• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 86 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • bibliotecas libres

  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

    • ¿Necesitas normalizar tu sistema de referencias? Tesistas, investigadores, estudiantes, contáctenme por esta vía. lnkd.in/bb8uEVG tuiteado hace 2 years ago
    • FF @LeamosMas que habla de fomento lector desde ángulos originales e insospechados tuiteado hace 3 years ago
    • Si te interesa el fomento de la lectura, y me sigues a mí (aunque hace mucho que no tuiteo), sigue a @LeamosMas tuiteado hace 3 years ago
  • Secciones

Las bibliotecas en Estados Unidos se reinventan para sobrevivir en la era digital

El Mercurio. Santiago, Chile. 20/11/2010

La demanda por libros electrónicos se duplica cada doce meses, lo que ha obligado a cambios estructurales y de mentalidad.

David Sarno / Los Angeles Times

“Es muy común que la gente diga, ‘¿Por qué necesito una biblioteca cuando tengo un computador?’. Tenemos que reformular lo que la biblioteca significa para la comunidad”.

Con estas palabras, Pam Sandlian-Smith, directora del Distrito Bibliotecario en Rangeview (Colorado), sintetiza el inminente desafío que enfrentan estas clásicas instituciones.

En la lucha por seguir siendo pertinentes -y finalmente permanecer abiertas- las bibliotecas se están reinventando en formas inimaginables, preparándose para un futuro en el que gran parte del material se podrá revisar y leer desde un computador en casa, un teléfono inteligente o dispositivos de lectura electrónicos.

Las bibliotecas públicas y universitarias están corriendo para introducir el material que más puedan en la web, de modo que los usuarios puedan examinar registros genealógicos, mapas históricos o volúmenes raros sin salir del hogar.

En las nuevas bibliotecas, tanto los libros como los computadores sirven para que el público tenga acceso a los contenidos que está buscando. Incluso se pueden pedir títulos digitales por tiempo limitado.

Varias de estas entidades públicas también se están convirtiendo en centros de actividad digital, donde además de libros los visitantes puedan encontrar salas de videojuego o cibercafés. Las colecciones de DVD disponibles en estos recintos han aumentado, como también el número de televisores de alta definición. Y ciertamente muchas han abolido las multas por atrasos en la devolución de libros.

Otros sostienen que la reinvención es un asunto de supervivencia en una época en que Google ha hecho que el mesón de informaciones quede casi obsoleto y los libros impresos empiecen a parecer colecciones de antigüedades.

La cantidad de libros que pide prestada el usuario promedio bajó casi 6 por ciento entre 1997 y 2007, de acuerdo con el Institute of Museum and Library Services. Y los préstamos de libros en la Biblioteca Pública de Nueva York bajaron en un millón de volúmenes en el último año fiscal.

En la Biblioteca Central de Los Angeles -la instalación pública de investigación más grande que hay al oeste del Mississippi- pocos visitantes circulaban por los pisos principales, donde se encuentra la mayor parte de los 2 millones de ejemplares del edificio. Y en las mesas de lectura sólo había un puñado de personas hojeando diarios.

Pero bajando por la escalera mecánica es otra historia. El centro computacional de 70 terminales está lleno con quienes leen noticias, ven videos de YouTube y recorren la web en busca de empleo.

En el último año fiscal, los usuarios del sistema bibliotecario sacaron 102 mil libros electrónicos, más del doble que en el año anterior y el número está en vías de casi duplicarse de nuevo en 2010.

Al igual que los libros regulares, los electrónicos se pueden pedir prestados por algunas semanas. Luego éste desaparece del computador, del lector electrónico o teléfono móvil del usuario.

Las colecciones de libros electrónicos en las bibliotecas estadounidenses crecieron casi el 60 por ciento entre 2005 y 2008, de acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas Educacionales. Durante el mismo período, las colecciones impresas de ellos subieron menos del uno por ciento, aunque las obras en papel todavía constituyen el 98 por ciento de los bienes de las bibliotecas.

Joan Frye Williams, consultora de bibliotecas, cree que el propósito implícito de tales instituciones no va a cambiar, aunque desaparezcan las estanterías de libros.

“Decir que hay un desafío para las bibliotecas porque los libros están cambiando sería como decir que hay un desafío para la cena en familia porque los platos están cambiando”, asegura la experta.

Las nuevas tecnologías también están permitiendo digitalizar muchas de sus colecciones -no siempre disponibles al público-, creando una biblioteca virtual a la que ya se puede acceder desde cualquier computador.

Escépticos
A algunos bibliotecarios tradicionales les preocupa que los experimentos destinados a lograr que las bibliotecas sean más accesibles puedan perjudicarlas.

“Si quiere tener salas de juego, mesas de pimpón y Dios sabe qué más, está bien, hágalo. Pero no pretenda que esto tenga algo que ver con las bibliotecas”, manifiesta Michael Gorman, ex presidente de la American Library Association.

“El argumento de que todos estos jóvenes vendrán a jugar juegos de video y pensarán, ‘Oh, a propósito, tengo que pedir el libro de Dostoievski’, es para la risa”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: