ese informe, comenzarán nuevas rondas de trabajo con los actores del mundo del libro.

Durante estas “se inicia el proceso de construcción de la próxima política, donde al igual que en la evaluación, una entidad externa al Consejo del Libro apoyará el proceso metodológico, de producción y sistematización del levantamiento de información”, cuenta Maino. “Esto será de acuerdo a etapas, que serán difundidas durante el primer y segundo semestre, entre todos los actores del ecosistema del libro: autores, editores, bibliotecarios, libreros, traductores, docentes, mediadores, lectores, instituciones, entre otros. Se dialogará entre entidades públicas y sociedad civil, como una tarea conjunta en la construcción de un documento que será la hoja de ruta para nuestro sector durante los próximos años”, afirma.

Opinión: “Política del Libro”

Carta publicada en el Diario La Segunda el lunes 4 de enero de 2021.

Política del Libro

Señor Director:

Desconocemos las razones que llevaron al señor Gonzalo Oyarzún, exconsejero del Fondo del Libro, a hacer afirmaciones tan equivocadas en su columna del miércoles pasado, pero agradecemos la oportunidad que nos ofrece para para dar cuenta del estado actual tanto de la Política Nacional de la Lectura y el Libro como del Plan Nacional de la Lectura, prioridades para el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Siguiendo el cronograma de trabajo aprobado por el Consejo Nacional del Libro y la Lectura (ente representativo de la sociedad civil, que toma decisiones vinculantes sobre los fondos y políticas del ministerio), en los próximos días iniciaremos el proceso de construcción de la Política Nacional del Libro y la Lectura 2021-2026, que durará hasta diciembre del año entrante.

Nos extraña el anuncio del señor Oyarzún, en cuanto este año que termina hemos estado abocados a una exhaustiva evaluación de la Política 2015-2020, de la cual ha sido parte. Los resultados de la evaluación, que se harán públicos en abril de 2021, serán un insumo fundamental para el proceso de construcción que pronto comenzamos.

Por su parte, en estos cinco años, el Plan Nacional de la Lectura ha permitido implementar 16 planes regionales de la lectura, que garantizan su continuidad, reforzando el valor que las instituciones coordinadoras, la sociedad civil y la comunidad le atribuyen a la lectura en el país. Atendiendo al cronograma, la vigencia de estos planes regionales se extiende hasta 2024, por lo que siguen su implementación en paralelo a la construcción de la nueva Política y actualización del Plan.

Para tranquilidad de todo el ecosistema del libro y la lectura chileno, podemos informar con total certeza que sí habrá Política Nacional de la Lectura y el Libro 2021-2026, y están todas y todos invitados a participar de su proceso de construcción.

Pedro Maino Swinburn

Secretario ejecutivo del Consejo Nacional del Libro y la Lectura

Opinión: “Libro y Lectura: sin política ni plan”

“Correspondía al actual Gobierno trazar la Política Nacional de la Lectura y el Libro 2020-2025, pero eso no sucedió”.

Gonzalo Oyarzún S. Académico, exdirector de bibliotecas públicas.

La Segunda, Miércoles 30 de diciembre de 2020.

El gobierno ha decidido no continuar con la Política Nacional de la Lectura y el Libro que se debía renovar a partir de este año, una vez cumplido el plazo de la anterior (2015-2020). Al mismo tiempo, tampoco renovará el Plan Nacional de la Lectura 2015-2020.

Este 31 de diciembre se producirá una rara conjunción en contra del libro y la lectura en Chile. Una política pública del Estado, construida de manera participativa, integrando a miles de actores en todo el país y destinada a hacer de Chile un país de lectores y lectoras desde la primera infancia, llega a su fin. No porque haya cumplido con su objetivo y se dé por finalizada, ni porque el actual Gobierno tenga una estrategia propia, tal vez mejor que la anterior. Nada de eso. Se acaba porque al Gobierno no le interesa tener una política en esta materia. Así de simple. El Plan Nacional de la Lectura 2015-2020, que se desprende de la política, será simplemente un zombie que seguirá reiterando las actividades planificadas en 2014 con metas hasta 2020. Sin vela, sin rumbo y, al parecer, sin evaluación.

En 2014, la recién asumida secretaria ejecutiva del Consejo del Libro y la Lectura, Regina Rodríguez, propuso diseñar una nueva Política del Libro, heredera de la del 2006, la cual había recibido muchas críticas: poca participación, nulo seguimiento y ninguna evaluación, entre ellas. Rodríguez propuso iniciar un largo camino de asambleas, consultas y participaciones a lo largo del país, incorporando a escritores, libreros, profesores, editores, bibliotecarios, periodistas y todos aquellos actores que se sintieran convocados. Simultáneamente, emprendió la formulación de un nuevo Plan Nacional de la Lectura, heredero de sus predecesores, incluyendo el Lee Chile Lee, elaborado en el primer gobierno de Sebastián Piñera. Este plan también tuvo una formulación participativa, incorporó a organismos y ministerios, e incluyó un fuerte componente territorial.

El objetivo de proyectar ambas iniciativas para el período 2015-2020 era justamente que fueran políticas de Estado y no únicamente del gobierno de turno. De esta manera, correspondía al actual gobierno trazar el Plan y la Política 2020-2025. Pero eso no sucedió. Pareciera que para el actual Gobierno, y para su Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, esto no reviste ninguna importancia y bien se puede dejar morir a la Política o se le puede dar continuidad al Plan, pero sin plan.

Quienes participaron de la elaboración de estas políticas públicas no calcularon que en el futuro podría existir un gobierno más preocupado de los patrimonios inmobiliarios que de otra cosa. Hacer de Chile un país de lectores y lectoras desde la primera infancia, una meta fundamental para lograr el desarrollo y una mayor equidad, no es tan importante para ellos, y esta inacción constituyen un enorme retroceso.

Habrá biblioteca infantil y juvenil en ex Asilo de las Hermanitas de los Pobres

Es una iniciativa de la Fundación Palabra que preside Constanza Mekis.

Ilustre Municipalidad de Santiago, Lunes 23 de noviembre de 2020.

El Alcalde Felipe Alessandri, acompañado por el concejal Leonel Herrera, participó en la breve ceremonia de colocación de la “primera piedra” de la Biblioteca Interactiva Latinoamericana Infantil y Juvenil (BILIJ) que funcionará en el recinto municipal situado en el ex Asilo de las Hermanitas de las Pobres (Carmen 1200).

La nueva biblioteca –que contará con un centro de documentación y estudios- es una iniciativa de la Fundación Palabra, organización sin fines de lucro que preside Constanza Mekis, quien además es directora de la Organización Internacional para el Libro Infantil y Juvenil.

Durante el evento, realizado en el hermoso parque que rodea al citado recinto municipal, el Alcalde Alessandri destacó: “Esta naciente biblioteca, dedicada a un público de niños y jóvenes, es fruto del esfuerzo que desde el 2018 desarrolla la Fundación Palabra, cuya presidenta es hija de un gran Alcalde de Santiago, Patricio Mekis. Esta iniciativa cultural brindará gran apoyo de los vecinos y será una excelente contribución que ampliará los servicios para los vecinos de este recinto municipal”.

La Fundación Palabra se dedica a fortalecer el vín­culo de niños y jóvenes con la lectura, la cultura, la ciencia y las artes, por medio del cono­cimiento interactivo, el diálogo y goce con libros y objetos culturales de Latinoamérica y el mundo. Su directorio está constituido por personas de reconocida trayectoria en el ámbito de la cultura, la literatura y el fomento de la lectura.

Mientras duren las obras de remodelación del ex convento –que hoy ejecuta el municipio- la biblioteca funcionará en una pequeña casa situada en el parque, denominada Casa Ventura.

Plan Nacional de la Lectura: Organizan seminario virtual

Cultura El Mercurio, Sábado 21 de Noviembre de 2020.

Entre el 23 y el 27 de noviembre, el Plan Nacional de la Lectura realizará el seminario online “Leer, crear, mediar” con más de 60 autores, mediadores y especialistas.

“Queremos reflexionar sobre la importancia de la lectura, la creación y la mediación en un contexto de profundos cambios sociales”, señala el subsecretario de las Culturas y las Artes, Juan Carlos Silva.

La periodista argentina Leila Guerriero y Paz Balmaceda, editora en Penguin Random House Chile, serán las encargadas de inaugurar el seminario, este lunes, a las 10:00 horas.