• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Nueva plataforma del Mineduc tuvo dos millones de usuarios en una semana

Política Las Últimas Noticias, Martes 24 de marzo de 2020.

A una semana de su lanzamiento del sitio web del Ministerio de Educación aprendoenlinea.mineduc.cl alcanzó la cifra de dos millones de usuarios que lo consultan permanentemente. La plataforma fue diseñada para que estudiantes de Educación Básica y Media puedan estudiar a distancia y avanzar en los contenidos de las diferentes asignaturas que imparte el sistema educativo. El ministro de Educación, Raúl Figueroa, informó además que “a partir de hoy (lunes), tras una alianza con Atelmo, quienes accedan a la página podrán navegar en ella y descargar textos sin gastar los gigas de sus planes (de datos)”. La página aprendoenlinea.mineduc.cl cuenta con material educativo para todas las asignaturas: contiene guías y material de estudio de acuerdo a cada nivel educativo, además de la posibilidad de revisar los textos escolares en versión digital. Se puede acceder a ella a través del siguiente link (https://bit.ly/2WCDGS3). Los estudiantes también tienen la posibilidad de visitar la Biblioteca Digital Escolar (en https://bdescolar.mineduc.cl/) donde existen más de 10 mil títulos disponibles, además de un plan de lectura mensual con títulos sugeridos para cada curso. La biblioteca se encuentra en el siguiente link (https://bit.ly/3br3yEN). La asignatura más visitada en la página es Lenguaje, seguida de Matemáticas, mientras que los estudiantes entre primero y séptimo básico son quienes más la usan.

Biblioteca Escolar Digital suma 104 mil descargas: libro sobre “Los Simpson” y “El Principito” lideran lista

Plataforma permite acceder a contenidos gratuitos:

Biblioteca Escolar Digital suma 104 mil descargas: libro sobre “Los Simpson” y “El Principito” lideran lista

Ante la contingencia, expertos y el Mineduc entregan sus recomendaciones de textos con mensajes de respeto, inclusión y educación cívica.

V. González y M. Ebner, Nacional El Mercurio, Lunes 18 de Noviembre de 2019.

Cerca de siete mil títulos componen hoy la Biblioteca Digital Escolar (BDE), plataforma del Mineduc que es parte del programa “Leo Primero” y donde directivos, profesores y alumnos -de colegios municipales, particulares subvencionados y de servicios locales- pueden descargar contenidos gratis.

Creada en noviembre de 2018, ya tiene 104 mil descargas y los usuarios más activos son los estudiantes de 3º a 6º básico. Y por más que pasen los años, entre los textos más descargados aún hay clásicos como “El Principito”, “Romeo y Julieta”, “El diario de Ana Frank” y “El patito feo”.

Pero otros personajes y temáticas se han abierto camino. Así, “Los Simpson. La historia familiar” aparece en el primer lugar del listado y más abajo está “El libro gordo de 31 minutos”.

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, destaca que la lista incluya títulos recreativos y otros que pertenecen a los planes de lectura de los colegios. “Están accediendo a la plataforma por gusto a la lectura”, dice.

Claudia Soto, psicóloga y coordinadora del programa “Aprender en familia”, de la Fundación CAP, plantea que la lectura puede ser especialmente positiva para los niños en medio del contexto de crisis nacional.

“Es mucho mejor conversar a través de un cuento, no dejarlo solo viendo las noticias”, dice.

¿Qué libros recomienda el Mineduc? “Educar las emociones”, de Amanda Céspedes; “Cómo abordar los pequeños y grandes conflictos cotidianos”, de Miguel Martínez, y “A ser feliz también se aprende”, de Neva Milicic. Los tres están en la BDE y desde la Unidad de Currículum y Evaluación señalan que “pueden ser utilizados por los apoderados como un apoyo para sus hijos, considerando los valores humanos, cuidados fundamentales en la infancia, autonomía y acompañamiento en sus aprendizajes”.

Aún por leer

Aunque los libros más bajados son del género narrativo, la plataforma también incluye textos más técnicos o específicos. A esa categoría pertenece, en gran parte, el 4,2% que nunca han sido descargados. Eso sí, en el ministerio explican que este porcentaje también puede incluir títulos recientemente agregados.

Entre aquellos que nadie ha descargado hay libros como “Pioneros de la ciencia ficción rusa”, de Alekséi Apunjtin, y “Retratos de la antigüedad griega”, de Gerardo Vidal Guzmán.

La académica Verónica Díaz, de Pedagogía en Educación Parvularia y Básica de la U. Mayor, cuestiona que entre estos textos hay “libros bastante valiosos, que son un aporte para el desempeño docente. No han sido bajados y eso habla un poco mal de nosotros como profesores”.

Sobre los más descargados, en tanto, destaca la presencia de clásicos que, a su juicio, deben trascender. “¡Papelucho tiene que estar siempre!”, enfatiza.

En ese sentido, agrega que otros textos que antiguamente eran tradicionales, hoy estarían en retirada en los colegios. “Era típico leer todas las novelas de Julio Verne y aquí las echo de menos, no están”, ejemplifica.

“Es posible percibir que los estudiantes y los apoderados, desde sus hogares, están accediendo a la plataforma por gusto a la lectura”.
MARCELA CUBILLOS
MINISTRA DE EDUCACIÓN

“A través de la lectura el niño puede elaborar muchas situaciones que le están pasando. En primer lugar, se identifica con el personaje y ve que sí tienen una solución”.
CLAUDIA SOTO
COORDINADORA DEL PROGRAMA “APRENDER EN FAMILIA”

Expertos también recomiendan textos en medio de la crisis social que vive el país

Para los más pequeños, la coordinadora del programa “Aprender en familia”, Claudia Soto, señala que “lo mejor sería que los papás le cuenten un cuento o le narren historias donde el niño sí puede encontrar una solución a lo que está pasando a través de la fantasía”. En el caso de los adolescentes, sugiere textos de historia que permitan encontrar respuestas “desde lo más real, cosas que han acontecido”.

El académico Gonzalo Muñoz, de la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales, opta por “Lulú quiere ser presidenta”, disponible en la BDE.

“Permite acercarse a algunas ideas centrales sobre el feminismo y la educación para la ciudadanía, ambas imprescindibles para el nuevo ciclo que se está abriendo en nuestro país”, dice.

Otra opción, añade, sería “Pequeña historia de un desacuerdo. Ciudadanía para niños”. Fuera de la biblioteca, pero aún en la web, propone leer “Carta para los niños y niñas en este momento de crisis”, referido a lo que ocurre en Chile y además, está disponible en créole y mapudungun.

Susana Claro, académica de la Escuela de Gobierno de la UC, apuesta por “Wonder. La lección de August”, de R.J. Palacio, también disponible en la BDE: “Muestra cómo aprendemos a conectarnos con las personas, enfrentar la adversidad y generar inclusión para asegurar que todos tengan una vida digna”. Una alternativa en inglés que destaca es “New kid”, un cómic de Jerry Kraft sobre la integración de distintos grupos socioeconómicos.

El Ranking
Los más descargados
1. “Los Simpson. La historia familiar”, Matt Groening.
2. “El Principito”, Antoine de Saint-Exupéry.
3. “365 cuentos para leer en la cama. Historias para leer a los niños antes de dormir durante todo el año”, Ingrid Annel.
4. “Papelucho”, Marcela Paz.
5. “La ciencia pop”, Gabriel León.

Algunos de los que aún no se bajan
“Pioneros de la ciencia ficción rusa”, Alekséi Apujtin.
“Retratos de la antigüedad griega”, de Gerardo Vidal Guzmán.

Así son las entretenidas clases que buscan que los más pequeños entiendan lo que leen

Da énfasis al sonido de las letras, la semántica y la escritura, de forma entretenida

Así son las entretenidas clases que buscan que los más pequeños entiendan lo que leen

Liana Vega, El Día, Domingo 24 de marzo de 2019, Las Últimas Noticias.

U na clase distinta, observada por cámaras y un grupo de más de 100 personas tuvieron este sábado dos cursos de 35 alumnos de primero básico, en el Hotel Crown Plaza. ¿Clases un sábado? Resulta que el Ministerio de Educación implementó el programa “Leo Primero”, que busca mejorar la comprensión lectora en los pequeños estudiantes de ese nivel, que es muy baja, ya que según cifras del Mineduc, 158 mil niños pasan a segundo básico sin niveles adecuados de lectura.

¿Y cómo se pretende mejorarla? Con una metodología que refuerza el aprendizaje del sonido que emiten las letras, la articulación de éstas, la semántica, la sintáctica y la escritura.

Para enseñarles a los docentes cómo aplicar este método en sus aulas, dos profesoras realizaron dos módulos de clases a estos 70 alumnos en un escenario, para así dar un prototipo de cómo debería ser la enseñanza con este sistema.

Cada clase dura aproximadamente 90 minutos. Pero en este caso, éstas se dividieron en dos, y cada una duró un poco más de 35 minutos.

Evelyn Cordero, profesora de educación básica y magíster en Neurociencias realizó la primera sesión al primer grupo de 35 niños. Mientras los pequeños estudiantes estaban sentados en el suelo del escenario, Cordero les dijo: “Hoy vamos a aprender una letra. El nombre de esta es L, pero lo que importa es su sonido”. La profesora les indicó que pusieran la lengua en el paladar y emitieran el sonido.

Los niños hicieron el ejercicio y cuando hubo silencio la profesora les dijo: “Acá tengo un animalito que empieza con la letra L y se llama lagarto”. “Lagarto”, repitieron los niños, haciendo énfasis en la L, sonando fuerte en el paladar.

Cordero les mostró una foto de unos cocodrilos con lágrimas y les contó un triste poema sobre el reptil. Parte de este decía: “El lagarto está llorando/La lagarta está llorando/ El lagarto y la lagarta con delantalitos blancos/ han perdido sin querer/ su anillo de desposados”.

Los niños quisieron ayudar a los tristes lagartos a encontrar sus anillos de matrimonio. Para esto, la profesora les explicó: “Para encontrar los anillos solo vamos a marcar con una cruz las palabras que comienzan con L”.

La docente pasó puesto por puesto viendo cómo trabajaban los niños para encontrar los anillos. Y si no reconocían palabras con L dentro del texto, les hizo pronunciar la palabra para que solos se dieran cuenta que por ejemplo, la palabra loro comenzaba con dicha letra.

Evelyn Cordero justificó el énfasis en la fonética. “Si tú enseñas en una misma clase la conciencia fonológica, el sonido de la letra, su articulación, los niños van a aprender los sonidos y luego ellos los conectarán con las letras. De esa manera la lectura se incorpora de una forma más fluida que con otros métodos”, explicó.

La profesora Lily Pino hizo la segunda clase.

Ahora era el turno de ver la letra S. Y en este caso, además de hacerle énfasis a la fonética, se trabajó en la sintáctica y la escritura. Para esto, Pino les comentó que tenía un sapo de mascota. Y como se hizo en la clase anterior, ella pidió que hicieran énfasis en la S, al pronunciar sapo, el nombre de su mascota.

La docente les mostraba dos imágenes: una de un sapo y otra de insectos. Los niños debían ordenar una frase según el orden de las imágenes. Por ejemplo, si el sapo estaba al lado izquierdo y los insectos al contrario, ellos decían: “El sapo está comiendo insectos”. Si era al revés, los niños replicaban: “Comiendo insectos está el sapo”.

Tras varios ejercicios de ese tipo, y casi ya finalizando la clase, Pino invitó a los pequeños a pasar a la pizarra a escribir la letra S. No hubo una forma precisa de escribirla, ellos pudieron hacerla como quisieran y sólo debieron guiarse de dos líneas desplegadas en el pizarrón.

Algunos hicieron la letra pequeña y otros la expandieron.

La profesora Cordero explicó que la caligrafía redonda, en este modelo, está obsoleta. “En esta propuesta solo hay escritura ligada con la imprenta, porque cuando yo pongo al niño a hacer letras redondas tipo caligrafía resto la carga cognitiva de las cosas más importantes. Ellos deben tener su propio estilo de escritura. ”.

“Los niños deben tener su propio estilo de escritura”

Lily Pino, profesora

Abierta y gratuita: debuta la Biblioteca Digital Mineduc

Más adelante se incorporarán también fotografías y registros audiovisuales

Abierta y gratuita: debuta la Biblioteca Digital Mineduc

Miércoles 27 de febrero de 2019, Romina de la Sotta Donoso, Cultura El Mercurio

Son revistas, libros y circulares claves para entender la historia de la educación en Chile. Un acervo que ahora se pone a disposición de la comunidad docente y la ciudadanía en una plataforma web.

Tras dos años de un sigiloso trabajo de digitalización, debuta la Biblioteca Digital Mineduc, plataforma que pretende cuadruplicar sus registros online de acá a fin de año.

Se trata de un rico acervo de revistas, ensayos, libros y circulares que custodia el Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas (CPEIP) del Mineduc, organismo creado en 1967 para apoyar la Reforma Educacional del gobierno de Eduardo Frei Montalva.

Actualmente, el CPEIP está mandatado a implementar la ley de 2016 que crea el Sistema de Desarrollo Profesional Docente. Una ley que cambió el paradigma del profesorado y de la calidad docente, según la directora del CPEIP, Francisca Díaz Domínguez. “Hoy el docente es un aprendiz de por vida; es un profesional que aprende día tras día, en su lugar de trabajo a partir de la reflexión sobre su propia práctica cuando entra en diálogo con sus pares. Entonces, nos parece del todo acertado proveerle del conocimiento acumulado en docencia para contribuir también a ese aprendizaje”, explica.

La plataforma viene a complementar la Biblioteca Digital Escolar, pero la comunidad docente no es su destinatario único. Para la ciudadanía, este acervo tiene valor patrimonial e histórico, y toda navegación conduce a interesantes hallazgos, gracias a la amable interfaz de Bibliotecadigital.mineduc.cl.

El portal se organiza en cuatro ámbitos: Recursos docentes -planificación de clases y asuntos didácticos-; Investigación y estudios -gestión de escuelas, bienestar de estudiantes, convivencia escolar-; Normativas y políticas-currículum, reglamentos y orientaciones-, y Colección patrimonial.

Esta última incluye tesoros bibliográficos, como las publicaciones vinculadas a la Reforma de 1965 y ejemplares de la famosa Revista de Educación de los años 90. Documentos épicos, críticos y optimistas.

“Lo histórico es tremendamente importante en educación, saber qué hubo detrás de una toma de decisión o de una determinada política, y cómo fue esa discusión, son cosas que explican muchos fenómenos que estamos viviendo hoy. Es importante tener esa reflexión cuando se hacen políticas de Estado”, comenta Díaz.

La profesora de Educación Básica y especialista en desarrollo profesional docente destaca el potencial de estos documentos para interpretar nuestra historia reciente. Por ejemplo, los marcos curriculares. “Uno podría ir viendo cómo ha ido cambiando el currículum, que es en lo que el país se ha puesto de acuerdo que le quiere enseñar a las nuevas generaciones. También se pueden identificar temas que han sido desarrollados de mejor manera en el pasado y que fueron dejados de lado porque se le dio prioridad a otro tema y no se hizo una triangulación oportuna”, dice.

Actualmente, la plataforma web cuenta 2.200 registros, y su meta para diciembre son 8.200.

No obstante, eso sigue siendo una fracción del acervo del CPEIP, que también tiene una colección de unas 3.500 fotografías análogas y cerca de 5 mil cintas de registros audiovisuales de los años 70 y 80, que esperan digitalizar en una segunda etapa del proyecto. “Podríamos avanzar, a lo mejor por temáticas, porque son registros que dan cuenta de procesos muy relevantes”, reconoce Díaz.

Otra ruta sería coordinarse con el Museo de la Educación Gabriela Mistral, que resguarda los acervos previos a 1965, y avanzar así en la construcción de una memoria de la educación chilena que no esté trunca.

“No lo descarto. Nos satisface dar este primer paso, con un convencimiento profundo de que hay un patrimonio que preservar. Y ahora se está barajando una nueva inyección de recursos para una segunda etapa que, justamente, podría ser en la línea de complementarlo”, cierra Francisca Díaz.

Los valiosos documentos custiodados por el CPEIP son digitalizados con un escáner donado por la Unesco y dotado de tecnología para fotografías y películas.