• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 87 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • bibliotecas libres

  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

    • ¿Necesitas normalizar tu sistema de referencias? Tesistas, investigadores, estudiantes, contáctenme por esta vía. lnkd.in/bb8uEVG tuiteado hace 3 years ago
    • FF @LeamosMas que habla de fomento lector desde ángulos originales e insospechados tuiteado hace 3 years ago
    • Si te interesa el fomento de la lectura, y me sigues a mí (aunque hace mucho que no tuiteo), sigue a @LeamosMas tuiteado hace 3 years ago
  • Secciones

Los detalles que extrañaríamos si los libros desaparecieran

El Mer urio. Santiago, Chile. 26/03/2011

Imaginémonos que los lectores digitales se masifican, y que el libro en papel entra en desuso hasta convertirse en objeto de culto o coleccionismo. ¿Qué pequeños hábitos desaparecerían junto con él?

Constanza Rojas V.

Curiosear qué está leyendo tu vecino en el metro. ¿Quién no ha estirado el cuello para mirar la portada del libro del que está sentado al lado en el metro o la micro? ¿Quién no ha tratado, luego, de adivinar el perfil del pasajero, probablemente haciendo uso de los prejuicios en su máximo potencial?

Los marcadores de libros. Los hacen los niños en los colegios, pueden ser postales de ciudades o incluso objetos para coleccionistas. Pero, sean como sean, a ninguno de estos los volveríamos a ver si no tienen hojas de papel que separar.

Hacer caricaturas animadas en las esquinas de las páginas. Un clásico de la infancia. Había que copiar la secuencia de imágenes con pequeñas variaciones para conseguir el efecto de movimiento y, entonces, se lograba una auténtica animación hecha en casa. Los niños del futuro no tendrían libros para hacer las suyas.

El olor a libro. La antiguedad de un libro no sólo puede medirse por la fecha de impresión: su mejor cédula de identidad es el olor. Los nuevos tienen aroma a papel y pegamento; los viejos, a una mezcla de polvo y ácaros que saca estornudos en los alérgicos. Tan importante es este elemento, que ya se ha inventado el “olor a libro” envasado para e-books . ¿Cambiará también con el paso de los años?

Las notas en los márgenes. Tomar un libro y encontrar anotaciones manuscritas en los bordes de las páginas significa que alguien ya pasó por él, leyó lo mismo que uno y quizá experimentó algo parecido. Si las notas son propias, sirven como testimonio del ‘yo’ de tiempos anteriores.

Juntarse con la excusa de un libro. Prestar un libro y, en los mejores casos, devolverlo, son buenas excusas para verse las caras, tomarse un café y comentar lo leído.

Las firmas de los escritores. En las ferias de libros pueden formarse largas filas de lectores, con ejemplar en mano, que pacientemente esperan una dedicatoria de su autor. Y ese libro firmado luego tiene un valor insustituible. ¿Qué firmarían los autores del futuro?

Para los románticos: secar flores entre sus páginas. Esa flor que un amor adolescente nos regaló a la salida del colegio probablemente terminó entre las páginas de un libro, como un precario método de conservación. El resultado es algo así como unos pétalos verdosos, unas páginas manchadas y un libro arrugado. Ah, y probablemente, el nombre de quien la regaló en el olvido.

Seguir los consejos de los libreros. Preguntarle a un librero qué nos recomienda o qué opina de tal y cual ejemplar es un pequeño placer insustituible vía web. Hay una gran diferencia entre que te aconseje un ser humano a ver publicidad de un libro a través del computador.

Heredar libros de generación en generación. Los ejemplares que llegan a nuestras manos desde los padres o abuelos pueden ser verdaderas joyas. O, al menos, fidedignos testimonios de qué se leía en el pasado. Tanto mejor si están fechados y con el nombre de su dueño. Estas pequeñas bibliotecas familiares podrían mantenerse, pero las nuevas generaciones no tendrían legados que dejar a sus descendientes.

Anuncios

Comprensión de lectura

El Mercurio. Santiago, Chile. 24/03/2011

Se ha discutido bastante sobre la carencia de comprensión lectora promedio de nuestro país, algo evidente para quienes trabajamos en la educación universitaria, pues la mayoría de los alumnos que recibimos vienen sin hábitos de lectura y con muy poco interés por entablar una amistosa relación con los libros. Por ejemplo, concentrarse en un volumen de poco más de 100 páginas se les hace cuesta arriba y reclaman por la “excesiva” extensión de la obra.

Frente a este panorama un poco deprimente, surge la pregunta: ¿qué ocurrió para que en Chile y en otros lugares se dejara de leer? Hay varias respuestas. Una de ellas es que nuestra época, de una invasión visual y sonora casi sin límites, apenas impulsa el tiempo, el espacio y el silencio para sentarse en un sillón con un libro en las manos y concentrarse un par de horas en este ejercicio intelectual, mirado por muchos con desdén o sospecha. A tal punto esto es cierto, que, incluso, un buen lector debe dar explicaciones por dedicar parte de su día a esta actividad “improductiva”.

Sin embargo, me sumo a las voces que aprecian sinceramente la lectura, reconocen su necesidad y conservan el gusto por ella, pues las páginas leídas no son una negación de la vida, sino un puente para que nuestro paso por la existencia sea auténticamente más humano.

Escolares del Biobío mejoran su lenguaje leyendo diariamente y comentando noticias

El Mercurio. Santiago, Chile. 21/03/2011

Todos los días analizan el acontecer nacional, aprenden nuevas palabras y leen en silencio. Así han subido sus puntajes en el Simce y creado buenos hábitos.

Fabián Álvarez

Con la ayuda de un texto, proyectado a través de data show en el pizarrón, Carlos Cabezas le da la noticia fresca a sus compañeros: “La prueba de ADN estableció que Patricio Flores no era hijo de Don Francisco”, expone, y luego entrega más detalles y pregunta al resto de los alumnos sobre el tema para cerciorarse de que todos comprendieron.

En diez minutos este estudiante de 5° Básico del colegio Abel Inostroza Gutiérrez, de Monte Águila (Región del Biobío), cumplió con una de las actividades diarias que forman parte de “Exploradores del lenguaje”, el programa que le permitió al establecimiento formar parte de la “Red de Escuelas Líderes en educación de calidad contra la pobreza”, un programa que lideran la Fundación Chile, Fundación Minera Escondida y “El Mercurio”.

“Ya no nos sorprende que los niños lleguen a clases y hayan escuchado en la mañana las noticias que acá comentamos”, dice Laura Meza, profesora de Lenguaje.

Pero no sólo esta costumbre está instalada entre los alumnos. Todas las mañanas, al inicio de clases e independiente del ramo, dedican diez minutos a una “lectura silenciosa”.

El colegio les entrega a los apoderados una lista con obras recomendadas que durante el año los niños leen a su ritmo. Cabeza gacha, sacan sus libros y se dedican a la tarea. Algunos avanzan una página, mientras que otros andan más rápido. Eso no importa, pero sí controlar que la actividad se cumpla.

“Si el niño no trae su libro se le comunica al apoderado. Pocos son los que no cumplen, porque el hábito ya está creado”, comenta Ana María Inostroza, la directora.

Esto les ha permitido estar 30 puntos por sobre el promedio nacional en el Simce para su nivel.

Escribir mejor

Sigue leyendo

Construirán Torre de Babel con 30 mil libros

El Mercurio. Santiago, Chile. 20/03/2011

En Buenos Aires. Durante abril, la artista plástica Marta Minujín expondrá una instalación de siete pisos.

Macarena Maldonado A.

Una torre de 25 metros de altura construida con 30 mil libros provenientes de 80 países se instalará en Buenos Aires el 7 de mayo. La Torre de Babel de Libros, creada por la artista plástica Marta Minujín, tendrá siete pisos, será de metal y estará forrada con una malla metálica en donde se anexarán las copias.

Veintitrés años tuvo que esperar Minujín para concretar su proyecto. En 1988 pensó en la idea, “pero no había logrado conseguir el financiamiento. Ahora se dio la coyuntura y al gobierno le interesó”, cuenta la artista. Su obra fue acogida por el Ministerio de Cultura como parte de las iniciativas de Buenos Aires para celebrar su distinción como Capital Mundial del Libro 2011, otorgada por la Unesco.

Así, hasta el 28 de mayo los visitantes podrán subir a esta peculiar torre, en la Plaza San Martín. La estructura helicoidal está inspirada en la bíblica Torre de Babel, y en esta ocasión será símbolo de la unificación de las razas en torno al libro. “Siempre me interesó el mito de la Torre de Babel, que contaba que la gente aspiraba a llegar al cielo. Todos hablaban el mismo idioma, pero a medida que iban subiendo se iban mezclando unos con otros, perdiendo su identidad y no se entendieron más. Ahora es volver el mito al revés, tratar de que todos se entiendan, aunque sea un imposible”, explica Minujín, desde su taller en Buenos Aires.

Embajadas de todo el mundo están donando libros en sus idiomas originales, incluyendo clásicos, diccionarios, best sellers , libros de arte, geografía e historia. En estos momentos, el proyecto continúa en su primera etapa: la recolección de volúmenes, en la que los mismos vecinos de Buenos Aires pueden participar haciendo sus aportes en distintas bibliotecas de la ciudad, hasta el 30 de marzo. Luego, los ejemplares se van a embolsar para construir la estructura a partir del 15 de abril, durante tres semanas. Cuando la instalación sea desmontada, pequeños grupos de residentes oriundos de los diferentes países convocados, ingresarán a la torre y tomarán diez ejemplares redactados en sus lenguas. Los demás conformarán la primera biblioteca multilingüe de la ciudad, que tendrá su sede en la Biblioteca Gálvez.

El otro Partenón
En 1983, Minujín creó un proyecto similar . Entre la Avenida 9 de Julio y Santa Fe levantó una réplica del Partenón de Atenas, que recubrió con unos 30 mil libros prohibidos durante la dictadura militar. La estructura metálica, de 12 metros de alto, 17 de ancho y 35 de largo, se convirtió en un monumento a la recuperación de la democracia.

Japón entrega moderno Dibamóvil para la RM

Dibam. 16/03/2011

Gracias al aporte de Japón, más de un millón de personas de 11 comunas de la Región Metropolitana serán beneficiadas con un renovado Dibamóvil, el que brinda préstamo de libros a domicilio, exposiciones y actividades culturales.

Con un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de terremoto y tsunami del pasado 11 de marzo se inició la ceremonia en la que la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, DIBAM, recibió un nuevo Dibamóvil de manos del gobierno japonés, a través del Programa de “Asistencia para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana”, APC, que apoya a distintas organizaciones para asegurar y mejorar la calidad de vida básica de las comunidades.

A pesar de la catástrofe que afecta a Japón, el embajador en Chile, Wataru Hayashi, realizó este valioso aporte en una sobria ceremonia que se efectuó el miércoles 16 de marzo, en el frontis de la gobernación de la Provincia de Maipo, en San Bernardo.

El diplomático manifestó sus agradecimientos al Gobierno y pueblo de Chile por su solidaridad en estos difíciles momentos para su nación: “Es un honor para mí inaugurar este proyecto en el marco del Programa (APC). Vine, porque es un proyecto muy significativo entre Japón y Chile”. Además destacó el trabajo que desarrolla de la DIBAM a lo largo del país.

En tanto, Magdalena Krebs, directora de Bibliotecas, Archivos y Museos, DIBAM, en la ocasión agradeció el gesto del embajador, y señaló: “Hoy es un día especial en mi cargo de directora de Bibliotecas, Archivos y Museos. La primera misión oficial que tuve al asumir fue ir a la Embajada de Japón para recibir la donación de un nuevo bus para el proyecto Dibamóvil en el contexto del Programa “Asistencia para Proyectos Comunitarios”. Un año después, me encuentro aquí recibiendo en nombre de Chile esta valiosa donación de Japón que hoy está sufriendo tanto. La recibo por ello, conmovida y espero poder devolver la mano de alguna manera. Es por eso que hoy prefiero escoger el silencio en lugar de más palabras”.

La aprobación del proyecto “Adquisición y equipamiento de un vehículo para servicio bibliotecario móvil (Dibamóvil) en la Región Metropolitana”, presentado por la Subdirección de Bibliotecas, de la DIBAM, correspondió a una contribución de US$76.677 del Programa APC. Esta iniciativa japonesa está presente en 130 países, y en Chile –desde 1999 a la fecha– se han financiado 150 proyectos.

El antiguo Dibamóvil fue remozado y dotado de una nueva colección de libros, y entregado a la Biblioteca de Santiago, para ampliar su cobertura de servicios bibliotecarios móviles.

Al acto asistieron importantes autoridades de la zona, como la gobernadora de la Provincia de Maipo, Amparo García, el obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González, y los alcaldes Rodrigo Etcheverry y Diego Vergara, de los municipios de Buin y Paine, respectivamente. Además, el embajador de Japón y la directora de la DIBAM entregaron un premio a los tres mejores lectores del Dibamóvil.

 

***
Dibamóvil recibe donación de vehículos nuevos de gobierno japonés

Radio U. de Chile. 16/03/2011

Sigue leyendo

Plan logra que alumnos salgan de kínder con el nivel lector esperado

El Mercurio. Santiago, Chile. 26/02/2011

Dos iniciativas de la comuna están logrando resultados. El 95,9% de los niños del sector municipal llegará a 1° básico leyendo palabras familiares y frases simples.

Manuel Fernández Bolvarán

“Los niños están leyendo”, dice entusiasmada Marcela Sánchez, educadora de párvulos del colegio D-212 Luis Arrieta Cañas, de Peñalolén. Tras cuatro años con la asesoría de dos planes implementados por la comuna para elevar la calidad de su educación parvularia, la profesional se siente satisfecha: “Estamos viendo resultados”.

Lo corrobora una evaluación realizada por el centro de medición CEIS Maristas, que mostró que casi todos los niños que egresaron de kínder de los colegios municipales de la comuna alcanzan el nivel esperado en lectura. De hecho, 95,9% de los niños lee palabras familiares y frases simples (ver gráficos).

“La evaluación analizó un grupo de aprendizajes clave de los que establece el Ministerio de Educación y encontramos avances significativos en los alumnos”, explica Jorge Jerez, investigador de CEIS.

Los dos programas que causaron estos resultados tienen orientaciones diferentes. El primero es el plan lector de la comuna, que se implementa desde 2009 entre kínder y 4° básico. Con la asesoría de Aptus, agencia perteneciente a la Sociedad de Instrucción Primaria (SIP), los profesores y educadoras de la comuna han sido entrenados para aplicar el tradicional método Matte para desarrollar la lectoescritura en los niños.

Este plan es heredero de una iniciativa previa, implementada entre 2007 y 2009, llamada “Un buen comienzo”. Impulsada por la U. de Harvard y Fundación Educacional Oportunidad, buscó instalar prácticas en los jardines infantiles de la comuna con el fin de involucrar más a las familias, mejorar el trabajo con los centros de salud, enfatizar el desarrollo socioemocional de los niños y desarrollar en ellos el deseo de leer. “Si bien aún no tenemos los resultados de nuestra propia evaluación, esta prueba que tomó la comuna es una buena señal”, dice Paula Fernández, parte del equipo del programa.

Este programa incluyó capacitaciones en didáctica, para hacer lecturas entretenidas de cuentos y generar espacios lectores en los jardines. “El método Matte es útil, pero no habría resultado si no logramos que los niños quieran leer”, recalca la educadora Marcela Sánchez.

“Hoy uno ve que los niños, por su cuenta, se acercan a leer. Eso no pasaba antes”, añade.

Las ferias de libros compensan la escasa oferta literaria en regiones

El Mercurio. Santiago, Chile. 19/02/2011

Mientras el mundo discute sobre el acceso a los libros electrónicos, en Chile muchas ciudades todavía no tienen librerías. Ahí, son las ferias las que están acercando la literatura a la población.

Macarena Maldonado A.

El 29 de abril comienza la primera Feria Internacional del Libro Zicosur, FILZIC 2011, en Antofagasta. El evento, que espera reunir a unas 200.000 personas, congregará al mundo literario de Argentina, Perú, Bolivia y Chile, en el patio exterior de la estación de ferrocarriles. Para los lectores de la zona se trata de una muy buena noticia, ya que en la ciudad sólo existe una librería (Antártica).

En Machalí y El Salvador la situación es la misma. Pero en Rengo, es peor: sólo existe un puesto callejero con libros usados y piratas. Hacia Rancagua el panorama es un poco más alentador, con tres tiendas de libros nuevos (Librería Cervantes, Ágora y Libros Estado 90). “Aquí a los libreros no les ha ido muy bien. Los dueños de librerías tienen que tener otro negocio para poder vivir”, afirma la escritora Claudia Apablaza, dueña de Libros Estado 90.

El poeta Daniel Rojas, dueño de la editorial Cinosargo de Arica, también reconoce la escasa oferta literaria. “Es muy difícil que algunos libros lleguen, especialmente de editoriales independientes. El año pasado recorrimos desde Arica a Valparaíso, llevando nuestros libros y así logramos estar en el mercado”, cuenta. En su viaje, Daniel fue testigo del entusiasmo de la gente: “Nos dimos cuenta de que el interés existe”, señala. Para el escritor Rodrigo Ramos, de Antofagasta, las ferias de libros en regiones son una posibilidad real de acercar a los lectores. “La feria de abril va a ser una buena oportunidad para reactivar el tema literario”, afirma Ramos.

FERIAS AL RESCATE
Una situación poco alentadora que en parte es compensada por las ferias de libros. En La Serena, mañana llega a su fin la XXVI versión de esta tradicional fiesta literaria. Justamente en su inauguración, el presidente de la Cámara del Libro, Eduardo Castillo, señaló que en los últimos seis años se ha experimentado “un aumento importante de ferias literarias en el país, que superan las cuarenta, lo que refleja la importancia de sacar el libro a la calle”.

En lo que va del verano ya se han realizado cerca de diez ferias de libros en ciudades como Ovalle, Viña del Mar, Rancagua, Coñaripe, La Unión y Frutillar. En Santiago, durante enero ya son habituales la feria del libro usado de la Universidad Mayor, que se organiza hace 19 años, y la del Parque Forestal, hace nueve. En Quilpué, la Feria de Libro partió el 14 de febrero y sus 20 puestos estarán abiertos hasta hoy en la nueva plaza comunal.

Y hasta el jueves 24 se podrá visitar la primera Feria del Libro de Los Ángeles “Bío Bío Lee 2011” en el Mall Plaza Los Ángeles. Según Rodrigo Mosquera, director de la muestra, el objetivo es elevar el nivel de lectura de la ciudadanía.

PERO ESO NO ES TODO

Sigue leyendo