• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Acogida cultural

Acogida cultural

Una infraestructura en sintonía con la cosmovisión mapuche, cultura que predomina en esta zona precordillerana de la Araucanía, caracteriza a la nueva biblioteca pública de Curarrehue. La obra representó el trabajo de la Dirección de Arquitectura del MOP en la última Bienal.

Soledad Salgado S., Vivienda y Decoración El Mercurio, Sábado 8 de febrero de 2020.

Es el nuevo foco de atracción en Curarrehue y un orgullo para la comunidad local. La nueva biblioteca pública, que hasta hace pocos meses funcionaba en las dependencias de la Aldea Intercultural Trawü Peyún, se levanta precisamente cerca de esta última y de la municipalidad, consolidando el espacio cívico de la plaza de Curarrehue. La obra se transforma, además en un punto de interés turístico para quienes visitan la zona, sobre todo porque el área tiene conexión con la ruta internacional.

El diseño del volumen, a cargo del arquitecto Benjamín Murúa, y ejecutado por la Dirección de Arquitectura del MOP, se inspira en la ruca mapuche; esto, porque el criterio de la entidad es incorporar a los edificios de uso público la cosmovisión de los pueblos originarios del territorio donde se emplazan, y que, así, estas construcciones cuenten con una efectiva pertinencia cultural. “La forma circular congrega a la comunidad y hace alusión a la arquitectura tradicional mapuche, pero también a la figura de un volcán”, señala Raúl Irarrázabal S., Director Nacional de Arquitectura. Agrega que es una característica importante es la lucarna superior, que permite reconocer, por medio del paso de la luz del sol y de su orientación, el eje cardinal referencial de esta cultura, que corresponde al oriente, a la cordillera. “Con esto se logra generar un patio de luz interior que representa la tierra mapuche, y actúa como un elemento central y ordenador del edificio”, explica. Allí, en ese sector concéntrico, se arma una zona de lectura que además sirve de reunión para la comunidad.

El material predominante del proyecto es la madera. De hecho, esta es la primera obra en esta zona de la Dirección de Arquitectura en la que se utiliza en un 100% madera laminada. Se trata de piezas prefabricadas en un lugar cercano a la instalación, hechas a medida, que se van uniendo en terreno sin generar residuos en obra y que permiten un trabajo más expedito, considerando las condiciones climáticas de la zona. Según explica Irarrázabal, en este proyecto hubo un importante avance en términos bioclimáticos: “Por ejemplo, está el zócalo, que sirve de gran explanada y que permite separar el edificio de la humedad, o las envolventes de su estructura. Estas características favorecen la acogida de sus usuarios, ellos pueden aprovechar realmente un espacio que se abre a la comunidad no solo para la lectura, sino también como un lugar de encuentro, de traspaso de conocimiento y riqueza cultural”.

Un zócalo circular ofrece el espacio necesario para actos cívicos. Es un escenario abierto al público.

El programa se ordena en torno al patio de luz central.

El arquitecto a cargo dialogó con la comunidad durante el proceso de diseño para conocer sus necesidades.

La biblioteca tiene 374 m2. El revestimiento es de teja metálica, por su resistencia y mantención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: