• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a 93 seguidores más

  • Dónde estudiar bibliotecología
  • Libérate lee
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Secciones

Guía de libros para no hacer dormir a los niños

El Mercurio. Santiago, Chile. 30/05/2010

Con una nueva Feria del Libro Infantil y Juvenil en funciones en el Parque Bustamante, es un buen momento para revisar algunos títulos que marcan tendencia, que son moda sin tiempo o que -los años dirán- fueron sólo una eficaz ayuda a la deforestación.

Esteban Cabezas

Y no es tendencia, pero es local. He aquí algunas de las novedades hechas en Chile que trae la Feria del Libro Infantil y Juvenil:

Editorial Liberalia: Un amigo muy especial , de Gabriela Sieveking; Ropa tendida , de Ferran Hortigüela, y Rosas, piedritas y mariposas , de Cecilia Beuchat ($5.900, cada uno), aparte de la colección “Enetenetú”, basada en los programas televisivos de Vivienne Barry.

Pehuén: el libro de décimas La maravillosa historia del mundo y del fundo de Segundo ($6.900), de Álvaro Prieto y Nicolás Candia. Y Títere de trapo y marioneta de papel maché ($5.900), de Laia Soler y Vinka Grbic.

Ediciones B: la apuesta es por Kalfukura ($9.000), de Jorge Baradit, y el MUY gracioso e ilustrado La gran breve guía de animales salvajes , del polígrafo Tito Matamala.

Alfaguara: Beatriz Rojas entrega un nuevo libro de León, esta vez con León y el carnaval de la vida ($6.700), y Pepe Pelayo reincide con su Lucía Moñitos ( Corazón de Melón , $6.200). Por su parte, Quique Hache, detective , obra de Sergio Gómez, se presenta en formato novela gráfica ($.6.200).

Norma: aparte de su antología Cuentos de terror chilenos , de varios autores, una interesantísima selección de poemas ilustrados -en comic- de Óscar Hahn bajo el título Televidente.

RIL: Alicia, la niña vampiro ($4.760), historias venenosas 2.0, de José Luis Flores y Sergio Lantadilla.
Planeta: Leslie Leppe presenta Niñas raras y Sandra Molina Comehojas de Chile.

Amanuta: El patas de hilo , un trabajo de Olaya Sanfuentes (sin olvidar su reciente hit Sabores de América , de Constanza Recart y Ana María Pavez).

Una cuota de incorrección preescolar

Los tiempos cambian, los niños tienen la epidermis más dura y hay padres que perciben esta mutación en la progenie. Para ellos, siempre hay títulos algo menos correctos y poco peinaditos, como es Sapito (Lom, $10.000), del danés Jacob Martin Strid. Un sapito que cae de las estrellas es adoptado por una familia sapo, la que se encuentra con que el batracio estelar es más malo que plan de isapre: mete el teléfono al horno, hace pipí en el maletín del sicólogo y otras cosas que no lo hacen un modelo de virtud. Algo parecido ocurre con Malvado Conejito (Océano, $8.950), de Jeanne Willis y Tony Ross, en el que un conejito llamado Copo de Nieve se convierte en un Conejo del Infierno, con chaqueta de cuero y motoquero, tan malo que… mezcla sus bolitas (esas que parecen de chocolate) con el cereal del granjero.

Finalmente, la autora nacional Andrea Maturana presenta El moco de Clara (Alfaguara), un cuento-estilo-parábola-zen en el que una de estas sustancias viscosas de origen biológico (Wikipedia) va errando por diversas situaciones cotidianas, con una visión singular de la realidad y sus problemas.

Chicas mortales
Si bien el tema vampírico sigue en boga, con muchos clones anémicos de Stephenie Meyer -de quien se lanza La segunda vida de Bree Tanner (Alfaguara, $9.900) el 5 de junio-, los títulos de amor fantasmal son la actual novedad. Y si antes eran muertos vivos los que suspiraban, ahora son vivos muertos, como Ghostgirl (Alfaguara, $12.400), los que protagonizan las historias. En este caso, Charlotte Usher, una chica definitivamente muerta, estilosa, flacuchenta y con ojos de reineta, vuelve con una segunda entrega firmada por Tonya Hurley, nuevamente ahondando en una “otra vida” donde se repiten los mismos esquemas de ésta. En especial una trama de amores colegiales, pero con tintes más oscuros (y graciosos).

