• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 87 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • bibliotecas libres

  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

    • ¿Necesitas normalizar tu sistema de referencias? Tesistas, investigadores, estudiantes, contáctenme por esta vía. lnkd.in/bb8uEVG tuiteado hace 3 years ago
    • FF @LeamosMas que habla de fomento lector desde ángulos originales e insospechados tuiteado hace 3 years ago
    • Si te interesa el fomento de la lectura, y me sigues a mí (aunque hace mucho que no tuiteo), sigue a @LeamosMas tuiteado hace 3 years ago
  • Secciones

El libro digital amenaza a las fotocopias en las universidades

El Mercurio. Santiago, Chile. 11/04/2010

La U. Adolfo Ibáñez estrenará su biblioteca electrónica la próxima semana:
El proceso partió en 2003 en la Universidad Católica, pero el aterrizaje en Chile de los primeros modelos de lectores electrónicos está agilizando el cambio.

Gabriela Bade

Mientras en Estados Unidos y Europa el libro digital está consolidado en el ambiente universitario, acá recién empieza a tomar forma. Este jueves, la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) lanzará su biblioteca digital, que pretende agilizar los préstamos de libros y reducir los tiempos de espera cuando una clase completa necesita un mismo texto.

No es el primer establecimiento de educación superior en Chile en entrar a este proceso. Ya en 2003 la Universidad Católica partió comprando 50 títulos a Netlibrary. “Hoy tenemos disponibles en nuestra colección electrónica 373 títulos ya adquiridos y otros 500 por incorporar”, explica María Luisa Arenas, directora del Sistema de Bibliotecas de la UC.

La principal dificultad para la masificación de los libros digitales en el mundo académico es la escasa variedad de títulos en español. En la medida en que las empresas proveedoras aumenten la oferta en este idioma, serán muchas las universidades que se interesarán en adquirir bibliografía.

Desconfianza editorial

Actualmente, algunas casas de estudio han iniciado un proceso de digitalización y ya cuentan con acceso a nueve bases de datos, pero se trata más bien de bibliografía complementaria.

Eso es lo que la UAI destaca de su lanzamiento. Que son libros de la bibliografía obligatoria de sus carreras y que están en español. Chloé Vicente, directora de Bibliotecas de la UAI, explica que para lograr esto lo más complicado fue convencer al mundo editorial, pues ellos desconfían de abrir esta puerta en América Latina debido a la piratería. Finalmente, llegaron a acuerdo con Pearson y compraron 60 títulos, pero la colección tiene más de 400 libros (hay más de una copia por obra).

Estos textos cubren el 30% de la bibliografía obligatoria de todos los alumnos de la UAI, pero más del 50% de las necesidades de las carreras de Ingeniería y Negocios.

“El dolor de cabeza de las bibliotecas es que tienen que atender a un batallón de gente que pide y devuelve libros y, en general, los préstamos son a lo más por 48 horas. ¿Y qué hacen en ese tiempo? Fotocopiar, porque no alcanzan a hacer otra cosa. Al automatizar ese proceso logras mejor calidad de vida para todos. La idea es que el acceso al conocimiento vuelva a ser un placer”, dice Chloé Vicente.

En efecto, el proyecto de la UAI incluye el préstamo de libros en línea desde un computador o desde un dispositivo móvil (ver recuadro) y permite que el alumno pueda descargar el libro completo, tenerlo por una semana en su poder e imprimir un máximo del 10% de la obra. Al cabo de ese tiempo, el archivo desaparece del computador o dispositivo donde fue descargado y concluye el préstamo.

Pese a las dificultades, todas las universidades que están enrieladas seguirán comprando títulos. Y tienen sus motivos. “En 2009 estudiamos el uso de 36 títulos de bibliografía mínima, existentes en formato impreso y electrónico. El formato electrónico presentó un promedio de 16 accesos por título versus un préstamo del mismo título en formato impreso”, agrega Arenas.

“Hay que convencer a las editoriales. Además, es una solución ecológica y súper apropiada para nativos digitales, que son nuestros alumnos”, remata Chloé Vicente.

Sin papel

Un aspecto clave para la masificación de los libros electrónicos es que se comporten lo más parecido a uno de papel: que se pueda llevar en la mochila, y que se pueda rayar y destacar ideas. Esa es la misión de los lectores electrónicos y varios ya se pueden comprar en Chile (Kindle, Sony y Papyre). Por eso es que las universidades también están comprandoadquiriendo de estos equipos para probar su desempeño.

En la U. Católica de Valparaíso, el año pasado compraron 10 lectores Kindle, principalmente para conocerlos y para que los profesores se familiarizaran con esta tecnología.

Parte del proyecto de la UAI es tener algunos dispositivos para su comunidad. Su elección fue uno de los lectores de Sony (Sony Daily Edition), del cual compraron cuatro equipos. Además, están adquiriendo uno de los fetiches tecnológicos del momento, un iPad. Pero, también, los alumnos podrán bajar los libros desde sus propios dispositivos móviles, incluidos teléfonos inteligentes.

Para la UC es clave que haya disponibilidad de estos equipos en el mercado local para seguir creciendo en este proceso. “Sobre los dispositivos móviles, estamos analizando la posibilidad de ofrecer el servicio en el futuro próximo”, dice María Luisa Arenas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: