• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 84 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

  • Anuncios

Memoria Chilena cumple 15 años como primera vitrina de la Biblioteca Nacional

Cultura El Mercurio, Domingo 8 de Abril de 2018.

El equipo editorial anuncia 20 nuevas publicaciones temáticas durante 2018, además de la digitalización de 75 mil páginas para la Biblioteca Nacional Digital y otros 10 minisitios en Chile para Niños.

Por Íñigo Díaz.

Se le conoce como Vanessa Carye, una especie de mariposa endémica chilena. Fue una de las primeras descritas por Claudio Gay en su “Atlas de la Historia Física y Política de Chile” (1844-48), cuya edición de 1854 se encuentra conservada y digitalizada en la Biblioteca Nacional. Con su colorido múltiple es, además, el logo de Memoria Chilena, la primera vitrina digital de la Biblioteca Nacional o bien su vía de acceso más directo al panorama de colecciones que allí se resguardan desde hace más de dos siglos.

“La Vanessa Carye era una especie bastante común en Chile, de manera que si todos pensamos en nuestra infancia, seguramente recordaremos a esta mariposa. Es un símbolo de nuestra memoria”, dice Daniela Schütte, coordinadora de las plataformas digitales de la biblioteca. Junto a Memoria Chilena operan también la Biblioteca Nacional Digital (BND), que permite un acceso remoto a los enormes volúmenes de contenidos, y Chile para Niños, sitio que presenta las colecciones bibliográficas y documentales a usuarios menores de 12 años.

En 2018, Memoria Chilena está cumpliendo 15 años desde que puso en marcha su proyecto en línea con los primeros 50 minisitios, como denominan allí a las unidades de contenidos, que son como páginas de una gran enciclopedia en línea. “En esos primeros tiempos trabajamos con temas fundamentales: los presidentes de Chile, los grandes escritores, los premios nacionales o acontecimientos históricos principales. A medida que fuimos creciendo hemos detectado vacíos que nos permiten completar temáticas”, señala Schütte.

Antes de esa marcha blanca, Memoria Chilena fue sometida a un largo proceso de diseño editorial y técnico. El proyecto se basó, principalmente, en la Gallica, la plataforma digital de la Biblioteca Nacional de Francia, y la American Memory, su similar en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

En los 15 años de actividad han publicado 958 minisitios, que abordan no solo historia política y literatura, sino temáticas muy diversas: arte, música, ciencia, tecnología, vida cotidiana.

“Todas las colecciones de la biblioteca (desde la Sala Medina a la Mapoteca o el Archivo de Tradición Oral), están representadas en Memoria Chilena”, explica Schütte. Si bien los planes originales pretendían alcanzar el millar de minisitios en 2018, el cronograma de publicaciones anuncia una veintena de ellos, por lo que los editores asumen que la cifra redonda tardará un año más.

En paralelo ya están trabajando en la puesta a punto de otro tanto de investigaciones para publicar en 2019, entre ellas la recordada Guía del Veraneante, una serie de colecciones de revistas deportivas, el espiritismo en Chile, la Academia Bellas Letras de 1873 o el Cerro Santa Lucía.

Más minisitios

Este año se sumarán otros 10 minisitios en Chile para Niños y la digitalización de nuevas 75 mil páginas de todas las secciones de la biblioteca para la BND. “El aporte de los usuarios es fundamental. Muchas ideas provienen de ellos”, dice Schütte. Las redes sociales de Memoria Chilena cuentan con 113 mil seguidores en Twitter y unos 240 mil en Facebook.

La temporada arrancó en marzo con los minisitios dedicados a la Antártica Chilena, con los documentos de los primeros 15 años del “Boletín del Instituto Antártico Chileno” (1965-79), y a Manuel Bilbao (1828-1895), hermano y compañero intelectual de Francisco Bilbao, descrito como férreo opositor de todo quien no alentara los ideales emancipadores que dieron sustento a la Sociedad de la Igualdad y la revolución de 1851. Están disponibles sus tres novelas.

Y desde esta semana se publicarán el minisitio de “El Semanario de Santiago”, dirigido entre 1842 y 1843 por José Victorino Lastarria, con su colección completa digitalizada, además de otro sobre la Quinta Normal.

A ellos se sumarán en adelante publicaciones en línea sobre los antiguos noticieros cinematográficos, las toponimias chilenas, las vacaciones y el Partido Liberal, además de otros monográficos de Nicomedes Guzmán, Augusto Orrego Luco, Armando Donoso y Vicente Huidobro, al cumplirse los 70 años de su muerte, con la digitalización de todas las primeras ediciones existentes en la biblioteca.

Cómo navegar
Daniela Schütte, coordinadora de las plataformas digitales de la Biblioteca Nacional, explica que la navegación en Memoria Chilena está pensada de dos formas. “La primera es para los usuarios que saben exactamente lo que buscan. Para eso está el buscador, que desplegará siempre, como resultado prioritario, el o los minisitios que aborden directamente el término buscado, o en segunda instancia aquellos que lo mencionen”, señala.

Agrega que los resultados de la búsqueda, a su vez, pueden refinarse a través de filtros por tipo de material. “De esta forma, si por ejemplo a alguien le interesan solo los minisitios, puede desagregarlos fácilmente, o por el contrario, si solo quiere revisar libros o revistas, o solo imágenes, también puede hacerlo”.

La otra forma de navegar es a través de búsquedas exploratorias. “Esta es la función del menú de la barra superior. Gracias a esta ordenación, un usuario que no sabe con certeza cómo orientar su búsqueda puede aproximarse a los contenidos a través de las secciones Lugares, Temas, Formatos o Fechas”, comenta Schütte.

Así, por ejemplo, en Temas “se podrá revisar los minisitios sobre Arquitectura y urbanismo, Ciencia y tecnología, Personajes, Cultura, Literatura, Historia y otros. Cada uno de estos temas presenta, a su vez, subtemas, para ir acotando las áreas de interés”. O en la sección Fechas, que presenta una completa línea de tiempo en la que se presentan por períodos y años los 959 minisitios existentes.

Daniela Schütte asegura que entre los aspectos que van a mejorar a mediano plazo está un refinamiento del buscador y también “la integración de filtros para el estatus de propiedad intelectual de los documentos, el perfeccionamiento de la visualización de la línea de tiempo de la sección Fechas y la integración de los contenidos de Biblioteca Nacional Digital y Chile para Niños como sugerencias de búsqueda”.

Anuncios

Comunidad podrá acceder a biblioteca virtual orientada al área de la salud

Diario de Aysén.cl, Lunes 21 de noviembre de 2016

Mejorar los niveles de equidad en el ámbito educativo y poner a disposición de toda la comunidad de la región de Aysén una biblioteca virtual orientada a la formación de profesionales del área de la salud, es el objetivo del lanzamiento y presentación del repositorio de Recursos Educativos Abiertos de la Universidad Austral de Chile, la cual se realizará mañana a las 15:00 horas en el centro de atención y matrículas del Campus Patagonia, ubicada en calle Moraleda #390.

Recursos Educativos Abiertos (REA) es una iniciativa financiada por el Ministerio de Educación, y que está a cargo de la Dra. Sandra Bucarey del Instituto de Anatomía e Histología de la UACh. Con respecto al carácter de su visita, la docente, señaló que “el objetivo es invitar a todos los actores sociales, específicamente, a toda la comunidad educativa de la región a que conozca este proyecto y que lo utilicen, además de que se transforme en una herramienta para que los alumnos se entusiasmen el día de mañana a cursar carreras de la salud, cualquiera sea la universidad o instituto”.

Al respecto, Sandra Bucarey indicó que “tal como lo menciona el nombre de este proyecto, esto se trata básicamente de una biblioteca virtual que va a contener diversos recursos, temáticas o materias del ámbito de la salud, las cuales no estarán circunscritas al ámbito educativo de nuestra universidad, sino que, por el contrario ahora se ponen a disposición de toda la comunidad educativa de la Región de Aysén.”

En este contexto, el director del Campus Patagonia, Arturo Escobar, destacó que “esto representa nuestro compromiso con la equidad e igualdad en la educación, ya que todo el material, trabajos e investigaciones, que la Universidad Austral ha realizado por nuestros académicos y estudiantes en áreas como oftalmología, enfermería, anatomía, neurología, entre otras, ahora quedan abiertas y a disposición de todos los colegios, liceos, institutos profesionales, centros de formación técnica y universidades, todo ofrecido en un formato interactivo”.

Finalmente, la máxima autoridad universitaria del Campus Patagonia, señaló que “recientemente, la carrera de Medicina de la UACh, fue reacreditada por 7 años más, por lo tanto, este tipo de iniciativas como la que lleva a cabo la doctora Sandra Bucarey, buscan la apertura del conocimiento, en contraste con una postura que sólo busque que estas materias solo sean capital de nuestros estudiantes”.

Aplicación de la Biblioteca Pública Digital acerca la lectura a los usuarios

bpd

Aplicación de la Biblioteca Pública Digital acerca la lectura a los usuarios

Cultura El Mercurio, Miércoles 17 de febrero de 2016

Por Ana María Álvarez Cox

El catálogo de la BPD , que incluye desde autores chilenos hasta éxitos de ventas, ahora está disponible mediante una aplicación diseñada especialmente para tabletas y teléfonos inteligentes, haciendo más fácil y rápido el acceso a la lectura. También se espera poder incorporar textos requeridos por los colegios, para facilitar el acceso a ellos.

Ocho mil nuevos títulos, disponibles 24 horas al día, los siete días de la semana, es lo que ofrece la nueva aplicación para teléfonos inteligentes y tabletas de la Biblioteca Pública Digital (BPD). Completamente gratis, los usuarios pueden acceder a estos libros tanto en Chile como el extranjero. La portabilidad es clave para el objetivo de acercar la lectura a todos los chilenos, como se lo ha propuesto la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam).

Desde la implementación de la BPD, en octubre de 2013, sus usuarios han ido creciendo, alcanzando hoy los 10.000 inscritos. En 2015, los préstamos mensuales llegaron a alrededor de 1.300, 150% más que en 2014.

Este crecimiento explosivo en los usuarios fue una de las razones que llevaron a la BPD a buscar nuevos medios para acercarse a los lectores. La iniciativa es única en América Latina.

Ángel Cabeza, director de la Dibam, señaló que esta aplicación ayudará a cumplir con los objetivos de la institución: “Acercar la lectura a todos los chilenos y chilenas, dejando de lado las barreras geográficas y garantizando la lectura como un derecho social”.

Esta nueva aplicación se lanzó el 12 de febrero, y desde ese día hasta ayer, ha sido descargada unas 4.000 veces, mayoritariamente por usuarios de entre 15 y 30 años. “Sorprendentemente, la mayoría de estas descargas corresponde a hombres jóvenes, que es un segmento al que cuesta llegar”, señala Florencia García, coordinadora del proyecto.

Las opciones para leer son variadas. Lo más descargado, de acuerdo a Florencia García, es la icónica revista Condorito. Pero también están disponibles clásicos, como las obras de William Shakespeare, la novela “La casa de los espíritus” de Isabel Allende, sagas infantiles como “Corazón de tinta” de Cornelia Funke y “El principito” de Antoine de Saint-Exupéry.

No solo existen formatos escritos en el catálogo, también es posible pedir prestados audiolibros y videocuentos, los que se encuentran entre lo más solicitado en el catálogo que ofrece la biblioteca. Florencia García destaca que muchos de los libros prestados pertenecen a las categorías de ficción y de literatura infantil.

Leer desde el celular

La aplicación está disponible para los sistemas operativos Android e Ios, y se necesita estar inscrito en la página de la Biblioteca Pública Digital (www.bpdigital.cl/opac/) para descargarla. La aplicación permite agrandar la fuente de la letra o sincronizar la cuenta de BPDigital con el celular.

Los libros se descargan hasta por 14 días, al cabo de los cuales desaparecen de la cuenta del usuario, sin tener atrasos o multas. Por supuesto, también existe la opción de devolverlos antes del final del plazo.

Florencia García también señala que se está preparando un plan piloto con el Ministerio de Educación para incluir en el catálogo digital los libros sugeridos por el Centro de Recursos para el Aprendizaje, que son incorporados por los colegios en sus planes lectores. “Tenemos un convenio con el Mineduc”, explica García. “Vamos a hacer capacitación a los docentes, para que puedan incorporar estas tecnologías a las clases”.

La oferta de libros para leer en la tableta, el celular o el e-reader

Lecturas de verano:

La oferta de libros para leer en la tableta, el celular o el e-reader

Miércoles 2 de enero de 2013, Alexis Ibarra O., Vida – Ciencia – Tecnología El Mercurio.

Gratis o pagadas, las alternativas abundan en la red. Hay una interesante oferta en español e inglés, pero hay que tener cuidado, porque hay aparatos que no leen todos los formatos.

Ya no es necesario reservar un espacio en la maleta para llevar los libros para leer en las vacaciones. En el lector de libros electrónicos (e-readers), una tableta e incluso en el celular se pueden cargar cientos de textos digitales y lo mejor es que muchos pueden ser gratis.

Un buen punto de partida es Memoria Chilena (www.memoriachilena.cl), cuyo nuevo eslogan es “La Biblioteca Digital de Chile”. La plataforma, cuenta Daniela Schüttle, coordinadora del sitio, está siendo rediseñada para el bicentenario de la Biblioteca Nacional, que se celebra el 19 de agosto de 2013.

Aquí se pueden encontrar 3.300 libros completos, más de 1.500 revistas, 166 periódicos, además de mapas y partituras. En total son cerca de 1,2 millones de páginas digitalizadas y que están disponibles completamente gratis. “Están en formato PDF y como su intención es la preservación y el rescate patrimonial, los textos conservan su tipografía y el color de sus hojas tal como es el original”, dice Daniela Schüttle.

Otra alternativa para encontrar textos gratis es la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (www.cervantesvirtual.com) que cuenta con más de 60 mil libros de importantes autores de habla hispana. Gracias a la colaboración de bibliotecas de distintos países y la asociación con fundaciones (como la Fundación Neruda) el catálogo es bastante completo, sobre todo en cuanto a autores clásicos. Los libros se pueden descargar gratis y están en formato PDF.

Varios formatos

Otro buen repositorio de libros gratuitos es el proyecto Gutenberg (www.gutenberg.org) que actualmente cuenta con un catálogo de más de 40 mil libros. Se pueden encontrar textos en varios idiomas (incluido el español, portugués, francés y alemán), pero en su gran mayoría están en inglés. Una de sus características sobresalientes es que trabajan con distintos formatos, entre ellos el e-Pub, PDF, HTML, incluso el formato propio de los lectores Kindle.

Para comprar libros electrónicos la gran fuente en el mundo es Amazon. Apple también cuenta con una tienda donde se puede encontrar una gran variedad de libros gratuitos en inglés y español para iPhone y iPad. Además, hay selecciones de libros gratuitos que se han empaquetado como aplicaciones para descargar y que se pueden buscar en la tienda AppStore con las palabras clave “libros gratis”.

En Chile también existen tiendas que venden e-books . Una de las más grandes de Latinoamérica es BuscaLibre.com, empresa creada en Chile y con presencia en Argentina, España, México y Colombia. “Nuestro catálogo es cercano a los 50 mil títulos y de ellos el 90% está en español. Trabajamos con las principales editoriales, por lo que tenemos best sellers , como la biografía de Steve Jobs o ‘The casual vacancy’, el último libro de la autora de Harry Potter”, dice Karen Pincus, subgerente de Marketing de BuscaLibre.com.

Los precios van desde los $800 hasta los $25 mil y se puede pagar con tarjeta de crédito o debito, o incluso haciendo un depósito bancario. “Nuestras ventas se han incrementado un 200% en 2012: de vender unos 2 mil libros en 2011, pasamos a 6 mil este año”, dice Pincus.

Otra de las tiendas importantes es eBooks Patagonia (www.ebookspatagonia.com), con un catálogo de cerca de 4 mil títulos. “Nuestra idea es destacar a los autores Latinoamericanos y para eso tenemos acuerdos con casas editoriales grandes y pequeñas, en distintos países de la región”, dice Javier Sepúlveda, director general de eBooks Patagonia.

En la tienda se encuentran autores consagrados, junto a escritores emergentes de editoriales como Cuarto Propio o Cuatro Vientos. Los precios promedian los $4.990 y se pueden encontrar en formato e-Pub y PDF. Los propietarios de Kindle deben buscar en Amazon los libros editados por eBooks Patagonia.

Tendencia al alza

La lectura de libros electrónicos (q e-books) es una tendencia que crece. Hace poco días la consultora Pew Research dio a conocer un estudio que concluyó que en EE.UU. se leen cada vez más e-books. Durante noviembre de este año, el 23% de los estadounidenses leyó libros electrónicos frente a 16% del mismo mes en 2011. En el mismo lapso, el número de personas que leyeron libros de papel cayó de un 72% a 67%.

Primera biblioteca de libros digitales debutó en internet

Radio Cooperativa. 9/03/2011

Open Library ofrece el préstamo gratuito para usuarios de todo el mundo.
Cuenta con alrededor de 80 mil títulos disponibles.

Un colectivo de bibliotecas estadounidenses presentó la primera biblioteca digital de escala mundial, en la que los usuarios pueden pedir prestados libros de diversa índole de manera gratuita.

Open Library, que forma parte del plan Internet Archive, reúne a 150 establecimientos del rubro y, hasta el momento, reúne alrededor de 80 mil textos digitalizados.

Según consigna la página de la iniciativa, el objetivo es “digitalizar todos los libros -ya sea en circulación o fuera de impresión- disponibles en una librería o una biblioteca. En otras palabras, facilitar el acceso a cientos de miles de libros”.

Para acceder a los textos sólo se debe crear una cuenta como usuario, y el sitio permitirá arrendar hasta cinco e-books, los cuales se pueden retener por 15 días. Tras ese plazo el texto deja de estar disponible para su lectura en el dispositivo de quien lo arrendó, entregando nuevamente la posibilidad de pedir otros libros, según consignó La Tercera.

Los títulos se encuentran disponibles en formato PDF y ePub, permitiendo el acceso desde e-readers, computadores, smartphones y tablets, a excepción de Kindle que no permite los formatos ofrecidos por el sitio.

Open Library busca la colaboración de los usuarios al permitir que estos aporten los títulos que tengan en sus lectores, para así poder compartirlos con el resto de la comunidad de internautas.

Figuras alternativas a este proyecto son ebookfling.com y booklending.com, que funcionan a partir de los aportes de los mismos usuarios, quienes prestan o arriendan los e-books en su poder.

Uno de cada cinco adolescentes nunca visita la biblioteca de su colegio

La Tercera. 8/02/2011

Investigación del Consejo Nacional de la Cultura, en jóvenes de cuarto medio de la Región Metropolitana, da cuenta del desinterés por los libros en este grupo etario.

El estudio revela que el 10% de los escolares no lee y que un tercio lee entre uno y tres libros al año. Cerca del 40% leyó su último texto hace tres meses.

Un tercio de los jóvenes baja los libros de Internet y el 40% usa la web, no siempre disponible en las escuelas, como su principal herramienta de estudio.

Uno de cada cinco estudiantes de cuarto medio no visita la biblioteca de su escuela. La cifra es uno de los principales resultados del estudio “Hábitos y Comprensión de Lectura”, en el que participaron 207 alumnos de la Región Metropolitana, a cargo de la bibliotecóloga Claudia Gilardoni. No sólo eso: el 60% que la usa, lo hace con poca frecuencia. Sólo el 5% asiste tres veces a la semana.

Con estas cifras, no es de extrañar que el 10% de los escolares no alcance a leer un libro al mes y un tercio de ellos lea entre uno y tres libros al año, según datos del mismo estudio.

La investigación -realizada para el Consejo Nacional de la Cultura- pone de manifiesto el desinterés de los adolescentes por un lugar que se suponía debía atraerlos hacia la lectura y, por lo tanto, su poco contacto con los libros, ya que tampoco los encuentran en sus casas. Probablemente, este sea el comienzo de las cifras que luego exhiben los adultos: el 45% no lee un solo libro al año, según datos de Fundación La Fuente.

En la investigación dirigida por Gilardoni, los adolescentes aseguran que valoran la lectura como algo importante. Pero un tercio dice que no se concentra al leer y el 22%, que se aburre.

El análisis que hace la investigadora para explicar esta realidad incluye dos factores: las bibliotecas no tienen libros entretenidos o actuales, además de contar con pocas revistas y diarios (sólo el 2% dice que encuentra lectura interesante en estos lugares y la mayoría prefiere comprar en ferias o en la calle, si es que hay un título que llame su atención).

El segundo factor es la poca preparación de los encargados de estos recintos, que no cuentan con técnicas para motivar a los adolescentes. “Hay colegios donde la secretaria atiende la biblioteca o personas a las que ni siquiera les gusta leer, entonces, difícilmente alguien se va a motivar. Incluso, está el prejuicio de que se pueden robar los libros, por lo que no se los prestan a los alumnos”, señala Gilardoni.

Sigue leyendo

Google insiste en la importancia del libre acceso a los textos digitalizados

Emol.com 12/01/2011
La Tercera.cl 12/01/2011

El buscador puso énfasis en la importancia de incrementar el acceso a la herencia cultural.

EFE

BRUSELAS.- El gigante de internet Google mostró su buena acogida a un estudio impulsado por la Comisión Europea (CE) sobre la necesidad de digitalizar la herencia cultural europea, y aseguró que el acceso a las obras que escanea en colaboración con bibliotecas públicas es libre para todos los internautas.

“El informe es un aporte a la discusión sobre la digitalización y subraya la importancia de incrementar el acceso a la herencia cultural, algo que Google viene apoyando durante muchos años,” indicó el portavoz de la compañía estadounidense en Bruselas, Al Verney.

Según señaló, Google “garantiza que los usuarios puedan acceder gratuitamente a los libros de dominio público” que escanea, bien a través de su herramienta Google Books o de las páginas web de las bibliotecas asociadas.

Por último, afirmó que la empresa apoya y trabaja en iniciativas público-privadas de digitalización, y que las bibliotecas con las que colaboran pueden igualmente aportar esos fondos escaneados por Google en el proyecto europeo Europeana -que pretende ser el mayor archivo cultural digital de Europa-, algo que ya ha hecho la Universidad de Gante (Bélgica).

El informe en cuestión, publicado esta semana por la Comisión Europea, recalca la importancia de escanear las obras europeas y hace algunas recomendaciones, como por ejemplo limitar el tiempo de exclusividad del que disponen las compañías sobre los volúmenes digitalizados a siete años.

El documento ve “lógico” que las compañías que logren acuerdos con entidades públicas para digitalizar sus obras busquen un “periodo preferencial” de uso de las mismas, para evitar que competidores se aprovechen de su trabajo.

En su opinión, ese periodo debería permitir a la empresa recuperar su inversión, aunque también debería ser “limitado en el tiempo” para evitar crear una situación de monopolio en el mercado.

También recomienda que el tiempo máximo de exclusividad se sitúe en siete años, un lapso “adecuado” para incentivar al sector privado a invertir en digitalización de obras y para que las instituciones públicas tengan un “control suficiente” sobre su material.

Fuentes de Google consultadas aseguraron que la compañía ya ha reducido de 25 a 15 años su exclusividad sobre las obras que escanea a través de acuerdos con bibliotecas, y destacaron que precisamente ese asunto “forma parte” de las negociaciones que la empresa mantiene con esos organismos públicos.