• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 87 seguidores más

  • Dónde estudiar bibliotecología
  • Libérate lee
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Secciones

El verano y las vacaciones, tiempo para divertirse leyendo

Cómo fomentar el interés por la lectura:

El verano y las vacaciones, tiempo para divertirse leyendo

La estrategia no es solo leer novelas o cuentos, ajustados a los intereses de cada uno, sino también aprovechar las revistas de cómics, guías turísticas y libros de árboles y animales.

Pamela Aravena Bolívar, Educación El Mercurio, Domingo 3 de febrero de 2013.

Leer, leer y leer. Una receta simple: para fomentar la lectura hay que leer en familia. Y esta época es una de las privilegiadas para generar la afición en niños y jóvenes.

“El verano y las vacaciones ofrecen la oportunidad de llevar a cabo la lectura en familia y entenderla como una actividad más vinculada al disfrute y al placer que al deber”, dice Mónica Bombal, coordinadora del Plan Nacional de Fomento de la Lectura.

Para atraer a los distintos miembros de la familia hacia los libros es preciso “realizar una selección que considere su edad, sus intereses y características particulares, y no solamente lo que a nosotros nos gustaría que leyeran. Incentive a los niños y jóvenes a elegir sus propias lecturas respetando sus gustos y preferencias”, asegura Josefa Ruiz-Tagle, periodista de comunicaciones del Plan de Fomento de la Lectura.

Por eso mismo, asegura que al realizar la selección, los padres deben recordar que mientras más variados sean los textos, más oportunidades tendrán de encontrar alguno que les resulte atractivo.

Bombal y Ruiz-Tagle agregan que la escritura está estrechamente relacionada con la lectura. Por eso es bueno invitar a los niños y niñas a confeccionar y mantener diarios de vida durante sus vacaciones, incentivándolos a escribir en ellos sus experiencias y acompañar estos escritos con dibujos.

El Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil (Cilij), de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, envía desde España sus recomendaciones: asegura que no solo los libros sirven para fomentar la lectura y que se pueden aprovechar las múltiples actividades que ofrece el verano para lograr que los hijos lean.

Algunos ejemplos son consultar los itinerarios en las guías de viajes, recorrer con el dedo y con la vista los múltiples caminos de un mapa de carreteras; informarse juntos sobre la ciudad, pueblo o el país que van a visitar, callejear con un plano; comentar los folletos turísticos.

“Si metemos en la mochila una guía de árboles o de animales, será más interesante nuestra estancia en el campo o el paseo por el bosque. También nos servirán para reconocer las variedades de plantas de los parques y jardines de nuestra ciudad”, aseguran.

Advierten que es un buen momento para leer revistas, compartir la lectura del diario y aprovechar para consultar la cartelera de cine. Incluso, aseguran que no hay que hacerle el quite a internet, pues la familia puede zambullirse en sus múltiples páginas para informarse de qué exposiciones hay y visitarlas con el catálogo en mano.

Todo sirve

Este punto es importante. Kepa Osoro, especialista español en animación a la lectura y comprensión lectora, también del Cilij, advierte que no sólo las novelas y cuentos son una puerta de entrada a la afición por la lectura: “También lo son los libros de conocimientos, de deportes, naturaleza, inventos, países y pueblos, así como las leyendas y fábulas, la poesía humorística, los versos folclóricos y la prensa”.

Por eso mismo, no hay que demonizar ni la televisión ni los videojuegos ni el computador ni a los amigos; por el contrario, hay que utilizarlos a favor de la lectura, agrega. “Por ejemplo, pueden usar la tele leyéndole a su hijo sobre los hechos, lugares o protagonistas de sus programas favoritos”, aconseja. Y para los más pequeños se pueden organizar sesiones de animación a la lectura, como cuentacuentos, títeres, concursos de cuentos o poemas, invitando a sus amigos.

El Servicio de Orientación a la Lectura de España ofrece excelentes consejos para todas las épocas y edades en su página web www.sol-e.com

LECTURAS DE 10 A 17 AÑOS
Si se trata de cuentos y novelas, Claudio Aravena, gerente de Proyectos Sociales de Fundación La Fuente, recomienda.
– Niños de entre 10 y 12 años: «El herbario de las hadas» (Sébastien Perez y Benjamin Lacombe), «Pipi Calzalargas» (Astrid Lindgren), «Bandada» (David Álvarez Hernández y María Julia Díaz Garrido).
– De 12 a 15 años: «Macanudo» (comics de Liniers) y «El árbol» (María Luisa Bombal y Alejandra Acosta).
– De 15 a 17 años: «Del Enebro» (Hermanos Grimm y Alejandra Acosta) y «La saga de los confines I, II y III» (Liliana Bodoc).
– Para adolescentes de 17 años: «Ella entró por la ventana del baño» (Sergio Gómez, Ricardo Molina y Pedro Lemebel) y «El perseguidor» (Julio Cortázar y José Muñoz).

Regalar libros

“Los textos informativos son tanto o más atractivos para algunos lectores que los literarios: biografías, libros de viajes, testimonios, de ciencia y tecnología. Para cada edad y tipo de lector habrá un libro apasionante”.
MÓNICA BOMBAL, Ministerio de Educación.

“No dejen la compra de libros para ocasiones esporádicas; así como a veces les compran un juguete, chucherías o los llevan al cine, regálenles libros”.
KEPA OSORIO, Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil, España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: