• Ingresa tu e-mail aquí

    Únete a otros 84 seguidores

  • Recomendados

    Infoconexión
  • blog DIBAM
  • Libérate lee
  • Dónde estudiar bibliotecología
  • panoramas gratis
  • El 5º poder
  • Chile y los libros 2010
  • Twitter

  • Secciones

  • Anuncios

Cuentacuentos: Estudiantes de Educación recurren a los juegos para formar futuros lectores

El Mercurio. Santiago, Chile. 22/06/2008

Alumnos visitan cada domingo a niños hospitalizados para fomentarles el gusto por la lectura.

Cristián González

Esta mañana, como ocurre todos los domingos desde hace unos meses, los niños que están internados en el Hospital Josefina Martínez de Puente Alto tienen visitas. Además de sus familias, hasta el hospital llega un grupo de estudiantes con libros, títeres, guitarras y juegos. La idea es entretenerlos, pero también acercarlos a la lectura.

“Hacemos actividades súper lúdicas, como teatro de sombras, títeres y canciones, pero lo que más les gusta es que les contemos cuentos”, relata Silvana Concha (24), alumna de 2º año de Educación en la Universidad Católica.

Junto a otros compañeros de la carrera se dividen en grupos para, durante dos horas, jugar y desarrollar actividades de promoción de la lectura a una veintena de niños de entre 2 y 13 años.

La iniciativa comenzó este semestre en el ramo de Lengua y Literatura Infantil, que dirige la profesora Maili Ow, y la idea es proyectarla en el tiempo, incluso con visitas durante la semana a partir del próximo semestre.

“La mayoría de los niños no sabe leer o tiene muchas dificultades de comprensión, entonces hay que reforzar esos puntos”, cuenta Silvana. “Queremos que el grupo crezca, porque somos pocas personas para las necesidades que tienen estos niños”.

Tíos lectores

La pequeña audiencia está constituida principalmente por niños afectados por patologías respiratorias crónicas y que deben pasar largos períodos internados, por lo que su formación escolar suele verse interrumpida.

Silvana cuenta que, al principio, los pequeños los miraban con timidez, pero con el paso de las semanas la relación con los “tíos” lectores ha ido cambiado. “Ahora nos esperan y nos reciben con cariño”, precisa.

De a poco algunos de ellos han dejado de ser sólo observadores y se han integrado a las actividades y colaboran moviendo títeres, por ejemplo.

“La literatura la puedes vivir y conocer a través de varios aspectos y formas: radioteatro, sombras, música, títeres, cuentacuentos… todo está relacionado”, explica Jorge Gálvez (26), otro de los alumnos.

Gran parte de las herramientas que utilizan -como libros ilustrados, fichas, material educativo y muñecos- han sido elaborada por los mismos alumnos. El hospital, en tanto, facilita una amplia sala de juegos donde reúnen a los niños.

En el marco del programa Aprendizaje Servicio de la UC, desde el año pasado se realiza una experiencia similar en colegios de Puente Alto.

Anuncios