• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 85 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • bibliotecas libres

  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

    • ¿Necesitas normalizar tu sistema de referencias? Tesistas, investigadores, estudiantes, contáctenme por esta vía. lnkd.in/bb8uEVG tuiteado hace 2 years ago
    • FF @LeamosMas que habla de fomento lector desde ángulos originales e insospechados tuiteado hace 3 years ago
    • Si te interesa el fomento de la lectura, y me sigues a mí (aunque hace mucho que no tuiteo), sigue a @LeamosMas tuiteado hace 3 years ago
  • Secciones

Cuatro focos para atraer a los niños a la literatura

El Mercurio. Santiago, Chile. 19/04/2010

Teresa Colomer. La académica española acaba de publicar un libro que entrega instrumentos para guiar la enseñanza de la lectura en clases.

Pamela Elgueda T.

“La literatura es más que una asignatura: es una manera de compartir y entender el mundo”. Teresa Colomer habla fuerte y entusiasmada de un tema que sencillamente la apasiona: cómo lograr que los niños y adolescentes lean literatura, la entiendan y la disfruten.

A esto ha dedicado parte de su trabajo como filóloga, doctora en Ciencias de la Educación y profesora titular de didáctica de la lengua y literatura de la Universidad Autónoma de Barcelona. Y con este objetivo en mente fue que escribió su último texto, “Andar entre Libros. La lectura literaria en la escuela“, disponible en Chile en el Fondo de Cultura Económica.

“La idea del libro es intentar dar instrumentos para ordenar el trabajo en clases; no recetas directas, sino que ayudarles a pensar estrategias”, explica la investigadora. Ella propone cuatro grandes dimensiones para estructurar las rutinas escolares de enseñanza de literatura en clases y, por qué no, también en la casa.

La primera se refiere a la lectura autónoma que deben tener los niños. “Tiene que haber horas de práctica de la lectura, porque a leer se aprende leyendo, igual que a tocar el violín se aprende ensayando varias horas”, ejemplifica.

Obviamente -añade-, niños y adolescentes estarán dispuestos a dedicar todo ese tiempo a la literatura en la medida en que eso les satisfaga. “Por eso tiene que haber un tiempo para que lean literatura infantil y juvenil, de los libros que piensan más en ellos como destinatarios, que se agachan a su altura y, a la vez, tiran de ellos, para que estén de acuerdo en apostar por este esfuerzo”.

Un segundo espacio es el de la lectura compartida. “Los libros aparecen como algo a disfrutar en solitario. Por eso hay que crear rutinas donde los textos se compartan, se recomienden, se busque un significado colectivamente dentro de la clase”.

Eso también implica -agrega- que los profesores permitan a los alumnos comentar lo que leyeron, más que ellos imponer una interpretación única.

Teresa Colomer dice que en las familias esta lectura compartida hace tiempo que se realiza, y muy bien. “Ahora sería ideal que esa lectura se extienda hacia juegos literarios, poemas, etc.”

Un tercer punto, dice la académica, es que la literatura es más que una asignatura, y puede ser un complemento en matemática, geografía y biología. “Por ejemplo, si se está aprendiendo sobre una época histórica, siempre habrá un libro, un poema o un relato que hablará de esa época, y lo mismo en filosofía”.

Un último ámbito a considerar -señala Teresa Colomer- es el de la lectura guiada, el más tradicional en la escuela. “A los niños les gusta que les enseñemos a ver las cosas que ellos no habían visto. Es importante que eso ocurra en la clase; si no, ésta se convierte en un discurso del profesor, que ellos memorizan y sobre el que no tienen ningún interés”.

Todos los seres humanos -agrega la académica- se mueven porque algo les atrae. Y la idea es que la escuela “no bloquee” esa atracción. Y ahí es donde entran los clásicos.

“Los clásicos en particular y la literatura en general vuelven al mundo inteligible. Y eso es una de las cosas que esperamos que les pase a los niños y jóvenes cuando leen, que entiendan mejor el mundo”, concluye Teresa Colomer.

“Es verdad que a leer se aprende leyendo, pero también es cierto que cuando hay una guía se aprende mucho más”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: