• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Sin acompañamiento ni monitoreo, de poco sirve entregar muchos libros a los colegios

Las Bibliotecas CRA dieron acceso a más textos, pero no muestran haber fomentado más lectores:

Sin acompañamiento ni monitoreo, de poco sirve entregar muchos libros a los colegios

Sin un plan que contemple capacitar monitores, motivar a las familiar y volver la lectura un pilar de cada escuela, se hace difícil adquirir el hábito. Cuatro programas que trabajan con éxito en esta cruzada entregan su visión.

M. Cordano, Educación El Mercurio, Lunes 18 de Noviembre de 2019.

Las Bibliotecas CRA (Centro de Recursos para el Aprendizaje) comenzaron a funcionar en 1993 bajo la idea de fomentar la lectura en los colegios que reciben subvención del Estado. El énfasis estuvo puesto en la construcción de espacios creativos y en la posibilidad de acceder a una gama más amplia de libros.

A pesar de estas buenas intenciones, un reciente informe de la Dirección de Presupuestos (Dipres) evaluó la iniciativa con mal desempeño: cuestionó la falta de información y seguimiento de sus efectos. Según el informe, a pesar de que al año 2018 se habían entregado más de 10 millones de libros, el promedio anual de préstamos por niño sería menor a dos.

“Lo que ha hecho el CRA es importante en términos de alcance, dando acceso a buenos libros a muchas personas que antes no lo tenían”, comenta Magdalena Palma, directora ejecutiva de Fundación Había una Vez. “Lo que quizás ha faltado es avanzar hacia una segunda prioridad, que tiene que ver con poder capacitar muy bien a los mediadores de la lectura. Y es que no basta solo con entregar libros”.

Así como esta fundación, que se dedica a implementar y actualizar bibliotecas, además de formar y certificar mediadores, en Chile otras organizaciones trabajan bajo la misión de acercar a los más chicos a la lectura, creando el hábito a través de asociarlo con un momento de goce.

Para ello, se centran en encantar desde la primera infancia, arrastrando, de paso, a los adultos alrededor de los niños con los que trabajan.

“Prácticas familiares como la lectura de cuentos de padres e hijos y las conversaciones y juegos relacionados con estas lecturas son un predictor potente del aprendizaje formal del dominio lector”, indica Macarena Escudero a nombre del equipo de Fundación Alma, donde ejerce como directora educacional.

La iniciativa se basa en talleres para familias de estudiantes de prebásica. Las invita, dentro del mismo colegio al que asiste el niño, a dedicar 40 minutos de una mañana para conversar sobre un texto (que prestan) y cómo sacarle provecho al leerlo con el niño. Se dan ideas de reflexión o de juegos con los que cada libro se puede asociar.

Más que esfuerzo aislado

“La mejora de los aprendizajes de comprensión lectora no puede basarse solo en la entrega de materiales, aunque estos sean de excelente calidad, como los CRA. Hoy está clara la necesidad de articular su entrega con modelos de desarrollo profesional, para directivos y docentes, que permitan apoyar y acompañar a las comunidades educativas y que aseguren la valoración y la percepción de mejora”, agrega Paula Cruzat, fundadora y presidenta del directorio de la Fundación Crecer con Todos, que cuenta con el programa Primero LEE.

La iniciativa facilita el trabajo docente entregando, entre otras cosas, planificaciones de clases enfocadas en la comprensión lectora y en la comunicación oral, además de una biblioteca de aula que se articula con las clases diarias. Todo este acompañamiento dura cerca de tres años.

“En principio, muchos trabajamos directamente con los equipos de biblioteca, pero nos dimos cuenta de que no alcanza. Los programas deben estar también orientados a los equipos directivos, para que entiendan su importancia (ver recuadro) y lo pongan en sus programas de mejora. Si no hay una declaración de parte del establecimiento, la lectura termina siendo un esfuerzo aislado de una sola persona, que probablemente no sea capaz de empujar este carro tan grande”, plantea Palma.

Así también lo entiende la Fundación Educacional Oportunidad, que cuenta con el programa Un Buen Comienzo, enfocado en el desarrollo profesional docente de quienes trabajan en educación inicial.

La propuesta desarrolla redes entre quienes trabajan en establecimientos públicos, invitándolos a retroalimentar experiencias y enseñándoles a mejorar el uso de tiempo en el aula y la calidad de las interacciones. De esta forma, ayudando a minimizar el tiempo de transición entre actividades o potenciando buenas prácticas de alfabetización, han logrado aumentar el tiempo dedicado al desarrollo de actividades cognitivas y de lenguaje.

“La lectura en voz alta es muy importante en la sala. Expone a los niños a vocabulario más sofisticado que el lenguaje oral común. Al mismo tiempo, hay que trabajar la comprensión oral, que es la base de la futura comprensión de lectura, un desafío muy importante. La forma en que promovemos la comprensión oral es el trabajo explícito de cómo entender un texto: hacer predicciones, resumir, descubrir ideas claves y establecer conexiones”, indica Andrea Rolla, directora de Educación Inicial de la fundación.

Leer ordena el propio mundo

¿Por qué es importante que los niños adquieran la costumbre de leer? Más allá del hecho de que el estudio, a nivel general, está mediado por textos, la investigación muestra que la lectura ayuda a manejar pensamientos abstractos y permite hacer mejores inferencias.

“La lectura, más aún en tiempos como los que vivimos en este momento, aporta distintas miradas. Hay autores que dicen que leer permite ordenar el propio mundo, darle un relato a la propia historia”, indica Magdalena Palma, de Fundación Había una Vez. “Los libros, además, permiten acceder de manera autónoma al conocimiento”, agrega.

Paula Cruzat, de la Fundación Crecer con Todos, recuerda que a través de textos se pueden tocar temáticas nuevas o algunas que a veces resultan difíciles de abordar. En la página web de su programa Primero Lee (www.primerolee.cl) es posible acceder, por ejemplo, a cuentos infantiles orientados a la equidad de género y a migración e interculturalidad.

Los buenos resultados de Un Buen Comienzo, hicieron que la experiencia fuese compartida en el más reciente encuentro de ProLEER, evento que se realiza en la Universidad de Harvard. ProLEER es una red internacional de investigadores enfocados en mejorar políticas educativas alrededor del mundo.

Colegio rechaza leer a Lemebel e irrita al alcalde y el Movilh

Un curso del Liceo San Francisco de Quito de Independencia se negó a la lectura por su contenido sexual. El municipio anunció campaña a los niños por la no discriminación.

Viernes 7 de diciembre de 2018, Diego Gotelli C., HoyxHoy

Como una “brutalidad” calificó el alcalde de Independencia, Gonzalo Durán, lo ocurrido en el Liceo San Francisco de Quito de su comuna, luego que se conociera que alumnos de un tercero medio rechazaron leer un libro del escritor chileno Pedro Lemebel por su sentido sexual.

La polémica se dio cuando a los jóvenes se les encargó la lectura del libro “La esquina es mi corazón”, en el que el autor cuenta historias sobre la vida de marginados y homosexuales en un Santiago marcado por el comercio sexual clandestino. Ante el anuncio varios alumnos se opusieron, y se hizo una votación en el que la mayoría rechazó leerlo por la condición del escritor, según reveló ElDinamo.cl. A cambio, a quienes se negaron se les ofreció leer otro texto.

El alcalde confirmó que el conflicto fue por “discriminación” contra el escritor, y aunque lo considera como un hecho aislado, no escondió su descontento. “No es aceptable que la causa para no leer a alguien sea su opción sexual”, cuestionó en Twitter.

Desde el Movilh, en tanto, el dirigente Ramón Gómez aseguró que el actuar de la escuela promovió “el odio, el bullyng homofóbico, el desprecio y la violencia” y tildó de “escandalosa” la situación.

Sin embargo, el director del colegio, Enrique White, negó la versión discriminatoria y aseguró que se trató de “diferencias de pensamiento” entre alumnos y apoderados, porque algunos rechazaban el “lenguaje explícito” del texto. Además, enfatizó que los implicados son jóvenes en etapa formativa, y defendió el rol escolar asegurando que el reglamento del recinto incluye un foco en la inclusión, y que tras el conflicto tendrán jornadas de reflexión y conversatorios en torno al tema.

En la alcaldía afirman que el trabajo para evitar la discriminación en colegios partió hace al menos seis años y que ahora será reforzado, y apuntan a que lo ocurrido se debe a un debate que se está dando en la sociedad sobre la diversidad sexual. También creen que pudo ser incentivado por ser un liceo sólo de hombres, por lo que acelerarán la idea de convertirlo en mixto, lo que ya se ha estado debatiendo con la comunidad escolar.

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, señaló que “lo único que hemos hecho y queremos promover es el respeto a los valores, el respeto a la diversidad”. “El respeto siempre es de ida y vuelta”, sostuvo, citada por Emol.

este mes se realizarán conversatorios sobre diversidad sexual en el colegio tras el conflicto.

Los escolares leen 50% más cuando tienen libros dentro de su sala de clases

Miriam Martínez, especialista en el fomento de la lectura infantil:

Los escolares leen 50% más cuando tienen libros dentro de su sala de clases

Crear minibibliotecas dentro del aula ayuda a que en sus tiempos libres los niños sepan que entretenerse leyendo es una muy buena opción.

M. Cordano, Educación El Mercurio, Lunes 2 de Abril de 2018.

Miriam Martínez cree que la lectura a viva voz es una herramienta poderosa. Por eso, narrar y escuchar historias se ha vuelto una costumbre en las clases de literatura que imparte en la Universidad de Texas en San Antonio: después de escucharla leer un texto, sus alumnos discuten qué fue lo que más les llamó la atención o qué conceptos les costó entender. Es una forma efectiva de introducirlos a una literatura más sofisticada, plantea.

“Un error común es asumir que una vez que los niños aprenden a leer, no hay necesidad de seguir leyéndoles a viva voz”, comenta la especialista, quien estuvo de visita en Chile invitada por la Facultad de Educación de la Universidad de los Andes. En el país compartió con académicos y otros profesores, a quienes señaló algunas de las faltas que ella siente se cometen en literatura infantil.

Una de ellas es no fijar tiempo para que los niños lean libros en horas de clases, perdiendo la oportunidad de que estos comenten y se aconsejen lecturas entre ellos.

La otra es no promover la instalación de bibliotecas dentro de cada aula. “Sabemos que los estudiantes leen un 50% más si tienen libros dentro de su sala. Y es fácil ver por qué sucede eso: cuando los estudiantes tienen tiempo y libros disponibles, es mucho más probable que lean. Cuanto más leen los alumnos, mejor leen”, explica.

Contar con acceso inmediato a los libros no quita que no deba existir una biblioteca general a nivel de colegio. De hecho, “la biblioteca escolar puede ser un gran apoyo para la biblioteca de aula, porque es importante que se vayan rotando de forma periódica los títulos disponibles. Se deben ir pidiendo libros prestados”, advierte.

Ventanas y pizarras

Las bibliotecas de aula efectivas presentan ciertas características, dice Martínez. Para el caso de la sala de clases de preescolares y alumnos de enseñanza básica, se ha visto que las bibliotecas deberían ser lugares que se diferencien de alguna forma del resto de la clase -un ejemplo sería ponerles cojines en el piso-, áreas en las que deben poder estar entre cinco a seis niños al mismo tiempo y donde exista una repisa que muestre la portada de algunos libros, así como otra donde los libros muestren su lomo y estén en hilera, uno al lado del otro.

“Si no hay espacio disponible, animo a los profesores a encontrar la manera de mostrar las portadas de los libros. He visto que algunos maestros exhiben algunos títulos en las ranuras de las ventanas, mientras otros los ponen en la parte de abajo de las pizarras”.

Escolares del Biobío mejoran su lenguaje leyendo diariamente y comentando noticias

El Mercurio. Santiago, Chile. 21/03/2011

Todos los días analizan el acontecer nacional, aprenden nuevas palabras y leen en silencio. Así han subido sus puntajes en el Simce y creado buenos hábitos.

Fabián Álvarez

Con la ayuda de un texto, proyectado a través de data show en el pizarrón, Carlos Cabezas le da la noticia fresca a sus compañeros: “La prueba de ADN estableció que Patricio Flores no era hijo de Don Francisco”, expone, y luego entrega más detalles y pregunta al resto de los alumnos sobre el tema para cerciorarse de que todos comprendieron.

En diez minutos este estudiante de 5° Básico del colegio Abel Inostroza Gutiérrez, de Monte Águila (Región del Biobío), cumplió con una de las actividades diarias que forman parte de “Exploradores del lenguaje”, el programa que le permitió al establecimiento formar parte de la “Red de Escuelas Líderes en educación de calidad contra la pobreza”, un programa que lideran la Fundación Chile, Fundación Minera Escondida y “El Mercurio”.

“Ya no nos sorprende que los niños lleguen a clases y hayan escuchado en la mañana las noticias que acá comentamos”, dice Laura Meza, profesora de Lenguaje.

Pero no sólo esta costumbre está instalada entre los alumnos. Todas las mañanas, al inicio de clases e independiente del ramo, dedican diez minutos a una “lectura silenciosa”.

El colegio les entrega a los apoderados una lista con obras recomendadas que durante el año los niños leen a su ritmo. Cabeza gacha, sacan sus libros y se dedican a la tarea. Algunos avanzan una página, mientras que otros andan más rápido. Eso no importa, pero sí controlar que la actividad se cumpla.

“Si el niño no trae su libro se le comunica al apoderado. Pocos son los que no cumplen, porque el hábito ya está creado”, comenta Ana María Inostroza, la directora.

Esto les ha permitido estar 30 puntos por sobre el promedio nacional en el Simce para su nivel.

Escribir mejor

Sigue leyendo

Escolares de colegios particulares muestran poco interés por leer

El Mercurio. Santiago, Chile. 31/12/2010

Estudio de la Universidad de Los Andes.

Se califican como malos lectores, y los docentes no se responsabilizan de ello.

Manuel Fernández Bolvarán

Si bien tener padres lectores ayuda a que los niños se interesen por los libros, el rol de sus profesores es igual de fundamental. Precisamente para saber si los docentes están motivando a sus alumnos a leer, la investigadora de la U. de los Andes Pelusa Orellana hizo un estudio en colegios particulares subvencionados y privados de Santiago.

Al analizar las prácticas de 48 profesores, concluye que estos no asumen como una de sus tareas el desarrollo del interés lector de sus alumnos. De hecho, parecieran no tener las herramientas para hacerlo: “Un 20% de profesores no sabe qué es la lectura recreativa, uno de los tipos de lectura que debieran desarrollar en las aulas para favorecer el placer lector”, dice Orellana, quien dirige la carrera de Pedagogía de la U. de los Andes.

Los docentes sostienen que si los alumnos no se motivan por leer no es su culpa, sino de los padres, que no aportan buenos modelos, o porque los niños carecen de las habilidades. Por eso, no es raro que, al consultar a 2.321 escolares de 2° a 6° básico, el estudio encontrara que se perciben como malos lectores. En una escala de 1 a 4, los alumnos se ponen nota 2. En cuanto a motivación por leer, la nota es 1,9.

“Si bien los resultados de las niñas suelen ser superiores a los de los niños en lenguaje, no se aprecian diferencias importantes entre ellos ni en cuanto a su autoconcepto como lectores ni a la valoración que le dan al tema”, enfatiza la académica.

La desmotivación también es transversal a todos los cursos. El único factor que parece influir en el nivel de interés de los alumnos es si el colegio es bilingüe o no. “Los niños bilingües se consideran mejores lectores y se muestran más interesados por leer”, resume.

Según Orellana, esto puede deberse a factores como el concepto de lectura que manejan los docentes de este tipo de establecimientos o al hecho de que los textos de inglés ofrecen lecturas más misceláneas que los de lenguaje y comunicación.

DESINTERÉS

Sólo 36% de los profesores lleva a sus alumnos cada semana a la biblioteca.

Crean software que fomenta la lectoescritura de preescolares

El Mercurio, Valparaíso. 18/10/2010

Soporte multimedia permite que el niño aprenda jugando, genere hábitos y gusto por el estudio.

Conscientes del desafío que plantea el inicio de la lectura y escritura de niños menores y específicamente aquellos que ingresan a primero básico, la empresa dPLAY desarrolló un software que ayuda a los docentes en su actividad formadora.

La iniciativa, incubada en el Instituto Internacional para la Innovación Empresarial (3IE) de la Universidad Santa María, consiste en un software interactivo que busca promover el desarrollo de habilidades educativas en los niños.

El software, que ya está siendo implementado en Huechuraba y Puchuncaví, apunta a convertirse en un apoyo a la actividad docente y al fortalecimiento del proceso de enseñanza en el ámbito de la lectoescritura, especialmente para que los alumnos de primer año básico comprendan y asimilen lo que leen.

Base del aprendizaje

La lectura representa la base del sistema educativo, permitiendo a los niños adquirir contenidos y estudiar las materias del colegio. Y siendo fundamental en este esquema, a nivel nacional aún hay desafíos que cumplir. De hecho, según el Simce del año pasado, en lectura sólo el 39 por ciento de los estudiantes de 4° Básico 2009 demuestra los aprendizajes descritos en el Nivel Avanzado, es decir, los aprendizajes esperados para ese grupo.

Basado en el libro Leo y Comprendo de la empresa de servicios educacionales Edulym, los emprendedores de dPLAY crearon el soporte multimedia como complemento al texto que permite que el niño aprenda jugando, genere hábitos y gusto por el estudio.

Está centrado en la historia de un reino donde las letras se perdieron y mediante entretenidas narraciones, sonidos, colores, ilustraciones y ejercicios, incentiva al niño a leer, realizar conexiones lógicas y pensar.

“El software le da una pauta al niño sobre cómo encontrar las letras y avanzar, y así cada niño sentado en su propio computador puede avanzar a su propio ritmo de trabajo y estudio. Además, refuerza positivamente los errores del niño y éste puede repasar el material las veces que sean necesarias”, indica el fundador de la empresa, Andrés Jaque.

Evaluación

Sigue leyendo

Dos miradas diferentes a los índices de lectura en Chile

El Mercurio. Santiago, Chile. 14/11/2010

Las cifras del estudio Fundación La Fuente-Adimark, que configuran una radiografía a nuestros hábitos de lectura, generaron repercusiones durante la semana. Aquí, dos expertas entregan sus opiniones y aportan claves para interpretar las tendencias que muestra la encuesta, como el hecho de que el 52,8 por ciento de los chilenos se declare “no lector”.

Entrevistadas: Loreto Fontaine (MINEDUC) y Clara Budnik (Fundación Democracia y Desarrollo)

Sigue leyendo