• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

La resistencia de los libreros independientes

Mientras sus locales permanecen cerrados, los dueños de librerías potencian ventas online y recomendaciones por redes sociales. Pese a sus esfuerzos, las ventas han caído hasta en un 90%.

Andrés Gómez Bravo, La Tercera, Jueves 9 de abril de 2020.

Diariamente ofrece una lectura nocturna. A través del live de su cuenta de Instagram, Librería Catalonia presenta a un autor, librero o un lector que comparte un libro con sus seguidores. En días de cuarentena, Catalonia trasladó sus actividades a las redes sociales y a la web. “La gente lo ha agradecido mucho, es una forma de compartir la intimidad de la lectura, de recomendarnos libros entre todos y de socializar desde el aislamiento”, dice Catalina Infante, una de sus dueñas.

Mientras permanecen en cuarentena, los libreros han buscado formas de mantener su actividad y contactarse con los lectores, sobre todo a través de ventas online y el uso de redes sociales.

En librería Catalonia ya operaban con ventas a través de su página web, y la crisis los presionó a concentrarse definitivamente en esa modalidad. “Funcionamos pero con muchas dificultades, nos trajimos una parte de la librería a la casa para poder seguir despachando, al ritmo que permite la pandemia. Estamos esperando poder abrir un delivery a través de plataformas como Cornershop, Rappi y Pedidos ya”, cuenta Catalina Infante.

Con todos sus esfuerzos, no han podido evitar la baja en las ventas. “En estos momentos estamos vendiendo un 20% de lo que normalmente vendemos, lo cual es insostenible en el tiempo. Estamos reaccionando y reinventándonos sobre la marcha, repensando el modelo de negocio para adaptarse a los tiempos que se vienen”, dice.

En las librerías Qué Leo se apoyan en la mensajería instantánea: “Desplegamos toda nuestra cercanía con los clientes a través del wasap directo de 42 librerías, cada una con un catálogo en línea para repartir gratis en menos de 24 horas”, dice Juan Carlos Fau, fundador de Qué Leo. A través de redes sociales, recomiendan libros para sobrellevar la cuarentena, “buenas antologías de cuentos por sobre todo”, relata.

Las ventas están lejos de los niveles usuales en la librería: “Las ventas por WhatsApp aún no alcanzan a representar el 10% de la venta normal”. ¿Cuánto tiempo podrán sostener esta situación? “Calculamos un promedio de tres meses de sobrevivencia en las condiciones actuales de funcionamiento”.

A diferencia de ellas, Metales Pesados no cuenta con una estrategia digital. La librería fundada por el poeta Sergio Parra, referencia de la comunidad literaria, cerró primero su local de Alameda y luego el de José Miguel de la Barra. “Los últimos días tuvimos una disminución significativa de público. Las ventas bajaron un 80 por ciento”, dice.

“No sabemos cuándo se va a normalizar todo. Acá en el barrio (Lastarria) el efecto ha sido devastador.

La epidemia es un tiro de gracia para muchos negocios que ya estaban afectados por el 18-O”, agrega.

Parra piensa que la emergencia llevará a las librerías a reinventarse: “Yo creo que el virus va a operar como un editor que obligará a reformular nuestra vida urbana, comercial y cultural”, dice. “Por un lado estarán las librerías de internet y, por otro, las más especializadas. Las librerías que sobrevivan a este tsunami biológico van a ser aquellas que se conviertan en centros de actividades, de conversación, de encuentro.”.

Los tres libreros aspiran a un apoyo de recursos desde el Ministerio de las Culturas, así como a una nueva relación con los lectores. “El Estado debe obligar a las librerías electrónicas a pagar impuesto, y con ello hacer un fondo para las librerías y las editoriales independientes”, dice Parra. “Esto nos obliga a ser mejores libreros”, subraya Fau.

“Estamos reaccionando y reinventándonos sobre la marcha, repensando el modelo de negocio”.

CATALINA INFANTE, LIBRERÍA CATALONIA

“Creo que el virus va a operar como un editor que obligará a reformular nuestra vida urbana, comercial y cultural” .

SERGIO PARRA, LIBRERÍA METALES PESADOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: