• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 86 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • bibliotecas libres

  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Secciones

Emprendedores 2009: Verónica Abud

El Mercurio. Revista El Sábado. 11/04/2009 (extractado)

Por cuarto año, revista “Sábado” y la Fundación Schwab entregaron el Premio al Emprendedor Social en Chile.

Alguna vez los llamaron locos. Después se habló de la mafia de los emprendedores. Ahora, el término emprendimiento social se estudia en las universidades, se discute en el foro económico de Davos y se cita en las columnas de los medios más influyentes del mundo. Por eso, Linda Rottenberg –emprendedora también, desde que preside Endeavor– acertó con eficacia a comienzos de marzo, cuando definió qué es el emprendimiento social en una charla que dictó en Harvard. “Los emprendedores sociales son los que resuelven problemas, no son idealistas”, dijo. “Nos manejamos por la innovación y no por la caridad. Y no creemos en las donaciones, sino que usamos estrategias de emprendimiento para alcanzar el cambio social”.

Los conceptos de Rottenberg son los justos para describir a los finalistas de esta versión del Premio Emprendedor Social del Año, organizado por la Fundación Schwab y revista “Sábado” ( y que en años anteriores ganaron Felipe Berríos –capellán de Un techo para Chile– Macarena Currín –de Fundación Rodelillo– y Mary Anne Müller –de Fundación Origen). Los de este año han propuesto soluciones innovadoras a problemas sociales, han roto moldes y han generado un cambio con impacto social directo. Todos buscan la creación de un “valor social”. Estos no son ejemplos de caridad. Ellos han construido sus empresas sobre lo que Linda Rottenberg definió como los ladrillos que sostienen el emprendimiento social: tienen ideas, buscan recursos, aplican talento y generan socios en un camino que es largo, pero que tiene una meta definida.

El jurado

Eligieron al Emprendedor Social 2009 los empresarios Salvador Said, Richard von Appen y José Luis del Río; la vicepresidenta de Comunidad Mujer, Margarita María Errázuriz; el rector de la U. de Chile, Víctor Pérez; la ganadora del premio 2007, Mary Ann Müller; Cristián Zegers, director de El Mercurio; Paula Escobar, editora de revistas, y Paula Coddou, editora de “Sábado”.

Verónica Abud

Lecciones de una emprendedora
Por Paula Coddou

Podría haber sido, como muchas mujeres de su generación, la señora de un exitoso empresario, la dedicada mamá de cuatro hijos o, incluso, la profesora de un prestigioso colegio. Todo eso lo ha sido. Pero, al oírla hablar tres minutos, con su vehemencia, y su tremenda libertad, queda claro que todo ese mundo era un país estrecho para ella.

A los 57 años, Verónica Abud está en el peak de su creatividad laboral, de su influencia social y que acaba de recibir el premio al Emprendedor Social del Año, concepto que encarna a la perfección. Porque no sólo hace un aporte social, sino que lo financia, a través de asesoría a otras fundaciones e implementación de los proyectos para empresas privadas. Y vaya cómo: “¿O a ver quién consigue 8 millones de dólares en 8 años?”, como ella misma les pregunta a los que en un inicio miran con cierta desconfianza lo que hace. “Soy capaz de enfrentarme a un empresario, y cuando me dice ‘es que tu proyecto es caro’ preguntarle ¿y cuánto crees tu que cuesta la biblioteca del colegio de tu hijo?”.

Verónica es desde el año 2000 la directora ejecutiva de La Fundación La Fuente, nombre que está detrás de las 52 bibliotecas escolares abiertas a la comunidad de norte a sur de Chile; de los 28 bibliomóviles –un furgón habilitado como biblioteca– que llevan libros a los rincones más lejanos del país, y de las Bibliotecas Vivas, en todos los Mall Plaza de Chile, que además le han servido para asegurar financiamiento a sus proyectos. Iniciativas que han beneficiado a más de un millón de personas.

Dice que supo desde siempre –como mujer de empresario– que la plata da poder y que en Chile abre puertas ser la señora de alguien. En su caso, la de Albert Cussen, situación que le enoja, pero que también aprendió a usar. “Me contestaban el teléfono porque hay cierta red”, reconoce. Pero también había personas que la veían en la calle y cruzaban de vereda. “No tengo ningún pudor en pedir plata para un proyecto necesario. De una vez por todas tenemos que entender en Chile que con la brecha social con que vivimos, no es viable. Y no sólo no es viable, es injusto”.

Después de hacer clases varios años en el Villa María, se fue a la Fundación Barnechea, de Gonzalo Vial y su mujer. “Ahí empecé tímidamente en el mundo de conseguir financiamiento”, recuerda. Y ahí tuvo su primera gran lección: la necesaria autosustentabilidad. “Me daba cuenta de que dependíamos de la buena voluntad de otros. Nunca me voy a olvidar, Gonzalo Vial entró a la comisión Rettig y hubo donantes que llamaron para decir que no daban más plata”.

Cuando tenía 47 años se fue porque quería desarrollar un proyecto propio, y el tema de las bibliotecas –que ya había implementado en Barnechea– estaba en su cabeza.

Con su hijo Felipe, doctor en Literatura, presentaron en Fundación Andes el que sería su programa marco: “Creando los Lectores del Mañana”. Junto a otros ex alumnos de Letras armaron el primer proyecto, con una visión multidisciplinaria, más seductora y lúdica. Y a la naciente Fundación le pusieron “La Fuente”. La apoyó un grupo de empresarios, implementó el uso la Ley de Donaciones Culturales, y nació el primer modelo de biblioteca escolar abierta a la comunidad, en Cerro Navia.

De esas primeras bibliotecas van saliendo otras que le piden empresas. De ahí no ha parado, a veces con más oferta de lo que puede tomar. Un proyecto emblemático, sin duda ha sido el que le pidió Mall Plaza: una biblioteca dentro de sus centros comerciales, lo que –de paso- le sirvió para hacer más sustentable su fundación.

Su apuesta a futuro está en regiones y en la ruralidad. Hoy tienen diseñada –con tres empresas- un proyecto que se llama Plataforma Cultural, donde junto con la biblioteca va a existir un espacio de museo y teatro. “Y capaz que hasta nos convirtamos en productores de eventos artísticos”.

Anuncios

5 comentarios

  1. na ps necesito informacion pde la fundacion la fuente pero no sale nada por …….

  2. […] Pero no es el primer premio que recibe. Hace sólo una semana -y gracias al reconocimiento que desde hace cuatro años entregan la revista Sábado de “El Mercurio” y la Fundación Schwab- fue elegida la Emprendedora 2009 de Chile. […]

  3. Admirable!

  4. […] y no sólo lo logró, sino que fue elegida por revista Sábado y la Fundación Schwab como la Emprendedora Social del Año. Luego, de América Latina. Una sucesión de premios que la tienen lista para participar en el Foro […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: