• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Harán lectura de cuentos de películas en Centro Lector

El Austral, Osorno. 18/07/2010

Pendiente del tiempo libre que tienen los niños a estas alturas del año, gracias a sus vacaciones de invierno, y a lo importante que es el uso de los libros, el Centro Lector de Osorno tiene agendada una serie de actividades para cobijar a estos pequeños. Es así como este viernes 23, desde las 16.30 horas, se hará una lectura de cuentos de película en el recinto ubicado en Cochrane 971.

Lo mejor de esto es que no se debe cancelar entrada alguna.

Sólo el 10% de los padres chilenos juega regularmente con sus hijos

La Tercera. 18/07/2010

Aunque el juego es crucial en la formación de niños menos agresivos, más educados y con mayor potencial intelectual, un estudio de Junji, Unicef y Unesco revela que muy pocos padres lo comparten cotidianamente con sus hijos menores de seis años. Al mirar otras cifras, el panorama es revelador: un 46% nunca les lee libros, un 56% nunca hace deporte con ellos y un 70% nunca los lleva a actividades culturales.

Leyla Ramírez

“El juego sirve al niño para mejorar su capacidad motora, de aprendizaje y, por ende, es fundamental para su desarrollo. Pero si juega en familia, vale por dos”, explica Francisca Morales, sicóloga y consultora en desarrollo infantil temprano de Unicef. Pese a eso y a los innumerables estudios que dan cuenta de la importancia de realizar actividades lúdicas, deportivas y culturales con los más pequeños de la casa, apenas un 10% de los padres chilenos dedica regularmente tiempo libre para compartirlas con ellos, según consigna la Encuesta Nacional de Primera Infancia (Enpi) que realizaron Junji, Unicef y Unesco.

El resto declara hacerlo nunca o algunas veces (una o dos veces por semana). Al desglosar las cifras, la situación es reveladora: un 40% nunca les lee ni cuenta historias, un 27% nunca les canta o toca un instrumento, un 36% nunca pinta o escribe con ellos, y un 70% nunca realiza actividades culturales con ellos ni menos deportivas (57%).

¿Las razones? Las jornadas laborales, la incapacidad de los adultos de adecuar parte de sus espacios y tiempos de relajo a las necesidades de los niños y el desigual acceso, sobre todo, a bienes culturales, como libros. Pero las cifras también revelan el traspaso de los malos hábitos de los adultos. “No es de extrañar que el 40% de los padres no practique actividad física con sus hijos, no les lean cuentos o que un 70% no practique actividades culturales (porque ellos tampoco lo hacen). Existe una alta reproducción de los estilos de vida que los padres traspasamos a nuestros hijos”, dice María José Becerra, economista y encargada de Enpi.

Padres cansados

Francisca Morales dice que los propios niños revelaron en una encuesta realizada por Unicef que la imagen que tenían de sus padres era que “vivían cansados”, lo que se explica porque muchos padres “viven más para trabajar que para ejercer parentalidad”. Eso se agrava cuando el escaso tiempo libre se usa para saciar sólo las necesidades de los padres. “Es importante construir una relación donde no siempre sea el niño el que deba acomodarse a los panoramas de los papás. También los padres deben adaptarse a las necesidades del niño y aunque no siempre se pueda, es importante hacerse espacios. Una hora al día o incluso minutos bastan”, dice Morales.

Es que si jugar es importante, hacerlo en familia es fundamental, ya que además de fortalecer al grupo, se genera un espacio de valoración para los niños. “Sienten que sus padres lo ven, los valoran y aceptan”, remata.

A eso se suma el rol socializador de aprendizaje que tiene el juego. “Es el principal motor del desarrollo de los niños, el que constituye los procesos del conocimiento por el cual ellos empiezan a ampliar su inteligencia y con ello potencian sus procesos de sociabilización”, agrega Becerra. La economista entrega otro dato: “Hay evidencia que nos demuestra que países en los cuales los padres y las madres les leen cuentos, juegan o simplemente comparten espacios de calidad con sus hijos, proveen de cohortes (futuras generaciones) más estimuladas, menos agresivas, más educadas y con mayor potencial de desarrollo para los países”, afirma.

Y aunque en el acceso a juguetes lúdicos y libros hay diferencias importantes por nivel socioeconómico (85,6% en el ABC1 contra 31,7% en E) y que el fomento de bibliotecas y ludotecas públicas son más que necesarias, querer siempre es poder. “Ir a jugar a una plaza a la pelota, caminar, ir a museos o recorrer la ciudad contando historias de esos lugares no es algo costoso, como tampoco buscar juegos para compartir con toda la familia dentro del hogar”, concluye Morales. De hecho, cosas tan simples como aprovechar el momento del baño para hacer búrbujas o jugar a los títeres, puede hacer la diferencia.

La nueva era de las bibliotecas

El Austral, Osorno. 18/07/2010

Sumergirse en el mundo de la lectura es una experiencia inolvidable para quienes ya le han encontrado el gustito a saborear libros enteros. Y precisamente las vacaciones de invierno, cuando el frío y la lluvia impiden que los paseos al aire libre sean más frecuentes, es cuando se incrementan los deseos de leer o revisar algunos textos que muchas veces durante el año no se hace.

Y aunque algunos señalen que ha pasado el tiempo y con ello han disminuido los lectores, frente a la irrupción de internet y la tecnología que estaría reemplazando el libro de papel por el de digital, hay coincidencia entre los bibliotecarios de la zona que el número de lectores no ha bajado, sino que se ha cambiado el formato en el que ahora se lee, e incluso algunos aseguran que se ha incrementado.

En medio del cambio generacional y tecnológico que también han tenido que enfrentar las bibliotecas, la mayoría no se ha quedado atrás.

En el año 2002 comenzó una revolución para las antiguas casas llenas de libros y ficheros. Se inició la operación del programa BiblioRedes que dotó de computadores, impresoras y cámaras digitales a las bibliotecas, además de internet gratis e incluso capacitó a los usuarios, lo que se llama alfabetización digital.

A la fecha en la Región ya se han capacitado más de 15 mil personas y esto no termina aquí.

En Osorno las bibliotecas públicas de Rahue Alto y población Schilling forman parte de esta era digital llamada BiblioRedes lo que las hizo acreedoras de computadores e internet. Una innovación que les ha permitido sumar incluso más usuarios porque hoy la gente adulta tiene la posibilidad de realizar trámites vía web que muchas instituciones ya vienen implementando.

Alfabetización

“Nosotros hacemos permanentemente capacitaciones que se llaman alfabetización digital y han sido muchos los que han podido acceder a utilizar los computadores, cosa que nunca pensaron podrían hacerlo, porque por un tema de recursos en este sector no cuentan con computadores en los hogares y son los niños los que tienen más cercanía a la tecnología a través de los colegios. Pero para los adultos, fundamentalmente, esta innovación ha sido altamente valorada y positiva”, comentó el encargado de la biblioteca de Rahue Alto, Oscar Valenzuela, quien dirige permanentemente actividades asociadas a diferentes instituciones de la ciudad que buscan también insertarse entre los usuarios. “Por ejemplo, estamos ahora trabajando en un convenio con el Registro Civil para que las personas puedan operar a través de las bibliotecas para pedir un certificado o hacer algún trámite sin tener que ir a las oficinas”, sostuvo.

En esta biblioteca cuentan con al menos 3 mil libros, 100 de ellos especialmente orientados a los niños y en base a este trabajo de difusión que también les pertenece a las bibliotecas, es que han llegado a diferentes jardines infantiles con material que se les facilita.

“Yo veo que de alguna manera la lectura impresa en material o folletos está dando paso a la lectura digital y no es que esté disminuyendo, sino que se ha cambiado de formato. Nosotros lo hemos visto también acá, porque son menos libros los que se prestan y se utiliza mucho más el internet”, agregó Valenzuela.

Globalización

Pero la tecnología avanza y con ella también las bibliotecas intentan hacer lo suyo. Sigue leyendo

El ministro Cruz-Coke tiene novedades en materia de infraestructura cultural

El Mercurio. Santiago, Chile. 18/07/2010

El presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes asegura que defenderá el presupuesto para la red nacional de centros culturales. Además, anuncia una serie de teatros regionales.

Entre otras cosas, promete una mayor integración con la Dibam

Romina de la Sotta Donoso

Fue uno de los proyectos más ambiciosos de la era Bachelet: un centro cultural por cada comuna con más de 50 mil habitantes. En 2007, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) invitó a los 57 municipios cuya infraestructura era más precaria a elaborar un plan de gestión. 52 de ellos respondieron: en algunos casos había que partir de cero; en otros, se podía recuperar un inmueble.

“Ya están operativos tres centros culturales: el de La Florida en Santiago, el de Rancagua y el Diego Rivera, de Puerto Montt”, comenta Juan Lund, jefe de la Unidad de Infraestructura del CNCA. “De aquí a fin de año se terminarán los de Alto Hospicio, Coquimbo, Villa Alemana, San Joaquín, Quinta Normal, Colina y San Fernando”.

El presupuesto para el programa durante esta administración es de US$ 70 millones, de aquí al 2012.

Pero habrá cambios, que adelanta el ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke: “La gracia de estos centros comunitarios es que dan cabida a las actividades culturales de la propia comunidad, pero es una debilidad que no haya sido pensado como una red integral. La mayor diferencia entre un centro cultural y otro son las personas que lo gestionan; tendremos que proveer de capacitaciones, listados de gestores culturales y catastros de artistas a cada uno de los 52 centros”.

Lund se suma: “Es una falencia que los programas de bibliotecas (Dibam) y de centros culturales (CNCA) no hayan conversado entre sí cuando fueron implementados”. Asegura que ya cuentan con la Dibam para que ambas entidades se fusionen en algunos puntos. “Estamos hablando de entre ocho y diez centros culturales que quedan por hacer. Y ya tenemos dos casos virtuosos, Cerrillos y Quinta Normal, donde los funcionarios municipales tuvieron la visión de situar los centros culturales cerca de las bibliotecas”.

El ministro Cruz-Coke está decidido a más. “Hoy, el Consejo de Cultura traspasa los recursos a las municipalidades y vela por su buen uso durante diez años, y después de eso no tiene ninguna capacidad fiscalizadora. Los centros culturales podrían perder su naturaleza. Limitarnos a diez años es insuficiente para la cantidad de recursos que están en juego. Hay que repactar con las municipalidades para que el Consejo tenga mayor injerencia”.

Él confía, además, en que podrá defender el presupuesto del programa frente a presiones como las de la reconstrucción. “Habiendo convenios firmados con las municipalidades se les da prioridad; con los compromisos pactados lo que se hace es cumplirlos. Ahora empieza la defensa del presupuesto 2011, pero existe la voluntad política de llevar adelante el programa y de conseguir los recursos”.

Pese a que en 2011 y 2012 el CNCA deberá concentrarse en los 42 centros culturales que aún estarán en proceso, ya planifican el siguiente paso. “Hay una carencia en infraestructura cultural no sólo a nivel comunal, sino también regional. Por ejemplo, el único teatro de Iquique se lo están comiendo las termitas. Queremos hacernos cargo”, anuncia Cruz-Coke.

Lo apoya Lund: “Articularemos una red nacional de teatros regionales recuperando aquellos edificios que hoy están en desuso”. El modelo a seguir será el Teatro Regional del Maule, y ya eligieron los cuatro primeros.

Sigue: “Los teatros municipales de Iquique y Punta Arenas, ambos de carácter patrimonial, y que coinciden con iniciativas ya en curso por las regiones comprometidas, deberían estar en ejecución en 2011”. Año en que se haría, además, el concurso de anteproyectos de arquitectura para los otros dos: los nuevos teatros regionales de Coquimbo (La Serena) y del Biobío (Concepción).

INVERSIÓN
Se planea invertir US$ 70 millones de aquí a 2012 en el programa de centros culturales.