• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

La evidencia que enfrenta al libro tradicional con la lectura digital

La Tercera. 17/07/2010

Mientras la venta de libros electrónicos crece diversos estudios dicen que la llectura digital están dando origen a toda una generación de pensadores superficiales.

Ricardo Acevedo Zalaquett

Durante los últimos años, por lo menos cuatro grandes investigaciones han concluido que la lectura de textos digitales genera en el usuario un menor nivel de reflexión y análisis sobre lo leído. La explicación radicaría en la conexiones cerebrales.

Se quiso decretar la muerte del libro a principios del siglo XIX, cuando los periódicos se masificaban en las urbes; se volvió a intentar en el siglo XX con la irrupción de la radio y el cine. Incluso Sócrates era contrario a la palabra escrita en la antigua Grecia, porque pensaba que el tránsito de la cultura oral a la escrita afectaría la capacidad de los jóvenes para desarrollar un pensamiento profundo. Resulta curioso que, 2.400 años más tarde, sea este mismo argumento el que preocupa a los especialistas que estudian los cambios generados en el cerebro por el paso de la lectura impresa a la digital, tanto en la pantalla del PC como en los cada vez más populares e-readers.

A pesar de que en la era de internet se han detectado ventajas derivadas del uso de la web (más habilidad viso espacial y capacidad para realizar múltiples tareas a la vez), una serie de investigaciones plantea que la lectura digital está dando origen a una generación de “pensadores superficiales”, cuyas mentes buscan respuestas rápidas e inmediatas. En otras palabras, que nuestro cerebro se parece cada vez más a un computador, incapaz de reflexionar profundamente acerca de lo que está leyendo.

Los especialistas son cautos y advierten que deberán transcurrir décadas hasta poder comprobar los verdaderos efectos que el paso del mundo impreso al digital está ejerciendo en el ser humano. Impacto no menor si consideramos el auge que registran las ventas de los libros electrónicos: según la Asociación de Editores Americanos, durante el primer trimestre de 2010 las ventas de libros se elevaron 16,6% respecto de igual período del año anterior, en tanto que las ventas de e-books crecieron 184,8%.

¿Viviremos un proceso de adaptación similar al que afecta al ser humano cada vez que se introduce un nuevo medio o estamos realmente disminuyendo nuestra capacidad de atención a nivel cerebral? Ambas interrogantes dividen hoy a los científicos, que buscan respuesta no sólo a través del estudio del cerebro lector, sino también midiendo los resultados que obtienen las personas cuando leen en papel y cuando lo hacen en una pantalla.

Papel versus la pantalla

Uno de los estudios más recientes en esta dirección fue realizado por Jakob Nielsen, uno de los fundadores del Grupo Nielsen, quien comparó la velocidad con que leían las personas a través de medios digitales, versus quienes lo hacían en papel.

Sigue leyendo