• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Plan de fomento lector impulsa destrezas y habilidades en niños y niñas de Talca

Red Maule, Viernes 27 de marzo de 2020.

El Plan de Fomento Lector apunta a mejorar las destrezas en la comprensión de la lectura, trabajar con la extracción de la información, la inferencia y el pensamiento crítico.

La comprensión lectora en la comuna de Talca, durante los últimos diez años, ha arrojado los índices más bajos en SIMCE y PSU. Tal realidad, impulsó al DAEM a la implementación de un Plan de Fomento Lector para que los niños y niñas mejoren sus destrezas.

El plan ejecutado por el DAEM Talca se ha puesto en marcha gracias al apoyo del Consejo Municipal de Talca y el alcalde Juan Carlos Díaz.

“Los niños más vulnerables tienen menor comprensión de lectura que los niños de familias con nivel socioeconómico más alto. El alcalde Juan Carlos Díaz, hace ya dos años atrás, tuvo esta preocupación de querer democratizar los procesos de lectura, porque la lectura es el predictor más eficaz para ver el nivel de éxito de laboral y académico”, dijo Leonardo Montesinos, integrante del Plan de Fomento Lector.

Actualmente este plan alcanza a 24 establecimientos de la comuna, uno de estos es la Escuela La Florida, donde se implementó el año pasado con un alto nivel de integración. La directora de la escuela, Gloria Iturriaga, destacó la calidad profesional de esta iniciativa.

“Hay muchas iniciativas que se dan, pero son pocas las que realmente son buenas y dan resultados, quiero destacar en esto el plan de fomento lector porque abarca la comprensión lectora y la lecto-escritura. Los chicos al trabajar con el material se va viendo un progreso y se va dando un trabajo mancomunado”, dijo Iturriaga.

ESTRATEGIAS Y DINAMISMO

El Plan de Fomento Lector apunta a mejorar las destrezas en la comprensión de la lectura, trabajar con la extracción de la información, la inferencia y el pensamiento crítico.

“No es que el niño este leyendo simplemente un texto para responder preguntas, hay una función lúdica en la lectura, yo leo, intervengo, dialogo, dibujo, creo a partir de la lectura con mis pares”, especificó Montesinos.

Los libros utilizados en el plan comprenden ilustraciones, preguntas y juegos, todo en pro de fomentar las destrezas en la comprensión e impulsar el interés en los pequeños de la casa.

“Buscamos que la lectura se vuelva entretenida en el aula y con los alumnos, que la lectura deje de ser vista como algo aburrido por el alumno, por eso proponemos trabajo en comunidad”, explica Joaquín Calaf, encargado del Plan de Fomento Lector.

ROL DE LAS FAMILIAS

El Plan de Fomento Lector también busca integrar a las familias en el desarrollo de los niños, pues el texto se presenta de una forma clara para los apoderados.

“Qué es lo que necesitamos como escuela, que haya una identidad y una situación de mayor vinculo, hoy en día el trabajar en conjunto nos da mayor fuerza y ahí podemos trabajar y ahí podemos empezar a hablar de equidad y calidad en la educación, que no tan solo sea la escuela, sino mezclarlo con la casa”, dijo Iturriaga.

La idea es que las familias puedan fomentar y hacer de la lectura parte de sus rutinas. “Cuando los padres entienden a cabalidad lo que el docente está haciendo por sus hijos para poder enseñarles a leer y tú los incorporas explicándole como utilizar este material, esto ojalá provocara un rato en familia entorno a la lectura”, explica Calaf.

LA RECEPCIÓN DE LOS PROFESORES

Como una primera parte el plan de fomento lector cuenta con una inducción que se les da a los profesores de todas las áreas, no solo el profesor de lenguaje, para una enseñanza transversal.

“La participación y el trabajo de los profesores con los estudiantes, el hecho de cambiar el eje de una lectura muy individual a una lectura colaborativa, con sus pares. Cuando leemos en comunidad compartimos los contenidos de la lectura, pero también compartimos como seres humanos”, dijo Montesinos.

La puesta en marcha de este plan aspira mejorar los resultados de comprensión lectura en la comuna en los próximos años. “Lo que esperamos es que los resultados de comprensión que hemos ido diagnosticando y evaluando en la medida que los textos van aumentado den cuenta de esta mayor puntuación en la capacidad de leer comprensivamente en nuestros estudiantes”, aseguró Montesinos.

MEDIDAS ANTE LA CONTIGENCIA

El equipo DAEM inició este viernes la entrega de libros didácticos del Plan de Fomento Lector, a los establecimientos de la comuna.

Considerando la contingencia sanitaria del país, ante la propagación del Covid-19, el equipo espera desarrollar mecanismos junto a los establecimientos, para que se pueda materializar la entrega del material a los niños, pues no solo se pueden trabajar en clases, sino también junto a las familias.

“El Plan de Fomento Lector también busca abordar a las familias, estamos viendo la manera de hacer llegar el material a las familias, de generar capsulas informativas para que puedan entender”, explicó Calaf.

Un trabajo que se realizará en conjunto con los establecimientos, y que pretende abordar todas las realidades, como las escuelas rurales donde no hay internet y las escuelas de alto riesgo.

En la Casa Gonzalo Rojas funcionará la primera Biblioteca de la Poesía en Chile

Diario La Discusión, 13 de marzo de 2020.

“En un país donde prácticamente no existen bibliotecas de poesía, va a venir muy bien esta gran idea que esperamos se transforme en la primera de Chillán y el país”. Con estas palabras el historiador y director de la revista “Quinchamalí”, Alejandro Witker, hizo entrega oficial de los primeros volúmenes de poesía que fueron donados a la Corporación Cultural Casa de Gonzalo Rojas para dar inicio a la Biblioteca de la Poesía.

Witker recordó que la revista recibe constantemente libros de variados autores de distintos puntos del territorio nacional. “De estos envíos hemos agrupado 141 títulos de libros, de poemas o sobre la poesía, y unas cuantas ediciones populares que siempre corren el riesgo de perderse en el camino”, comentó el director.

Por esta razón, el historiador chillanejo hizo entrega de estos libros a la administradora del Centro Cultural Casa Gonzalo Rojas, Cecilia Grüebler, donde funcionará la librería El Relámpago, palabra capital en el universo poético del académico, escritor y Premio Nacional de Literatura.

El presidente del Grupo Literario de Ñuble, Mario Flores, señaló que el propósito era crear bajo el alero de la Casa de Gonzalo la primera Biblioteca de la Poesía en Chile, que reuniera todas las obras poéticas de los famosos y de los desconocidos, de nacionales y extranjeros.

“Esta biblioteca podrá llegar a ser en el futuro un verdadero centro de interés para los estudiantes de literatura, los medios informativos y otros actores culturales”, dijo.

Por su parte, la administradora del centro agradeció esta importante donación que complementa las múltiples actividades, talleres y agrupaciones que reúne la casa del poeta Gonzalo Rojas en Chillán. “Con esta biblioteca de la poseía seguimos cumpliendo el deseo del poeta de acercar la cultura a la comunidad”, afirmó Cecilia Grüebler.

Nueva biblioteca en San Pedro de Atacama invita a la comunidad a disfrutar de la literatura en esta temporada estival

Las dependencias, inauguradas en agosto de 2019 y emplazadas en la población de Alto Jama, corresponden a un proyecto desarrollado por vecinos del sector y financiado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Timeline Antofagasta, 13 de febrero de 2020.

Incentivar la lectura de niñas, niños y adultos con la habilitación de una serie de espacios que conjugan infraestructura y tranquilidad, es el objetivo de la nueva Biblioteca de Alto Jama, la cual sus promotores buscan transformar durante las presentes vacaciones en un panorama para los vecinos de San Pedro de Atacama.

Instalaciones que son el resultado del trabajo de los integrantes de la Junta de Vecinos de Alto Jama, quienes después de tres años desarrollado talleres de reforzamiento para escolares de la comuna, decidieron dar el salto, con la elaboración de un proyecto que hoy es una realidad.

Para Luz Riquelme, presidenta de la Junta de Vecinos de Alto Jama, la implementación de esta biblioteca, hace realidad el anhelo de contar con un espacio más amplio y apto para las actividades que desarrollaban con niños de toda la comuna.

“Poder tener una biblioteca para nosotros como junta ha sido un acontecer muy importante. Cuando postulamos el proyecto lo hicimos pensando en las niñas y niños de todo San Pedro de Atacama, teniendo presente que en nuestros reforzamientos también participaban pequeños de Toconao, por eso hoy estamos felices al contar con un espacio de estas características” indicó la dirigente.

Por su parte Gloria Valdés, Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la región de Antofagasta, destaca las acciones que desarrolla el área de Fomento de esta Secretaria Ministerial en relación al fomento a la lectura en el territorio.

“Es importante destacar que nuestro rol como Ministerio no termina con el financiamiento de una biblioteca, esto más bien es el punto de partida de una serie de acciones orientadas al desarrollo de los hábitos de la lectura. Por eso fue tan importante el lanzamiento del primer plan de la lectura de la región de Antofagasta el 2019, una hoja de ruta con compromisos y acciones que nos permiten seguir acompañando a la Biblioteca Alto Jama, beneficiando así a toda la comunidad” comentó Valdés.

Respecto a la biblioteca, cabe señalar que esta cuenta con tres espacios; el primero destinado a una sala de computación, un segundo utilizado para realizar reforzamientos el cual cuenta con sillas y mesas, y un tercero espacio equipado con libros para todas las edades.

La iniciativa seleccionada en la convocatoria 2019 del Fondo del Libro y la Lectura, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, deja en evidencia el positivo impacto de los denominados Fondos Cultura en el territorio, y la importancia que la comunidad participe y postule.

Acogida cultural

Acogida cultural

Una infraestructura en sintonía con la cosmovisión mapuche, cultura que predomina en esta zona precordillerana de la Araucanía, caracteriza a la nueva biblioteca pública de Curarrehue. La obra representó el trabajo de la Dirección de Arquitectura del MOP en la última Bienal.

Soledad Salgado S., Vivienda y Decoración El Mercurio, Sábado 8 de febrero de 2020.

Es el nuevo foco de atracción en Curarrehue y un orgullo para la comunidad local. La nueva biblioteca pública, que hasta hace pocos meses funcionaba en las dependencias de la Aldea Intercultural Trawü Peyún, se levanta precisamente cerca de esta última y de la municipalidad, consolidando el espacio cívico de la plaza de Curarrehue. La obra se transforma, además en un punto de interés turístico para quienes visitan la zona, sobre todo porque el área tiene conexión con la ruta internacional.

El diseño del volumen, a cargo del arquitecto Benjamín Murúa, y ejecutado por la Dirección de Arquitectura del MOP, se inspira en la ruca mapuche; esto, porque el criterio de la entidad es incorporar a los edificios de uso público la cosmovisión de los pueblos originarios del territorio donde se emplazan, y que, así, estas construcciones cuenten con una efectiva pertinencia cultural. “La forma circular congrega a la comunidad y hace alusión a la arquitectura tradicional mapuche, pero también a la figura de un volcán”, señala Raúl Irarrázabal S., Director Nacional de Arquitectura. Agrega que es una característica importante es la lucarna superior, que permite reconocer, por medio del paso de la luz del sol y de su orientación, el eje cardinal referencial de esta cultura, que corresponde al oriente, a la cordillera. “Con esto se logra generar un patio de luz interior que representa la tierra mapuche, y actúa como un elemento central y ordenador del edificio”, explica. Allí, en ese sector concéntrico, se arma una zona de lectura que además sirve de reunión para la comunidad.

El material predominante del proyecto es la madera. De hecho, esta es la primera obra en esta zona de la Dirección de Arquitectura en la que se utiliza en un 100% madera laminada. Se trata de piezas prefabricadas en un lugar cercano a la instalación, hechas a medida, que se van uniendo en terreno sin generar residuos en obra y que permiten un trabajo más expedito, considerando las condiciones climáticas de la zona. Según explica Irarrázabal, en este proyecto hubo un importante avance en términos bioclimáticos: “Por ejemplo, está el zócalo, que sirve de gran explanada y que permite separar el edificio de la humedad, o las envolventes de su estructura. Estas características favorecen la acogida de sus usuarios, ellos pueden aprovechar realmente un espacio que se abre a la comunidad no solo para la lectura, sino también como un lugar de encuentro, de traspaso de conocimiento y riqueza cultural”.

Un zócalo circular ofrece el espacio necesario para actos cívicos. Es un escenario abierto al público.

El programa se ordena en torno al patio de luz central.

El arquitecto a cargo dialogó con la comunidad durante el proceso de diseño para conocer sus necesidades.

La biblioteca tiene 374 m2. El revestimiento es de teja metálica, por su resistencia y mantención.

Municipio (de Antofagasta) inaugura biblioteca 120

Municipalidad de Antofagasta, Sábado 9 de noviembre de 2019.

La municipalidad de Antofagasta inauguró este sábado la Biblioteca Municipal 120 “Isaac Arce Ramírez”, con lo cual quedará operativa y a disposición de la comunidad.
Con una nueva infraestructura, mobiliario y con una bibliografía más moderna, este nuevo recinto, que data desde 1912 como la primera biblioteca de la ciudad, fue reconstruido luego que un incendio ocurrido en 2015 dañara gran parte de su infraestructura, lo que obligó al municipio a destinar más de $115 millones de pesos para la ejecución de las obras.

Para la alcaldesa Karen Rojo, la entrega de esta obra es una gran alegría para la comunidad ya que devuelve un espacio que tiene 107 años de existencia, destinado a la cultura y a la educación de nuestros vecinos, de nuestros estudiantes y de todos quienes acuden a este espacio a disfrutar de la lectura.

“Este es un espacio que por muchos años ha brindado beneficios a los vecinos de la ciudad y luego de un incendio logramos recuperar este espacio con una inversión 100% municipal, ampliamos las salas y distribuimos de mejor forma los libros, yo los invito a que vengan a disfrutar de este hermoso espacio que está a un costado del Teatro Municipal”, señaló la primera autoridad comunal.

En tanto, el periodista y escritor Víctor Bórquez “esta es una oportunidad tremenda y un desafío para la comunidad para darle vida, llenarlo, atraer a la gente para que ellos entiendan que este espacio es de ellos, ésta es la respuesta a una gran necesidad y es un tremendo aporte para la cultura y el acervo de nuestra región”.

Asimismo Patricio Rojas, Director Ejecutivo Proyecto Cultural Filzic, se refirió a la importancia de fomentar la cultura en la comuna, “la inauguración de esta biblioteca en un mismo circuito patrimonial donde se convive con otras bibliotecas y centros culturales fortalece mucho el concepto de identidad cultural y el ánimo y la lógica de poder hacer un fomento lector más intenso. Es una gran noticia para la comunidad porque una biblioteca siempre va a ser una gran noticia para Antofagasta”.

Sin duda, los más beneficiados con esta inauguración son los vecinos de la comuna, Rocío Campos, estudiante del Liceo Andrés Sabella y del Programa Delta de la UCN, se refiere a las diversas posibilidades que ofrece una biblioteca, “me parece que esta es una gran oportunidad para que podamos aprovechar los recursos que tenemos como ciudad y no tanto depender de las redes sociales en la formación en sí. Y al ser una biblioteca renovada puedes acceder a más posibilidades, a un entorno más amigable, no tan sólo para buscar información, sino que también para reunirse con amigos, reflexionar y ese tipo de cosas”.