Otra niña-joven dark que aparece en papel es Emily The Strange, un personaje más de merchandising, accesorios y pins que de las letras, aunque ahora tiene su libro: Los días perdidos (Rob Reger y Jessica Gruner, SM, $9.900). En él se presenta esta chica de 13 años, chasquilla recta, que ama a los gatos (y odia a Hello Kitty), que prefiere la música punk y rock y que en este primer libro (ya hay un segundo) aparece totalmente amnésica, intentando saber quién es (aparte de ser muy rara, ¿no?).

Habrá que esperar la llegada de otra historia de “polvo enamorado” como diría Quevedo, en este caso firmada por la española Care Santos con su Bel, amor más allá de la muerte (SM), con una Bel enamorada de su Isma desde el otro lado de la frontera entre lo carnal y lo espiritual.

Muy en estilo de literatura para adolescentes, hay que reconocer que en el libro de Hurley abunda el humor, en el de Emily una “mala uva” dosificada e interesante, mientras que Care Santos es un poquito más ñoña.
Y para re-matar con la onda mortuoria, una reedición del clásico vampírico Carmilla , de Sheridan Le Fanu (Planeta, $7.500) y el original conjunto de historias terroríficas y fantasmales presentado por Norma, con una recopilación de escritos breves, todos de autores nacionales ( Cuentos chilenos de terror ). Muy de susto.

Para las tres edades
Hay libros que realmente no tienen un destinatario fijo y, por lo mismo, refuerzan esa idea de que no existe literatura infantil, sino sólo buena literatura. Un ejemplo de lujo es El corazón y la botella (FCE, $8.500), de Oliver Jeffers, el mismo autor de esa historia de un niño que se comía los libros (buenísimo). En esta ocasión se trata de una fábula sobre la pérdida y sobre cómo nos defendemos (y mal) frente a las heridas causadas por exponernos al cariño irrestricto. Para protegerse, una niña mete su órgano vital dentro de una botella, con las consecuencias posteriores.

Más sabia es la oveja protagonista de Selma (FCE, $5.000), de Jutta Bauer, una seria señora lanuda que, consultada sobre qué haría con más dinero o más tiempo en su vida, da una serie de respuestas que entregan algunas luces sobre un tipo de felicidad más sencillita, más edénica.

Y para completar el trío, está Maniática de la explicación (FCE, de nuevo), de Adriana Falcao, con una pequeña protagonista de lentes y mente agudísima, la que gusta de pensar más de la cuenta y de armar su propio diccionario, con definiciones tales como que la soledad es “una isla con nostalgia de barcos” o que certeza “es cuando la idea se cansa de buscar y se detiene”. Pura poesía filosófica en formato casi Twitter.

Liliana Bodoc y la lectura digital

Sigue leyendo

Ministro de Cultura: ‘El libro es la base fundamental del aprendizaje’

CNCA. 26/05/2010

Con esas palabras el Ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke, dio inicio a una nueva versión de la 24ª Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil que reunirá a contar de hoy y por 12 días lo más novedoso del mundo editorial, talleres, obras de teatro y presentaciones de libros, en el Parque Bustamante de la comuna de Providencia.

En esta tradicional muestra, organizada por la Municipalidad de Providencia y la Cámara Chilena del Libro, bajo el lema “Leer nos une”, se realizará entre el 26 de mayo y el domingo 6 de junio, entre las 10:30 y las 20:30 horas, los niños y jóvenes podrán compartir con escritores, libreros, cuentacuentos, y asistir a obras de teatro y a muchos talleres que los acercarán al mundo de los libros, a través del juego.

Esta Feria es la segunda más antigua en su tipo de Latinoamérica y tiene entre sus objetivos incentivar la lectura, promover la creación literaria infantil chilena y dar a conocer a los escritores tanto nacionales, como extranjeros.

En la ocasión el secretario de Estado destacó el programa Nacidos para Leer, que se lleva a cabo entre el Mideplan y el CNCA, y que busca entregar acceso a la lectura a niños en riesgo social, que a la fecha ha favorecido a más de 15 mil menores en todo Chile y tiene como meta Bicentenario beneficiar a 50 mil más para el 2010. “Para el Consejo de la Cultura es un desafío la promoción de la lectura a temprana edad, así vamos a seguir creciendo, estimulamos la imaginación y se mejora la vida”.

