• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 83 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

  • Anuncios

Los niños que oyen varias veces el mismo cuento aprenden más rápido

Emol. 21/02/2011

Al parecer, en cada repetición los niños van adquiriendo nueva información.

EFE

LONDRES.- Repetir una y otra vez el mismo cuento es bueno para el aprendizaje de los niños, según un estudio de la Universidad británica de Sussex, cuyos autores consideran que es esta repetición lo que acelera la adquisición del vocabulario.

El estudio fue dirigido por la psicóloga Jessica Horst y sus resultados son consecuencia de un experimento en el que se expuso a dos grupos de niños de tres años al aprendizaje de dos palabras nuevas.

Cada una de ellas era una palabra inventada para designar un objeto desconocido, como por ejemplo “sprock” para referirse a un artículo manual empleado para mezclar comida.

Durante el plazo de una semana, uno de los grupos escuchó tres historias diferentes con estas palabras, mientras que el otro grupo escuchó una única historia con las mismas palabras nuevas.

Pasado ese periodo, se constató que los niños a los se había contado sólo un cuento recordaban mejor las nuevas palabras que los niños a los que se había contado tres historias diferentes.

“Sabemos que cuanto mayor es el número de libros que se tienen en casa, mejores son los resultados académicos de los niños, pero lo que no hemos comprendido es cómo ocurre es aprendizaje”, dijo Horst.

“Lo que esta investigación sugiere -explicó la psicóloga- es que lo importante no es el número de libros, sino la repetición de cada uno de ellos, porque es lo que propicia un mayor aprendizaje”.

Horst indicó que ya era conocido que los niños que ven el mismo programa de televisión o la misma película una y otra vez, “ofrecen mejores resultados en los posteriores exámenes de comprensión”.

“Lo que creemos que está ocurriendo con la lectura es que cada vez que un niño escucha el cuento está adquiriendo nueva información. La primera vez puede ser sólo la comprensión de la historia, la segunda la percepción de los detalles y la descripción, y así progresivamente”, dijo la profesora del centro británico.

“Y si la nueva palabra se introduce en una variedad de contextos, como ocurrió con aquellos a los que se les leyeron tres cuentos diferentes, lo más probable es que los niños no logren concentrarse tanto en la palabra nueva”, añadió la investigadora.

En conclusión, indicó Horst,

“el mensaje podría ser que los niños no precisan necesariamente de una gran cantidad de libros, sino que se benefician de una exposición repetida a los que tengan”.

La investigación completa se publicará este mes en la revista “Frontiers in Psychology”.

Anuncios

Lecturas sobre la lectura

El Mercurio. Santiago, Chile. 13/02/2011

Patricio Tapia

Logros tan dispares como mejorar la ortografía, alcanzar el éxito económico o acceder a la sabiduría se cuentan entre los argumentos de los propugnadores de la lectura, aunque rara vez los aplican a ellos mismos. Leer, como ahorrar energía, es una actividad recomendable para los otros. Tres publicaciones recientes, sin embargo, se ocupan, desde perspectivas diversas, de las posibilidades de la lectura.

El arte de la lectura en tiempos de crisis (Océano), de la antropóloga francesa Michèle Petit, demuestra, mediante el estudio de casos, los poderes reparadores y de reconstrucción del leer en circunstancias de crisis o pérdida, ya sea personales (desamores, enfermedades, traslados o duelos) o colectivas (guerras, atentados, secuestros).

El acto mismo de la lectura es abordado en Saber leer (Aguilar), de Giovanni Parodi, Marianne Peronard y Romualdo Ibáñez, que se presenta como una obra orientada a un público amplio, con una perspectiva “psicosociolingüística” -aviso puede disminuir la amplitud del público- para ayudar a divulgar “lo que significa leer con pericia como lo hace un lector experto” y a aclarar “algunos núcleos conceptuales fundamentales”. Va desde las concepciones de leer, los conceptos de texto y de género hasta el aprendizaje y los textos digitales. Aunque provista de gráficos y ejemplos, suele documentar lo obvio. ¿Qué clase de lector no se percataría que expresiones como “en otras palabras” o “es decir” puestas entre una palabra técnica o nueva y una descripción, implican una suerte de definición?

Por último, en Cómo aprendemos a leer (Ediciones B), Maryanne Wolf plantea cómo la lectura, una invención cultural más bien reciente en términos evolutivos, ocupa estructuras cerebrales antiguas, de manera que, para leer, un cerebro tiene que hacer algunas adecuaciones. Algunos cerebros nunca lo logran o lo hacen imperfectamente: es el caso de los disléxicos, que le interesa particularmente a la autora. En el libro se sostiene que las zonas del cerebro y los circuitos neuronales varían según el sistema de lectura, alfabético (como el nuestro) o no (como el chino). La neurociencia, mediante la tecnología de la neuroimagen, puede demostrar, que se utilizan distintas partes del cerebro en uno y otro caso. Wolf se muestra desconfiada frente al “universo Google”, aunque no aporta ninguna evidencia de que leer en un libro o en una pantalla active el cerebro de forma distinta.

Chatear y mandar correos electrónicos ayuda a mejorar la habilidad lectora

El Mercurio. Santiago, Chile. 4/01/2011

Informe sobre la prueba PISA, que mide el desempeño estudiantil, reveló que quienes pasan más tiempo frente al computador también son los que obtienen mejor puntaje en el test de la OCDE.

Amalia Torres

Pasar todo el día pegado al computador puede no ser una mala opción si quiere mejorar la lectura.

Según el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, sobre la prueba PISA -que analizó a los alumnos de 15 años de los 65 países donde se aplica este test-, “los estudiantes familiarizados con actividades como leer correo electrónico, chat, lectura de noticias online , diccionarios o enciclopedias en internet, participar en discusiones de grupo en línea o buscar información en la red tienen, en general, mayor habilidad lectora”.

Así lo dio a conocer el diario “El País” a través de un artículo que también destaca que las familias de estratos más acomodados y con mayor educación son las que pueden ofrecer con mayor facilidad estas tecnologías.

Según Carlos Araos, docente universitario chileno y doctor en comunicaciones, a muchos adultos les llama la atención que pasar tiempo en internet pueda ayudar a mejorar la lectura, porque “ellos sólo aprecian el libro escrito”. “El joven actual está permanentemente leyendo. Me atrevería a decir que lee más que los de antes. Lo que pasa es que su tipo de lectura es distinta: ellos leen para saber cómo instalar un software, por ejemplo, o para comunicarse con sus amigos”, dice Araos.

Su forma de enfrentarse a la lectura, agrega, también ha cambiado: “Cuando leen, buscan información en la misma web sobre los datos que no manejan o que le interesan, así se acostumbran a profundizar más en la lectura. Por ejemplo, si leen a Tolkien y les gusta, es probable que busquen en internet más información sobre él. Además, este pensamiento hipertextual los lleva a desarrollar una capacidad analítica”.

Los datos de la última prueba Pisa en Chile comprueban esta teoría: los estudiantes más familiarizados con la tecnología logran mejores resultados.

Por ejemplo, quienes cuentan con conexión a internet obtuvieron 474 puntos en la Pisa de Lenguaje. Los que no contaban con este servicio en su hogar tuvieron un promedio de 422.

También se vio que quienes revisaban su email con mayor frecuencia obtenían mejores resultados (462 puntos en Pisa Lenguaje), en comparación con los que lo hacían “nunca o casi nunca” (428 puntos).

La diferencia en la prueba de matemáticas también fue importante: quienes nunca o casi nunca usaban la enciclopedia online tuvieron, en promedio, 386 puntos. Los que realizan esta actividad varias veces al día, en cambio, obtuvieron 52 puntos más.

Chile subió 7 y 10 puntos en Pisa de Matemática y Lectura respectivamente

La Tercera – 07/12/2010

El aumento es en comparación con los resultados de 2006. El rendimiento de los escolares chilenos está a 44 puntos de la media de la OCDE.

Si bien Chile está por debajo de la media de la OCDE, desde el año 2000 el país subió 40 puntos en la prueba Pisa de lectura.

Respecto a la última medición, en 2006, el país logró en la Pisa de matemática 411 puntos. En tanto, este año obtuvo 421. Subió 10 puntos.

Los escolares obtuvieron en la medición de lectura de 2006 un puntaje promedio de 442. Hoy, alcanzaron los 449, 7 puntos más.

Sin embargo, ambos resultados, siguen ubicando a Chile por debajo del promedio. De esta forma, el país está a 44 puntos de la media de la OCDE en lectura.

Países como China, Shangai, alcanzan los 556 y 600 puntos, Korea 539 y 546, Estados Unidos 500 y 487, y España 481 y 483 en lectura y matemática respectivamente.


***
Prueba PISA: Chile lidera en Latinoamérica resultados que miden conocimientos en Lenguaje y Ciencia

La Tercera – 07/12/2010

Según el informe de la OCDE, la mayoría de las naciones del área están estadísticamente por debajo de la media. Los mejores resultados los obtuvieron Shangai, Singapur, Korea y Finlandia.

Sigue leyendo

Informe PISA se entrega mañana con nueva prueba que mide la comprensión lectora en soporte digital

La Tercera – 06/12/2010

La prueba evalúa la capacidad de los alumnos para aplicar conceptos durante su escolarización.

Mañana se dará a conocer mundialmente el Informe PISA, una evaluación internacional dirigida por la OCDE que mide los conocimientos de los alumnos de 15 años en tres áreas: lectura, matemáticas y ciencias.

Esta iniciativa fue creada en 1997 por los países miembros de la OCDE y tiene como objetivo principal, supervisar los resultados de los sistemas educativos en términos de rendimiento. Se realiza cada 3 años y cada país mide entre 4.000 y 10.000 estudiantes.

Este año, el informe está centrado en la comprensión lectora e incluye la capacidad de medir esta habilidad en soporte digital. Las formas de evaluar de matemática y ciencias en tanto, no ha presentado variaciones.

Aquellos que obtienen mejores calificaciones demuestran que saben desenvolverse en diversas situaciones dentro de cada área, ya que relacionan lo que han aprendido en el sector escolar y a lo largo de la vida.

En la medición realizada el 2006, Chile se mostró líder en ciencias y lenguaje de todos los países de América Latina que participaron. En matemáticas, sólo Uruguay lo superó con 427 puntos sobre 411.

El 68% de los profesores no desafía las destrezas lectoras de los alumnos

El Mercurio. Santiago, Chile. 03/10/2010

Análisis de clases de docentes de 1° y 2° básico mostró que no estimulan habilidades complejas, como la de sacar conclusiones.

Pamela Elgueda Tapia

El 61% de los niños de 4° básico no llegó al nivel de aprendizaje esperado en la prueba Simce de Lenguaje de 2009. Eso significa que no fueron capaces de, por ejemplo, relacionar causa y efecto en un texto, de sacar conclusiones no explícitas en una lectura o de entender el significado de una palabra a partir del contexto.

Se trata de habilidades de lectura complejas que no es extraño que no desarrollen, a la luz de los primeros resultados de una investigación realizada por profesionales del Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación (Ceppe).

Esta primera etapa muestra que apenas el 11%, de un grupo de profesores de 1° y 2° básico analizados, realiza actividades que exigen a sus alumnos desarrollar habilidades complejas de lectura, como realizar una secuencia de hechos a partir de un texto que escucharon o leyeron.

“Los niños necesitan que les enseñen este tipo de destrezas, hay que intencionarlas, porque si no ¿de dónde van a sacar ellos herramientas para eso?”, dice Viviana Galdames, parte del equipo y quien presentó este estudio en el Primer Congreso Interdisciplinario de Investigación en Educación, organizado por el Centro de Investigación Avanzada en Educación (Ciae) y el Ceppe.

Vía cultural

La investigación “Prácticas pedagógicas y teorías implícitas de los docentes responsables del aprendizaje inicial del lenguaje escrito” analizó 90 videos de profesores de 1° y 2° básico que se sometieron voluntariamente a la Evaluación Docente en 2008.

Sigue leyendo

La ciencia busca en el cerebro por qué amamos leer

La Tercera Tendencias – Papel Digital. 25/09/2010

Un equipo de neurólogos y profesores de literatura de la Universidad de Yale investiga con escáneres cerebrales qué partes de la mente humana se activan cuando leemos los clásicos de la literatura universal.

Miguel G. Corral. El Mundo España (18 de abril 2010)

“Hay diferencias entre la reacciones cerebrales al leer clásicos y al ojear el periódico”

Michael Holquist, U. Yale

imagen página