Finalmente, es necesario recordar que la biblioteca 120 también cuenta con un nuevo espacio destinado a actividades y educación infantil de la comunidad. Con esto se busca aprovechar las dimensiones reducidas de este espacio, para generar un proyecto amigable con el usuario, facilitando su investigación o uso transitorio, con un servicio más cercano y expedito.

Historia

La biblioteca se encuentra en su ubicación actual desde la década de los 80. Cuenta con computadores de última tecnología, una colección de 13.126 ejemplares y colecciones y entre los servicios bibliotecarios que ofrece, se encuentran la Colección General, Literatura Chilena, Literatura Infantil, Hemeroteca, Literatura del Rincón Nortino, Colección de Diarios desde el año 1920 a la fecha y la Colección de Diarios Oficiales desde el año 1962 hasta el año 2012.

En el año 2002, se realizó un convenio con la Dirección de Bibliotecas Públicas, Archivos y Museo (Ex DIBAM) con el objetivo de transformar a las personas de la comunidad en agentes de desarrollo cultural y social desde las bibliotecas públicas y el ciberespacio, y así superar el aislamiento gracias a Internet y las nuevas tecnologías digitales, a través del programa Biblioredes.

Otras fuentes:
https://www.diarioantofagasta.cl/cultura/111149/inauguran-nueva-biblioteca-en-antofagasta/
https://www.timeline.cl/2019/11/municipio-de-antofagasta-inauguro-biblioteca-120-isaac-arce-ramirez/

El acto poético de vender libros en medio del desierto

Por Yasna Mussa desde San Pedro de Atacama / 27 de julio de 2019, elDesconcierto.cl

Diego Álamos es el dueño y fundador de la única editorial y librería de San Pedro de Atacama. Un refugio cultural que acerca la lectura hasta el rincón más seco del mundo con historias inspiradas en la cultura local.

A unos 5 kilómetros del centro de San Pedro de Atacama, en el Ayllu de Solor, un letrero metálico gastado por el tiempo y la fuerte radiación norteña indica con una flecha la dirección que lleva hasta la Librería del Desierto. En el camino de tierra y polvo el paisaje se va mezclando con una vegetación que parece un milagro en un desierto famoso por ser el más seco del mundo.

Es la mañana de un domingo de otoño y en este oasis atacameño el sol brilla con fuerza y la temperatura llega a los 23 grados centígrados. En el frontis de una casa, se instala un quiosco de madera revestido en barro, un par de mesas, unas sillas repartidas y una tetera humea junto a tres tazas. Diego Álamos, dueño, escritor y editor, sirve el té mientras comenta que este espacio de 8 por 2 metros cuadrados fue pensando para mantener una estética coherente con el lugar que lo acoge.

“Antes, San Pedro de Atacama estaba muy aislado, por lo que la gente se guardaba todo, incluso los barriles de metal viejos. Nuestra estética se inspira en eso: hemos recuperado cerca de aquí y reciclamos objetos que ya no se utilizan. Definen la identidad de este espacio”, explica Diego Álamos, el librero. “Necesitamos mostrar, a través del paisaje, la historia de estos lugares”, añade antes de servir el té. Por eso, además de los libros, visitar la Librería del Desierto puede incluir un recorrido guiado para conocer la agricultura y costumbres de la región.

Álamos, de sonrisa tímida y hablar pausado, estudió Filosofía y luego se especializó en edición.  Por motivos familiares, hace 7 años llegó a San Pedro de Atacama desde Santiago, donde tenía la editorial Chancacazo, se había auto publicado y era el vicepresidente de los editores de Chile.

Dejó esa vida literaria para comenzar desde cero con Ediciones del Desierto, en un rincón del país donde no existía ninguna librería, pero que al mismo tiempo tiene una historia cargada de iniciativas culturales que lo convierten en un lugar tan aislado como peculiar: antes que un centro de salud o el correo postal, la primera institución de San Pedro de Atacama fue el museo Gustavo Le Paige.

Álamos cuenta que había visitado la zona en dos ocasiones, en viajes de juventud con mochila al hombro, pero no sintió mayor atracción por el lugar. “San Pedro tiene distintas lecturas”, dice. Y fue en esa última lectura donde pensó que instalar una librería, además de una editorial, sería también un acto poético.

En un país en que la mitad de las librerías están en la capital, acercar la oferta literaria a los lectores de regiones es toda una proeza, pues además del IVA que encarece su costo, los libreros no tienen acceso a la distribución gratuita de la que gozan sus pares en Santiago, sino que deben pagar por el envío, lo que encarece el precio final, transformándolo incluso en un producto prohibitivo.

Diego Álamos cree que el poco acceso a la lectura pasa por un tema de percepción. “Creo que más que atacar el IVA, porque es muy difícil, habría que atacar la percepción, porque está esta barrera de compra. Hay cosas que son súper caras pero la percepción no las cataloga como caras, como los celulares, por ejemplo, que son carísimos y la gente está dispuesta a pagar igual”, dice seguro.

Y en esa búsqueda por cambiar la percepción, el espacio que alberga un catálogo propio y de otras editoriales apunta a la identidad local, lejos de los best sellers, pues Álamos ha observado en su clientela un interés genuino por los mitos, leyendas, historia y cultura local que inunda al gran desierto y sus paisajes lunares. “Aquí la gente no anda buscando el último libro de Isabel Allende, sino que busca conectarse con el territorio. Al parecer, la gente aquí entra como en un campo magnético que se cierra y trata de descubrir este territorio”, asegura el editor.

Quizá por lo mismo, la historia de la Librería del Desierto se ha ido construyendo mirando hacia dentro, al entorno, a lo propio. Aunque su fundador admite que partieron un poco erráticos, en estos 5 años de existencia el proyecto ha apuntado a autores locales. La novela Las lunas de Atacama, de Andrea Amosson, ha sido un éxito y se llevó el International Latino Book Awards en Estados Unidos, un reconocimiento que han recibido autores como Isabel Allende o Mario Vargas Llosa. Pero más allá del premio, Las lunas de Atacama confirmó que la apuesta por autores e historias locales vale la pena. “Como la gente está de viaje también quiere llevarse un pedazo de San Pedro, genera mucho interés por el Valle de la Luna y el Desierto de Atacama, entonces se hace una mezcla, pues la gente queda conmocionada e interesada”, dice Álamos, con orgullo.

En ese camino identitario, esta temporada la librería estrena el libro infantil La llamita y el niño, de Colomba Elton; y Julián Colamar Recuerda. Un testimonio atacameño, de Pablo Miranda Bown. Un espacio que más allá del cliché se ha convertido en un oasis debido a la deuda que tienen las políticas de fomento a la lectura y que hasta antes de que Diego Álamos decidiera dar vida a su editorial, confirmaban el abandono de los lectores y escritores que habitan entre el suelo árido y las estrellas de Atacama.

Magallanes inicia fase clave para su nueva Biblioteca Regional

Para 2021 está programada su entrega en Punta Arenas. Al valioso edificio del siglo XIX se le añadirá un moderno complejo. En total son 5.000 m2 de instalaciones y $12.500 millones de inversión.

Íñigo Díaz, Cultura El Mercurio, Lunes 25 de febrero de 2019.

Es la única de las 16 regiones que tiene una bandera cuyos habitantes usan habitualmente, en calles, casas e incluso en oficinas públicas. También es la única región continental que cuenta con un horario de inverno distinto al resto del país.

“Magallanes tiene una fuerte identidad, y eso se puede ver día a día en lugares como Punta Arenas. Este nuevo edificio vendrá a reforzar ese sentimiento local”, dice el arquitecto Raúl Irarrázabal, de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Se refiere al proyecto que pondrá en valor a la excárcel de Punta Arenas, un edificio de albañilería con ladrillera a la vista cuya construcción data de fines del siglo XIX. Emplazada en pleno centro cívico de la ciudad, y con declaratoria de Monumento Histórico desde 2009, tendrá un nuevo uso ciudadano: la Biblioteca y Archivo Regional de Magallanes.

Elaborado por un equipo de arquitectos especialistas a cargo de Rodrigo Aguilar, el diseño arquitectónico fue entregado al MOP en diciembre y ahora entra en la etapa decisiva de la licitación para las obras. La entrega de la biblioteca se estima para mediados de 2021.

SILENCIO Y MOVIMIENTO

El proyecto es parte de una carpeta del Ministerio de las Culturas que planea la creación de bibliotecas y archivos en cada región del país (ver recuadro). Tiene una inversión de $12.500 millones, aportados por el gobierno regional como parte del Plan Especial de Zonas Extremas. La intervención en Punta Arenas tendrá un doble objetivo: la recuperación y rehabilitación del edificio histórico del penal, además de una serie de ampliaciones contemporáneas que completarán el conjunto. En total son 5.000 m2.

“Es un conjunto de tres edificios: lo que fuera la casa del juez y la Gendarmería tienen un valor especial como volumen. Restauramos sus fachadas y allí estará el archivo. En cambio la cárcel presenta un ordenamiento muy interesante, pues está organizada en torno a un patio central cubierto al que dan las celdas. Será el corazón de la biblioteca”, explica Aguilar.

Efectivamente, la serie de 50 celdas en sus dos niveles conservará los elementos identitarios de los penales, simbolizados en los barrotes, pero se transformarán en diversas salas de lectura. Algunas estarán conectadas por vanos.

La nueva techumbre incluye un lucernario para dotar de luz natural a la biblioteca. Los edificios originales estarán estucados de blanco, mientras que los nuevos tendrán revestimientos negros para crear contrastes. Estarán conectados por volúmenes de cristal: “Dado el clima, generamos un circuito sin salir al espacio exterior”, dice Aguilar.

“El gran desafío de este proyecto era modificar un programa tan rígido como el de una cárcel, y transformarlo en biblioteca sin intervenir el valor patrimonial del edificio. El concepto de biblioteca ha cambiado totalmente”, dice Irarrázabal respecto del uso como espacio para actividades culturales, no solo de lectura.

El formato del edificio en Punta Arenas es el de “biblioteca abierta”, que privilegia el contacto directo con los libros, en lugar del mesón tradicional de solicitudes. Un volumen central de anaqueles —un “cubo de libros”, como lo denomina Aguilar— estará dispuesto al centro del espacio. ¿Cómo funcionará la seguridad? Cada libro tendrá un sensor y, al igual que una tienda de departamentos, las puertas de la biblioteca controlarán los movimientos.

TRES MÁS EN LA MIRA

Si bien O’Higgins, Maule, Ñuble, Biobío, Los Ríos y otras regiones aún no cuentan con bibliotecas, el Servicio Nacional del Patrimonio tiene en marcha tres nuevos proyectos.

El más avanzado, a la par de las obras en Magallanes, es el que dotará de una gran biblioteca regional a Los Lagos en un terreno de calle La Serena, de Puerto Montt. Son $11.000 millones para un edificio de arquitectura contemporánea de casi 6.000 m2. Será, además, un polo local de actividades de fomento lector y extensión cultural.

En tanto, las futuras bibliotecas de La Araucanía y de Arica y Parinacota —que se emplazará en la antigua estación del ferrocarril ariqueña— se encuentran en etapa de diseño.

“La expenitenciaría irá en beneficio directo de los magallánicos y su identidad”, dice el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine.