• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 86 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Sin acompañamiento ni monitoreo, de poco sirve entregar muchos libros a los colegios

Las Bibliotecas CRA dieron acceso a más textos, pero no muestran haber fomentado más lectores:

Sin acompañamiento ni monitoreo, de poco sirve entregar muchos libros a los colegios

Sin un plan que contemple capacitar monitores, motivar a las familiar y volver la lectura un pilar de cada escuela, se hace difícil adquirir el hábito. Cuatro programas que trabajan con éxito en esta cruzada entregan su visión.

M. Cordano, Educación El Mercurio, Lunes 18 de Noviembre de 2019.

Las Bibliotecas CRA (Centro de Recursos para el Aprendizaje) comenzaron a funcionar en 1993 bajo la idea de fomentar la lectura en los colegios que reciben subvención del Estado. El énfasis estuvo puesto en la construcción de espacios creativos y en la posibilidad de acceder a una gama más amplia de libros.

A pesar de estas buenas intenciones, un reciente informe de la Dirección de Presupuestos (Dipres) evaluó la iniciativa con mal desempeño: cuestionó la falta de información y seguimiento de sus efectos. Según el informe, a pesar de que al año 2018 se habían entregado más de 10 millones de libros, el promedio anual de préstamos por niño sería menor a dos.

“Lo que ha hecho el CRA es importante en términos de alcance, dando acceso a buenos libros a muchas personas que antes no lo tenían”, comenta Magdalena Palma, directora ejecutiva de Fundación Había una Vez. “Lo que quizás ha faltado es avanzar hacia una segunda prioridad, que tiene que ver con poder capacitar muy bien a los mediadores de la lectura. Y es que no basta solo con entregar libros”.

Así como esta fundación, que se dedica a implementar y actualizar bibliotecas, además de formar y certificar mediadores, en Chile otras organizaciones trabajan bajo la misión de acercar a los más chicos a la lectura, creando el hábito a través de asociarlo con un momento de goce.

Para ello, se centran en encantar desde la primera infancia, arrastrando, de paso, a los adultos alrededor de los niños con los que trabajan.

“Prácticas familiares como la lectura de cuentos de padres e hijos y las conversaciones y juegos relacionados con estas lecturas son un predictor potente del aprendizaje formal del dominio lector”, indica Macarena Escudero a nombre del equipo de Fundación Alma, donde ejerce como directora educacional.

La iniciativa se basa en talleres para familias de estudiantes de prebásica. Las invita, dentro del mismo colegio al que asiste el niño, a dedicar 40 minutos de una mañana para conversar sobre un texto (que prestan) y cómo sacarle provecho al leerlo con el niño. Se dan ideas de reflexión o de juegos con los que cada libro se puede asociar.

Más que esfuerzo aislado

“La mejora de los aprendizajes de comprensión lectora no puede basarse solo en la entrega de materiales, aunque estos sean de excelente calidad, como los CRA. Hoy está clara la necesidad de articular su entrega con modelos de desarrollo profesional, para directivos y docentes, que permitan apoyar y acompañar a las comunidades educativas y que aseguren la valoración y la percepción de mejora”, agrega Paula Cruzat, fundadora y presidenta del directorio de la Fundación Crecer con Todos, que cuenta con el programa Primero LEE.

La iniciativa facilita el trabajo docente entregando, entre otras cosas, planificaciones de clases enfocadas en la comprensión lectora y en la comunicación oral, además de una biblioteca de aula que se articula con las clases diarias. Todo este acompañamiento dura cerca de tres años.

“En principio, muchos trabajamos directamente con los equipos de biblioteca, pero nos dimos cuenta de que no alcanza. Los programas deben estar también orientados a los equipos directivos, para que entiendan su importancia (ver recuadro) y lo pongan en sus programas de mejora. Si no hay una declaración de parte del establecimiento, la lectura termina siendo un esfuerzo aislado de una sola persona, que probablemente no sea capaz de empujar este carro tan grande”, plantea Palma.

Así también lo entiende la Fundación Educacional Oportunidad, que cuenta con el programa Un Buen Comienzo, enfocado en el desarrollo profesional docente de quienes trabajan en educación inicial.

La propuesta desarrolla redes entre quienes trabajan en establecimientos públicos, invitándolos a retroalimentar experiencias y enseñándoles a mejorar el uso de tiempo en el aula y la calidad de las interacciones. De esta forma, ayudando a minimizar el tiempo de transición entre actividades o potenciando buenas prácticas de alfabetización, han logrado aumentar el tiempo dedicado al desarrollo de actividades cognitivas y de lenguaje.

“La lectura en voz alta es muy importante en la sala. Expone a los niños a vocabulario más sofisticado que el lenguaje oral común. Al mismo tiempo, hay que trabajar la comprensión oral, que es la base de la futura comprensión de lectura, un desafío muy importante. La forma en que promovemos la comprensión oral es el trabajo explícito de cómo entender un texto: hacer predicciones, resumir, descubrir ideas claves y establecer conexiones”, indica Andrea Rolla, directora de Educación Inicial de la fundación.

Leer ordena el propio mundo

¿Por qué es importante que los niños adquieran la costumbre de leer? Más allá del hecho de que el estudio, a nivel general, está mediado por textos, la investigación muestra que la lectura ayuda a manejar pensamientos abstractos y permite hacer mejores inferencias.

“La lectura, más aún en tiempos como los que vivimos en este momento, aporta distintas miradas. Hay autores que dicen que leer permite ordenar el propio mundo, darle un relato a la propia historia”, indica Magdalena Palma, de Fundación Había una Vez. “Los libros, además, permiten acceder de manera autónoma al conocimiento”, agrega.

Paula Cruzat, de la Fundación Crecer con Todos, recuerda que a través de textos se pueden tocar temáticas nuevas o algunas que a veces resultan difíciles de abordar. En la página web de su programa Primero Lee (www.primerolee.cl) es posible acceder, por ejemplo, a cuentos infantiles orientados a la equidad de género y a migración e interculturalidad.

Los buenos resultados de Un Buen Comienzo, hicieron que la experiencia fuese compartida en el más reciente encuentro de ProLEER, evento que se realiza en la Universidad de Harvard. ProLEER es una red internacional de investigadores enfocados en mejorar políticas educativas alrededor del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: