• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 84 seguidores más

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

Los audiolibros son un buen estímulo para que los niños lean

El Mercurio. Santiago, Chile. 16/05/2010

Los libros en formato de audio están de moda, y los expertos creen que pueden ser una forma de motivar a los estudiantes con la literatura. Claro que nada reemplaza a los tradicionales.

Pamela Carrasco T.

Son como los antiguos cuentos que contaba la mamá, pero en versión moderna y pregrabada. Los llamados audiolibros están tomando cada vez más protagonismo y se están popularizando de la mano de los celulares y los mp3.

Ya existen verdaderas bibliotecas parlantes, en las que se pueden encontrar desde novelas de acción hasta poesía clásica, una apuesta que no sólo resulta atractiva por su formato y portabilidad, sino que también porque tienen un potencial educativo.

“Los audiolibros, al igual que los libros tradicionales, son una excelente herramienta para mejorar la comprensión lectora”, dice Constanza Mekis, coordinadora nacional de Bibliotecas Escolares CRA, quien cuenta que están trabajando en una recopilación digital de recursos para leer y escuchar, que se podrá descargar libremente.

Para Soledad Garcés, académica de la Universidad de los Andes y especialista en informática educativa, este formato permite desarrollar habilidades como la comprensión de ideas abstractas, el desarrollo del vocabulario y la creatividad.

En tanto, Sebastián Barrientos, coordinador nacional de Enlaces, cree que los audiolibros pueden ser claves en las primeras etapas del niño, ya que permiten vincularlos con la tradición de la oralidad, tan vital en la etapa inicial de la lectura.

“Acceder al texto a través de un buen lector permite una correcta comprensión e interpretación, posibilitando además mejorar sus habilidades lectoras”, sostiene.

Conscientes de los beneficios, algunos colegios ya están comenzando tímidamente a utilizar el formato en clases. Durante el año pasado, la asistente de párvulos Lorena Ahumada, del Colegio Ignacio Carrera Pinto, de Olmué, comenzó un proyecto de desarrollo de audiolibros para niños de básica.

Los estudiantes de primer ciclo investigaron junto con sus papás acerca de la historia de sus familias y barrios. Luego trabajaron en la redacción y lectura de esos relatos.

Este semestre, un grupo de estudiantes de 5° a 8° básico tomó esos cuentos, y están trabajando en la lectura y grabación de las historias, que luego se compilarán en un CD para que los profesores lo usen en clases.

“Esto ha permitido trabajar desde el rescate de la identidad local hasta la redacción, la lectura silenciosa y la dicción. Todo, como si fuera un juego”, cuenta Ahumada.

Sigue leyendo

Centro y periferia

El Mercurio. Santiago, Chile. Revista de Libros. 16/05/2010

Nuestro medio literario será endogámico, mezquino, anémico, y nuestros compatriotas relativa o absolutamente iletrados mientras no haya un cambio sustancial en el acceso y calidad de la lectura.

La columna de Mauricio Electorat

Cuando se enojaba con mi padre, mi madre, que era peruana, solía reclamar contra los chilenos, a su juicio, una sociedad de gente ignorante, pretenciosa y arribista. Acto seguido, esgrimía su arma mortal, un pequeño disco de vinilo, con un solo tema: el himno nacional del Perú. Así, cuando escuchábamos los acordes del “Somos libres, seámoslo siempre” mi hermana y yo sabíamos que las cosas iban mal. Mi padre soportaba estoicamente ese soterrado belicismo conyugal hasta que, poco a poco, la vida cotidiana volvía a cauces más normales. Esto es, volvían a sonar en la radio los cantantes de aquellas épocas: Gloria Simonetti, Buddy Richard, Camilo Sesto; estábamos de regreso en la patria y, cosa no menor, en la armonía del hogar, en esa aurea mediocritas que mi madre soportaba con resignación y que era para nosotros la vida misma. Reconozco que esta es una entrada en materia ligeramente psicoanalítica: explica, de alguna manera, mi relación un tanto oblicua con la Fértil Provincia, como la llamó don Alonso de Ercilla.

Escribo esto porque la semana pasada estaba en París. París, como dice Vila-Matas, no se acaba nunca… y esa es, de alguna manera, una bendición y, también, una maldición. Bien, vayamos al grano. O sea, a los libros, que son aún, a pesar del e-book y de Google Books, un engranaje clave de la cultura. Una de las cosas que sigo extrañando poderosamente cada vez que estoy en París es que en esa capital del lujo, donde todo es bastante más caro que en Santiago, haya un solo objeto que sigue siendo más barato que acá, e incluso, a veces, mucho más barato: el libro. Hablo de París, porque es lo que tengo más cerca ahora mismo en mi experiencia personal, pero lo mismo ocurre en Buenos Aires, México, Bogotá. Para muestra, algunos botones: si usted este fin de semana va a la FNAC (algo así como la Feria Chilena del Libro), podrá encontrar las obras completas de Marguerite Duras, comentadas y anotadas, como dicen los filólogos, por unos veinte mil pesos chilenos. Lo mismo sucede con los ensayos de Montaigne, Cioran o las novelas de John Dos Passos. Suponiendo que estuviesen publicadas, ¿cuánto valdrían en Chile las obras completas de Manuel Rojas, de Alberto Blest Gana o de José Donoso? Vuelvo al viejo tema de siempre: ¿cómo es posible que en Chile, país que se encuentra, nos dicen la izquierda y la derecha unidas, a un par de empujoncitos del desarrollo, uno de los instrumentos cruciales en la transmisión de la cultura (el mundo aún no está enteramente en internet) sea tan inaccesible? Cuidado, no estoy hablando del precio del libro, ni del IVA, al menos no sólo de eso.

Elizabeth Costello, en la novela homónima de Coetzee, tan peculiarmente realista, explica a sus interlocutores norteamericanos que es errónea la condescendencia con que los círculos universitarios de Estados Unidos consideran a la literatura australiana. La literatura de Australia, les dice, no necesita de Norteamérica, porque sus escritores tienen un mercado propio, tienen, por lo tanto, una masa de lectores que les permite existir con autonomía de ese pretendido centro que es Estados Unidos en el mundo anglosajón. Curioso. En una entrevista publicada el mes pasado en estas mismas páginas, el conocido hispanista Julio Ortega afirma exactamente lo contrario respecto de la literatura chilena. En su opinión, la nuestra es una de las literaturas más provincianas del español. No es que carezcamos de grandes escritores, sino de grandes lectores. Son los lectores los que permiten que una literatura se arraigue en un país y prospere. Así, la mayoría de los escritores chilenos estamos obligados a confiar en la suerte y esperar que el reconocimiento nos llegue de afuera. Lo dice Ortega, no yo. Pero, ¿no fue ya el caso de la Mistral y de Neruda y, más recientemente, el de Donoso y Edwards?

Nuestro medio literario será endogámico, mezquino, anémico, y nuestros compatriotas relativa o absolutamente iletrados mientras no haya un cambio sustancial en el acceso y calidad de la lectura. Y esta es una transformación social, es decir, pasa, en primer lugar, por la política. O “las políticas”. ¿A quién se le ocurrió, por ejemplo, cambiar la asignatura de Castellano, o sea de literatura española, por algo tan errático como Lenguaje y Comunicación? ¿Cómo les vamos a exigir a nuestros jóvenes que sepan leer, si nuestros docentes no han podido formarse cabalmente por falta de dinero para acceder al libro y de una red de bibliotecas bien abastecidas? Mientras esto no cambie, la situación de nuestra cultura no cambiará. Pero quizá sea más fácil seguir repitiendo que mañana seremos Finlandia, Portugal, Nueva Zelandia… Quizás ese sea nuestro destino: soñar eternamente que mañana seremos otros.