• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Opinión: “Biblioteca Pública Digital”

Carta publicada en el diario El Mercurio el Domingo 22 de marzo de 2020.

Señor Director:

Con el objeto de contribuir a sobrellevar el aislamiento y la cuarentena de tantas personas, propongo que la totalidad de las editoriales chilenas pongan a disposición de la Biblioteca Pública Digital (BPD) todo su catálogo de títulos en formato digital. De esta manera, la oferta de títulos disponibles pasará de diez mil a sesenta mil, por lo menos, con el consiguiente beneficio para el público y para la generación de nuevos lectores. La BPD pagará a los editores los títulos efectivamente solicitados, no como sucede actualmente que adquiere y paga títulos que jamás son o han sido solicitados por nadie. Esta medida podría ser transitoria por sesenta días; luego si resulta adecuada podría transformarse en la forma permanente para la adquisición de libros digitales.

Pablo Dittborn

Editoriales frenan actividades y se disparan las ventas de libros en línea

En casa todos leen. O eso parece: el sitio BuscaLibre elevó esta semana sus ventas de libros en un 25%, mientras las librerías hoy cerradas buscan nuevas estrategias para llegar a los lectores. Paralelamente, las editoriales evalúan aplazar publicaciones.

Roberto Careaga C., Cultura El Mercurio, Sábado 21 de Marzo de 2020.

El jueves pasado iban a coincidir en Santiago el argentino Martín Caparrós y el chileno Alejandro Zambra, que vive en México. Ambos traerían sus nuevas novelas bajo el brazo: Caparrós, residente en España, venía en un plan de promoción del libro “Sinfín” y había llegado hasta Buenos Aires cuando el coronavirus lo obligó a regresar a su casa. Ni se asomó por Santiago. Y tampoco Zambra, que tenía planificado lanzar en la Universidad Diego Portales el libro “Poeta chileno”: decidió quedarse en el D.F. ante la expansión de la pandemia. Sus casos eran riesgosos porque implicaban viajes internacionales, pero es la tónica del mundo literario: todo lanzamiento se suspende. Incluso se evalúa aplazar la publicación de algunos libros. Y a la vez, se inician los ajustes en las librerías en una ciudad al borde de la cuarentena.

Como casi todas las librerías, el miércoles las tiendas de Qué Leo cerraron sus puertas indefinidamente, pero con un plan: a través de WhatsApp se podrán comprar libros a domicilio que repartirán los mismos libreros. En la web de la tienda están los números para contactarse.

Comprar con despacho a casa está operando en todos los rubros y en el libro ha tenido buenos resultados: en la última semana, el sitio BuscaLibre tuvo una explosión de ventas: “Aumentó un 25% en los libros con envío en 24 horas. En algunas comunas de Santiago se entregan el mismo día si lo compras antes de las 12 horas, y en 24 a 48 horas en el resto de Chile”, dice el CEO de la empresa, Boris Kraizel.

Leer en casa

“El mercado está parado”, dice de todas maneras Arturo Infante, director de Editorial Catalonia, que ha estado en el mercado del libro hace más de 30 años. En su opinión, no están las condiciones para lanzar nuevos libros y, de hecho, aplazaron la salida de dos títulos de no ficción en torno a la discusión constitucional. Pero otros no puede detenerlos porque son esperados: en los próximos días publicarán “Historia secreta mapuche 2”, la segunda parte del libro de Pedro Cayuqueo. Infante explica que junto con la edición en papel estará disponible como libro electrónico, tal como la mayoría de su catálogo: desde la web de Catalonia hay link para comprar e-book del sello en tiendas como Amazon o GooglePlay.

En el caso del grupo Planeta, detuvieron todas las actividades que incluían público y, precisa su jefa de comunicaciones, Karen Monsalve, “efectivamente, dada la contingencia, estamos evaluando bajar el número de publicaciones hasta que esté todo más estable”. El otro grande del mercado, el grupo Penguin Random House Mondadori, también está monitoreando día a día la situación: “Hemos cancelado todas las presentaciones públicas y hemos aplazado los programas de novedades hasta que la situación mejore. Nuestra prioridad es cuidar a nuestros autores y nuestros colaboradores”, asegura el director general, Sebastián Rodríguez Peña.

Editoriales como Hueders o Ediciones UDP no tienen planeado modificar su calendario de publicaciones. Y avanzan en otras ideas: UDP ha estado posteando en sus redes sociales fragmentos de sus últimos libros, y Hueders mantiene su venta de libros a domicilio, a través de su sitio web. En el caso de Fondo de Cultura Económica, luego de cerrar su librería en el Paseo Bulnes establecieron un sistema de compra online , con despacho a domicilio gratuito. Las grandes cadenas de libros, como Antártica y Feria Chilena del Libro continúan con sus envíos.

El libro electrónico ha tenido un despertar gratuito. Ayer, la Biblioteca Pública Digital -a la que cualquiera puede suscribirse y bajar títulos al computador o celular- informó que sus préstamos se han triplicado en la última semana. A la vez, algunas editoriales empezaron a liberar parte de su catálogo. Desde el martes, Anagrama dispuso la descarga gratuita de algunos de sus títulos, entre los que se incluyen libros de Alejandro Zambra y Mariana Enríquez. Planeta puso en marcha la campaña #KeepReadingEnCasa, a través de la que se pueden bajar gratuitamente libros como “La sombra del viento”, de Carlos Ruiz Zafón, y “El código Da Vinci”, de Dan Brown. Otros sellos españoles, como Acantilado, Blackie Books y Errata Naturae, también tienen títulos para descargar libremente en sus sitios web.

El sitio BuscaLibre aumentó sus ventas esta semana y hay descuentos en los precios de hasta un 65%. Los libros pueden llegar a domicilio en un día.

Por WhatsApp se pueden pedir libros a la casa en las librerías Qué Leo.

Efecto crisis: Biblioteca Pública Digital triplica sus préstamos de libros

Desde el lunes aumentaron explosivamente las solicitudes en la plataforma gratuita, de 1.000 hasta 3.700 diarias. El ministerio adquirirá 1.800 títulos digitales nuevos.

Romina de la Sotta, Culto La Tercera, Viernes 20 de marzo de 2020.

La cuarentena escolar, decretada el domingo pasado como medida preventiva ante el Covid-19, sumada al cierre de las universidades y la reclusión de parte de los trabajadores en sus casas, provocaron un significativo aumento en el número de préstamos de libros de la Biblioteca Pública Digital (BPDigital).

“Hubo una gran explosión de préstamos esta semana. Sólo el lunes 15 tuvimos 2.380 préstamos, frente a nuestro promedio diario, que está en torno a los 1.000; el martes 16, hubo 3.728, y el miércoles 2.409. Vemos que la gente se ha encerrado en sus casas, aunque no se haya tomado oficialmente la medida de la cuarentena”, cuenta Salvador Young, encargado de Contenidos de BPDigital (bpdigital.cl).

Las cifras son decidoras: el domingo 224 personas se inscribieron en la BPDigital, y 1.160 el lunes. “Eso significa que hubo un aumento de un 418%”, dice Young. Y lo mismo sucedió con las visitas a la plataforma: el promedio diario fluctúa entre 1.500 y 2.000, pero el lunes contabilizaron 4.000 visitas, 5.700 el martes y 4.775 el miércoles.

Ello provocó, incluso, que el sitio se cayera en un momento, pero la suspensión duró menos de una hora. “Por supuesto aprendimos de esta experiencia y avisamos a nuestro desarrollador de plataforma para tomar los resguardos necesarios, y asegurar que el sistema siga funcionando en óptimas condiciones, dado el aumento exponencial en visitas y préstamos”, explica la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés.

Desde el lunes, los títulos más prestados son Los detectives salvajes de Roberto Bolaño, El misterio de Salem’s Lot de Stephen King y La estación de las mujeres de Carla Guelfenbein. Entre los libros que se pueden descargar por período indefinido, están 1984 de Orwell y la Constitución de 1980.

“Es muy valorable que entre los más leídos haya un autor chileno, como Roberto Bolaño, dada la magnitud y alcance de su obra. El interés por la Constitución demuestra que el público busca sumarse al debate nacional sobre el proceso que se ha iniciado, y con 1984 de Orwell vemos que los grandes clásicos nunca pierden vigencia”, comenta la ministra Valdés.

La secretaria de Estado misma es usuaria de la BPDigital, y recuerda los dos últimos títulos que solicitó: La hermana menor, de la argentina Mariana Enríquez, el que le gustó tanto que luego lo compró. “El otro fue un libro de cocina para cuando pueda retomar ese gusto”, dice.

Nuevas adquisiciones

BPDigital es una plataforma que ofrece préstamo de libros y audiolibros digitales por 15 días renovables por 7 más, los cuales pueden leerse en computadores, tabletas y teléfonos móviles. Es la biblioteca que hace más préstamos del país, con un total de 393.890 el año pasado, y tiene 376 mil usuarios.

“Ahora más que nunca vemos la importancia de las herramientas digitales para el acceso a la cultura de manera democrática. La Biblioteca Pública Digital cuenta con más de 60 mil libros y 15 mil títulos diversos y para distintos públicos: desde niños hasta adultos, y es un servicio gratuito”, explica la ministra.

La nueva demanda que está experimentando la BPDigital como consecuencia de la contingencia sanitaria, motivó a la cartera a comprar inmediatamente una cantidad considerable de libros digitales. “ En concreto, estamos adquiriendo más de 1.800 títulos, distribuidos en casi 3.500 copias. Además de 25 títulos de revistas como National Geographic y Muy Interesante, entre otras”, adelanta.

Todos estarán disponibles desde el lunes 25 de marzo. Entre las novedades se incorporarán Weona tú podí, de la tuitera súper ventas Carmen Castillo y Nuestra parte de noche, la última novela de la argentina Mariana Enríquez, ganadora del Premio Herralde.

“La lectura en particular y la cultura en general pueden ser herramientas fundamentales en un proceso como el que estamos viviendo”, destaca la ministra.

LIBROS CON ESPERA

REPOSICIONES
Además de los títulos nuevos, la biblioteca contará con más copias digitales de títulos que tienen largas lista de espera de lectores, entre otros, Largo pétalo de mar de Isabel Allende, Serotonina de Michel Houellebecq, Kentuis de Samanta Schweblin, además de varios volúmenes de la saga Harry Potter.

LOS TÍTULOS MÁS PEDIDOS

LOS DETECTIVES SALVAJES
Roberto Bolaño. Una novela de poetas y carretera en México.

EL MISTERIO DE SALEM’S LOT
Stephen King. Un escritor, una casa y el terror en un pueblo de EE.UU.

LA ESTACIÓN DE LAS MUJERES
Carla Guelfenbein. La historia de cuatro mujeres se cruzan a lo largo de años.

Amazon amenaza a las librerías

El gigante del retail puede sacar aún más ventaja en la venta de libros.

S.R., Cultura El Mercurio, Viernes 20 de marzo de 2020.

Mientras las librerías han tenido que cerrar por la pandemia, muchos temen que Amazon saque aún más ventaja en la venta de libros online. Aunque estos no son mercadería de primera necesidad -algunos objetarán esta premisa-, lo cierto es que a medida que los potenciales lectores quieran más lectura, la oportunidad estará en la web y no en las tiendas clausuradas.

En España la queja es en grande contra Amazon, a la que consideran un competidor desleal. “Esta crisis parece diseñada por Jeff Bezos y por las grandes plataformas y contra el pequeño comercio”, decía a El Mundo el representante del Gremio de Libreros español, Enrique Pons. Este sector en España ha estimado, en un informe publicado esta semana, que la paralización de la actividad podría suponer la reducción en un tercio de su facturacón, cerca de 1.000 millones de euros.

Los dueños de pequeñas librerías también apuntan a la falta de preocupación del gigante del retail por sus repartidores. En una nota publicada en El País, una librera decía que no solo cerraban físicamente su tienda, sino también la web, porque no querían exponer a quienes llevan los libros y exigían el cierre completo de toda venta por internet.

Una nota en The New York Times también hace hincapié en cómo el sector de pequeñas librerías teme la competencia de Amazon, al punto de llegar a quebrar si se ven obligados a cerrar sus tiendas por cuarentena. Y más aún, si el lector se acostumbra a comprar con un clic.