• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 87 seguidores más

  • Dónde estudiar bibliotecología
  • Libérate lee
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Secciones

Automatización lanza Catálogo 2.0

Dibam. 11/11/2010

En el marco de las celebraciones del 5° año de vida de la Biblioteca de Santiago, el Proyecto de Optimización Tecnológica dio el vamos hoy jueves a la marcha blanca del nuevo catálogo bibliográfico (Opac 2.0), que comenzará muy pronto a regir en la totalidad de las bibliotecas públicas de Chile.

Cristián Labarca Bravo

Darío quiere armar su huerto propio, mini huerto en verdad, en el balcón de su nuevo loft en calle Huérfanos, a cuadras de Matucana. Espacio no sobra. Pero varios de sus amigos han implementado sistemas como el que él tiene en mente y los resultados han sido los esperados: acelgas, tomates y hasta sandías rozagantes y frescas, directamente del balcón capitalino a su mesa.

Darío busca un libro, el libro preciso, técnico, que trate el tema en profundidad pero en no demasiadas páginas, que hinque el diente a la jardinería pero profundice, específicamente, en la creación de huertos en espacios reducidos, pensados para una persona como él: treinta años, profesional, soltero, poco tiempo, vida apurada, dueño de un departamento pequeño pero sofisticado, vegetariano militante y sibarita acérrimo.

Darío, desde hoy, tiene un aliado, y a falta de uno, cientos… miles, quizás millones: todos los usuarios de bibliotecas públicas con inquietudes similares a la suya que ya usan el nuevo catálogo bibliográfico (Opac 2.0) diseñado e impulsado por el Proyecto de Optimización Tecnológica. ¿Cuándo? ¿Dónde? A partir de hoy jueves, en la Biblioteca de Santiago, en el marco de su 5° aniversario.

Interacción total

El nuevo catálogo pretende seducir a los usuarios que aún prefieren acercarse al mesón de atención y hacer sus consultas de la manera tradicional, debiendo, incluso y en ocasiones, esperar para ser atendidos.

Y no está mal. Las relaciones interpersonales tangibles, el contacto “real”, siempre es bienvenido. ¿Por qué entonces un catálogo 2.0? Simple: Optimización de tiempo y mejora en la atención. Pero, por sobre todo: interacción con infinidad de personas que, como uno, buscan una guía o sugerencia (recibirla, pero también, por qué no, darla), saber qué impresiones ha generado el libro que buscamos, leer una reseña, conocer su carátula o cover image y, claro, conocer con exactitud la dirección del punto de préstamo donde se encuentra el ítem requerido, así como la cantidad de ejemplares disponibles.

En palabras de Cristián Maturana, bibliotecario y coordinador de recurso informático de la Biblioteca de Santiago desde el año 2005: “en este Opac Social el usuario tiene una interacción mucho más fuerte, puede comentar los libros, votar sobre ellos, compartirlos en las redes sociales. Desde el punto de vista informático tiene aplicaciones mucho más útiles. Si un usuario se equivoca al ingresar una palabra o un término de búsqueda, el sistema automáticamente le da términos relacionados que le hacen llegar igual a la información”.

Sigue leyendo

Chilenos muestran magros índices de lectura: 45,7% reconoce que nunca lee un libro

AméricaEconomía. 11/11/2010

Una encuesta realizada por la Fundación La Fuente señala que el porcentaje de chilenos que no son lectores llega a 52,8%, mientras que 69,1% de los entrevistados responde que nunca compra libros.

Santiago. Más de la mitad de los chilenos no casi nunca o nunca lee un libro. Así lo señala la encuesta “Chile y Los Libros 2010” hecha por la Fundación La Fuente, con el apoyo de Adimark GFK.

En el sondeo, 45,7% de los encuestados dijo que nunca lee un libro y 7,1% lo hace casi nunca, de tal manera que la población no lectora llega a 52,8%.

Entre los que sí leen libros, 21,2% se define como lector ocasional (leen alguna vez en el año a alguna vez en el mes), y 26% dice que hace esta actividad de manera frecuente (una vez por semana o más).

93,2% responde que no es socio de ninguna biblioteca.

Este es la tercera medición de su tipo que hace la Fundación la Fuente y el objetivo del proyecto es efectuar un seguimiento sistemático de variables de hábito de lectura, tenencia y compra de libros, así como de la asistencia y uso de bibliotecas.

Desde 2008 a 2010, los lectores frecuentes subieron de 22,7% a 26%; pero también crecieron los no lectores, que aumentaron de 49,2% a 52,8%.

De acuerdo al análisis, el nivel socio económico y la edad siguen siendo las variables que más discriminan en la lectura de libros. El grupo ABC1, de mayor capital cultural y monetario, lee más libros que cualquier otro grupo sin importar edad y género.

A la hora de argumentar por qué no lee libros, 37,3% de los entrevistados dice que no tiene tiempo; 16,6% porque no le gusta leer; 13,3% por falta de interés; y 7,1% porque prefiere hacer otra cosa.

También hay un porcentaje que dice que no puede leer libros porque son caros (13,2%), por problemas a la visa (9,1%) y porque no sabe leer (2,4%).

Consultados sobre si estaba leyendo un libro actualmente, sólo 26% respondió que sí.

Los libros favoritos son las novelas (46,8%), seguido por los textos religiosos y la Biblia (12%), los de Humanidades y Ciencias Sociales (9,2%) y los de Autoayuda (8%).

Sigue leyendo