• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 84 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

  • Anuncios

Gays ganan batalla para acceder a sus páginas web en las bibliotecas

Las Últimas Noticias. 29/12/2005.

Sitios como el del Movilh o el del periódico Opusgay estaban bloqueados

Paulina Barriga

Satisfechos por haber avanzado un poco más están las organizaciones de minorías sexuales. Los dirigentes detectaron que en las bibliotecas públicas estaba bloqueado el acceso a varias de las páginas web dedicadas a grupos lésbicos, homosexuales y transgéneros, lo que según ellos, constituía una censura sin sentido.

La situación se detectó en los terminales de computación de la recién inaugurada Biblioteca de Santiago, pero se hacía extensiva a los otros recintos públicos que funcionan en línea. “El bloqueo incluía páginas informativas de la temática lésbica y homosexual como la de Opusgay, que es un periódico serio gay, que no tienen contenido pornográfico, y la página del Movilh que también estaba bloqueada y que es institucional”, detalló Rolando Jiménez, presidente del Movilh.

“No creemos que se actuó con mala fe al hacer esto, pero constituía una situación arbitraria en una institución educativa y de socialización como la biblioteca. Entendemos que haya precauciones con el acceso a la pornografía o comercio sexual, pero este no era el caso porque se trataba de páginas que educan”, precisó el dirigente.

La irregularidad fue rápidamente asumida y remediada, en este caso, por el director de la Biblioteca de Santiago, Gonzalo Ortúzar. “Esas páginas ya fueron desbloquedas, pero quiero aclarar que se trataba de un filtro que hace el software sobre páginas que puedan contener virus. También estaban erróneamente bloqueadas otras como partituras musicales o de cine”.

Ortúzar agregó que “no sólo estamos de acuerdo con esos temas sino que alentamos la discusión sobre temas de homosexualidad y lesbianismo. Tenemos una sala para mayores de 18 años donde abundan estos temas”.

-¿Y qué pasa con los niños?

-La biblioteca no educa a los niños, esa es responsabilidad de la familia, de acompañarlos y guiarlos sobre los materiales a los cuales acceden.

Anuncios

DIBAM remata libros en la Biblioteca Nacional

Las Últimas Noticias. Santiago, Chile.14/12/2005.

Orbe

Este miércoles 21 y jueves 22 de diciembre, en los jardines de la Biblioteca Nacional, se realizará el Remate de Libros, que organiza la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM).

A fin de año, cuando la comunidad se prepara para Navidad, el Remate de Libros de la DIBAM, ofrece una excelente oportunidad de encontrar buenos regalos a precios muy convenientes. El evento se realizará los días 21 y 22 de diciembre, de 10 a 19 horas, en los jardines de la Biblioteca Nacional.

En esta ocasión, el público podrá acceder a diversas publicaciones, impresas o coeditadas por la DIBAM, sobre: historia, antropología, literatura y arte, entre otros. Además, habrá concursos y sorteos.

Participan de esta venta navideña el Departamento de Extensión Cultural, el Archivo del Escritor y el Archivo de Literatura Oral, de la Biblioteca Nacional. También lo integran, el Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, el Museo Nacional de Bellas Artes y la Revista Patrimonio Cultural.

ver también DIBAM.cl

Remate de libros DIBAM

Este miércoles 21 y jueves 22 de diciembre, en los jardines de la Biblioteca Nacional, se realiza el Remate de Libros 2005.

A fin de año, cuando la comunidad se prepara para Navidad, el Remate de Libros de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Dibam, ofrece una excelente oportunidad de encontrar buenos regalos a precios muy convenientes. El evento se realizará los días 21 y 22 de diciembre, de 10 a 19 horas, en los jardines de la Biblioteca Nacional (Mac Iver con Alameda, Santiago).

En esta ocasión, el público podrá acceder a diversas publicaciones, impresas o coeditadas por la Dibam, sobre: historia, antropología, literatura y arte, entre otros. Además, habrá concursos y sorteos. Participan de esta venta navideña el Departamento de Extensión Cultural, el Archivo del Escritor y el Archivo de Literatura Oral, de la Biblioteca Nacional; el Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, el Museo Nacional de Bellas Artes y la Revista Patrimonio Cultural.

La fantástica biblioteca que revoluciona el barrio Matucana

Las Últimas Noticias. 11/12/2005.

Salas de cómics e internet gratuito son algunas de las maravillas que están a disposición del público. El moderno edificio fue inaugurado recientemente y siempre está repleto de gente.

Diego Zúñiga

Los niños salen llorando de la recién inaugurada Biblioteca de Santiago. Chillan y reclaman porque hay libros que no se pueden llevar a la casa o porque las monitoras deben sacarlos de las salas para cerrar el recinto. No es la fantasía de un delirante. Eso ocurre todos los días en este paraíso cultural que, con sus 24 mil volúmenes e infraestructura de última generación, revoluciona el barrio Matucana.

Matías ve “Bowling for Columbine” en la sección audiovisual. Apretó los botones que aparecen en la pantalla del computador y seleccionó ese filme entre los más de 300 del menú. Rocío, de 11 años y estudiante de sexto básico, está en otro lado del edificio, sentada en un mullido sillón rojo, hojeando unas tiras cómicas de “Mafalda” y sonriendo con algunos chistes.

Acá los chicos corren, sacan libros, se meten a internet gratis y pueden leer los diarios que están desparramados sobre una mesa. Nadie reclama, mira feo o pone el grito en el cielo porque decenas de escolares discuten sobre si el personaje de su cómic es mejor que otro que tiene enigmáticos poderes.

“Me encanta todo esto. Mira este librito. Es el de la Chanchita Olivia. Es exquisito”. El que habla es Gonzalo Oyarzún, el director de este centro y un sujeto que goza con ver a la gente ensimismada en las letras. “Los fines de semana esto se llena, es increíble. Yo creo que los mall son nuestra mayor competencia”, complementa mientras atiende a una muchacha que busca un libro de inglés. “En el segundo piso, subiendo por la escalera”.

La Guaguateca

Paula Román es una joven de pelo muy largo, que a veces le molesta para ordenar los libros. Carga varios de ellos para acomodarlos en las repisas. Algunos infantes corren para allá y para acá. Unos muñecos están tirados en el piso, y dos chicas dibujan en unas mesitas. Estamos en la Guaguateca, el sueño de las guaguas con afanes literarios.

“La verdad es que los niños son súper conscientes con el cuidado de los libros. Son los adultos los amigos de lo ajeno. Vamos a tener que ponernos más severos”, cuenta la monitora sobre algunos “extravíos”. Unos pasos más allá hay un mudador y un sector especial para leerles cuentos a los chicos, que se vuelven realmente locos en este espacio que entierra el viejo concepto de las bibliotecas lateras y donde los libros son sagrados e intocables.

“Mira esto, un casco para discapacitados”. El director Oyarzún sigue entusiasmado con las maravillas de este edificio que costó diez millones de dólares, muchos de ellos aportados por privados. Ahora muestra con orgullo un adminículo creado especialmente para que las personas que no tienen brazos puedan usar los PC.

Son las 20.30 horas y hay que cerrar. Se vacían las salas de revistas, de libros chilenos y para mayores de 18 años. Mañana volverán a colapsar las inscripciones para sacar textos, que cuestan mil y tres mil pesos. Mañana los niños volverán a llorar cuando, de nuevo, haya que cerrar la fabulosa biblioteca de Matucana 151.

‘Es un mito urbano que aquí se encuentren libros baratos’

Las Últimas Noticias. Santiago, Chile. 27/10/2005.

Más aficionados a las obras esotéricas y a los best sellers de terror que a la literatura pura y dura, los compradores que han visitado el evento editorial les ponen nota a las ofertas.

Rodrigo Castillo

Son casi las cinco de la tarde y en los pasillos de la Estación Mapocho se respira cierta ansiedad debido a que en un par de horas más será oficialmente inaugurada -en un acto que contará con la participación del Presidente Ricardo Lagos y de la ministra de Cultura de España, Carmen Calvo- la vigesimoquinta edición de la Feria Internacional del Libro de Santiago.

Mientras los organizadores del tradicional evento afinan con esmero los detalles de la inminente ceremonia, los visitantes que circulan por el recinto parecen más interesados en revisar los más de 15 mil títulos en exhibición. Su objetivo, por supuesto, es detectar ofertas que les permitan enriquecer sus bibliotecas personales por poco dinero, pero no todos tienen éxito éxito en sus indagaciones.

“Me interesaba comprar “El Zahir”, un libro de Paulo Coelho, pero estaba como a ocho lucas. Al final, como me encanta cocinar, me compré un libro de comida vegetariana que estaba a luca”, dice Pía, estudiante de la carrera de gestión en turismo y cultura.

Miguel Krause, un joven ingeniero comercial oriundo de Pucón, también parece satisfecho con sus adquisiciones: “Compré un calendario con motivos religiosos para mi mamá, y ahora quiero aprovechar que acá los precios son más bajos que en Pucón para comprarme alguna obra de Tolkien o Asimov”, adelanta el insaciable profesional.

Otro consumidor sonriente es Marcelo Paz, un egresado de Derecho que asegura no haber leído una sola aventura de Papelucho en toda su vida. Sus intereses literarios, explica, son harto más oscuros.

“Estoy buscando libros de Gordon Thomas, un autor que escribe sobre los escandalillos de las agencias internacionales de espionaje, y ya me compré dos libros de H.P. Lovecraft que estaban a 1500 pesos cada uno”, resume el futuro abogado.

No lejos de ahí, Carlos, un ingeniero químico boliviano, come churros junto a su esposa e hija mientras hace un alto en la búsqueda de un volumen de paleontología que necesita por motivos laborales.

“Estoy desarrollando un proyecto turístico en las cercanías de Sucre, donde hay un gran yacimiento de huellas de dinosaurios, pero aún no encuentro el libro y tampoco me parece que los precios sean especialmente económicos”, reflexiona.

Más inquietantes resultan los comentarios de Melissa, una veinteañera estudiante de gestión en cultura y turismo que, tras examinar las ofertas de las 670 editoriales que participan en la feria, descubrió que los expositores emplean criterios muy disímiles a la hora de avaluar sus productos.

“En un puesto encontré un libro a luca después de haberlo visto a cuatro mil pesos en otro stand, pero, a excepción de esa tienda, encuentro que acá los libros no están nada de baratos. En realidad, es un mito urbano que aquí se encuentren libros baratos”, concluye la chica.

Fans del cómic abandonarán revistas en plazas y bares

Las Últimas Noticias. 28/09/2005.

El próximo 7 de octubre será el día del “cómic-crossing”

Mauricio Palazzo

En julio del año pasado la idea se le ocurrió al ministro de Cultura, José Weinstein, quien, en el Café Literario de Providencia, dio el vamos al primer “book-crossing”, el acto de dejar libros en lugares públicos para que el primer transeúnte que pase los tome y lea.

La práctica es común en Europa, pero en Chile fue toda una novedad, tanto que este 7 de octubre le toca el turno a los fanáticos de las historietas, quienes agrupados por Alejandro Lecaros, editor de la página web desenfocados.cl, “liberarán” sus cómics preferidos en bibliotecas universitarias, bares, estaciones de metro y plazas públicas.

El objetivo de este “comic-crossing”: “Fomentar la lectura de cómics llevándolos hasta personas que normalmente jamás accederían a uno”, cuenta Lecaros, quien se declara ansioso por la reacción de la gente.

-¿Pero las personas devolverán la revista a su sitio para que otro la lea?

-Sabemos que es poco probable (ríe), pero por eso funcionaremos a base de donaciones y apelamos a la buena fe de los transeúntes.

Y es que los muchachos se están desprendiendo de su tesoro más preciado. “Hay que tener conciencia de que regalaremos parte de nuestras colecciones personales, y esta iniciativa se basa en la confianza en las personas. Aunque sabemos que habrá pérdidas, si un buen número de gente que nunca ha leído una historieta engancha con la iniciativa, entonces nos daremos por satisfechos”, dice Lecaros.

Ministro Weinstein: “Convertir a Chile en un país lector no es fácil”

Las Últimas Noticias. Santiago, Chile. 23/04/2005

Orbe

El ministro de Cultura, José Weinstein, en el marco del Día Internacional del Libro, recalcó la importancia que tiene crear hábitos de lectura en la población como eje central del desarrollo del país, resaltando el trabajo realizado a lo largo de todo el país en las bibliotecas públicas.

Weinstein explicó que si bien los esfuerzos que se han hecho son importantes, se debe seguir trabajando. Masificar hábitos de lectura que promuevan y complementen un desarrollo cultural de primer nivel ”es una tarea de largo aliento y que debe involucrar a toda la sociedad”, indicó.

En este sentido, destacó la autoridad, es importante que exista un mayor acceso al libro. La política de Gobierno en esta materia se ha dirigido especialmente a reforzar el sistema de bibliotecas públicas a lo largo y ancho del país, como una forma de llegar directamente a quienes tienen menos posibilidades de acceder a los libros.

Weinstein explicó que ”es evidente que ha habido un trabajo bien significativo en las bibliotecas públicas y especialmente en estos últimos cinco años, recordemos que tenemos programas emblemáticos como Biblioredes, considerado internacionalmente, lo que ha significado que se transformen en centros culturales importantes”.

Según el Secretario de Estado, fomentar la lectura entre los chilenos y chilenas también es un instrumento para combatir la ”gran desigualdad y brecha en el acceso a la cultura” existente hoy en nuestra sociedad. Según la primera Encuesta de Consumo Cultural en la Región Metropolitana, realizada en julio de 2004, sólo el 39,7 por ciento de los consultados reconoció haber leído un libro en el último año.

Asimismo, cerca del 15,4 por ciento de los hogares no posee libro alguno. ”Si aplicas este estudio en sectores de menores ingresos, el resultado es mucho más dramático”, subraya.

Por ello es que los esfuerzos en este sentido se concentran precisamente en acercar el libro a los sectores con menor acceso y también en invertir en educación y en una valorización cultural de la lectura. ”Convertirse en un país lector es algo que no es fácil, y es un trabajo que hay que hacer muy persistentemente”, reconoció Weinstein.

Es en este marco que el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes ha impulsado durante todo el año la campaña ”Chile quiere leer”, que se ha dedicado a promover la lectura de los chilenos con diversas actividades a lo largo del año y que logró reunir 600 millones de pesos (incluyendo donaciones de privados) para financiar la compra de libros para todas las bibliotecas del país.

Cambios a la Ley de Propiedad Intelectual amenazan funcionamiento de las bibliotecas de Chile

Las Últimas Noticias. Santiago, Chile. 17/04/2005.

Servicios de información serían considerados como “delitos”

Preocupación por el curso que podría tomar el trámite parlamentario del proyecto de modificación de la Ley N°17.336 sobre Propiedad Intelectual, manifestaron hoy diversas organizaciones vinculadas a las bibliotecas y el acceso a la información académica, ante la posibilidad que el texto final no contemple excepciones que permitan la utilización y reproducción de materiales protegidos con fines de enseñanza, conservación patrimonial e investigación científica.

Entre otras normas, la iniciativa legal enviada por el Ejecutivo y pronta a votarse en sala, propone tipificar como delito la utilización sin ánimo de lucro de material bajo derechos de autor, estipulando penas de cárcel o multas por dichos usos.

Por ello, de no aprobarse la propuesta de la Comisión de Economía de establecer excepciones para las bibliotecas y centros educacionales del país, éstos podrían ser objeto de sanciones penales y civiles, afectando gravemente su funcionamiento y poniendo en riesgo la continuidad de servicios de información altamente demandados por estudiantes, académicos e investigadores, según advierten los representantes de la Comisión de Directores de Bibliotecas (CABID) del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas y el Colegio de Bibliotecarios de Chile, junto a otras organizaciones civiles.

Dentro de los usos que serían penalizados se encuentra la reproducción parcial de obras protegidas para fines de docencia, investigación, conservación y difusión cultural, y las creaciones donde se reproduzcan partes de obras protegidas, por ejemplo, documentales, historias de períodos artísticos, críticas culturales, parodias, entre otras. Se restringe además el quehacer de las universidades en el ámbito de la educación a distancia, la creación de bibliotecas y archivos digitales, y en general, cualquier uso digital de obras protegidas por derechos de autor, legítimamente adquiridas por las instituciones o debidamente autorizadas por los autores.

Estos aspectos nunca han sido considerados en nuestras leyes, situación que sí ocurre en otras legislaciones tales como las de Australia, Canadá, Italia y México. De hecho, nuestros principales socios comerciales, Estados Unidos y la Unión Europea, contemplan en su legislación robustos sistemas de excepciones y limitaciones al derecho de autor en beneficios de las bibliotecas y centros educacionales. Además, nuestro país aparecería en abierta contradicción con la propuesta que hiciera el Ministerio de Relaciones Exteriores chileno ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) en noviembre de 2004. “Si bien reconocemos que la legislación vigente es deficiente en materia de prevención de la piratería y es un punto importante a mejorar, preocuparse sólo de las sanciones es un pensamiento que minimiza la discusión. Creemos que no es posible avanzar en este proyecto de ley sin considerar un adecuado régimen de excepciones y limitaciones al derecho de autor”, señaló Gabriela Ortúzar, presidenta de la CABID.

Impuesto al papel blanco

Por otra parte, el proyecto de ley establece un Derecho de remuneración por las copias o reproducciones privadas. Este derecho será de cargo de los consumidores, quienes deberán pagar un canon o impuesto específico sobre la adquisición de soportes (papel de fotocopias, CD, DVD, cintas, disquetes o cassettes vírgenes) y equipos de grabación o reproducción (videograbadoras, grabadoras de CD/DVD, disqueteras, fotocopiadoras, etc.), sean o no utilizados para la reproducción de materiales protegidos.

Por ejemplo, se estaría gravando el papel blanco de fotocopia o impresión, que se utiliza intensamente en organizaciones públicas o privadas (empresas, ministerios, ONG, universidades, etc.) para sus labores propias y que nada tienen que ver con el derecho de autor.

Por todo lo anterior, a juicio de los representantes de bibliotecas resulta imprescindible que la comunidad nacional se integre a esta discusión, haciendo ver a las autoridades gubernamentales y parlamentarias la necesidad de contar con una adecuada legislación sobre derechos de autor, que reestablezca el equilibrio consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos, que junto con reconocer el derecho de los creadores a la protección patrimonial y moral, indica que “toda persona tiene el derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de éste resulten”.

Este equilibrio es promovido por organismos multilaterales como la UNESCO, la Organización Mundial de Comercio, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, entre otras.