• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 93 seguidores más

  • Dónde estudiar bibliotecología
  • Libérate lee
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Secciones

La antigua costumbre de leer a viva voz se adapta a la era digital

Sexta versión de El Placer de Oír Leer:

La antigua costumbre de leer a viva voz se adapta a la era digital

Tras una selección regional, el concurso de cuentacuentos escolares realizó, por primera vez, una final en formato virtual.

M.C., Educación El Mercurio, Domingo 13 de diciembre de 2020.

Durante sus cinco versiones anteriores, los estudiantes que llegaban a la final del concurso El Placer de Oír Leer solían reunirse en un mismo escenario a hacer eso que disfrutan y les resulta bien: leer un extracto de su libro favorito frente a otros.

Así por ejemplo, el año pasado la cita ocurrió en el Salón de Honor de la Municipalidad de Santiago, mientras que en años anteriores el encuentro fue en el Teatro Municipal de esa misma comuna.

Para llegar a esta instancia, antes todos se habían reunido en sus colegios o en encuentros locales entre varios establecimientos.

En 2020 las cosas fueran diferentes. Porque si bien el concurso mantuvo su esencia de reconocer a los mejores cuentacuentos escolares de Chile, por primera vez las competencias internas de cada colegio -que es donde se define a quienes participarán en las fases regionales que dan paso a la gran final- fueron todas en línea. Es decir, un jurado evaluó a distancia aspectos como la dicción o entonación de cada uno de los participantes, que este año representaron a cerca de 200 establecimientos repartidos en 123 comunas.

Todos cursan entre 3° y 6° básico.

El concurso, que es organizado por Fundación Yo Te Leo y Fundación Ibáñez Atkinson, y que cuenta con apoyo de la U. Católica, Ibby Chile y editorial SM, siguió con este modelo virtual para la final, que ocurrió a fines de esta semana: a través de un Zoom, 16 finalistas, provenientes de lugares como Taltal, El Carmen, Huiscapi o Porvenir, se conectaron digitalmente desde sus casas.

Conejos y Quijotes

“Me está acompañando mi mamá, que está aquí al lado mío. Mi papá y mi hermano están en el primer piso nerviosos”, diría Teresita Farías, estudiante de 6° básico de la Escuela San Rafael, en la comuna del mismo nombre, antes de leer su extracto y para dar cuenta de esta final con tintes más hogareños.

Frente a la pantalla del computador, la estudiante optó por leer una parte del libro “Un conejo sin orejas”.

Para representar los extractos que correspondían a la mamá conejo, Teresita subía el tono de su voz. Para representar al hijo, pausaba y volvía más lento su habla.

En todo momento, se acompañaba de la mano con la que no sostenía el texto para dar énfasis: la levantaba cuando quería resaltar una palabra en particular, o juntaba los dedos índice y pulgar cuando en la historia se hablaba sobre algo pequeño.

Sus buenos resultados la llevaron a obtener el primer lugar del concurso.

Aline Jutz, de Lago Ranco, optó por “Al conejito le encanta leer”, mientras que Lucas Pavez, de Copiapó, prefirió quedarse con un clásico, leyendo un extracto de “Aventuras de Don Quijote de la Mancha”.

Vestida con el uniforme de su colegio, Anny Guerra, de Rancagua, escogió leer “La abuela virtual y otros cuentos”, y destacó por hacer distintas muecas que ayudaban a representar el sentido de cada frase. Por ejemplo, al leer el extracto en el que una profesora cuestionaba a uno de sus alumnos, se preocupó de fruncir las cejas.

“Todos son ganadores por el solo hecho de haberse encantado con la lectura, especialmente en un año tan desafiante como este. Sin duda, este tipo de instancias deja una huella en los niños, profundizando su amor por la lectura y potenciando en ellos múltiples habilidades claves para su desarrollo socioemocional”, comenta Daniela del Valle, gerente general Fundación Ibáñez Atkinson.

Leer “nos da acceso a más vocabulario y puedo desarrollar mucho más mi imaginación”, concuerda Emilia Cortés, estudiante de Taltal.

“Es muy interesante para mí, porque puedes llegar a mundos muy grandes”, agrega Amir Fahfouhi, de Yungay.

Habrá biblioteca infantil y juvenil en ex Asilo de las Hermanitas de los Pobres

Es una iniciativa de la Fundación Palabra que preside Constanza Mekis.

Ilustre Municipalidad de Santiago, Lunes 23 de noviembre de 2020.

El Alcalde Felipe Alessandri, acompañado por el concejal Leonel Herrera, participó en la breve ceremonia de colocación de la “primera piedra” de la Biblioteca Interactiva Latinoamericana Infantil y Juvenil (BILIJ) que funcionará en el recinto municipal situado en el ex Asilo de las Hermanitas de las Pobres (Carmen 1200).

La nueva biblioteca –que contará con un centro de documentación y estudios- es una iniciativa de la Fundación Palabra, organización sin fines de lucro que preside Constanza Mekis, quien además es directora de la Organización Internacional para el Libro Infantil y Juvenil.

Durante el evento, realizado en el hermoso parque que rodea al citado recinto municipal, el Alcalde Alessandri destacó: “Esta naciente biblioteca, dedicada a un público de niños y jóvenes, es fruto del esfuerzo que desde el 2018 desarrolla la Fundación Palabra, cuya presidenta es hija de un gran Alcalde de Santiago, Patricio Mekis. Esta iniciativa cultural brindará gran apoyo de los vecinos y será una excelente contribución que ampliará los servicios para los vecinos de este recinto municipal”.

La Fundación Palabra se dedica a fortalecer el vín­culo de niños y jóvenes con la lectura, la cultura, la ciencia y las artes, por medio del cono­cimiento interactivo, el diálogo y goce con libros y objetos culturales de Latinoamérica y el mundo. Su directorio está constituido por personas de reconocida trayectoria en el ámbito de la cultura, la literatura y el fomento de la lectura.

Mientras duren las obras de remodelación del ex convento –que hoy ejecuta el municipio- la biblioteca funcionará en una pequeña casa situada en el parque, denominada Casa Ventura.

Los desafíos de Constanza Mekis para fomentar la lectura en Latinoamérica y el Caribe

Recién electa presidenta para la región de IBBY, organismo internacional dedicado al fomento lector de jóvenes, detalla sus retos y cómo ve la situación nacional.

María Soledad Ramírez R., Cultura El Mercurio, Lunes 28 de Septiembre de 2020

Lo que caracteriza a Constanza Mekis es su sonrisa, siempre en su rostro. Detrás de sus maneras suaves y su atención a escuchar a quien le habla, esconde su capacidad de sacar adelante grandes proyectos. Su larga carrera —de más de 40 años— en tomo a los libros, al fomento lector, a las bibliotecas, da cuenta de su capacidad de liderazgo y su empuje. Así, fue una de las fundadoras del sistema de coordinación nacional de las Bibliotecas Públicas CRA (Centro de Recursos para el Aprendizaje) del Ministerio de Educación, donde trabajó 22 años; es presidenta de la Fundación Palabra, consultora internacional para países iberoamericanos en el fomento de la lectura en los jóvenes; profesora en la U. Alberto Hurtado, y autora de los libros “Formación del lector escolar” (2016) y “Bibliotecas escolares para el siglo XXI” (2019), en coautoría con Christian Anwandter.

Mekis también ostenta otro cargo que hoy la tiene en la cumbre. Como presidenta, desde 2015, de la Organización Internacional para el Libro Juvenil (IBBY en su sigla en inglés), sede Chile, acaba de ser elegida para dirigir las oficinas de IBBY para Latinoamérica y el Caribe, como parte de la mesa ejecutiva del organismo con sede en Suiza. Es la primera vez que el país tiene ese puesto.

Al teléfono, se la escucha feliz de enfrentar este nuevo desafío —”es una preciosa oportunidad para aportar, y un gran reto”, comenta— que la obligará a mirar a los 16 países de la región que tienen una oficina IBBY: toda América Latina, con la excepción de Paraguay, Nicaragua, Honduras y Panamá. También están México y Cuba, Haití y República Dominicana, en el Caribe.

—¿Qué significa para Chile estar en la mesa ejecutiva de IBBY?
“Bueno, es tremendamente importante, porque uno está ahí oyendo a los grandes. En este caso, el presidente es de China; está Rusia, que tiene un desarrollo en el campo de la promoción de la lectura muy impresionante, sobre todo en el último tiempo. Están Alemania, Gran Bretaña e Italia, que es un país que ha desarrollado la Feria de Bolonia y eso es señero para todo el campo. Es una gran oportunidad de oír a los grandes y también que sepan de Chile y de la región”.

—¿Cuáles serán sus desafíos?
“Lo primero es conocer las dimensiones y los trabajos de cada uno de los países integrantes de IBBY en Latinoamérica y el Caribe. Queremos impulsar una reunión continental de los mediadores, estamos ya trabajando con un proyecto para septiembre del 2021, que obviamente será virtual. También está muy presente cómo formar un equipo asesor de la región, que haya tenido experiencias anteriores, y hacer un trabajo mancomunado con Cerlalc (Centro Regional para el Fomento del Libro). Dentro de eso, creo que lo que sería extraordinario para la región es hacer un gran centro del libro, de la literatura latinoamericana, de la LIJ; un catálogo que sea atractivo, que esté actualizado, que tenga los contactos para las nuevas fuentes. Eso permitiría generar nuevas publicaciones con derecho de edición, generar envíos subvencionados, es decir, que exista la información, porque si hoy preguntas qué se publica en Latinoamérica, no se sabe”.

Al terminar esa larga lista de proyectos, ríe al darse cuenta de que es mucho trabajo y que solo tendrá dos años en el cargo para llevarlos a cabo. Ya tiene un análisis de cómo está la región en el tema del fomento lector.

“Es un continente enorme, muy vasto y, por otro lado, muy variado y disímil, muy diverso en sus contextos, tanto sociales como económicos y culturales. Hay países en donde se han desarrollado políticas públicas y emprendimientos editoriales independientes que generan un ecosistema bastante propicio para el desarrollo de la formación de lectores, pero otros están iniciando un camino y, por lo tanto, creo que desde estas instancias es muy bueno homogeneizar políticas que han dado buenos logros y que se pueden formalizar en otros países”, señala.

Específicamente sobre Chile, la presidenta de IBBY destaca el avance que ha tenido el país, pero sitúa nuestra debilidad en el valor social de la lectura: “Acá nos falta el mundo de las familias, mayor conciencia social del valor de la lectura. Eso es más que políticas públicas, son generaciones que han estado al margen de la lectura, que esta solo se ha entregado en los colegios. Pero eso es insuficiente, porque la cantidad de horas que tiene un niño en su hogar es mayor, es decir, esa familia, esos padres y abuelos que no han estado inmersos en el campo de la lectura no hacen el puente necesario. Entonces, ahí debemos ver cómo mejoramos ese listón en la sociedad civil”.

Y para ahondar en ese tema, comenta que está terminando de escribir un libro “sobre cómo cultivar la lectura en familia”.

Encerrada como todos en la pandemia, Constanza Mekis hace una defensa del libro y la lectura, como un ejercicio que da libertad. “Uno puede decir ‘estamos confinados’, pero confinados orgánicamente; intelectualmente, anímicamente, lo que da la lectura es inmensamente poderoso, sobre todo en estos tiempos en que creo se ha hecho muy patente que los espacios donde hay lectura son espacios con oxígeno”.

Nueva plataforma del Mineduc tuvo dos millones de usuarios en una semana

Política Las Últimas Noticias, Martes 24 de marzo de 2020.

A una semana de su lanzamiento del sitio web del Ministerio de Educación aprendoenlinea.mineduc.cl alcanzó la cifra de dos millones de usuarios que lo consultan permanentemente. La plataforma fue diseñada para que estudiantes de Educación Básica y Media puedan estudiar a distancia y avanzar en los contenidos de las diferentes asignaturas que imparte el sistema educativo. El ministro de Educación, Raúl Figueroa, informó además que “a partir de hoy (lunes), tras una alianza con Atelmo, quienes accedan a la página podrán navegar en ella y descargar textos sin gastar los gigas de sus planes (de datos)”. La página aprendoenlinea.mineduc.cl cuenta con material educativo para todas las asignaturas: contiene guías y material de estudio de acuerdo a cada nivel educativo, además de la posibilidad de revisar los textos escolares en versión digital. Se puede acceder a ella a través del siguiente link (https://bit.ly/2WCDGS3). Los estudiantes también tienen la posibilidad de visitar la Biblioteca Digital Escolar (en https://bdescolar.mineduc.cl/) donde existen más de 10 mil títulos disponibles, además de un plan de lectura mensual con títulos sugeridos para cada curso. La biblioteca se encuentra en el siguiente link (https://bit.ly/3br3yEN). La asignatura más visitada en la página es Lenguaje, seguida de Matemáticas, mientras que los estudiantes entre primero y séptimo básico son quienes más la usan.

Así son los 12 años de evolución del programa que regala computadores a los escolares

Partió en 2009 entregando grandes PC y hoy da notebooks ultralivianos:

Así son los 12 años de evolución del programa que regala computadores a los escolares

Si bien cumple con acortar la brecha digital, aún hay mucho camino por recorrer para que repercuta en una mejora en el aprendizaje.

Alexis Ibarra O., Educación El Mercurio, Domingo 1 de Marzo de 2020.

En el 2013, Ana Paula Buzdon cursaba séptimo básico en el Liceo Cardenal Caro de Buin. Ese año recibió su primer computador, se lo regaló el Estado. “Tener mi propio notebook me cambió la vida. Por ejemplo, no tenía que quedarme hasta más tarde en el colegio, podía hacer los trabajos en la casa”.

Hoy, siete años después —Ana Paula ya es una universitaria que cursa Ingeniería en la UC—, dice que para ella ese programa significó “emparejar la cancha”: poder tener acceso a un notebook, cuando su familia no tenía recursos para adquirirlo.

En 2009 comenzó en Chile el programa “Yo elijo mi PC”, que ese año entregó casi 30 mil computadores a alumnos de séptimo año de escasos recursos y buen rendimiento. Seis años más tarde, en 2015, se creó otro programa con una meta similar: “Me conecto para aprender”, cuyo objetivo era universalizar el acceso, ya que se entregaba a todos los alumnos de séptimo de colegios públicos, sin requisitos de condición social o notas. Ese año —sumando ambos programas— se entregaron 130.332 computadores, cien mil más que en 2009.

Desde el año pasado ambos programas se unificaron bajo el nombre de “Becas TIC Junaeb”. En mayo comenzarán a repartirse 130 mil computadores que se entregarán a la totalidad de los alumnos de colegios públicos que cursen séptimo básico.

Para los que asisten a séptimo básico en establecimientos particulares subvencionados, el requisito. Es que hayan tenido sobre 5,9 como promedio en 4º y 5º básico, y que pertenezcan al 40% más vulnerable, según el Registro Social de Hogares.

Derribar barreras

El objetivo de este programa es “entregar herramientas tecnológicas para que los estudiantes se desenvuelvan sin limitaciones de acceso a la información y se familiaricen en el uso cotidiano de los computadores”, dice Jaime Tohá, director nacional de la Junaeb. La idea, añade, es “derribar cualquier barrera que impida el acceso a la educación”.

Así como los requisitos para su entrega han mutado, también lo ha hecho el tipo de computadores: desde grandes PC de escritorio en 2009 —pensando que ese equipo era el único del hogar— hasta modernos notebooks de uso personal en la actualidad.

Este año se entregan dos versiones, y es el estudiante el que debe elegir entre un ultraportable o uno gráfico. “El primero privilegia la movilidad; el segundo, el desempeño en tareas de alto nivel de exigencia, tales como planillas, uso de múltiples documentos en simultáneo y material audiovisual”, dice Sebastián Marambio, director del Centro de Innovación del Ministerio de Educación, quienes asesoran a la Junaeb en definir los equipos a entregar.

Hoy no existen impedimentos para que el beneficiario venda el equipo. Tampoco se incorpora, como en otros años, un convenio empresa que permitía demunciar el robo y poder hacer un seguimiento del equipo y recuperarlo en caso de ser hallado.

En 2018, la Dirección de Presupuestos dijo, al evaluar los programas que entregaban computadores a los escolares, quesibiense hacían cargo de la brecha digital, “no han generado acciones robustas que permitan avanzar en el uso y desarrollo de habilidades en el ámbito educativo”.

Coincide en parte Emesto Laval, doctor en Educación en la U. De Bristol y especialista en informática educativa. “Este programa cumple con un objetivo de equidad. Pero lo que me inquieta es que no se aprovechen todas las oportunidades. Por ejemplo, no estamos pensando en qué pasa con ese profesor que de un día para otro tiene al 100% de sus alumnos con un notebook. La Junaeb hace un lujo de trabajo desde el punto de vista de la logística, pero su foco no es coordinarse con el currículo”, aclara.

Además, dice, muchas de las necesidades de conectividad y de información —como buscar en Google ciertos contenidos- están cubiertas por un celular, de ahí que su recomendación es que los notebooks se usen para potenciar la faceta creativa: realizar proyectos de robótica, hacer presentaciones, usarlos para crear música o películas. “Eso no surge de forma espontánea, hay que apalancarlo, por ejemplo, entregando kits de creatividad según sus intereses”.

Actualmente, el programa Becas TIC Junaeb incorpora contenido educativo precargado. “Los computadores vienen con más de 50 recursos de aprendizaje a los que se accede desde la web, y están agrupados según las necesidades de las distintas asignaturas de séptimo básico”, dice Marambio. Lo pueden usar desde sus casas o cada profesor ve si los emplea en clases.

Son contenidos que durante dos años ha generado el ministerio para mejorar el acceso universal, entre ellos Yoaprendomas.cl y la biblioteca digital escolar (bdescolar. mineduc.cl). “En Yoaprendomas.cl existe un sinfín de guías y recursos de apoyo para las distintas asignaturas. En tanto, la biblioteca digital escolar cuenta por primera vez con los textos escolares en formato digital, además de acceso a cientos de libros de literatura”, aclara Marambio.

“Es valorable cómo esta política se ha ido perfeccionando, agregando mayor variedad de dispositivos para escoger, sumando conectividad e incorporando recursos educativos. Sin embargo, hace falta una vinculación con otras políticas públicas en educación. Por ejemplo, los alumnos que reciben computadores podrían recibir textos escolares digitales enriquecidos, no solo copias digitales en PDF, complementando e incluso reemplazando el texto en papel tradicional. Los programas de estudios sugeridos podrían incluir recursos digitales o actividades colaborativas aprovechando la conectividad entregada por el Estado, entre otras posibles articulaciones”, dice el pedagogo Hugo Martínez, director pedagógico de Colegium.

Muchos de los cambios actuales, dicen desde la Junaeb, se sustentan en un estudio de satisfacción entre los beneficiarios que se hizo en 2018 y que midió, entre otras cosas, el tipo de uso que les daban. Martínez sugiere que tras 12 años se haga un estudio de impacto que permita identificar los logros y proponer desafíos que permitan mejorar esta política pública. En la Junaeb aseguran que un estudio de este tipo comenzará a realizarse este año.

Otros beneficiados

No solo niños son beneficiarios de este programa, sino que también adultos que nivelan sus estudios. Además, hay cerca de 2 mil equipos que se entregan a estudiantes con discapacidad a los que se agregan accesorios y dispositivos especiales como un mouse especial, monitores de alto contraste o la capacidad de leer lo que aparece en pantalla.

Equipos entregados.

2015 fue el último año en que repartieron computadores de escritorio. Hoy solo son notebooks.

1.093.012 es el total de computadores entregados entre 2009 y 2020.

Son los mismos alumnos beneficiarios los que pueden configuración y la apariencia de sus notebooks. Enla foto, alumnos que lo recibieron el año pasado.

En 2009 se creó el programa “Yo elijo mi PC”, al que se sumó en 2015 “Me conecto para aprender”. Este año, ambos se unificaron en Becas TIC Junaeb.