• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 86 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • bibliotecas libres

  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

    • ¿Necesitas normalizar tu sistema de referencias? Tesistas, investigadores, estudiantes, contáctenme por esta vía. lnkd.in/bb8uEVG tuiteado hace 2 years ago
    • FF @LeamosMas que habla de fomento lector desde ángulos originales e insospechados tuiteado hace 3 years ago
    • Si te interesa el fomento de la lectura, y me sigues a mí (aunque hace mucho que no tuiteo), sigue a @LeamosMas tuiteado hace 3 years ago
  • Secciones

eBooks se masifican entre lectores chilenos

La Nación. Santiago, Chile. 9/11/2010

Editoriales y empresas de internet reconocen aumento de la venta de publicaciones en este formato: una catapulta que mejora índices de lectoría en el país.

Cristina Espinoza

Son mucho más baratos, transportables y hasta amigables con el medio ambiente, y el interés del público ha sido tal, que algunos ya proyectan que en poco tiempo desplazarán a los libros de papel. Son los eBooks o libros electrónicos, que en poco más de tres años ya representan casi el 10% de las ventas de libros en Estados Unidos y que va en rápido ascenso. Una tendencia que llegó a revolucionar la lectura y que en Chile ya da muestras de una firme instalación.

Bazuca.com fue la pionera. En marzo de este año abrió su sección de eBooks, que representa el 8% de sus ventas de libros, cuenta Rodrigo Terrazas, gerente general de la compañía de venta de productos y servicios de entretención por internet. “Cuando empezamos no se vendían en Chile y todavía no se venden masivamente, así que las expectativas eran relativamente bajas, pero hay mucha gente que ha traído lectores desde fuera. Ha funcionado espectacular, dentro de los planes que estábamos pensando y un poquito superior”, asegura.

El catálogo de Bazuca cuenta con 18 mil títulos, la mayoría en español, descargables en cualquier dispositivo lector de código abierto y que a través de la asociación a una cuenta de Adobe Digital Editions permite compartir el contenido hasta con cinco dispositivos además del PC.

No son los únicos en mirar el negocio. Dimacofi, dedicados a la producción de altos volúmenes de impresión y copiado, hace un mes abrió su catálogo de libros digitales. dBooks.cl. Tiene cerca de 2 mil títulos y varias editoriales nacionales como Zig-Zag, Ediciones B y Uqbar, entre otras. “Dimacofi trabaja con contenido digital y muy de cerca con las editoriales haciendo ‘impresión por demanda’, detectando que existía un vacío en contenidos en idioma castellano”, afirma Ismael Vásquez, su gerente general. Venden en formato ePub y pdf (para e-readers y computadores), obras de autores como Isabel Allende, Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez y Pilar Sordo, variedad de escritores que aumentarán cuando más editoriales se unan al proyecto. Con precios hasta un 30% más baratos que los de un libro tradicional, los involucrados en el negocio esperan imitar en poco tiempo a Amazon (distribuidora del dispositivo de lectura Kindle) que ya reconoce que más del 50% de sus ventas en libros son electrónicos.

“No hay ninguna posibilidad de que (este fenómeno) sea pasajero, porque es mucho más barato el libro electrónico que en papel. El problema de la lectura en Chile es el modelo de negocio, a la gente le cuesta muy caro leer y al poder tener un sistema más barato va a ser mucho más incentivado”, sugiere Eduardo Arriagada, académico de la Escuela de Periodismo de la Universidad Católica y asesor de medios de comunicación.

La clave está en convencer a los lectores y en eso influyen no sólo los distribuidores. “Yo creo que el Estado de Chile en el corto plazo incentivará el libro electrónico, eso sumado a que hay una serie de actores interesados, como las compañías de teléfonos y las empresas que venden hardware, ayudarán a que la gente se acostumbre a estos aparatos, hará que se convierta en una tendencia más fuerte”, asegura Arriagada.

¿Revolución?
Según un estudio realizado en Estados Unidos por el Grupo de Estudio de la Industria del Libro (BISG, siglas en inglés), el 20% de quienes leen eBooks no vuelve al formato tradicional. Si bien los resultados no incluyen a la población en general (es realizado en alumnos de secundaria con hábitos de lectura), Scott Lubeck, director ejecutivo de BISG y quien dirige el estudio, sostiene que es claramente una tendencia.

El informe revela que si en 2009 sólo un 23% de los adolescentes había leído un libro digital en el último mes, en agosto de 2010 lo había hecho uno de cada dos. “La velocidad del cambio nos ha sorprendido”, dice Lubeck a La Nación y explica que entre las variables que influyen en el rápido interés por los textos digitales están el precio, la facilidad con que es posible descargarlos y la portabilidad, entre otros. Asimismo, asegura que no es un asunto de edad, porque la mayoría de quienes han adoptado la lectura a través de dispositivos son adultos.

“La industria en Estados Unidos está asustada y se proyecta que va a cambiar como lo hizo la de la música”, dice Lubeck. Hay mucha especulación sobre cuándo será que los eBooks tengan más mercado que los impresos, pero se estima que 2011 será un año importante, sobre todo porque hoy en día hay cada vez más dispositivos para leerlos.

Mejorarán la lectura
En septiembre de este año, un estudio realizado por la consultora Marketing & Research Resources indicó que el 40% de quienes poseen un e-reader reconoce que lee más que cuando no tenía uno. El estudio confirma, como dice Arriagada, que el problema no es que la gente no quiera leer, por lo mismo, incentivar este tipo de lectura en Chile podría ayudar a incrementar los índices actuales. “En un país débil en lectura tenemos una oportunidad más grande que países que tienen más costumbre”, dice. Leer un eBook no sólo es beneficioso por el precio, sino por las posibilidades que otorga el soporte. Es posible cortar, pegar y destacar en color por ejemplo, y traspasar todos los cambios al computador, distinto a rayar el papel.

“La experiencia del libro electrónico es tan buena que te permite reemplazar algo tan especial como el papel, caro de imprimir y de distribuir”. Para Arriagada, es más cómodo cargar 100 libros en la memoria del e-reader que tenerlos en una biblioteca en la casa o la oficina. “Imagínate lo que va a significar para las bibliotecas de las universidades la posibilidad de comprar copias originales baratas y que se las compartan los alumnos”, dice.

“Si esto viene a hacer que la gente lea más, que los jóvenes entiendan la lectura como algo necesario en la vida, no leer por obligación, y se crea una nueva masa lectora, yo creo que está bien y podría ser mejor que cualquier campaña gubernamental o privada. Como pasó con Harry Potter, que cada vez que se lanzaba se vendían más de 50 mil ejemplares, y si el 5% de esos niños sigue leyendo, es la tremenda tarea, no sólo en Chile, sino que en el mundo”, afirma Juan Chapple, coordinador de la editorial Océano en Chile.

EL PAPEL NO MORIRÁ NUNCA
Para Juan Chapple, la cifra estadounidense (uno de cada cinco lectores de eBooks no vuelve a leer en papel) es un poco exitista. “Dudo que a una persona que le gusten los libros, que está acostumbrado al papel, porque le gusta la textura, el olor, el empaste, etcétera, se cambie al eBook. No me parecería raro que convivieran los dos formatos”, afirma.

Si bien sostiene que en Océano están desarrollando recursos digitales para sus enciclopedias y están explorando el mercado, insiste en que hay libros que es imposible que pasen a ser digitales, como los de arte, donde lo principal son las imágenes.

Arriagada, sin embargo, relativiza, pues asegura que con la aparición de tablets con muy buena calidad de imagen, incluso los libros de arte pueden verse bien. “El papel va a existir siempre, porque es una maravilla, pero en el futuro va a ser un lujo”.

PIRATERÍA AL ACECHO

A las editoriales les preocupa que el eBook incentive aún más la piratería. Pese a que tienen un código que lo impide, siempre habrá alguien que logre destrabarlos.

El Kindle, por ejemplo, sólo puede leer libros comprados en Amazon; el iPad, con el contenido de iBooks. Pero, en internet se encuentran formas para que lean otros formatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: