• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 87 seguidores más

  • Dónde estudiar bibliotecología
  • Libérate lee
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Secciones

Biblioteca de Licantén obtuvo primer lugar regional en gestión

Dibam. 23/03/2011

Pese a los daños producidos por el terremoto del 27 F, la Biblioteca logró ponerse de pie y prestar servicios con menos del cincuenta por ciento de su infraestructura.

La sede bibliotecaria del Maule fue distinguida con el primer lugar regional y con el 35 a nivel nacional en un universo de 420 bibliotecas adscritas a la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam). Esto, a pesar de que tras un año de funcionamiento (se inauguró el 4 de diciembre de 2009), la Biblioteca Pública N°400 de Licantén fue sorprendida por el terremoto del 27F que afectó la estructura de esta antigua y remodelada estación de ferrocarriles (ramal Curicó-Licantén, entre 1938 y 1977).

Como se sabe, desde el momento mismo de su puesta en funcionamiento, la Biblioteca pasó a convertirse en un importante punto de encuentro para la lectura, la información, la entretención y la capacitación de niños, adultos y adultos mayores de Licantén y sus alrededores.

Sin embargo, a pesar de los daños producidos por el terremoto y maremoto del 27 de febrero y gracias al ingenio, voluntad y vocación del personal de la institución encabezado por su directora, Lucía Araneda y su asistente administrativo, Alejandro Rojas, la situación fue mitigada con alternativas que reactivaron el servicio permitiendo brindar atención a los usuarios y continuar con los préstamos a domicilio y con las capacitaciones del Programa Biblioredes.

Las cifras son elocuentes: como resultado del trabajo de 2010, la Biblioteca de Licantén logró un 149% en alfabetización digital; 152% en alfabetización digital complementada; 140% en contenidos locales y un 178% en registro de usuarios nuevos, obteniendo así el primer lugar regional y el N°35 a nivel nacional, en un universo de 420 bibliotecas adscritas a la Dibam.

Entre las alternativas destinadas a paliar la situación nació el proyecto Carrito lector, usado para visitar a los funcionarios municipales, escuelas de Iloca y Licantén, y otros servicios públicos, de manera de no interrumpir el servicio de préstamo por el deterioro de la Biblioteca.

Del mismo modo, el equipamiento tecnológico del Programa Biblioredes fue instalado en un módulo encarpado hasta donde acuden los usuarios que buscan conexión a internet y participación en las capacitaciones de alfabetización digital, básica y avanzada.

Conjuntamente con sus usuarios, la biblioteca pública de Licantén normalizó sus servicios y está a la espera de un proyecto de reparación que presentó la Municipalidad local.

Justificado reconocimiento

Sigue leyendo