• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

eBooks se masifican entre lectores chilenos

La Nación. Santiago, Chile. 9/11/2010

Editoriales y empresas de internet reconocen aumento de la venta de publicaciones en este formato: una catapulta que mejora índices de lectoría en el país.

Cristina Espinoza

Son mucho más baratos, transportables y hasta amigables con el medio ambiente, y el interés del público ha sido tal, que algunos ya proyectan que en poco tiempo desplazarán a los libros de papel. Son los eBooks o libros electrónicos, que en poco más de tres años ya representan casi el 10% de las ventas de libros en Estados Unidos y que va en rápido ascenso. Una tendencia que llegó a revolucionar la lectura y que en Chile ya da muestras de una firme instalación.

Bazuca.com fue la pionera. En marzo de este año abrió su sección de eBooks, que representa el 8% de sus ventas de libros, cuenta Rodrigo Terrazas, gerente general de la compañía de venta de productos y servicios de entretención por internet. “Cuando empezamos no se vendían en Chile y todavía no se venden masivamente, así que las expectativas eran relativamente bajas, pero hay mucha gente que ha traído lectores desde fuera. Ha funcionado espectacular, dentro de los planes que estábamos pensando y un poquito superior”, asegura.

El catálogo de Bazuca cuenta con 18 mil títulos, la mayoría en español, descargables en cualquier dispositivo lector de código abierto y que a través de la asociación a una cuenta de Adobe Digital Editions permite compartir el contenido hasta con cinco dispositivos además del PC.

No son los únicos en mirar el negocio. Dimacofi, dedicados a la producción de altos volúmenes de impresión y copiado, hace un mes abrió su catálogo de libros digitales. dBooks.cl. Tiene cerca de 2 mil títulos y varias editoriales nacionales como Zig-Zag, Ediciones B y Uqbar, entre otras. “Dimacofi trabaja con contenido digital y muy de cerca con las editoriales haciendo ‘impresión por demanda’, detectando que existía un vacío en contenidos en idioma castellano”, afirma Ismael Vásquez, su gerente general. Venden en formato ePub y pdf (para e-readers y computadores), obras de autores como Isabel Allende, Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez y Pilar Sordo, variedad de escritores que aumentarán cuando más editoriales se unan al proyecto. Con precios hasta un 30% más baratos que los de un libro tradicional, los involucrados en el negocio esperan imitar en poco tiempo a Amazon (distribuidora del dispositivo de lectura Kindle) que ya reconoce que más del 50% de sus ventas en libros son electrónicos.

“No hay ninguna posibilidad de que (este fenómeno) sea pasajero, porque es mucho más barato el libro electrónico que en papel. El problema de la lectura en Chile es el modelo de negocio, a la gente le cuesta muy caro leer y al poder tener un sistema más barato va a ser mucho más incentivado”, sugiere Eduardo Arriagada, académico de la Escuela de Periodismo de la Universidad Católica y asesor de medios de comunicación.

La clave está en convencer a los lectores y en eso influyen no sólo los distribuidores. “Yo creo que el Estado de Chile en el corto plazo incentivará el libro electrónico, eso sumado a que hay una serie de actores interesados, como las compañías de teléfonos y las empresas que venden hardware, ayudarán a que la gente se acostumbre a estos aparatos, hará que se convierta en una tendencia más fuerte”, asegura Arriagada.

¿Revolución?
Sigue leyendo