• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 86 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • bibliotecas libres

  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

    • ¿Necesitas normalizar tu sistema de referencias? Tesistas, investigadores, estudiantes, contáctenme por esta vía. lnkd.in/bb8uEVG tuiteado hace 2 years ago
    • FF @LeamosMas que habla de fomento lector desde ángulos originales e insospechados tuiteado hace 3 years ago
    • Si te interesa el fomento de la lectura, y me sigues a mí (aunque hace mucho que no tuiteo), sigue a @LeamosMas tuiteado hace 3 years ago
  • Secciones

Literatura y cárcel

Blog Dibam 27/08/2010

Vivimos en una sociedad que está más acostumbrada a pensar en los presidios como formas de apartar los elementos dañinos de la sociedad que como instituciones que deben conseguir la integración y rehabilitación de quienes delinquen. Invisibles para muchos, las cárceles son un lugar que debe estar lejos y sus habitantes aislados como un mal…

Magglio Chiuminatto

Vivimos en una sociedad que está más acostumbrada a pensar en los presidios como formas de apartar los elementos dañinos de la sociedad que como instituciones que deben conseguir la integración y rehabilitación de quienes delinquen. Invisibles para muchos, las cárceles son un lugar que debe estar lejos y sus habitantes aislados como un mal recuerdo.

Sin embargo, es sorprendente la labor que muchas personas desarrollan en los centros de reclusión y que entregan, como voluntarios o funcionarios de distintas instituciones, un aporte para generar lazos con los internos y para que ellos también sientan que no viven en una isla, que pueden contactarse con el resto de la sociedad, crecer, aprender y superar sus actuales condiciones.

Hace poco tiempo tuve la oportunidad de entrevistar, para el programa cultural Acceso Liberado de Radio Universidad de Santiago, que patrocina la Biblioteca de Santiago y la Balmaceda Arte Joven, a dos mujeres extraordinarias que han llevado la literatura a la Cárcel de Puente Alto.

Daniela Osorio, encargada del Bibliobús de la Biblioteca de Santiago, mantiene un club de lectura llamado “Mi espacio sin límites”, en el que cada semana los internos comparten la lectura de cuentos en voz alta, intercambian impresiones y expresan sus gustos como lectores. “Creo -dice Daniela- que uno de los mayores aportes de un club de lectura como éste es que permite cultivar la empatía. Uno de los principales problemas que tienen las personas que delinquen es que no se sitúan en el lugar de la víctima, pero a través de la literatura nos ponemos todo el tiempo en la posición del otro, de los personajes, y ese ejercicio también nos permite tomar conciencia de la realidad de los demás. Llegado el momento, creo que esto puede ser fundamental para reintegrar a alguien a la sociedad”.

En ese programa dedicado al tema literatura y cárcel conversamos también con Lorena Díaz, que desarrolla un taller literario en la misma Cárcel de Puente Alto, del cual nació la revista Tinta y Barrotes. “Al principio quería escribir historias sobre la cárcel -nos explicaba Lorena- pero me di cuenta que no sabía nada de este mundo. Así nació la idea de realizar un taller literario y, al poco tiempo, casi sin darme cuenta, tenía un grupo importante de internos escritores y críticos literarios, con quienes fue posible iniciar el proyecto de una revista como Tinta y Barrotes que no sólo publica los escritos de los presos, sino también de una serie de colaboradores que son escritores profesionales y que nos han apoyado en esta empresa.”

Literatura y cárcel. La libertad de las historias, las historias del encierro. Una forma de compartir y crear un enlace con personas que seguramente se equivocaron en sus vidas, pero que también pueden salir de esta situación y encontrar nuevos espacios y oportunidades dentro de esta sociedad. Felicitaciones a Daniela y Lorena por el extraordinario trabajo que están haciendo.

Anuncios

Una respuesta

  1. […] se premió a Daniela Osorio, quien hace dos años va con su bibliomóvil al Centro de Detención Preventiva de Puente Alto. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: