• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Después 136 años regresan a Perú invaluables libros que fueron sustraídos por el Ejército chileno de la Biblioteca Nacional de Lima

Tras una primera entrega masiva en 2007

Después 136 años regresan a Perú invaluables libros que fueron sustraidos por el Ejército chileno de la Biblioteca Nacional de Lima

El Mostrador, 5 de diciembre de 2017.

Todos los ejemplares datan de entre 1534 y 1868. Aunque las autoridades de la Biblioteca Nacional de Perú no quisieron manifestarse ante este medio, la DIBAM asegura que expresaron “un agradecimiento infinito”. Entre el material hay textos fundacionales de la entidad peruana.

Tuvieron que pasar 136 años. A más de un siglo de la ocupación de Lima por parte de las tropas chilenas en el marco de la Guerra del Pacífico, tras el ingreso a la ciudad en enero de 1881, el gobierno acaba de concluir la devolución de la práctica totalidad de los miles de ejemplares de libros que el Ejército de Chile sustrajo de la Biblioteca Nacional de Perú (BNP), y que se hallaban en su símil de Santiago.

Tras una primera masiva devolución de 3.700 libros en 2007, bajo el primero mandato de Michelle Bachelet, el viernes pasado llegó por avión a Lima un segundo cargamento de 718 ejemplares, confirma Pedro Pablo Zegers, subdirector de la Biblioteca Nacional.

Todos los libros datan de entre 1534 y 1868, según información oficial, y llevan el sello de la “Biblioteca Pública de Lima”, su nombre oficial de entonces. Salieron tras publicación del decreto 1.381 del Mineduc del 23 de noviembre pasado, que contiene un listado de los mismos.

Su valor total es incalculable, según coinciden los especialistas. Tan sólo un ejemplar de la “Divina Comedia”, de Dante Alighiri, impreso en Francia en 1768, se vende actualmente en el mercado a unos 50.000 dólares (unos 35 millones de pesos), destaca Juan Guillermo Prado, periodista, historiador y miembro de la Sociedad de Bibliófilos de Chile.

Tendencia internacional

La devolución de las obras se enmarca dentro de una tendencia internacional. El Museo de Arte Metropolitano de Nueva York (MET) ha devuelto a Egipto piezas de la tumba de Tutankamón y el Museo de Pérgamo de Berlín ha hecho lo propio con una esfinge hitita que reclamaba Turquía, que también obtuvo de vuelta una estatua del Museo de Bellas Artes de Boston. Aún así hay muchos reclamos pendientes.

Entre el material devuelto hay textos en latín, castellano y francés, sobre materias tan diversas como historia, religión y economía. Los formatos también son muy distintos: hay cartas, manifiestos, discursos, bandos… Todos ellos llevan el inconfundible sello de la Biblioteca Pública de Lima, la entidad fundada por el general José de San Martín en 1821, que aportó en la ocasión 47 libros de su propia colección.

Además, muchos de estos libros fueron consultados por investigadores peruanos que visitaron Santiago en el último siglo, según confirman desde la Biblioteca Nacional.

El director de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos de la República de Chile (DIBAM), Angel Cabeza, y el propio Zegers, viajaron a Lima a fines de noviembre para comprometer la entrega oficial del segundo cargamento y firmar varios convenios de cooperación. Entre otros proyectos está la publicación conjunta de un libro sobre Gabriela Mistral y su relación con los pensadores del país incaico.

En la ocasión, se efectuó la entrega simbólica de dos volúmenes, informó su contraparte peruana. Se trata de los ejemplares “Decisionum rotae lucanae diversorum auditorum cum decisionibus aliorum supremorum tribunalium & praecipue” de Hyeronimus Palma (1718); y “España Sagrada: Theatro geographico-historico de la Iglesia de España, de Enrique Flórez (1747-1789)”.

Aunque la BNP no quiso manifestarse ante este medio, Zegers señala que “manifestaron un agradecimiento infinito”, además de evitar todo comentario respecto a la Guerra del Pacífico, algo notable tomando en cuenta que entre el material hay textos “fundacionales” de la entidad peruana.

“Sólo se habló de presente y futuro. Jamás se habló de guerra ni el tema del conflicto. Eso me pareció notable, porque es una lectura distinta a la que teníamos hace unos cuantos años atrás”, destaca Zegers.

Saqueo organizado

Hay que recordar que la controversia es antigua. De hecho, Sergio Villalobos, Premio Nacional de Historia y director de la Dibam (1990-1993), dijo hace poco tiempo, en 2005 que “a los peruanos lo único que hay que devolverle son los saludos”.

Un informe del Congreso del Perú de 2008 señala que las tropas chilenas se llevaron unos 10.000 libros, que en Chile se repartieron entre la Biblioteca Nacional y la Biblioteca Severín de Valparaíso, donde llegaron los cargamentos en barco.

Según las autoridades peruanas, los mismos figuran en el catálogo que realizó en Chile el polaco Ignacio Domeyko a la llegada de los volúmenes y otro material a Chile en 1881 en 103 grandes cajones y 80 bultos, y que se publicó en el Diario Oficial de nuestro país bajo el título “Lista de libros traídos del Perú” entre el lunes 22 y el miércoles 24 de agosto de 1881. Esto da cuenta que se trató de un expolio organizado desde Santiago, ejecutado por los militares por instrucciones superiores.

Los mismos pasaron por las distintas sedes que tuvo la Biblioteca Nacional -entre otros en el terreno que ocupa actualmente el Museo Precolombino y el Teatro Municipal- hasta su sede actual desde 1925.

Material perdido para siempre

En 1881, la actual Biblioteca Nacional de Perú disponía de unos 56.000 volúmenes, muchos más que su par chilena. En comparación, en la misma época la Biblioteca Nacional de Chile tenía 42.000, a los que se sumaban 9.000 del Instituto Nacional.

Sin embargo, tras el saqueo de la capital peruana, la primera, que fue ocupada en marzo como cuartel bajo el mando del coronel Pedro Lagos, sólo quedó con unos 700 ejemplares, según escribió el peruano Miguel Palma, que asumió como director de la BNP tras el saqueo. El propio Palma logró recuperar unos 14.000 ejemplares en Lima tras una petición pública.

“Algunos libros quedaron en la propia Lima y ni siquiera llegaron a Chile”, asegura Zegers. “Algunos fueron quedando en el camino. Otros fueron quedando en manos privadas y otros llegaron a manos del Estado. Nosotros podemos dar cuenta de estos últimos. Los otros no sabemos”.

Lo triste es que mucho material desapareció para siempre. No poco texto, dicen los conocedores del tema, tuvo el triste destino de ser usado como papel de envoltura de mercadería o, aún peor, incluso higiénico, una costumbre usual en el siglo XIX y principios del XX en una época en que hasta la Biblia era muy apreciada por los fino de su papel.

Y aunque el propio presidente Domingo Santa María (1881-1886) devolvió tempranamente unos 700 ejemplares en 1886, debieron pasar 120 años desde entonces para que, tras un catastro realizado en la Biblioteca Nacional, surgiera la voluntad política de completar el retorno del patrimonio peruano, tal como reclamó Perú oficialmente en 2004.

Destino final

El destino final de los libros devueltos en la última década, en tanto, es harina de otro costal. Lo revela el periodista Marcelo Mendoza, que desde 1998 investigó estos tesoros bibliográficos de la Sala Medina para una exposición, y que descubrió la lista del Catálogo Domeyko en el Diario Oficial en un artículo para el Diario Siete publicado en abril de 2006, además de firmar una carta pública con intelectuales de Perú, Bolivia y Chile para la devolución de los mismos.

Mendoza estuvo el año pasado en Lima en la Biblioteca Nacional de Perú y preguntó por los libros entregados en 2007 por Bachelet.

“Y, sorpresa, están en bóveda… tan ocultos como estaban en Chile. Se suponía que iban a quedar en una sala llamada Francisco Bilbao. Allí estuvieron al principio, exhibidos, cuando se hizo la solemne entrega chilena como un bello gesto de hermandad y buena voluntad. Sin embargo, me encontré con la sorpresa de que ya no existe esa sala y los libros volvieron a ocultarse, tal como estaban en Chile”.

Japón entrega moderno Dibamóvil para la RM

Dibam. 16/03/2011

Gracias al aporte de Japón, más de un millón de personas de 11 comunas de la Región Metropolitana serán beneficiadas con un renovado Dibamóvil, el que brinda préstamo de libros a domicilio, exposiciones y actividades culturales.

Con un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de terremoto y tsunami del pasado 11 de marzo se inició la ceremonia en la que la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, DIBAM, recibió un nuevo Dibamóvil de manos del gobierno japonés, a través del Programa de “Asistencia para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana”, APC, que apoya a distintas organizaciones para asegurar y mejorar la calidad de vida básica de las comunidades.

A pesar de la catástrofe que afecta a Japón, el embajador en Chile, Wataru Hayashi, realizó este valioso aporte en una sobria ceremonia que se efectuó el miércoles 16 de marzo, en el frontis de la gobernación de la Provincia de Maipo, en San Bernardo.

El diplomático manifestó sus agradecimientos al Gobierno y pueblo de Chile por su solidaridad en estos difíciles momentos para su nación: “Es un honor para mí inaugurar este proyecto en el marco del Programa (APC). Vine, porque es un proyecto muy significativo entre Japón y Chile”. Además destacó el trabajo que desarrolla de la DIBAM a lo largo del país.

En tanto, Magdalena Krebs, directora de Bibliotecas, Archivos y Museos, DIBAM, en la ocasión agradeció el gesto del embajador, y señaló: “Hoy es un día especial en mi cargo de directora de Bibliotecas, Archivos y Museos. La primera misión oficial que tuve al asumir fue ir a la Embajada de Japón para recibir la donación de un nuevo bus para el proyecto Dibamóvil en el contexto del Programa “Asistencia para Proyectos Comunitarios”. Un año después, me encuentro aquí recibiendo en nombre de Chile esta valiosa donación de Japón que hoy está sufriendo tanto. La recibo por ello, conmovida y espero poder devolver la mano de alguna manera. Es por eso que hoy prefiero escoger el silencio en lugar de más palabras”.

La aprobación del proyecto “Adquisición y equipamiento de un vehículo para servicio bibliotecario móvil (Dibamóvil) en la Región Metropolitana”, presentado por la Subdirección de Bibliotecas, de la DIBAM, correspondió a una contribución de US$76.677 del Programa APC. Esta iniciativa japonesa está presente en 130 países, y en Chile –desde 1999 a la fecha– se han financiado 150 proyectos.

El antiguo Dibamóvil fue remozado y dotado de una nueva colección de libros, y entregado a la Biblioteca de Santiago, para ampliar su cobertura de servicios bibliotecarios móviles.

Al acto asistieron importantes autoridades de la zona, como la gobernadora de la Provincia de Maipo, Amparo García, el obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González, y los alcaldes Rodrigo Etcheverry y Diego Vergara, de los municipios de Buin y Paine, respectivamente. Además, el embajador de Japón y la directora de la DIBAM entregaron un premio a los tres mejores lectores del Dibamóvil.

 

***
Dibamóvil recibe donación de vehículos nuevos de gobierno japonés

Radio U. de Chile. 16/03/2011

Sigue leyendo

Organización española reconstruirá biblioteca dañada por terremoto

La Tercera. 3/03/2011

La localidad de Tubul será la beneficiaria del proyecto que contempla una inversión de más de $15 millones. Las Reconstruir la biblioteca de una localidad al sur de Chile que quedó en las ruinas tras el terremoto y entregar nuevamente el servicio a la comunidad, es uno de los objetivos que tiene la ONG InterLibros de Castelldefels en España.

El objetivo de la organización es ayudar a la localidad de Tubul en la Región del Bíobío. Para esto, la institución sin fines de lucro realizará una fiesta en abril que busca recaudar 22 mil euros (aproximadamente 15 millones de pesos).

En la ocasión, se realizarán diferentes actividades en la plaza principal de la localidad española relacionadas con la cultura chilena, como cuenta-cuentos con textos de escritores chilenos, bailes de cueca, exhibición y cata de gastronomía chilena, fabricación de volantines de papel entre otras. El acceso a cualquiera de estas instancias costará 1 euro, explicó el portal de la ONG.

La idea es que la biblioteca, según ADN.es, se comience a reconstruir a partir de mayo y que funcione, además, como centro de acogida para los niños de la localidad y sus familias y en ella se organizarán actividades alfabetización, educación, lectura, estudio y formación.

La institución, fundada el 2005, ha repartido alrededor de 300 mil libros a 75 mil niños en países de América Latina y Guinea Ecuatorial.

Inauguran carrito biblioteca en La Florida

El Mercurio. Santiago, Chile. 16/01/2011

Este proyecto representa una contribución a la cultura que beneficiará a más de 100 niños y jóvenes.

Gracias a la colaboración de la Universidad de Alcalá de Henares de España, la población Los Navíos de La Florida inauguró el proyecto “Carrito Biblioteca Comunitaria“. Así, las personas podrán acercarse a la literatura en esta biblioteca itinerante con una estructura similar a la de un carro manicero que pasará dos veces por semana: una entregando libros y luego retirándolos.