• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Plan de fomento lector impulsa destrezas y habilidades en niños y niñas de Talca

Red Maule, Viernes 27 de marzo de 2020.

El Plan de Fomento Lector apunta a mejorar las destrezas en la comprensión de la lectura, trabajar con la extracción de la información, la inferencia y el pensamiento crítico.

La comprensión lectora en la comuna de Talca, durante los últimos diez años, ha arrojado los índices más bajos en SIMCE y PSU. Tal realidad, impulsó al DAEM a la implementación de un Plan de Fomento Lector para que los niños y niñas mejoren sus destrezas.

El plan ejecutado por el DAEM Talca se ha puesto en marcha gracias al apoyo del Consejo Municipal de Talca y el alcalde Juan Carlos Díaz.

“Los niños más vulnerables tienen menor comprensión de lectura que los niños de familias con nivel socioeconómico más alto. El alcalde Juan Carlos Díaz, hace ya dos años atrás, tuvo esta preocupación de querer democratizar los procesos de lectura, porque la lectura es el predictor más eficaz para ver el nivel de éxito de laboral y académico”, dijo Leonardo Montesinos, integrante del Plan de Fomento Lector.

Actualmente este plan alcanza a 24 establecimientos de la comuna, uno de estos es la Escuela La Florida, donde se implementó el año pasado con un alto nivel de integración. La directora de la escuela, Gloria Iturriaga, destacó la calidad profesional de esta iniciativa.

“Hay muchas iniciativas que se dan, pero son pocas las que realmente son buenas y dan resultados, quiero destacar en esto el plan de fomento lector porque abarca la comprensión lectora y la lecto-escritura. Los chicos al trabajar con el material se va viendo un progreso y se va dando un trabajo mancomunado”, dijo Iturriaga.

ESTRATEGIAS Y DINAMISMO

El Plan de Fomento Lector apunta a mejorar las destrezas en la comprensión de la lectura, trabajar con la extracción de la información, la inferencia y el pensamiento crítico.

“No es que el niño este leyendo simplemente un texto para responder preguntas, hay una función lúdica en la lectura, yo leo, intervengo, dialogo, dibujo, creo a partir de la lectura con mis pares”, especificó Montesinos.

Los libros utilizados en el plan comprenden ilustraciones, preguntas y juegos, todo en pro de fomentar las destrezas en la comprensión e impulsar el interés en los pequeños de la casa.

“Buscamos que la lectura se vuelva entretenida en el aula y con los alumnos, que la lectura deje de ser vista como algo aburrido por el alumno, por eso proponemos trabajo en comunidad”, explica Joaquín Calaf, encargado del Plan de Fomento Lector.

ROL DE LAS FAMILIAS

El Plan de Fomento Lector también busca integrar a las familias en el desarrollo de los niños, pues el texto se presenta de una forma clara para los apoderados.

“Qué es lo que necesitamos como escuela, que haya una identidad y una situación de mayor vinculo, hoy en día el trabajar en conjunto nos da mayor fuerza y ahí podemos trabajar y ahí podemos empezar a hablar de equidad y calidad en la educación, que no tan solo sea la escuela, sino mezclarlo con la casa”, dijo Iturriaga.

La idea es que las familias puedan fomentar y hacer de la lectura parte de sus rutinas. “Cuando los padres entienden a cabalidad lo que el docente está haciendo por sus hijos para poder enseñarles a leer y tú los incorporas explicándole como utilizar este material, esto ojalá provocara un rato en familia entorno a la lectura”, explica Calaf.

LA RECEPCIÓN DE LOS PROFESORES

Como una primera parte el plan de fomento lector cuenta con una inducción que se les da a los profesores de todas las áreas, no solo el profesor de lenguaje, para una enseñanza transversal.

“La participación y el trabajo de los profesores con los estudiantes, el hecho de cambiar el eje de una lectura muy individual a una lectura colaborativa, con sus pares. Cuando leemos en comunidad compartimos los contenidos de la lectura, pero también compartimos como seres humanos”, dijo Montesinos.

La puesta en marcha de este plan aspira mejorar los resultados de comprensión lectura en la comuna en los próximos años. “Lo que esperamos es que los resultados de comprensión que hemos ido diagnosticando y evaluando en la medida que los textos van aumentado den cuenta de esta mayor puntuación en la capacidad de leer comprensivamente en nuestros estudiantes”, aseguró Montesinos.

MEDIDAS ANTE LA CONTIGENCIA

El equipo DAEM inició este viernes la entrega de libros didácticos del Plan de Fomento Lector, a los establecimientos de la comuna.

Considerando la contingencia sanitaria del país, ante la propagación del Covid-19, el equipo espera desarrollar mecanismos junto a los establecimientos, para que se pueda materializar la entrega del material a los niños, pues no solo se pueden trabajar en clases, sino también junto a las familias.

“El Plan de Fomento Lector también busca abordar a las familias, estamos viendo la manera de hacer llegar el material a las familias, de generar capsulas informativas para que puedan entender”, explicó Calaf.

Un trabajo que se realizará en conjunto con los establecimientos, y que pretende abordar todas las realidades, como las escuelas rurales donde no hay internet y las escuelas de alto riesgo.

Crean software para mejorar comprensión lectora en niños

Como parte del Concurso de Investigación tecnológica de Fondef, científicos chilenos crearon herramienta para fortalecer el léxico en las niños y los niños, un área en la que el país presenta bajos niveles.

Natalia Correa, Explora.cl, 13 de noviembre de 2019.

Poder decodificar fonemas —saber leer— no implica necesariamente entender el mensaje. Por eso, los bajos resultados en pruebas de comprensión lectora son un problema que preocupa a los especialistas en nuestro país: según el último estudio al respecto de la Organización para el Desarrollo y Cooperación Económicos (OCDE), elaborado en 2016, un 53% de los adultos en Chile tendría un nivel de desempeño bajo en comprensión lectora, una cifra muy superior al 19% promedio que presentan los 34 países que conforman este organismo.

—Es muy grave que más de la mitad de la gente no entienda lo que está leyendo —asegura Marcela Peña, doctora en Ciencias Cognitivas y Psicolingüísticas, y académica de la Escuela de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Chile—. Y lo más grave es que el sistema no lo está solucionando.

La agencia de las Naciones Unidas en temas de educación, ciencia y cultura (UNESCO) reportó que hay 17 millones de niños y niñas en el mundo que, pese a estar recibiendo educación formal, no entienden lo que leen. Según Peña, esto se debe, en parte, a que no existe un método estandarizado mundial para desarrollar la comprensión lectora, como sí lo hay para la decodificación de los fonemas.

Por eso, junto a un equipo multidisciplinario, la científica ha estado desarrollando una herramienta para ayudar a combatir el problema: una aplicación psicolingüística gratuita para tablets, diseñada para niños de dos a cinco años que, que a través de una serie de juegos les fomenta el desarrollo de una mejor comprensión lectora.

—Si a un niño pequeño se le enseñan más palabras, tiene una mayor chance de entender lo que le dicen y también una mayor facilidad para expresarse —explica la investigadora—. Una vez que obtiene ese vocabulario, eso impacta directamente en su capacidad de lectura.

El software, que aún no tiene un nombre definido y está en etapa de pruebas, fue desarrollado por investigadores del Laboratorio de Neurociencias Cognitivas de la Pontificia Universidad Católica de Chile, junto con un equipo de ingenieros de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción. Su interfaz, cuenta Peña, permite acceder a distintos juegos diseñados para desarrollar el léxico, guiados por una educadora de párvulos grabada en video, la cual va enseñando las palabras e interactuando con los usuarios para que las asocien con fotografías en la pantalla. Según la edad, los contenidos cambian: desde el aprendizaje de letras y fonemas, en el caso de los niños más pequeños, hasta adverbios y verbos.

—Si tomamos los problemas de lectura de los niños más pequeños y vemos qué porcentaje de ellos son biológicos, como la dislexia, en Chile sería cercano al 10%. El resto corresponde solo a temas de aprendizaje —explica Peña.

El equipo de investigación lleva dos años estudiando los efectos del software, luego de obtener financiamiento del Concurso de Investigación Tecnológica del Programa Fondef. Eligieron al azar jardines infantiles de algunos sectores vulnerables de Santiago, en las comunas de La Granja y Puente Alto, y, en total, participaron alrededor 300 niños y niñas. En ellos se armaron dos grupos: uno que ocupó la aplicación durante el año escolar y otro que no la usó, cumpliendo la función de grupo control.

“Si a un niño pequeño se le enseñan más palabras, tiene una mayor chance de entender lo que le dicen y también una mayor facilidad para expresarse. Una vez que obtiene ese vocabulario, eso impacta directamente en su capacidad de lectura”, dice Marcela Peña.

Los resultados, cuenta la investigadora, fueron alentadores: la exposición al juego generó diferencias notorias en los niños que lo utilizaron, presentando mejoras en el habla, la producción de frases y comprensión de vocabulario. Cinco meses después de dejar de jugar con la aplicación, los niños se acordaban del 60% de lo que habían aprendido, lo que implica adquisición de conocimiento duradero.

—Las educadoras de párvulos que acompañaron a los niños mientras jugaban, señalaron muy buenos efectos —cuenta Peña—. Los padres también, lo que es súper importante, porque no sirve de mucho crear algo como esto, si las personas que tratan diariamente con los niños no ven los resultados.

El próximo paso, explica la investigadora de la PUC, es desarrollar una versión del software que permita que varios niños jueguen a la vez. A futuro, la aplicación se podrá descargar de forma gratuita, para el uso de todos los jardines de Chile.

Otros enlaces:

https://www.conicyt.cl/fondef/2019/11/15/crean-software-para-mejorar-comprension-lectora-en-ninos/

¿Por qué los chilenos tienen nota roja en comprensión lectora?

Según la Ocde, el 5% de los profesionales en Chile presenta un alto nivel en este ámbito, mientras que el promedio de los países más desarrollados arroja un 21%. Expertos dicen que el problema se origina en la infancia.

Viernes 14 de septiembre de 2018, Daniela Muñoz, Nacional La Tercera

Desde 2016 se sabe que en Chile el 1% de las personas adultas que tiene educación media completa entiende lo que lee, frente al 7% promedio de la Ocde. Más preocupante aún es que solo el 5% de los adultos con educación superior tiene un alto nivel de comprensión lectora, mientras que el promedio de ese grupo de países es de 21%.

Estos datos, que fueron mencionados en el informe de la Ocde “Education at a Glance 2018”, dado a conocer esta semana, abrieron el debate respecto de lo que se ha hecho para revertir esta tendencia, lo que falta por ejecutar y los motivos de estos bajos índices de comprensión que tienen los chilenos en relación a lo que leen.

El exjefe de Educación General del Mineduc y actualmente investigador de la U. Diego Portales, Gonzalo Muñoz, plantea que “según esta evidencia, y a pesar de avances importantes entre generaciones, hoy el 53% de los adultos en Chile no entiende instrucciones escritas simples, como interpretar los signos de un mapa. Esto, claramente, es un problema que afecta la adecuada integración de las personas a su vida en sociedad”.

Ernesto Treviño, director del centro para la transformación educativa de la U. Católica Centre, afirma que a pesar de que las personas asistan a la educación superior, esta no necesariamente las dota de la competencia básica de comprensión lectora que deberían tener. “Sin duda esto es un problema de calidad de la educación, porque la comprensión lectora debería desarrollarse en la educación básica y media, pero incluso en la educación superior no se alcanza dicha habilidad. Se puede afirmar que las instituciones de educación superior que recibieron a estas personas no cumplieron con el cometido de desarrollar esta habilidad básica”, dice Treviño.

Según los investigadores, los factores que influyen en este tipo de indicadores son diversos y van desde el nivel educacional de las familias de origen, pasando por el trabajo de los docentes en el aula, hasta los hábitos de lectura que se desarrollan en edades más avanzadas.

¿Cómo se resuelve esto?

Para Gonzalo Muñoz, la solución a este “déficit” debe apuntar en “poner un foco cada vez más claro en el apoyo a las escuelas y liceos y en el desarrollo de capacidades de los actores educacionales, temas que hoy parecieran no formar parte de las prioridades gubernamentales”.

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, plantea que la lectura es central en la mejora de la calidad. “Estamos diseñando un programa que tiene como objetivo promover la lectura desde la primera infancia. Y lo estamos abordando desde diferentes ángulos, que pasan por un trabajo con los directivos, docentes y familias, además de la mejora del equipamiento en los establecimientos”, afirmó la secretaria de Estado.

Cubillos añade que se está trabajando en el Plan Nacional de Calidad, que contempla iniciativas como ‘Todos al Aula’, que busca desburocratizar la gestión de las escuelas y el trabajo de los docentes.

La académica e investigadora del Centro de Investigación Avanzada en Educación (Ciae) de la U. de Chile, Macarena Silva, plantea que “es importante enseñar a los niños no solo a leer, no solo a juntar letras, sino que a comprender. Porque muchas veces se piensa que es suficiente con que el niño sepa leer, pero es fundamental enseñarles también a comprender lo que leen y escuchan. Y si esto no se resuelve a temprana edad, después se mantiene y genera problemas”.

Alejandra Meneses, académica de la Facultad de Educación de la U. Católica, indica que tanto el vocabulario “como las habilidades de lenguaje que caracterizan los contextos de aprendizaje y evaluación contribuyen significativamente a la comprensión alcanzada por los estudiantes en textos explicativos. Por lo tanto, en la medida en que se dan más oportunidades a los estudiantes para participar activamente en estos contextos de comunicación propios de la escuela, se les posibilita desarrollar dicho lenguaje, lo que les permitirá comprender más profundamente los textos académicos propios de la escuela”. Y añade que “se necesita tomar más conciencia de la relevancia de un aprendizaje variado, flexible y contextualizado de la lengua que fomente la comprensión de diversos textos para los lectores”.

Lectura digital

Rosa Gaete-Moscoso, directora de la carrera de Educación Básica de la U. Alberto Hurtado, dice que en Chile si bien han existido avances, “falta un fomento más fuerte de la lectura no solo en relación a las evaluaciones”. Y sobre las razones que explican los bajos resultados, señala que se trata de “una cuestión de base cultural que es un problema histórico en Chile”. Además, indica que “el mundo digital fomenta una lectura y escritura parcelada y discontinua, no abordamos largos textos. Uno se sube al metro y ve a mucha gente leyendo en el celular, pero son cuestiones cortas que no permiten desarrollar habilidades más complejas. Y un tercer motivo apunta a que en las escuelas se sigue enseñando a leer y escribir con estrategias de decodificación que son métodos antiguos y eso se ha intentado modificar desde la reforma de 1996”.

Editorial de La Tercera: “Prueba Simce y nulo avance en lectura”

Publicada en el Diario La Tercera el Lunes 13 de agosto de 2018.

Si bien una de las noticias que más atención concitó durante los últimos días fue el cambio de ministro de Educación -hecho que indudablemente ha generado diversas reacciones en el campo político-, lo cierto es que la semana pasada ocurrió otro acontecimiento importante que debiera marcar la agenda del gobierno: la Agencia de la Calidad dio a conocer los resultados de la Prueba Nacional de Lectura 2017. En esta oportunidad, esta fue aplicada en forma muestral -y no censal- a alumnos de 2º básico de 260 establecimientos educacionales del país. Lamentablemente, el promedio de la evaluación no muestra una variación significativa respecto de las mediciones anteriores, lo que habla de un estancamiento preocupante. Asimismo, se encuentra que en esta etapa ya se produce una fuerte brecha entre los promedios de niños de nivel socioeconómico bajo y alto, la que alcanzó los 53 puntos.

Junto con la entrega de los puntajes, se identificaron algunos de los elementos que ayudarían a lograr un mejor aprendizaje de la lectura, entre los cuales destacan la dedicación y expectativas de los padres respecto de la enseñanza de sus hijos, así como también la asistencia a una educación parvularia de calidad. La evidencia indica que la experiencia de los niños en su primera infancia tiene el potencial de influir sobre su motivación y preparación para la etapa escolar, pudiendo afectar irreversiblemente su trayectoria futura. De igual forma, tal como la educación parvularia es capaz de influir sobre el desarrollo de las habilidades lectoras de los niños en 2º básico, estas últimas constituyen a su vez un insumo fundamental para sus aprendizajes posteriores durante la vida escolar. Lamentablemente, los niños que no logran leer correctamente pueden verse limitados en sus aprendizajes más adelante.

Todo esto nos habla sobre la importancia de diseñar estrategias que permitan abordar oportunamente las falencias que se producen en los aprendizajes de los niños y revertir oportunamente su retraso. Para ello, sin embargo, se requiere detectar en forma temprana y precisa dónde están las mayores carencias, y dirigir hacia allá los esfuerzos del Estado. Paradojalmente, el potencial de la Prueba Nacional de Lectura es insuficiente en ese sentido, pues el año 2015 el gobierno tomó la decisión de dejar de aplicarla en forma censal, es decir, a todos los niños de 2º básico. Y en cambio, decidió comenzar a tomarla solo a una muestra de colegios, impidiendo detectar con precisión dónde está la población que más apoyo requiere: en 2017 apenas se cubrió al 3% del total de escuelas y niños de este nivel.

Es de esperar que la ministra que acaba de asumir en la cartera de Educación esté consciente de este tipo de desafíos, que aunque no suelen destacar en la agenda política, debieran ser la verdadera prioridad para el país. La tarea es encontrar los mecanismos que permitan llegar a quienes comienzan a quedarse rezagados más tempranamente, atacando las brechas que comienzan a manifestarse prematuramente en la vida escolar y focalizando los esfuerzos del Estado en lo más urgente.