Si bien el programa cultural está orientado a niños y jóvenes, la Feria cuenta con varias actividades dirigidas al público adulto, como charlas de fomento lector o sobre las relaciones entre padres e hijos, cuya programación se puede encontrar en www.providencia.cl

Se inició 24ª Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil miles de libros para todos los gustos

Cámara Chilena del Libro. 26/05/2010

Organizada por la Cámara Chilena del Libro y la Municipalidad de Providencia bajo el lema “Leer nos une”,, desde hoy y hasta el domingo 6 de junio niños y jóvenes podrán deleitarse con la enorme variedad dispuesta en una climatizada carpa, en Parque Bustamante, esquina Bilbao.

“La mayor exposición de libros infantiles del país, es un espacio para reconocer a nuestros autores y para acercar a los niños a los libros”, expresó Eduardo Castillo, Presidente de la Cámara Chilena del Libro, en la ceremonia inaugural que se realizó esta mañana. “La experiencia de cada niño en esta Feria es única e irrepetible, pues muchos de ellos no ingresan todo el año a una librería”, agregó.

El Ministro de Cultura Luciano Cruz Coke formuló una invitación a visitar esta muestra literaria porque “leer mejora la vida”, al tiempo que recalcó la importancia de incentivar este hábito desde la primera infancia.

La Feria es gratuita para todos los menores de 18 años, quienes pueden asistir a talleres tan novedosos como Monstruos Fantásticos, Magia Ingeniosa, Pintura o de Radio.

Este viernes, por ejemplo, se realizará la actividad Ríe, canta y juega, animada por el conocido escritor infantil Pepe Pelayo, en la cual combina el arte del Cuentacuentos, la participación directa del público en juegos relacionados con la risa, la literatura humorística y la música.

Con el lema “Leer nos une”, la Feria se puede visitar hasta el 6 de junio entre las 10:30 y las 20:30 horas.

Página de Providencia

PROGRAMA CULTURAL:

Sigue leyendo

Estudio: una biblioteca en casa aumenta la escolaridad

La Tercera. 24/05/2010

Según el reciente informe estadounidense la educación de los padres, su ocupación y clase social no serian tan influyentes en la escolaridad de un niño como cuántos libros hay en casa.

Una biblioteca en la casa puede hacer una gran diferencia en el rendimiento escolar. Esto fue lo que concluyó un informe de la U. de Nevada, en Estados Unidos, que aseguró que un estudiante que tiene acceso regular a los libros puede lograr buenos resultados académicos indistintamente de la educación de sus padres, su ocupación y clase social.

El informe, que surgió a raíz del escaso hábito lector entre los escolares, midió en 27 países la influencia de los libros en los estudios. Parte de los hallazgos, fueron que los estudiantes que tenían 500 o más libros en en su hogar se mantuvieron en el colegio tres años más que los carecían de éstos. Y aunque mientras más haya[n] mejor con sólo 20 en en el hogar se estaría logrando un importante avance.

Este avance se reflejaría en el rendimiento escolar de los menores, tanto así que incluso superaba la influencia de factores como el nivel de educación de los padres, el PIB del país y su sistema político, la ocupación del padre.

El poseer ejemplares en casa, en tanto, es dos veces tan importante como que los padres tengan educación formal. Asimismo, los ejemplares de Ciencia e Historia fueron los que mejor resultados dieron.

En China el tener 500 libros aumenta en seis años la escolaridad de un niño y en Estados Unidos el resultado fue un poco más de dos años.

Biblioteca de Panguipulli

El Mercurio. Revista del Campo 24/05/2010

La biblioteca Municipal de Panguipulli, apoyada por el IICA, iniciará proyecto para vincular a los productores silvoagropecuarios con servicios de información especializados a través del uso de las tecnologías del a información. El proyecto cuenta con recursos por US$ 30.000 provenientes del The Public Library Innovation Program, que está apoyado financieramente por la Fundación Bill y Melinda Gates. El objetivo del proyecto es acercar la información técnica silvoagropecuaria a agricultores a través del uso de varias soluciones tecnológicas tales como biblioteca y laboratorio rural móvil, anuncios radiales, telefonía celular y grabaciones de audio.