• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 84 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

  • Anuncios

Aplausos para un buen reciclaje

El Mercurio. Santiago, Chile. 25/12/2010

La reciente Bienal de Arquitectura premió con el galardón máximo a la Biblioteca de Licantén, proyectada por los arquitectos Emilio Marín, Benjamín Murúa y Rodrigo Valenzuela. La obra es un interesante trabajo de reciclaje de la antigua casa de máquinas del pueblo.

Soledad Salgado S.

Licantén es una localidad rural de la región del Maule con algo más de siete mil habitantes. Hasta el año pasado no contaba con una biblioteca pública donde los estudiantes pudieran acudir para complementar sus estudios o simplemente por entretención, sin embargo gracias al “Programa presidencial de construcción de bibliotecas públicas de la DIBAM” -en el marco de las propuestas Bicentenario del gobierno anterior-, el sueño se concretó a través del reciclaje de un antiguo edificio, y justo al frente de la única escuela pública del lugar.

Ha pasado un año desde que la obra inició su funcionamiento -con una dotación base de seis mil volúmenes- y acaba de ganar el “Gran Premio Bienal” en el encuentro de arquitectura que se desarrolló el mes pasado en Santiago. Sus autores, Benjamín Murúa, Rodrigo Valenzuela, Emilio Marín, y Enrique Browne como arquitecto asociado, trabajaron en equipo bajo la coordinación de la Subdirección de Bibliotecas Públicas de la DIBAM, planteando una idea que además de dotar al pueblo de un servicio antes inexistente, se transformó en un muy buen ejemplo de reciclaje.

La biblioteca se emplaza en lo que antes fue la casa de máquinas del desaparecido ramal de trenes Curicó-Licantén, que funcionó desde 1938 hasta 1977. “En términos económicos, construir sobre un edificio existente ayudaba a reducir costos e incluso nos permitía hacer una obra con más metros cuadrados de los que inicialmente se proyectaron. Pero lo más notable es que este inmueble es parte de la historia de Licantén, y recuperarlo fue mantener parte de esa memoria. Rescatar la espacialidad del edificio y su forma, convirtiéndolo en una biblioteca, permitió incorporarlo como parte del futuro de Licantén”, explica Marín.

Si bien el inmueble no tenía daños estructurales, los profesionales se vieron enfrentados a problemas de humedad, afianzamiento de algunos muros, pintura y a la ampliación que debía hacerse. Cuando conocieron el volumen, éste era usado como bodega de escombros, aún así, se encantaron con su amplitud y de forma natural decidieron utilizar el espacio central, de casi 7 metros de altura, para la sala de lectura, de planta libre. A éste se le adosaron dos cuerpos que bajan su altura hacia el pueblo, de manera de darle una escala más apropiada: uno contiene la zona administrativa, y el otro, la sala multiuso.

Respecto a los materiales, prefirieron dejar a la vista el grano del edificio antiguo, por lo que sólo se estucó lo más dañado. Para el piso emplearon una baldosa artesanal que le da un aura especial, no tan industrial; y que se suma al ambiente despejado y natural que lograron con el uso sólo del negro y el blanco hueso.

Anuncios

Cien bibliotecas públicas tendrán colección completa de libros en inglés

El Mercurio. Santiago, Chile. 25/12/2010

Ximena Pérez G.

Dotar a un centenar de bibliotecas públicas de todo Chile de una colección de cien libros en inglés especialmente seleccionados es la meta del proyecto Bicentennial Library, que impulsa la Cámara Chileno Norteamericana de Comercio (AmCham), con la colaboración del Instituto Chileno Norteamericano de Cultura, la Embajada de Estados Unidos y la empresa privada.

Todos los textos están escritos por autores estadounidenses y fueron elegidos especialmente por la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam) y el Instituto Chileno Norteamericano.

El presidente de AmCham, Ricardo García, destacó que el propósito de la iniciativa es “difundir la lectura en inglés y mejorar las competencias de los chilenos, que les permitan insertarse mejor en el mundo, y particularmente en el mercado norteamericano, que es tan importante”.

Esto, considerando que según estimaciones sólo el 3% de la población habla correctamente este idioma.

Asimismo, explicó que en la colección -que también estará en algunos puntos de la red Bibliometro- hay libros para todas las edades e intereses temáticos, que comprenden desde obras de premios Nobel hasta literatura preescolar.

García explicó que ya se han recaudado los fondos para adquirir en Estados Unidos más del 50% de las colecciones, gracias al aporte de diversas empresas, pero es necesario que otras compañías se sumen para lograr llegar a las cien bibliotecas.

Los libros deberían estar entregados durante el primer trimestre del 2011.

El jueves pasado, los principales promotores del proyecto se reunieron con el ministro de Educación, Joaquín Lavín, para presentarle la iniciativa.

***
Libros en inglés para las bibliotecas públicas

Dibam. 27/12/2010

Cien bibliotecas, ubicadas a lo largo de todo Chile, contarán el 2011, por primera vez, con una colección de libros en inglés, todos de autores estadounidenses.

El proyecto titulado Bicentennial Library, impulsado la Cámara Chileno Norteamericana de Comercio (AmCham), con la colaboración del Instituto Chileno Norteamericano de Cultura, la Embajada de Estados Unidos y diversas empresas privadas, donará a las bibliotecas públicas de la DIBAM, 100 colecciones bibliográficas de escritores norteamericanos, compuesta por 100 títulos cada una.

Las cien obras –que comprenden desde Premios Nobel hasta literatura preescolar– han sido elegidas especialmente por la Subdirección de Bibliotecas Públicas, perteneciente a la DIBAM, y el Instituto Chileno Norteamericano, para cubrir todos los intereses y las diferentes edades. Por nombrar sólo algunos autores, encontramos a: Mark Twain, F. Scott Fitzgerald, Ernest Haminway, Edith Warton, Peral Buck, Truman Capote, Raymond Carver, Jack Kerouac, Paul Auster, Mario Puzzo, Dan Brown, Eric Carle, Ann Cameron, Marion Zimmer Bradley y Frank Miller, entre muchos otros.

De igual modo, ambas instituciones seleccionarán las 100 localidades que recibirán la donación. Asimismo la colección estará en algunos puntos de la red Bibliometro.

“Este es un gran aporte para que más chilenos puedan aprender y practicar este idioma, y a la vez conocer mejor la cultura de Estados Unidos, a través de sus mejores escritores”, afirmó el presidente de Am Cham, Ricardo García, durante una reunión con el ministro de Educación, Joaquín Lavín, realizada el pasado jueves 23 de diciembre. Encuentro al que asistieron, también, Magdalena Krebs, directora de la DIBAM; Paulina Dittborn, presidente del Instituto Chileno Norteamericano de Cultura; Alejandro Wolff, embajador de Estados Unidos, y algunos empresarios.

En tanto, Magdalena Krebs expresó: “Cabe destacar que la DIBAM recibe con mucho entusiasmo esta donación ya que viene también a reforzar el trabajo que realiza el programa “Inglés Abre Puertas”, de la Unidad de Curriculum y Evaluación del Ministerio de Educación, ofreciendo lectura en este idioma a niños, jóvenes y adultos en un espacio alternativo al aula como es la biblioteca”.

La iniciativa ha encontrado gran acogida entre distintas empresas, las que están aportando fondos para comprar en Estados Unidos las colecciones que serán repartidas durante el próximo año.